lunes, 25 de mayo de 2020

LA CALLE DEL ROSARIO DE TORREBAJA, VALENCIA (y II).


Recuerdos y remembranzas, 
a propósito de la inauguración del adoquinado de la calle.







Viene de:

En la casa contigua a la que fue de Manuel y Crisanta hubo un comercio conocido como “El Estanco”, aunque cuando yo era chico ya solo era tienda. Lo regentaba Carmen Arnalte (de la familia de los Peperrojos), casada con Francisco Tortajada Gea, alias el Cirujano. El tío Paco (a) el Cirujano, era de la quinta del 26, como mi padre y el tío Secundino (a) el Chullas. Paco pertenecía a la familia de los Cirujanos, hermano gemelo de María (mujer de Evaristo el Fino), de Abel (que emigró a Argentina, donde montó una barbería y salón de peluquería de éxito) y de Ángel (que en segundas nupcias casó con una maestra de Aldehuela, doña Isabel Marqués Ibáñez). El apelativo “Cirujanos” les venía por su padre, al que llamaban Tomás, hermano de don Nicolás -padre de don Agapito, que tras la guerra fue administrador apostólico de la Diócesis de Segorbe-: ambos hermanos fueron barberos-cirujanos, de ahí que a los hijos de Tomás se les conociera como “los Cirujanos” y las hijas de don Nicolás como “las Barberas”. La trágica muerte de Ángel Tortajada Gea fue muy comentada, cuando la guerra regentaba el economato del barrio de Las Minas en Libros (su mujer, doña Isabel, era la maestra del barrio minero). El caso es que fue detenido en La Aldehuela, el pueblo de su esposa, adonde habían huido al comienzo de la guerra; traído de nuevo a Las Minas fue encerrado en las escuelas. Allí estuvo varios días, hasta que entre varios milicianos y algunos mineros lo asesinaron. Se cuenta que lo metieron en un bidón y lo tiraron por el barranco del Esparto abajo, hacia la rambla de Riodeva. Una vez allí lo sacaron del bidón y lo remataron a tiros. Lo enterraron allí mismo, al borde de la rambla, y allí estuvo hasta que acabó la guerra, momento en que su hermano Paco (a) el Cirujano y su cuñado Evaristo (a) el Fino desenterraron lo que quedaba de él y lo trajeron al cementerio de Torrebaja, donde está inhumado. Carece de señalización funeraria, pero está enterrado en el cuartel superior izquierdo del camposanto.


Obras de pavimentación en la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), detalle del cementado previo al adoquinado en el tramo medio de la calle, con El Estanco a la derecha (2020).
Detalle del antiguo comercio del Estanco, en la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), 2020.


El comercio de Carmen (a) la Estanquera tenía una entrada central cubierta por una cortina, y dos escaparates, uno a cada lado -parecidos al del establecimiento de los Ritos: no en vano los hizo el mismo ebanista, José Garzón Casino. Para entrar en la tienda había que bajar unos escalones, el piso era de tablas, con un largo mostrador enfrente y los estantes al fondo. Lo más llamativo, sin embargo, al menos lo que mejor recuerdo eran los escaparates; como en la tienda de los Ritos, en el de abajo, por Navidad, ponían un precioso belén con su nacimiento, el Niño Jesús en su cuna, la Virgen y san José al lado, el burro y la vaca detrás. Pastores en el campo con sus ovejas, al amor de una fogata o portando un haz de leña al hombro, el río con musgo en las riberas y un espejo simulando la corriente (el papel de plata todavía no se había inventado); al fondo las montañas de corcho, espolvoreadas con harina simulando nieve, el palacio de Herodes en lo alto, los Magos de Oriente con sus camellos y pajes… Los niños nos agolpábamos ante el escaparate durante horas, con la nariz pegada a los cristales, los más pequeños subidos en un pequeño poyo que había al pie. En el escaparte de arriba ponían los juguetes: pelotas de goma, patinetes, cochecitos, muñecas… y un sinfín de objetos que hacían nuestras delicias.

Junto al antiguo Estanco se halla la casa de la familia de Antonio Blasco Almazán, alias el Cestero, que vivió allí con su esposa e hijos: Ernesto, Manuela y María Blasco Lozano. Ernesto (fue barbero-practicante, casó con Amalia), Manuela (fue peluquera, casó con Luis) y María (ama de casa, casó con Paco el Rullo). En ciertos momentos del año, el tío Antonio (a) el Cestero iba por los pueblos y aldeas ejerciendo su arte, fue maestro del joven Fermín Luz Yuste (de Sesga), que aprendió el oficio fijándose en cómo trabajaba el señor Antonio. Antes de la aparición del plástico la cestería fue una actividad artesanal  muy valorada y necesaria para la actividad agrícola, y la vida rural en general. La gente le llevaba los mimbres ya remojados y el cestero los montaba. Los últimos que vivieron en la casa fueron María Blasco Lozano y Paco Romero Muñoz, padres de cuatro hijos: Mercedes, Paco y dos más. María falleció joven, y su esposo, que trabajo como maestro albañil en la construcción del nuevo templo de Torrebaja, quedó al cargo de sus hijos. La familia emigró por último a Cataluña, allí se asentó y prosperó.

Fachada principal (septentrional) de la casa que fue de don Antonio Hernández Montesinos, médico de la localidad y de su esposa, la señora Visitación Navarro Ruescas en la calle del Rosario de Torrebaja, una obra modernista con un magnífico mirador (2020).

Callejón del Horno, donde se hallaba el antiguo horno comunal del mayorazgo, vía perpendicluar por la izquierda a la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), 2020.



En este mismo lado de calle, esquina con el callejón del Horno está la casa de doña Visita Navarro Ruescas, viuda de don Antonio Hernández Montesinos, natural de Aras de Alpuente, médico que fue de Torrebaja. Doña Visita era una señora alta, delgada, semblante pálido, formas delicadas… persona muy religiosa. Es la única cristiana que encontré cuando llegué a Torrebaja -me dijo en cierta ocasión don Gabriel Sancho Marín. No sé si sería verdad, ni cómo medía el señor cura la cristiandad de cada cual. En cualquier caso, en el epitafio de su lápida se lee: “Mi alma espera en el Señor”. Yo siempre la vi vestida de negro, portaba un luto permanente. Doña Visita era hija de don Felipe Navarro Artigot, médico de Ademuz originario de Albarracín que tuvo casi dos docenas de hijos. Dicen que llegó a Ademuz con un traje nuevo y su maletín de médico, pero fue un hombre emprendedor, político y empresario que hizo fortuna. Prueba de su espíritu práctico fue que a los hijos varones les dio carrera y a la mujeres las procuró casar con profesionales liberales: médicos, veterinarios y demás. Algo perfectamente normal, comprensible, pues los padres suelen desear lo mejor para su prole. En el Antiguo Régimen era habitual que en las grandes familias el hijo mayor heredara el mayorazgo (patrimonio indivisible), los demás varones, uno se destinaba al ejército, otro a la Iglesia, los restantes se buscaban la vida... y a las mujeres se las casaba con miembros de otras familias de su categoría, mejor si eran ricas o tenían títulos de nobleza.  

Del matrimonio formado por don Antonio Hernández y doña Visita Navarro hubo dos hijos: Joaquín, que fue también médico y casó con una señora de Cabra (Granada), lugar donde seguramente ejerció en su juventud e Isabel, que casó con don Antonio Villanueva Garrido (hijo de don Casimiro, que fue médico), un boticario natural de Casas Bajas que abrió oficina de farmacia en Torrebaja mediados los años cuarenta. La casa de don Antonio y doña Vista es amplia y muy vistosa, en su tiempo poseía comodidades impensables en las demás casas del pueblo; debió construirse en las primeras décadas del siglo XX, en estilo modernista. Lo más llamativo es el estupendo mirador que luce en su fachada septentrional: al frente mira hacia la calle Zaragoza (que es el norte) y por los lados a la calle del Rosario (al este por abajo, al oeste por arriba). A don Antonio no le conocí, murió en 1945. Me contaba Pepita Marín Sánchez, hija de José (a) el Farriate y de Josefa, que ella nació en el momento en que la aviación nacional bombardeaba Torrebaja. Los esfuerzos de su madre por parirla se confundían con el estruendo de las bombas y el tremolar de las paredes de la casa. Según su madre las salvó la imagen de san Vicente Ferrer que tenían en un plafón de la fachada. Aunque los ladrillos cerámicos con la imagen del santo estaban enjalbegados, para no molestar a los iconoclastas. Esto sucedió en las primeras horas de la tarde del día 26 de noviembre de 1938. Finalizado el bombardeo (y concluido el parto) don Antonio el médico acudió a ver a su madre: Llevaba la cabeza vendada por una herida que le produjo un cascote, al estallar una bomba en las proximidades de su casa.

El relato anterior coincide con otro que me hizo la señora Manuela Blasco, que cuando la guerra “se hablaba” con un soldado de Villarreal de los Infantes (Castellón), instalado en esta plaza. Al mozo le llamaban Manuel Agulleiro Sanz y tenía pánico de la aviación. Aquel día, cuando comenzó el bombardeo, se hallaba en casa de los padres de Manuela, situada junto a la de don Antonio y doña Visita. Temeroso de las bombas, el soldado Agulleiro huyó despavorido por el callejón del Horno, para protegerse se metió en una acequia junto a una tapia, con tan mala fortuna que una de las bombas que estalló en las proximidades derrumbó el muro y le aplastó. Lo encontró poco después una moza del pueblo (Pilar la de Manuel el Royico, que casó con Paquito Verbena), que iba por agua a la fuente Pedorra, y al soldado muerto le asomaban las alpargatas entre los escombros. La misma bomba que mató al novio de Manuela es la que probablemente hirió en la cabeza a don Antonio el médico, de ahí que cuando fue a visitar a la puérpera llevara la cabeza vendada. En cualquier caso, resulta lamentable que una casa tan hermosa como la de don Antonio y doña Visita esté tan desaprovechada. Si doña Vista levantara la cabeza!


Detalle de la esquina del callejón del Horno con la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), la primera casa fue de Miguel Aliaga y la segunda de Florentino y Úrsula (2020).

El callejón del Horno (en 1939) censaba en la calle del Rosario; la primera casa por la izquierda era el antiguo horno comunal, activo hasta finales de los años cincuenta, principios de los sesenta: el último hornero fue el tío Marino, hijo de Guillermo Cortés y de Teresa Cañizares. Enfrente del Horno se hallaba la casa de Saturnino Carpio Pardo, un guardia civil que vino al puesto de Torrebaja, estaba casado y tenía tres hijos: Isabel, Erlinda e Ignacio (a) Carpio: éste hizo vida en Alcañiz (Teruel). El señor Carpio falleció en enero de 1941. La casa del señor Carpio fue adquirida después de la guerra por Domingo Morales Roselló (que había estado en los Estados Unidos de América) y su esposa la señora Rosa Gómez Calles, que marcharon a Barcelona; el matrimonio tuvo dos hijas: María y Emilia Morales Gómez. La casa la heredó la hija menor, Emilia, que casó con Roque Calvete Morales, padres de José Luis, y los gemelos Manolo y Rosa M.ª, sus actuales moradores. 

La siguiente casa estuvo habitada por Manuel Soriano Tortajada y su esposa Adelaida Cortés, padres de Rogelio y Josefa Soriano Cortes, alias los Cariñena. Rogelio se casó en el barrio de Las Minas de Libros con una viuda que tenía dos hijos, ambos murieron en la guerra; con ella tuvo una hija muy guapa, que fue su heredera: la que puso la señalización funeraria que indica el lugar de su inhumación en el cementerio de Torrebaja. Rogelio fue un hombre anecdótico, muy andarín y bebedor; cuando se emborrachaba salía al balcón y clamaba no se sabe muy bien si a favor o en contra de Franco y toda la corte celestial... Se cuenta de él que en cierta ocasión se puso muy enfermo, tanto que el médico dijo que de aquella noche no pasaba. Doña Vista Navarro Ruescas era vecina suya y se fue a dormir convencida que el hombre fallecería durante la noche. A la mañana siguiente lo primero que hizo la buena señora fue preparar una bandeja con algo de desayuno para los que presuntamente habían estando velando al pobre Rogelio. Se presentó en la casa y llamó varias veces: Josefa, Josefa… Como nadie contestara volvió a insistir: Josefa, Josefa… Esta vez respondió la voz de Rogelio, diciendo: Josefa, que te llaman… La señora Visitación, al oír la voz de Rogelio, al que hacía difunto, dejó caer la bandeja que portaba y salió corriendo de la casa, todo lo deprisa que la llevaban las piernas. El susto que se llevó fue morrocotudo! A la muerte de Rogelio (porque finalmente le alcanzó la muerte) la casa fue adquirida por Paco (a) el Manso: hoy es propiedad de su hermanastro, Ramón Martínez Martínez, de Los Santos. El señor Ramón Martínez es carpintero-ebanista, un excelente profesional, prueba de ello es que le hizo la carpintería de su casa de Barcelona a la célebre locutora gallega Julia Otero, incluyendo una estupenda librería de cerezo. El cerezo procedía de Los Santos, aldea de Castielfabib.



Señalización funeraria en el cementerio de Torrebaja (Valencia), corresponde a Rogelio Soriano Cortés, hijo de Manuel y Adelaida (2020).


Junto a la casa de los Cariñena se halla la que fue de Miguel Fortea Garrido y Gerónima Esparza Esparza. El señor Miguel era hermano de Lucía la de la Fonda y la señora Gerónima era hermana de mi abuela Vicenta (ambas procedían de Castielfabib). El matrimonio de Miguel y Gerónima tuvo varios hijos: Marina, Paco, Amparo, Ascensión, Antonio y Miguel Fortea Garrido. Durante la guerra civil, el señor Miguel Fortea estuvo al frente de Parques y Talleres del XIX Cuerpo de Ejército (Ejército Republicano de Levante), el taller estaba en el garaje de Elpido Cañizares (de Torrebaja). Aquí conoció a un tal Josip Broz Tito, dirigente comunista que fue dictador de Yugoslavia durante décadas. Posteriormente el Parque Móvil se trasladó a Casas Bajas, el taller lo pusieron en la iglesia parroquial, para lo cual abrieron un gran boquete en la fachada septentrional del templo, y un gran foso en el suelo. El tío Miguel Fortea fue un hábil mecánico, inventó una soldadura especial para los camiones rusos del ejército popular, a los que se les partía la culata por el frío y perdían aceite… la soldadura que ideó fue una mezcla de plata y antimonio, que solucionó el problema. Después de la guerra el señor Miguel fue taxista, tenía su taller en un gran edificio con fachada de ladrillo que hay en la carretera de Cuenca-Teruel, junto a un olmo monumental ya desaparecido. Recuerdo su taxi, muchas veces lo contrataba mi familia para subir a El Cuervo, a ver a mis abuelos maternos, José Garzón y Domina Casino.



Miguel Fortea Garrido con mis primos (Fernando y Manolo Gómez Sánchez), con detalle del taxi del señor Fortea Garrido al fondo (s/f).



Viviendas de la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), con el callejón del Horno a la derecha (2020).

Anexa a la casa de Miguel Fortea y Gerónima Esparza, esto es, en la esquina del callejón del Horno con la del Rosario vivieron Manuel Aliaga Soriano y María Manzano, de cuyo matrimonio nacieron tres hijos: Antonia, Lola y Manolo Aliaga Manzano, alias los Orejas. Lola casó con Pepito, hijo de Bienvenido y Marcelina, falleció joven y no dejó hijos. En la casa anexa calle arriba vivió Florentino López Rodrigo y su esposa Úrsula (a) Ursoleta. El marido era un hombre de cuerpo menudo y muy vivaracho, que cantaba y tocaba la bandurria en los pasacalles. Procedía de Garcimolina (Cuenca), donde el matrimonio regentó un molino, y tenían una hija, Mari: chica vistosa que siempre lucía muy arreglada. Junto a la casa de Florentino y Úrsula estaba la de Anunciación Sánchez Benedicto (hermana de Consolación, Visitación, Blanca Flor y Enrique: hijos de Eusebio Sánchez Muñoz y Trinidad Benedicto), en la que vivió una familia forastera que se instaló en el pueblo. Procedía de Casas Nuevas (aldea de Salvacañete, Cuenca), y vinieron como medieros de la señora Anunciación, esto fue a finales de los años cincuenta. Al hombre le llamaban Isidoro López Gómez y a la mujer María (a) la Muda, pues era muda de nacimiento. El matrimonio tenía tres hijos: Daniel (a) el Muda, una chica y Ángel. Con motivo de las obras de construcción del nuevo templo de Torrebaja, el ayuntamiento hizo un reparto de concejadas y al señor Isidoro le tocó llevar un carro de grava. Por alguna razón el hombre era de ideas avanzadas, no sé si anticlerical y comecuras, y cuando Trinitario el alguacil se lo dijo respondió: Yo a la iglesia no voy ni vivo ni muerto… El alguacil le dijo entonces: Bueno, pues lleva la grava a las escuelas -que también las estaban construyendo por entonces. La anécdota sucedió sin más, aunque es seguro que el alguacil lo comentaría en el Ayuntamiento. 

Al tiempo sucedió que iba el señor Isidoro con su carro de varas por la calle del Rosario, cuando un gato que salió del callejón del Horno espantó al macho, con tan mala fortuna que envistió a Isidoro, empujándole contra la esquina de Leoncio (a) el Veinteno, clavándole una vara del carro en el costado. Parece que el hombre murió casi en el acto, nada pudo hacerse por salvarle la vida: esto sucedió el 25 de junio de 1960. Recuerdo el trágico suceso, porque con morbosa curiosidad los niños íbamos a ver la sangre que durante un tiempo coloreó la esquina del Veinteno. Al difunto le llevaron directamente al depósito del cementerio de Los Llanos, allí le practicaron la autopsia, y terminada la necropsia lo enterraron. Este fue el fatum de nuestro convecino, su destino. Entonces fue cuando alguien recordó aquello que dijo el pobre Isidoro, que no pisaría la iglesia ni vivo ni muerto, y no la pisó. A raíz de la muerte de Isidoro la familia se marchó del pueblo. Pero durante años su hijo Daniel siguió viniendo a Torrebaja por Todos los Santos a poner flores a su padre: su tumba se halla en el cuartel superior derecho del camposanto. Posteriormente, la casa donde habitó Isidoro con su familia fue adquirida por Leoncio Vicente Lahuerta y Manuela Morales González, padres de cuatro hijos: Javier, Elena, Jesús y Pilar. La familia de Leoncio procedía de Bezas y Manuela (a) Manuelica de Mas de los Mudos; él trabajó muchos años para Enrique Sánchez Hernández (hijo de Enrique el Eusebio).



Detalle del levantamiento del cementado de la calle del Rosario en su tramo medio, 
obra de los años sesenta (2020).




Detalle del levantamiento del cementado de la calle del Rosario en su tramo medio, 
obra de los años sesenta (2020).

Junto a la casa de Leoncio y Manuela está la que fue de Federico Martínez y Francisca Garrido. De Francisca se contaba una anécdota de juventud, ocurrida a principios del siglo XX. Sucedió que esta señora se encontraba segando una gavilla de alfalfa en una finca que tenía en la Rambla Villana, junto a la carretera N-420, recién construida por entonces. En esto que la señora Francisca vio un coche que pasaba con mucho ruido, y sin caballos. Ella no había visto nunca algo semejante, debió ser de los primeros coches de motor que vinieron por la zona y se asustó tanto que se metió en una acequia, bajo un gallipuente, y allí permaneció hasta que el vehículo desapareció... Del matrimonio de Federo y Francisca nacieron tres hijos: Antonio, Cristeta y Amalia Martínez Garrido. La casa censaba (en 1939) a nombre de Antonio Martínez Garrido, el hijo mayor de esta progenie -lo que evidencia que los padres ya había fallecido por entonces. El tío Federo era un importante propietario de Torrebaja, el que más contribución pagaba del pueblo, por encima de los Pitos, que eran los segundos grandes contribuyentes. Federo estaba muy orgulloso de su casa, y no era para menos, pues fue la primera que se construyó aquí con planos de arquitecto. Basta ver la fachada con su gran portón de dos hojas en madera labrada, apliques de bronce, zócalo de piedra y ladrillo, adornos cerámicos, doble balconada con un ojo de buey en la parte alta, coronada por un ornado acroterio… podríamos decir que su estilo responde al gusto modernista de principios del siglo XX. Durante la guerra civil en esta casa se hospedó Carlos Sanz Asensio (de la CNT), Alto Comisario del XIX Cuerpo de Ejército, cuyo estado mayor estaba en Torrebaja: lo mandaba el coronel del arma de Infantería don Joaquín Vidal Munárriz (que residía con su esposa, doña Carmen, en una casa de la carretera, propiedad de Francisca Vicente Casino, alias señora Paca, donde hoy se halla la oficina de farmacia del Ldo. Villanueva); el coronel Vidal Munárriz fue fusilado después de la guerra en Bilbao, el 4 agosto de 1939. 

La estancia de ventana circular que da a la calle sirvió de calabozo para presos militares… en sus paredes todavía se conservan las siglas de sindicatos anarquistas (CNT-FAI), calendarios con fechas tachadas, dibujos… Cuando la guerra, Francisco Provencio Garrido (de Torrealta), sobrino carnal de Francisca, vivió alguna temporada en casa de su tía con sus primas (Cristeta y Amalia), tenía por entonces 12-14 años. Allí conoció al Alto Comisario Carlos Sanz, que de vez en cuando le invitaba a ir con él a los asuntos de su cometido. Iban en un pequeño coche que tenía el comisario y cuando llegaban al sitio, a Los Santos o donde fuera el hombre le decía: Paco, tú quédate en el coche, no bajes, que vuelvo enseguida… -y Paquito obedecía. La casa la heredó la señora Amalia, que casó con Ernesto Blasco (hijo de Antonio Blasco Almazán), que fue barbero y practicante durante muchos años en Torrebaja. De este matrimonio nacieron dos hijos: Ernesto y Maruja Blasco Martínez. Ernesto que fue abogado y casó en Valencia, Maruja es soltera. Hace unos meses, los hermanos Blasco Martínez hicieron donación de su casa al Ayuntamiento de Torrebaja.



Fachada de la casa del tío Federo y de su esposa la señora Francisco Garrido, obra modernista de principios del siglo XX en la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia): la casa ha sido donada por los herederos ( Ernesto y Maruja Blasco Martínez al Ayuntamiento de Torrebaja (2020).



Detalle del portón de entrada a la casa que fue del tío Federo y de su esposa, la señora Francisca Garrido en la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia): durante la guerra civil se instaló en ella Carlos Sanz Asensio, alto comisario del XIX Cuerpo de Ejército (Ejército Republicano), 2020.


Junto a la casa que fue de Amalia Martínez y Ernesto Blasco se halla la que fue de Miguel Calvo Gimeno (hermano de José y de Consolación: mujer de Daniel Gómez Julian, alias el Satrecillas). Esta casa estuvo deshabitada durante décadas, hasta que hace unos años fue adquirida y rehabilitada con mucho gusto por una hija de Marina Gómez Romero, alias la Colasa. Digo "con mucho gusto" porque además de parecerme bonita su fachada está perfectamente integrada con las del entorno. Marina Morales Gómez hija es soltera y vive en esta casa con su madre, la señora Marina Gómez Romero. Junto a esta se halla la que ocupó Victoriano Aparicio, padre de Josefina (a) la Chinicas que casó con Ramón (a) el Zapatos, de cuyo matrimonio nacieron tres hijos: Pepe, Ramón y Paco Cañizares Aparicio. Pepe fue panadero en Vallanca, Ramón es panadero en Torrebaja y Paco regenta un bar (El Rincón de Francho) en la localidad. La madre de éstos (Josefina Aparicio Soriano) fue la que se quedó enterrada bajo los escombros con su tía (Joaquina Soriano Valdecebro), cuando el bombardeo nacional del 26 de noviembre de 1938.

Anexa a la anterior esta la que fue de Julia Gómez Muñoz, que hace esquina con la actual calle del Sol. La casa fue habitada posteriormente por Joaquín Gómez Romero (hermano de Veneranda, Colas y Marina, alias los Colases) y Carmen Bea Muñoz (hermana de la mujer de Pepe el Alcaldico); esta familia hizo su vida en Barcelona. Años después, los propietarios de esta casa adquirieron la de Josefina (a) la Chinicas y Ramón (a) el Zapatos, juntando ambas viviendas.



Obras de pavimentación en la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), con detalle de lainstalación del agua potable y las acometidas particulares (2020).


Tramo medio alto de la calle del Rosario en Torrebaja (Valencia), con detalle de una vivienda restaurada (2020).


Antes de proseguir por la calle del Sol, volvamos un momento atrás, para situarnos en la esquina de la calle del Rosario con la de Zaragoza. En dicha esquina está la casa que fue de Leoncio Martínez (de Los Santos), alias el Veinteno y de María Tortajada Gimeno, hija de Roque (a) el Manzanero -padres de Ramón el Leoncio y de Maricarmen, segunda mujer de Dámaso Cortés Jarque (de Los Santos)-: pero esta casa censa en la calle Zaragoza, no en la del Rosario. Anexa a esta se halla la que habitó Justa Tregón Pérez, esposa de Daniel González Gracia, procedentes de Teruel. El matrimonio tuvo cinco hijos: Daniel (que fue político durante el franquismo y segundo alcalde de Valencia), Manolo (a) Varela, Ricardo, Carmen (falleció joven) y Justo González Tregón (que fue alcalde de Torrebaja). El padre de esta familia, señor Daniel, era carpintero y falleció estando la madre embarazada de Justo; esta fue la razón de que a Justo lo criaran unos familiares en Villastar, porque la madre no podía atender a todos. La señora Justa era una mujer menuda, amable, educada. Además de subvenir a las necesidades de la casa y a sus hijos cosía para los Ritos, pues era costurera. Los Ritos le proporcionaban el material (tela, hilo, botones…) y ella cortaba y cosía camisas, calzoncillos, toquillas... -esto antes y después de la guerra. Pero la tía Justa y su familia estaban alquilados. La casa era propiedad de Teresa (a) la Peperroja y de su marido Manuel (hermano de Clara, Teresa, Ramona y Concha Jimeno Fortea), padres de Josefina y Manuel Jimeno. La casa pasó a Josefina, que casó con Dámaso Cortés Jarque (de Los Santos), de cuyo matrimonio nació Clara Cortés Jimeno (que casó con Manolo), su actual propietaria.


Detalle de la fachada de una vivienda tradicional en la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), en ella censaba (en 1939) la señora Clara Jimeno Fortea (2020).


Anexa a la anterior está la que habitó Pedro Marín Gómez (hermano de Antonia la Abadeja y de Miguel Marín Gómez: padre éste de Anuncia, Victoria y Miguel Marín Adán) y su esposa la señora Tomasa Pérez Jarque, alias la Vizcarra (de Ademuz), a la que me describen como mujer “guapa de cara y de piel fina y blanca”. El matrimonio formado por Pedro y Tomasa tuvo tres hijos: César (funcionario, casó en Alberique), José el Farriate (nacido en Ademuz, padre de Pepita Marín Sánchez: esposa de Ramón el Isaías) y Miguel (veterinario, falleció joven). La casa le tocó a César, que la vendió al tío Julián érez Soriano, el Aperador y a su esposa, la señora Ërlinda Carpio (hermana de Ignacio e Isabel: hijos de Saturnino Carpio Pardo), padres de Noelia y Elvira Pérez Carpio, sus actuales propietarias. En el censo de 1939, el señor Julián Pérez Soriano, de profesión carrero, tenía su vivienda y taller en la calle Carretera, entre la casa de Rafael Ramírez y la de Juan José de la Salud Gómez, es decir, donde al presente se halla el supermercado “Aldi” de los Toperas.

Junto a la de Pedro Marín y Tomasa Pérez ésta la que habitaron los Cristos: José Iglesias Lagunas y Antonia de la Salud (ella era hermana de Enrique el Casimiro: alcalde del tercer ayuntamiento de Torrebaja durante la guerra civil y concejal del cuarto). El matrimonio tuvo varios hijos: Antonio, Enrique (casó con Tonina), Pepe (marchó a Venezuela), Tomás (casó con Anita la Bruna), Teresa y Ascensión Iglesias de la Salud. El mayor de los hijos, Antonio (a) el Cristos, cuenta en su currículo con el dudoso honor de haber participado en el expolio y destrucción de la iglesia parroquial de Torrebaja, se le recuerda también vistiendo ornamentos religiosos y haciendo procesión burlesca calle del Rosario arriba… Asimismo, se le menciona en la Causa General como miembro de la checa que dio muerte a Conrado Andrés Sánchez, natural de Casas Altas y vecino de Las Minas de Libros, donde sus padres tenían carnicería; participó también como voluntario a las órdenes del Comité Revolucionario de Torrebaja, haciendo guardia en las barricadas de la carretera, y requisando caballerías por los pueblos. 

Según un informe del comandante de la Guardia Civil de Torrebaja, ya antes de la guerra, a Antonio (a) el Cristos se le tenía por persona de mala conducta. No obstante sus antecedentes, después de la guerra civil no fue detenido ni encausado por ningún delito. Era un personaje de lo más singular (simpático y dicharachero), conocía a todo el mundo, y todo el mundo le conocía; y si no encontrabas entrada para los toros en Valencia no tenías más que llamarle, él te la conseguía… Compinche de correrías de Antonio (a) el Cristos fue su cuñado Vicente Chordiz Femenia, de 33 años, natural de Albalat de la Rivera (casado con una de las hermanas de Antonio el Cristos). Este individuo llegó a Torrebaja con las primeras columnas de milicianos de triste memoria, y en cierta ocasión obligó al médico de la localidad (don Antonio Hernández Montesinos) para que fuese a ver a alguien enfermo, a punta de fusil, aunque sin causarle daño. Encausado en la detención y muerte de Conrado Andrés Sánchez (el citado carnicero de las Minas de Libros), en 1941 se hallaba en la prisión de San Miguel de los Reyes (Valencia), extinguiendo condena de treinta años.



Detalle de portón de entrada a un patio posterior correspondiente a la casa de la izquierda: aquí se hallaba la casa de José Iglesias Lagunas y de su esposa la señora Antonia de la Salud, alias los Cristos (2020).

En la casa de los Cristos (actualmente desaparecida), residieron a principios de los años sesenta los Matorros de Casas Altas (un matrimonio con cuatro hijos: dos chicas y dos chicos), vinieron como medieros de doña Visita Navarro. La familia estuvo en Torrebaja unos años, hasta que emigró de nuevo, esta vez a Barcelona; allí se asentó y prosperó. Con uno de los hijos (Moisés Sánchez), tuve amistad -tanto en Torrebaja como en Barcelona-: estando en la ciudad condal muchos domingos por la tarde quedábamos, y junto con José Manuel Gómez Pinazo recorríamos la ciudad. Cuando yo me marché de Barcelona a Valencia (en 1970) para continuar los estudios en la Universidad, perdimos el contacto. Junto a la casa de los Cristos hay una casa que (en 1939) figura como deshabitada. Sin embargo, aquí vivió en 1940 María Martínez Martínez, alias la Manzana, esposa de José Báguena Tortajada, alias el Frailecico, padres que fueron de Mercedes, Ramón, Aurora, Joaquín y José. Joaquín falleció de rabia, a consecuencia de la mordedura de un perro, tenía 17 ó 18 años. Aquí vivieron después Bienvenido Pérez Martínez (sastre fe profesión) y Marcelina Ruiz Alcarria: el matrimonio procedía de la Laguna del Marquesado, Cuenca; trajo dos hijos: Pepe y Mercedes Pérez Ruiz. Pepe (casó con Lola Aliaga Manzano y falleció joven) y Mercedes (casó con Cándido Roselló Domingo). Esta casa en la que vivieron Bienvenido y Marcelina tiene como acceso el solar de la antigua casa de los Cristos, pertenece a Lamberto y a su esposa, él de la familia de las Jacintas.



Detalle de fachadas de casas en el tramo medio alto de la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), la primera de la izquierda fue de la señora Clara Jimeno Fortea, la siguiente es una construcción restaurada (2020)

La casa contigua a la de Bienvenido y Marcelina fue de Clara Jimeno Fortea: una señora de porte antiguo, de las de pañuelo negro, saya y faldriquera. Cuando yo la conocí era ya una anciana viuda. De su matrimonio hubieron dos hijas: Antonia y Ana Domingo Gimeno. Antonia casó con Lisinio Aliaga Soriano (padres de Anita y Pepe) y Ana casó con Ramón Martínez, mozo de Los Santos de cuyo matrimonio nacieron Fernando y Paco Martínez Domingo. Ana falleció joven y el marido regresó a Los Santos donde contrajo nuevas nupcias; de este segundo matrimonio nació Ramón Martínez Martínez, ebanista de profesión. Los hijos del primer matrimonio (Fernando y Paco el Manso) quedaron al cuidado de la abuela Clara y de su tía Antonia.

En la casa inmediata de la tía Clara vivió Dolores Gómez, una señora ya mayor y menuda de cuerpo, siempre vestida de oscuro; con ella vivía a temporadas una nieta o sobrina de mi edad con la que jugábamos a los médicos. La casa anexa fue del matrimonio formado por Bienvenido Gómez Martínez y Antonia Marín Gómez, alias la Abadeja. Del matrimonio nació una hija, Trinidad, que casó con Pedro González Mañas (familia de los Sargentos de Cuesta del Rato), padres que fueron de Pedro, Trinidad y Miguel González Gómez. El señor Bienvenido fue concejal en el último ayuntamiento constitucional de la II República (que presidió el señor Laureano Gimeno Manzano), pero yo le recuerdo ya de mayor. Era un hombre alto, con boina calada, enjuto de carnes, siempre con un saco al hombro y una corbella en la mano: su uniforme de faena para ir al campo. No debía ser el hombre muy sociable, más bien de los que van a la suya, sin interesarse mucho por los demás. Pero no creo que su actitud fuera premeditada, más bien era su forma de ser. También es posible que tuviera sus motivos para ser como yo le veía. No frecuentaba la iglesia, ni los bares… tampoco se le vio nunca en un funeral. Digo esto porque hay una anécdota que explica su proceder, y fue el día de su fin y acabamiento. Era costumbre en el pueblo que cuando alguien fallecía se le velará en su casa veinticuatro horas antes de llevarle a la iglesia, para la misa de cuerpo presente y el entierro. Antonia (a) la Tatá, que vivía enfrente (en lo que hoy es la calle del Sol) me contó que cuando falleció Bienvenido la viuda se presentó angustiada en su casa, para que Román, su marido, buscara cuatro hombres para llevar el féretro, porque era la hora de venir el cura y no había más que cuatro viejas. El tío Román tuvo que buscar rápido a gente para llevar el cajón de Bienvenido a la iglesia. Al parecer, desde aquel día no faltó alguien de esta familia en ningún entierro… La anécdota es real y tiene su moraleja: Si quieres que vayan a tu entierro, procura ir al de los demás.


Detalle de fachada tradicional en la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), en dicha vivienda censaba (en 1939) la señora Dolores Gómez (2020).

Frente a la casa de Bienvenido y Antonia (a) la Abadeja está la calle del Sol. Hasta mediados de los sesenta las viviendas de esta calle censaban en la del Rosario (al igual que las casas del callejón del Horno), y como se dice arriba, por en medio de la calle discurría una acequia descubierta en cuyas márgenes de obra las vecinas lavaban la ropa y fregaban los cacharros de cocina. La acequia continuaba por un callejón cubierto (el callejón del tío Román), que daba acceso a los corrales y cuadras. Fue en esta acequia donde se le manifestaron los primeros síntomas hidrofóbicos al joven Joaquín Báguena Martínez, que falleció de rabia en Valencia (en 1940), a consecuencia de la mordedura de un perro propiedad de Armando León Valero. Como se dice arriba, Joaquín Báguena vivía con su madre (María Martínez Martínez, alias la Manzana) y hermanos en la casa que posteriormente habitaron Bienvenido y Marcelina (entre la de Antonia la Cristas y la tía Clara). El padre de Joaquín (José Báguena Tortajada) fue guardia civil y falleció en el frente de Teruel durante la guerra. 

Pero volvamos a la acequia de la calle del Sol... en una casa de esta parte de calle vivía el matrimonio formado por Román Gea Sánchez y Antonia Tortajada Luis, padres de Joaquín, Manuela, María y Tonica. Joaquín marchó a la guerra y ya no volvió, la mataron en el frente de Teruel, por Celadas, según se dijo por sus propios compañeros de trinchera, por ser de derechas. El caso de Joaquín no fue un caso excepcional en la guerra; tanto en uno como en otro bando. Desde entonces y hasta el fin de sus días la tía Antonia vistió luto. No obstante, Antonia era una mujer alegre, sabia a su manera, conocía muchas historias antiguas del pueblo, anécdotas, oraciones, incluso conjuros para que aparecieran los objetos perdidos… era también el centro de la tertulia que se formaba en las noches de verano en la esquina de la calle del Rosario con la del Sol, cuando la vecindad salía con su silla baja a tomar la fresca. Otra tertulia notable era la que se formaba en la puerta de la casa de doña Visita, esquina del Rosario con el callejón del Horno. Antonia (a) la Tatá era muy devota, además de buena mujer, cualidades que no siempre van juntas. En una habitación de su casa tenía una imagen de san Antonio de Padua de tamaño natural que a mí me imponía; pero lo que más me impresionaba era saber que en el último cajón de la cómoda de su habitación guardaba su mortaja. Se lo oí contar muchas veces, y siempre me producía cierto repelús. 

Al parecer, la tía Antonia no temía la muerte, sabía que tenía que llegar y la esperaba preparada. Ciertamente tenía el don de la narrativa, daba gusto escucharla; por eso centraba las tertulias de la fresca encandilando a chicos y mayores. Su marido, Román era un hombre alto y bien plantado, tan buena persona como ingenuo. Alguien le convenció de que en un huerto que tenía a la entrada de Los Callejones, los moros (o los carlistas) habían enterrado un pellejo con un tesoro de monedas dentro. Y el buen hombre cavó de arriba abajo el huerto, por si acaso era verdad. Dicen que lo volvió a labrar de abajo arriba, sin encontrar nada. Hay quien dice que aunque estuvo a punto de hacerlo lo cierto es que no llegó a cavarlo ni a labrarlo... vaya usted a saber.



Detalle de la esquina de la calle del Sol (derecha) con la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), en ella censaba (en 1939) la señora Julia Gómez Muñoz (2020).

Detalle de fachadas en la calle del Sol de Torrebaja (Valencia): la vía comunica la calle del Rosario con el camino de los Callejones (2020).

En la casa anexa de la de Román y Antonia (a) la Tatá está la que habitó Jacinto Montón de la Merced (en 1939). Jacinto era sastre de profesión, aunque no me ha sido posible filiarlo. No conocí a este señor, pero sí a Blanca Flor Sánchez Benedicto, que la habitó siendo yo niño. La señora Blanca (hermana de Anunciación, Consolación, Visitación y Enrique, alias los Eusebios) estuvo casada con Manuel (a) el Royete, que fue capitán de la Guardia Civil. El matrimonio tuvo dos hijos: Manuel (ingeniero industrial, emigró a Suiza) y Lola que casó con Paco. Lolita y su marido eran un matrimonio de aspecto muy formal y educado, debían ser funcionarios. El marido padecía una sordera profunda; no oía nada, pese al audífono que portaba. Es por ello quizá que siempre iban junto a su esposa. La pareja venía a pasar el verano con sus hijos (Paco y Blanca) a Torrebaja: el chico estudió medicina y se hizo dentista. La hija era una chica rellenita y pelirroja, muy graciosa. En cierta ocasión estuve en su casa de Valencia. Fallecidos los padres los hijos dejaron de venir a Torrebaja, se desvincularon del pueblo. En la casa de la señora Blanca había otra vivienda, en ella residieron el tío Paco el Pintor y familia. Conocí al tío Paco el Pintor, porque muchas veces vino a pintar la casa de mis padres; también conocí a sus hijos: Paco, Luciano y a los gemelos. Me contaba Manolo (a) Varela que en cierta ocasión se encontró en Valencia con el tío Paco y le dijo: Tío Paco, cuénteme cosas de la guerra... Y el tío Paco le respondió: Pues mira, cuando comenzó la guerra lo primero que hicimos fue ir a la Presa, fuimos Manuel el Ciriaco y otros, y cortamos varios chopos, los más gordos que encontramos y con los machos los arrastramos hasta la carretera, allí los cruzamos para que no entraran los fascistas de Teruel... Yo nunca hablé de estos asuntos con el tío Paco, aunque me hubiera gustado. Puede resultar llamativo que en este relato se nombre tantas veces la guerra civil (1936-1939); pero es comprensible, pues estamos diciendo de la generación de la guerra, y la guerra fue el acontecimiento más relevante ocurrido en España en el siglo XX. Posteriormente, en la casa de la señora Blanca Flor vivieron otros vecinos: Julio (de Negrón) y su esposa Sara (hija de Daniel Sánchez y Lucía Fortea), y también un nieto de éstos: Daniel González (a) el Gasiosero y su esposa (de Castielfabib). Desde hace años, la casa está deshabitada.


La casa colindante por abajo es de nueva planta, posee un singular alero y fachada de ladrillo cara vista, obra de José Durbán (hijo de la Cafetera de Torrealta), que también construyó el campanario de la iglesia parroquial. Dicha casa no aparece en el censo de 1939, debió construirse después de la guerra. El edificio posee tres plantas, pues fue construida por Anunciación Sánchez Benedicto y Pedro Hernández Montesinos para sus hijos: Gonzalo, Trinidad y Paco Sánchez Benedicto. Gonzalo casó con Leonor (hija de Alberto Miguel) y tuvo tres hijos: Gonzalo, Marileo y otro chico -fallecidos los padres los hijos se desvincularon del pueblo. Trinidad casó con Manuel Aznar (de Vallanca), de cuyo matrimonio nacieron Manuel,Trini y M.ª José Aznar Sánchez, que pasa temporadas en la casa con su esposo (Enrique Rivera). Paco fue farmacéutico en Villel durante muchos años, tuvo tres hijos: Pili, Piedad, Paco y Pedro. Próxima a la casa donde vivieron Gonzalo y Leonor hubo un lavadero cubierto, utilizaba el agua de la acequia de Los Callejones. El lavadero privado, pues en Torrebaja no hay constancia de que hayan habido lavaderos públicos; aquí las mujeres lavaban y fregaban en las acequias y en el río Ebrón.


Detalle de fachadas de viviendas en la calle del Sol de Torrebaja (Valencia): la primera por la izquierda fue de la señora Blanca Flor Sánchez Benedicto, la segunda es obra de nueva planta, construida con posterioridad a la guerra civil, propiedad de los herederos de Anunciación y Pedro Hernández Montesinos (2020). 


Al final de la calle hay una casa exenta, fue propiedad de Manuel Herrero Álvaro y de su esposa Crisanta Hernández Tomás, una familia procedente de Ademuz que se asentó en Torrebaja en enero de 1936 con sus hijos: Vicente, Manuel, Juan, Ramona, Ramón y Pedro -éste último nació ya en Torrebaja y falleció siendo niño. En los primeros sesenta habitó la casa otra familia originaria de Ademuz, apodados los Matazorras: Luciano Giménez Camañas y Manuela Lozano Manzano, el matrimonio vino con tres hijos: Pilar, Araceli y Manolo Giménez Lozano. Al poco de llegar a Torrebaja falleció Araceli (en noviembre de 1961), tenía 17 años y al año siguiente su madre, la señora Manuela (en octubre de 1962), tenía 45 años. No obstante ser vecinos recién llegados al pueblo la gente sintió mucho las muertes de estas personas, algunos todavía recuerdan los entierros con la calle de acceso a la casa llena de gente. Pilar, la hermana de Araceli) era una chica guapa y presumida, marchó a Lloret de Mar a trabajar; algún tiempo después se fue el hijo menor, Manolo (a) el Morrongo. El padre se trasladó a otra casa de la calle Cantón (la que fue de Secundino el Tonelero). Posteriormente, esta casa de los Callejones fue habitada por otra familia emigrada de Cuesta del Rato, la del señor Vicente Aparicio Jarque y la señora Agustina Bueno Sánchez, que vino con sus hijos: Paco, Dionisio y Pepe. Paco (está soltero), Dionisio (casó con Milagros Blasco) y Pepe (falleció joven y dejó dos hijos) -los tres fueron producto del segundo matrimonio de la señora Agustina. Al presente la casa la habita el hijo mayor: Paco, persona afable y servicial.


Última construcción de la calle del Sol en Torrebaja (Valencia), en el comienzo del camino de los Callejones, a la izquierda se la vía hubo un lavadero cubierto, de propiedad particular (2020).


Volviendo a la calle del Rosario, margen izquierdo de la misma, la primera casa es en la actualidad de Luis Perpiñán Sánchez y Amparo Mas. Dicha casa fue de don Gregorio Sacedo Martínez y de su esposa la señora Consolación Sánchez Benedicto, de la familia de los Eusebios. Don Gregorio era natural de Moscardón y fue maestro en Los Santos (en 1931), donde tiene una calle en su memoria: después de la guerra fue depurado como tantos otros maestros, lo desterraron no sé dónde varios años. Don Gregorio y Consolación no tuvieron hijos, pero criaron a una sobrina, Ofelia Sánchez Hernádez: hija de Enrique Sánchez Benedicto y de Valentina Hernández Cortés. Valga el punto para decir que la familia de los Eusebios constituye una larga progenie. Los padres fueron Eusebio Sánchez Muñoz y Trinidad Benedicto, que tuvieron cuatro hijas y un hijo: Consolación, Anunciación, Visitación, Blanca Flor y Enrique. Cuando nació Enrique los padres quisieron ponerle “Bienvenido el deseado” (una forma de manifestar su alegría y agradecimiento por un varón después de cuatro hijas), pero las hijas se opusieron, poniéndole el nombre de Enrique, el santo del día. Poner a un hijo el nombre del santo del día era como buscar la protección divina, una tradición que estuvo muy arraigada antaño, causa también de que muchas personas tuvieran nombres poco comunes; aunque los nombres infrecuentes tenían la ventaja de que evitaban un apodo. 

Conocí al tío Enrique el Eusebio, era un hombre de mucho carácter, a mí me daba la impresión de estar siempre enfadado. Falleció en un huerto de la Hoya, tal vez de un infarto -nadie sabe dónde le esperan las parcas. Me contaba su hijo que cuando la guerra tenía un camión con el que trajinaba por estos pueblos, y por temor a que se lo requisaran lo emparedó al fondo del garaje de su casa de la Carretera. El caso es que alguien debió denunciar el hecho y se lo requisaron. Después de la guerra el camión se hallaba destartalado en una zona del Rento, pero el tío Enrique lo volvió a recomponer y siguió trajinando con él durante años. Ya digo que era hombre de carácter, perseverante, trabajador, como muchos de su generación en aquellos años de penuria. Volviendo al hijo del relato: la señora Ofelia (hija de Enrique el Eusebio) casó con un maestro (después catedrático de dibujo) natural de Landete (don Luis Perpiñán Aguilar), de cuyo matrimonio nació Luis Perpiñán, que casó con Amparo Mas, los actuales habitadores de la casa del Rosario, que tienen tres hijas: María, Ana y Elena.




Detalle de la fachada de la casa que fue de Gregorio Sacedo y Consolación Sánchez, obra modernista situada en el tramo alto de la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), 2020.

Vista de la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), con la calle del Sol a la derecha y el campanario de la parroquial al fondo (2020).


Anexo a la casa de Luis y Amparo hay un solar, corral o descubierto que yo siempre he conocido como tal y más arriba la casa que habitó Antonio Lozano Adalid (esposo de Serafina), posteriormente ocupada por sus cuñados Vicente Rubio Andrés e Isabel Camañas Ramírez: matrimonio proveniente de Ademuz con tres hijos: Manuela, Jesús y María Rubio Camañas. Manuela (casó con Justiniano), Jesús (casó con una Barbera) y María (casó con Florencio); en Torrebaja les nació otra hija: Pilar (que casó con Manuel, hijo de Damián). A esta familia se la conoce como los Paticortos (apodo que ya trajeron de Ademuz). En la casa de Vicente e Isabel vive hoy su nieta Isabel, hija de María, viuda de Julio Gómez Aparicio (hijo de Eusebio el Ciriaco), y aquí criaron a sus hijos: Laura y Oscar.

En la casa contigua a la de Isabel y Julio vivió Manuel Cortés Perez. Antes de continuar por ese lado de calle volvamos atrás, para continuar por la margen derecha de la calle. Habíamos dejado la descripción en la casa de Bienvenido y Antonia (a) la Abadeja, frente a la calle del Sol. La casa contigua por arriba fue la de mis padres: Alfredo Sánchez Esparza y Paquita Garzón Casino, de cuyo matrimonio nacieron dos hijos: Alfredo (médico, casado con Luisa Sendra: padres de Alfredo Ferran y Álvaro Pau) y José María (enfermero, casado, con Marisa Barbero: padres de María y Chemari). Decía arriba que la casa fue anteriormente de Francisco (a) el Pachicho y de Virginia Sánchez Garrido (hermana ella de mi abuelo Román). Este matrimonio tuvo una hija, Antonia, que casó con Francisco-Íñigo García Monferrer, farmacéutico procedente de Manzanera (Teruel). Ella falleció joven, de tisis y no dejó hijos. El farmacéutico cuidó de sus suegros hasta que fallecieron, vendió la herencia de su esposa, traspasó la oficina de farmacia y se marchó a un pueblo de Valencia, donde continuó ejerciendo de boticario hasta su jubilación. Este hombre fue alcalde de Torrebaja inmediatamente después de la guerra, era un hombre delgado, alto y bien plantado: yo le conocí y traté en el antiguo Centro Aragonés de Valencia de la calle las Barcas: allí acudía todos los días a tomar café y jugar a las cartas.


Detalle de muro de mampostería con piedra arenisca en el tramo alto de la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), 2020.

Detalle de fachadas tradicionales en el tramo alto de la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), 2020.

Decía que a mi padre le llamaban Alfredo Sánchez Esparza, hijo de Román (nacido en las Casas de Guerrero) y Vicenta (de Castielfabib, hermana de Agustín, que falleció de tisis a su regreso de los Estados Unidos de América y de Gerónima: mujer de Miguel Fortea Garrido). Alfredo fue alcalde de Torrebaja entre 1943 y 1956. Mi madre, Francisca Garzón Casino era natural de Madrid, hija de José y de Dominica (ambos de El Cuervo, Teruel). Anexa a la casa de mis padres está la que habitaron Vidal y Dolores Gómez Muñoz, una singular pareja que frecuentemente discutía, aunque sin llegar la sangre a la acequia: digo la acequia porque por debajo de su casa pasaba una acequia. En realidad eran muy buena gente y en momentos difíciles se portaron como buenos vecinos con mis padres. Durante años pensé que formaban matrimonio, pero eran hermanos, algo de lo que me enteré siendo ya mayor. De facto, los matrimonios sin hijos acaban pareciendo hermanos, y los hermanos solteros que conviven muchos años, matrimonio. Decía que por debajo de su casa pasaba (y continúa pasando) una acequia, ramal de la de Castiel que riega la zona de La Porcal; a veces la acequia en embozaba y la cuadra se les encharcaba, lo que constituía un grave problema para personas y animales. Cabe decir que Vidal y Dolores eran hermanos de Vicenta Gómez Muñoz, esposa de Juan José de la Salud Gómez: padres de Mercedes, mujer de Francisco (a) el Toperas -otra notable progenie de Torrebaja.



Detalle de fachadas en el tramo alto de la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), a la derecha la casa que fue de don Francisco Íñigo García Monferrer, donde se halla la oficina de farmacia de Torrebaja hasta 1945, la la izquierda la calle del Sol (2020).

Detalle de la fachada de una casa del tramo alto de la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), desde la calle del Sol (2020).


En la casa siguiente vivió una familia procedente de Ademuz, al hombre le llamaban Francisco Pastor y a la mujer Magdalena Camañas, padres de Paco Pastor Camañas, alias el Poncio. Esta casa no aparece en el censo de 1939, debió construirse con posterioridad: posee dos pisos y altas balconadas sobre la calle que miran al sureste, posteriormente fue prolongada hasta la carretera N-420. Paco (a) el Poncio casó con Carmen Agustí (de Casas Altas), de cuyo matrimonio nacieron dos hijos: Francisco y José Pastor Agustí. El padre falleció en las minas de caolín de Riodeva, a resultas de un accidente; la casa la habitan hoy su viuda e hijos. 

La casa contigua a la de los Poncios fue de Antonio Lozano Adalid y Serafina Camañas Ramírez, matrimonio procedente de Ademuz que tuvo tres hijos: José, Marina, Adelina y Emilia Lozano Camañas. José (casó con Asunción: hija de Evaristo el Marianazo), Marina (casó ya mayor, y enviudó pronto), Adelina (casó con Jesús el Chimba) y Emilia (casó en Ademuz). En los años de mi infancia la casa estaba habitada por la señora Serafina: hermana de Isabel, mujer de Vicente Rubio Andrés, que vivían enfrente. Serafina era una señora mayor, viuda, vestida siempre de oscuro, cabello recogido en mono y con pañuelo negro a la cabeza: hablaba de forma peculiar, quizá por alguna alteración en la faringe congénita o adquirida. Con ella vivían su hijo José (a) el Negrito y los hijos de éste: Pepito y Marina Lozano Gómez. La esposa de José fue Asunción, que enfermó de tisis (una enfermedad frecuente entonces) y la llevaron a un sanatorio de Castellón, donde falleció, tenía 30 años. Poco antes de morir le llevaron a sus hijos, para que los viera: Pepito tenía 5 años y Marina 2. Ellos no se enterarían del drama que suponía para la familia, pero Asunción sí. Trinidad Martínez Arnalte (hija de Gregorio y Josefina), que conoció a Asunción me decía de ella: Era una mujer muy dulce, ingenua y bondadosa como no he conocido otra… su hijo Pepito parece que heredó su carácter. Yo no la llegué a conocer, pero sí a la abuela Serafina, a José (a) el Negrito y a sus hijos, que fueron mis vecinos y compañeros de juegos en la infancia. 

A Pepito y a Marina los criaron entre su padre y su abuela paterna, aunque quizá les faltó el cariño y los cuidados que solo puede dar una madre. Marina marchó de jovencita a Barcelona, apenas tenía 17 años, allí casó con un mozo catalán, de cuyo matrimonio hubo una hija. Pepito casó con una chica de Tramacastiel y tuvo también una hija, pero enfermó del hígado y falleció tras un trasplante fallido. Desde los años de nuestra infancia (años cincuenta y primeros sesenta) vi pocas veces a Pepito y a Marina, pero siempre guardé de ellos el mejor recuerdo. A su padre le traté más: muchas veces me lo encontraba en su puerta de la carretera y charlábamos: era un hombre de mirada triste, padecía del pecho, quizá por causa del tabaco; en nuestras conversaciones siempre salían a relucir los hijos, y él terminaba con los ojos húmedos de lágrimas contenidas. Falleció hace ya algunos años; pero cuando paso por la carretera, frente a su casa, me lo imagino saludándome.

Calle del Rosario arriba, contigua a la casa del Negrito está la que fue de Vidal y Enriqueta (padres de Vidal Gimeno: que fue alcalde de Torrebaja); en el censo de 1939, en esta casa aparece Antolín Gimeno Sánchez, padre de Ángel, marido de Delfina la de Manuel el Ciriaco. A continuación esta la parte trasera de la Fonda de Daniel y Lucía, y a continuación la salida (de emergencia) del cine-teatro de los Ritos y varias más. Todas éstas -desde la del Negrito en adelante- censan en la calle Carretera.


Detalle de fachadas en el tramo alto de la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), 2020.

Volviendo a la margen izquierda de la calle del Rosario, nos habíamos quedado en la casa que fue de Vicente Rubio Andrés e Isabel Camañas Ramírez -ambos de Ademuz-: padres de Manuela, María, Jesús y Pilar Rubio Camañas (la única de las hermanas que nació en Torrebaja). La casa inmediata es la de Leonor Bea Cortés, viuda de Pepe de la Salud Luis, padres de dos hijos: el mayor regentaba un bar en Valencia y falleció joven; el pequeño es profesor de Química en una universidad de los Estados Unidos de América. La siguiente casa fue la de Miguela Cortés Muñoz (hermana de Dolores, madre de Mari la Borita y de Angelina, madre de Lita). Miguela estuvo muchos años trabajando en Inglaterra, a su jubilación regresó a su casa de Torrebaja, falleció soltera y sin hijos. La casa la heredó una hija de Manolo Roselló y Lita Hernández. Entre esta última casa y la de José Gómez Mínguez no había ningún edificio en mi infancia, las actuales fueron construidos en las últimas décadas: la primera casa a comienzo de los años setenta, fue de María Gómez Tortajada (a) la Chata y de su esposo Félix Ribera Benito (taxista, natural de Albarracín): en la actualidad vive su hija M.ª Carmen y su marido, Antonio Reyes. La siguiente es también una construcción de nueva planta (data de 2005), propiedad de Miguel Sánchez Monterde y de Mabel Adán Somarriba, de Teruel: Mabel falleció joven, dejó dos hijas pequeñas. 

La siguiente vivienda es una obra (de 1936) que habitó José Gómez Mínguez y Felisa Pinazo Martínez, padres que fueron de Santiago, Carmen, Pepe y Amparo Gómez Pinazo. José era sordomudo, primer y único hijo del Tomás (a) el Rito y de su primera mujer (Joaquina Mínguez Lázaro), zapatero de profesión y un hombre bueno. Su esposa era la señora Felisa, ama de casa por decisión y partera de vocación (seguramente aprendió el oficio de su madre: Petra Martínez Aspas, que también fue partera). La señora Felisa ayudó a muchas mujeres de Torrebaja a traer sus hijos al mundo -entre ellas a mi madre. Su vocación era muy sacrificada, las embarazadas se ponían de parto en cualquier hora del día o de la noche, y ella acudía a atender a la parturienta en cuanto la llamaban; a veces los partos duraban horas, incluso días, ello le ocasionaba trastornos familiares. Cuando los partos no iban bien, cosa que ella percibía de inmediato, llamaba al médico. Siempre cobró como pago a sus servicios la voluntad, mayormente en especies (una hogaza de pan, lo que fuera...), dinero pocas veces. La casa de José y Felisa la heredó su hija Carmen (casada con Teodoro Manzano Verbena), ahora la habita sus herederos: Teodoro Manzano Gómez, su esposa e hijos.


Detalle de construcción de nueva planta en el tramo alto de la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), 2020.



Detalle de construcción de nueva planta en el tramo alto de la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), 2020.


Cerca de la casa de Teodoro Manzano Gómez está la que fue de su tío Pepe (hermano de su madre), fallecido hace unos años. Pepe emigró de joven a Francia, allí se caso y tuvo dos hijas. Separado de su esposa regresó solo a Torrebaja y construyó esta casa, aunque más próxima al camino de Los Callejones que a la calle del Rosario. El tío Pepe era un hombre tranquilo, de ideas avanzadas... vivía su vida a su estilo y cuando falleció no quiso funeral religioso: lo inhumaron en el cementerio local con una sencilla ceremonia laica. Muchos vecinos (amigos y conocidos) hubiéramos querido acompañarle en este tránsito, pero no llegamos a enterarnos; sit tibi terra leve, compañero.

La casa siguiente es una obra inconclusa de ladrillo sin revocar, construida por Ramón Caballero y Concha Millán (hermana de Alejo Millán Eslava), el matrimonio tuvo varios hijos, pero ninguno sobrevivió. Tras la muerte de su esposo ella continuo viviendo en la casa en condiciones de abandono, por su enfermedad. Concha pasó los últimos años en una residencia de Chelva, quizá fueron los mejores y más lúcidos de su vida. La siguiente casa por ese lado la habitó Eulogio de la Salud Gómez (hijo de Mariano de la Salud Durván y de Isabel Gómez Marqués), que casó con Ana Licer Casinos (hermana de Casto Licer), de cuyo matrimonio nacieron dos hijas: Isabel y otra cuyo nombre desconozco. La vecina Aurora Sánchez Fortea (1924-2019) que le conoció le describe del siguiente tenor: “Era un hombre alto y delgado, vivía al final de la calle del Rosario, junto a la casa del Roches...”. El señor Eulogio falleció en mayo de 1947, a los 55 años de su edad: en el paso a nivel del tren eléctrico (de Las Arenas a Valencia), al parecer se suicidó. Sus restos mortales se hallan en un columbario del cementerio de Los Llanos. Con posterioridad la casa estuvo habitada por distintas familias. La siguiente y última casa de la calle del Rosario fue la de Juliana Jiménez Puerta y su esposo Antonio (a) el Roches (hermano de Plácido Luis Giménez), que procedía de Landete. Según refiere la citada señora Aurora Sánchez Fortea: “El Roches tenía algo de tasca en la planta baja, con algunas mesas y sillas, un banco con un par de lebrillos con altramuces y cacahuetes, y una medida de madera para el vino, allí iban los hombres al beber. Las niñas de mi época íbamos los domingos a comprar un cucurucho de cacahuetes por una perra gorda...” -esto fue antes de la guerra civil. La casa de Juliana y el Roches fue demolida por amenazar ruina, queda el solar.



Casa en el tramo alto de la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), construida en 1936, fue de José Gómez Mínguez y de su esposa la señora Felisa Pinazo Martínez (2020).


Detalle de construcción inconclusa de nueva planta en el tramo alto de la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), fue de Ramón Caballero y de su esposa la señora Concha Millán (2020).




Construcción en el tramo alto de la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), aquí censaba (en 1939) el señor Eulogío Gómez de la Salud, anexa a la misma se hallaba la de la señora Juliana Jiménez Puerta, viuda del Roches (2020).


Palabras finales, a modo de epílogo.
Rememorar la historia de la calle del Rosario de Torrebaja a través de los que nacieron, vivieron o murieron en las casas que la conforman ha constituido un trabajo agotador, al tiempo que satisfactorio. El documento base utilizado para el estudio es un censo de 1939, realizado por el Ayuntamiento para recoger los daños en casas y muros de la localidad, ocasionados con motivo de los bombardeos de la guerra civil.[1] La relación incluye el número de policía de las viviendas y el nombre del cabeza de familia, lo que no supone titularidad. La numeración de entonces no corresponde a la actual, aunque se le aproxima. 

La calle que yo conocí en mi infancia (años cincuenta y primeros sesenta del pasado siglo) era una vía muy transitada por personas y animales de carga y labor, tenía el piso de tierra, en la que se formaban charcos y barrizales (en los que se atascaban los carros) con motivo de lluvias y nieves. Era también el patio de juegos de los numerosos niños y niñas de mi generación, cuando la población censaba cerca de mil habitantes: 947 (1950), 783 (1960). 

Resulta asombroso comprobar la cantidad de personas que habitaron en las casas de esta calle; a muchas de ellas las conocí, pudiendo evocar su fisonomía, carácter y forma de ser. De hecho me las imagino entrando y saliendo de sus viviendas, en particular a las mozas y mujeres que rociaban y barrían su parte de calle, o andaban calle arriba calle abajo con cántaros y botijos, con gavetas de ropa y cacharros, para lavar y fregar en la acequia de la calle del Sol. Aunque entonces la calle del Sol censaba en la calle del Rosario, al igual que el callejón del Horno.

Resulta también sorprendente la complejidad de las relaciones familiares de los moradores de esta calle y su vinculación con otros del pueblo. Los cambios de residencia en los vecinos a lo largo del tiempo ha sido considerable, para su comprensión hay que conocer la historia. Por ejemplo, ¿qué hacía el señor Evaristo Gómez Aliaga, el Marianazo, viviendo (en 1939) en la casa número 44 de la calle del Rosario cuando su casa solar estaba en la calle Arboleda? Para entenderlo hay que recurrir a la historia. Buscando en el censo de referencia la casa del tío Marianazo veremos que figura como hundida por la aviación (en noviembre de 1938). Es por ello que al quedarse sin casa la familia se trasladó a la citada casa de la calle del Rosario (la inmediata por arriba a la de los Poncios: que por cierto no estaba construida entonces). En relación con lo anterior vemos que en el número 57 de esta misma calle vivía (en 1939) Antonio Lozano Adalid con su esposa la señora Josefina Camañas Ramírez e hijos: Pepe, Marina Adelina, Emilia Lozano Camañas. Curiosamente, una hija de Evaristo (a) el Marianazo de nombre Asunción casó con Pepe (a) el Negrito. Lo más probable es que la pareja trabara conocimiento en esos años en que una familia vivió enfrente de la otra. Resulta también peculiar que la familia de Antonio Lozano y Josefina Camañas se trasladara después a la casa que había ocupado Evaristo (a) el Marianazo, y que la que dejaron libre fuera habitada por Vicente Rubio Camañas e Isabel Camañas Ramírez con sus hijos: Manuela, Jesús, María y Pilar. Esta progenie procedía de Ademuz (con la excepción de Pilar, que nació ya en Torrebaja); el punto de unión entre ambas familias está en la señora Isabel, hermana de la señora Josefina.

Detalle del tramo final de la calle del Rosario de Torrebaja (Valencia), a la izquierda la carretera N-420 (de Cuenca a Teruel), 2020.


Al nombrar a las personas he procurado evitar la reseña de su segmento vital, con el propósito de no abrumar al lector; asimismo, decidí no anotar al pie de página las referencias bibliográficas o testimoniales; en lugar de las notas he puesto una bibliografía general recomendada. No obstante, se ha amenizado el texto con anécdotas verídicas que hacen a personajes igualmente reales. De la misma forma he traído al relato los apodos y sobrenombres de muchos de los vecinos que se citan; pido disculpas se alguien se molesta por ello, pero muchas veces el apodo dice más que el nombre y los apellidos juntos.

Reflexionando acerca de las personas y familias que vivieron en la calle del Rosario (y del pueblo en general) uno se apercibe de los que de una u otra forma se desvincularon de Torrebaja, no obstante tener aquí sus orígenes, propiedades, incluso familiares difuntos. Probablemente tendrán sus razones. En este sentido quiero hacer mención del proceder de Daniel (a) el Muda (hijo de Isidoro López Gómez, fallecido en accidente de carro en la esquina de la calle del Rosario con la de Zaragoza), que pese a haber emigrado de aquí con su familia, cada año por Todos los Santos, venía a poner flores en la tumba de su padre. Una actitud que le honra, frente a los desvinculados.

Cabe decir finalmente que la evocación personas que vivieron (nacieron, murieron) durante el pasado siglo XX y primeras décadas del XXI en la calle del Rosario de Torrebaja constituye el mejor homenaje que podemos ofrecerles, pues recordar a alguien ya fallecido equivale a traerlo de nuevo a la vida. Valga el punto para manifestar mi agradecimiento a los que me han ayudado a desentrañar los nombres, relaciones familiares y anécdotas de muchas de las personas que aquí se nombran, muy particularmente a Trini la del tío Gregorio. Lo más estimulante del trabajo, sin embargo, es constatar que el esfuerzo realizado ha sacado a la luz la vida de muchas personas olvidadas (humildes, sencillas, trabajadoras...) como fueron la inmensa mayoría de los convecinos. Vale.








_____________________________________________________
[1] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo (2009). Relación de calles y muros de Torrebaja, con detalle de las derruidas por la aviación (1939), en Desde el Rincón de Ademuz, vol. III, pp. 522-523.




BIBLIOGRAFÍA GENERAL RECOMENDADA DEL AUTOR:


* SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo (2007). Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, vol. I.
* SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo (2008). Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, vol. II.
SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo (2009). Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, vol. III.
SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo (2011). Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, vol. IV.

*  SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Francisco Provencio Garrido, natural y vecino de Torrealta, en Desde el Rincón de Ademuz, del sábado 10 de diciembre de 2011.
* SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Juan Herrero Hernández, la persistencia de la memoria (I y II), en Desde el Rincón de Ademuz, del lunes 18 de junio de 2012.
* SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Acerca del asesinato de Ángel Tortajda Gea, comerciante de Torrebaja en las Minas de Libros (I y II), en Desde el Rincón de Ademuz, del martes 19 de febrero de 2013.
* SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Anecdotario rinconademucense IV, en Desde el Rincón de Ademuz, del miércoles 3 de julio de 2013.
* SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Un caso histórico de rabia en Torrebaja, en Desde el Rincón de Ademuz, del sábado 10 de agosto de 2013.
* SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Censo de vecindad en Torrebaja mediado el siglo XX (1950), en  Desde el Rincón de Ademuz, del martes 24 de mayo de 2016.
* SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Descubierto un refugio antiaéreo de la guerra civil en Torrebaja (Valencia), en Desde el Rincón de Ademuz, del martes 27 de noviembre de 2018.
* SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Estudio epidemiológico del tifus y fiebre tifoidea en el XIX Cuerpo de Ejército (Ejército Republicano de Levante), en Desde el Rincón de Ademuz, del viernes 20 de diciembre de 2019.