viernes, 20 de septiembre de 2019

REFUGIOS ANTIAÉREOS LABRADOS DURANTE LA GUERRA CIVIL (1936-1939) EN TORREBAJA, VALENCIA.


A propósito de los planos hallados en el Archivo General Militar de Ávila (AGMA).




Venga, muchachos, al refugio, que son aviones fascistas…
-y todos nos fuimos hacia el refugio.
Entramos justo en el momento que estallaba una bomba que cayó allí mismo.
La metralla no nos alcanzó de milagro, porque la entrada hacía recodo,
pero a varios el estampido nos tiró al suelo…
-Del contenido textual-.









Palabras iniciales, a modo de justificación.
En noviembre de 2018, con motivo de las obras de pavimentación realizadas en Torrebaja (Valencia) en torno de la iglesia parroquial (calle Arboleda, calle y plaza de la Iglesia y comienzo de la calle del Rosario), se descubrió la entrada de un antiguo refugio antiaéreo labrado durante la última guerra civil (1936-1939).[1] El hallazgo constituyó una sorpresa para una parte del vecindario, aunque se tenía constancia testimonial y bibliográfica de su existencia.[2]

El objeto del presente trabajo es exponer y comentar los planos y croquis de los refugios antiaéreos labrados en la localidad por el Batallón de Obras y Fortificación n.º 18 del XIX Cuerpo de Ejército, según la documentación hallada en el Archivo General Militar de Ávila (AGMA).

La documentación objeto de exposición se basa en cuatro planos (planta y sección), tres de los documentos se interpretan como correspondientes al refugio de la iglesia parroquial, mientras que el cuarto registro parece referirse al refugio de San Roque, situado en “las faldas de la colina detrás del Taller de reparación de autos”. Propiamente, sin embargo, hubo dos refugios más: uno al inicio de la actual calle de Valencia (entonces zona de cultivo), denominado “el bunker” y otro junto a la carretera N-420, frente al Hospital de Sangre.[3]

Los planos y croquis corresponden a la comandancia principal de ingenieros del XIX Cuerpo de Ejército, que junto con el XIII Cuerpo de Ejército formó el Ejército de Levante, creado el 19 de agosto de 1937. El primer comandante del XIX cuerpo de Ejército fue don Manuel Eixea Vilar (1881-1939), militar de profesión que lo comandó desde su formación el 2 de agosto de 1937 hasta el 15 de noviembre de 1937, fecha en que fue sustituido por don Joaquín Vidal Munárriz (1882-1939), su segundo comandante, asimismo militar profesional que lo fue hasta el final de la guerra. Ambos jefes militares republicanos, de probable orientación comunista, fueron fusilados al término de la contienda civil.[4]



Plaza de la Iglesia en Torrebaja, con la iglesia parroquial a la derecha y la calle Arboleda al fondo, por donde discurre la galería occidental del Refugio antiaéreo de la Iglesia (Torrebaja, 2019).


Registros documentales.
Los registros documentales se hallan en el Archivo General Militar de Ávila (AGMA) y responden a las siguientes signaturas y descripciones:

1] AGMA, M.2102,15: Plano comandancia principal de ingenieros del XIX Cuerpo de Ejército sobre proyecto de refugio n.º 2 en Torrebaja (Valencia). Inicial: mayo 1938. Final: junio 1938. Escala: 1/200. Tamaño: 495x425 mm.

2] AGMA, M.2102,16: Croquis de la comandancia principal de ingenieros del XIX Cuerpo de Ejército sobre proyecto de refugio en Torrebaja (Valencia). Inicial: mayo 1938. Final: junio 1938. Escala:  1/100. Tamaño: 210x593 mm.

3] AGMA, M.2102,17: Croquis de la comandancia principal de ingenieros del XIX Cuerpo de Ejército sobre proyecto de refugio en Torrebaja (Valencia). Inicial: mayo 1938. Final: junio 1939. Escala: 1/100. Tamaño: 237x457 mm.

4] AGMA, M.2102.18: Croquis del Batallón de Obras y fortificación n.º 18 del XIX Cuerpo de Ejército sobre proyecto de refugio antiaéreo para 250 personas en Torrebaja (Valencia). Inicial: mayo 1938. Final: julio 1938. Escala: 1/100. Tamaño: 324x655 mm.


Comentario a los planos y croquis de los registros.
El primer registro [AGMA, M.2102,15] responde al epígrafe “Refugio n.º 2 Torrebaja”, contiene un plano (Escala 1/200) correspondiente a la parte nororiental de la población, y representa el esquema del refugio antiaéreo en planta y su situación respecto del caserío:



Plano del Refugio antiaéreo de la Iglesia en Torrebaja, labrado durante la Guerra Civil Española (1936-1939), con detalle de las galerías  (Archivo General Militar de Ávila: AGMA, M.2102,15).


En orientación septentrional, de poniente a levante:
-Calle que baja de la carretera (San Roque), Plaza del Ayuntamiento (entonces de Ramón y Cajal) y prolongación hacia la calle de la Fuente (actual calle Fuentecillas), en cuya margen oriental se representa la caseta de la Luz (antiguo transformador).

En orientación meridional, de poniente a levante:
-Calle Pablo Iglesias (se refiere a la calle del Rosario), que atraviesa la calle Arboleda y se prolonga por el callejón de la Iglesia y la calle Pedro Arnalte (que grafía Amalte, actual calle Fuente), continúa hacia La Replaceta (actual plaza Rey Don Jaime) y la calle del Cantón, en cuya margen oriental dibuja el talud que mira la partida del Rento, en la margen derecha del Turia.

Cabe decir que la calle Arboleda comunicaba (y comunica) la plaza del Ayuntamiento con la actual plaza de la Iglesia, aunque entonces formaba una sola calle. El antiguo templo se hallaba sobre el mismo solar que el actual (aunque ocupando una menor superficie), entre la calle Arboleda, el callejón de la Iglesia (actual calle de la Iglesia) y la calle Pedro Arnalte (actual calle de la Fuente), aunque en distinta orientación: mientras el antiguo se orientaba de este(pies) a oeste(cabecera), el actual se oriente de norte(pies) a sur(cabecera). La entrada principal del viejo templo (que poseía una torre a los pies, lado de la epístola) miraba al levante, aunque solo se utilizaba excepcionalmente. La entrada habitual estaba en la fachada meridional, lado del evangelio. Esta fachada meridional se hallaba circundada por un pasillo con cancela (denominado paso de los Pilones) que comunicaba la calle Arboleda (actual plaza de la Iglesia) con la calle Pedro Arnalte (actual calle Fuente), dicho paso correspondía al solar de un antiguo cementerio.

El croquis del refugio comienza en la calle Arboleda, donde se representa una entrada con escaleras, que se prolonga por la misma calle, atraviesa la calle de Pablo Iglesias (actual calle del Rosario) y continua hacia el fondo de la calle (actual calle de la Iglesia), donde había otra entrada al refugio. Asimismo, al llegar a la altura de la calle del Rosario la galería se prolongaba hacia el este mediante una galería que discurre por debajo del callejón de la Iglesia (actual calle de la Iglesia), con un desnivel del 18%. Dicha galería pasa por debajo de la calle Pedro Arnalte (actual calle Fuente) y se prolonga hacia la Replaceta (actual plaza Rey Don Jaime). Bajo la Replaceta, las galerías del refugio dibujan un rectángulo (orientado de norte a sur), con dos salidas/entradas que se dirigen al este, por debajo del muro que sujeta la barbacana de la Replaceta. Las galerías atraviesan la calle del Cantón y salen al talud del Cantón. El esquema denomina “Entrada A” a la situada al norte y “Entrada B” a la situada al sur.

Cabe observar que la galería que une la calle Arboleda con la Replaceta discurre por el centro de la actual calle de la Iglesia (entonces callejón de la Iglesia), profundizándose con un fuerte desnivel (18%). En ningún momento la galería pasa por debajo del antiguo templo, sino bajo el denominado callejón, paralela a la fachada septentrional, lado de la epístola.

En el margen inferior izquierdo el plano contiene una nota que dice. “Todo en galería de 2ª debido a la poca consistencia del terreno”. Propiamente, se trata de un terreno arcilloso muy húmedo. Otra nota incluida en el rectángulo situado bajo la Replaceta dice: “Cabida para 350 personas incluidas galerías”.

Según el testimonio del vecino José Miguel Gómez (Torrebaja, 1933), en la parte meridional de la galería de la calle Arboleda (al fondo de la actual plaza de la Iglesia), este refugio poseía otra entrada, por la que se accedía a otra galería que iba en dirección este, paralela a la que discurría por el callejón de la Iglesia. Ello significa que dicha galería pasaría por debajo del viejo templo y/o "paso de los Pilones" (solar de un antiguo cementerio), en dirección a la Replaceta. La existencia de esta otra galería explicaría la afirmación del arquitecto (Luis Gay Ramos) que diseñó el nuevo templo, cuando dice en la memoria del proyecto (1949):

  • Los daños de guerra que sufrió el Templo Parroquial fueron totales pues a parte de su devastación e incautación primero, padeció los impactos directos y los no menos graves de los refugios./ De construcción deficiente aunque no muy antigua, el emplazar un refugio en su subsuelo e inmediaciones ha ocasionado por último su destrucción total, dado que las filtraciones y derrumbamientos interiores provocaron asientos y corrimientos que abrieron precipitadamente las grietas existentes en las bóvedas, desplomaron el muro de fachada y se aceleró la descomposición de sus muros laterales principalmente en las partes bajas y esquinas, haciendo inútiles los refuerzos de unos machones que también por impactos directos se habían derrumbado parcialmente durante la guerra.[5]


De haber existido esta segunda galería podría decirse que el proyecto inicial del refugio se modificó con respecto al inicial que puede verse en el plano. En cualquier caso, resulta poco probable que el arquitecto del nuevo templo conociera estos planos militares, pero sí conocería de primera mano la realidad del refugio, pues cuando se proyecto el nuevo templo apenas habían pasado diez años del fin de la guerra civil y muchos vecinos del pueblo pudieron prestar su testimonio directo acerca de la estructura del refugio.

El segundo registro [AGMA, M.2102,16] responde al epígrafe “Refugio de Torrebaja”, contiene un corte vertical-longitudinal del refugio en su trayecto por el callejón de la Iglesia, en dirección a la Replaceta. El túnel parte de la zona central del callejón y se desvía progresivamente hacia el extremo norte (alejándose del templo), de forma que al situarse bajo la Replaceta grafía se halla en esta orientación. El corte muestra la estrada a las galerías que forma el rectángulo bajo la Replaceta, y el de salida por el talud (Entrada A), así como la distancia en metros hasta la superficie: 9,50 metros sobre la primera galería, 9,30 metros sobre la segunda (antes del escalón de la barbacana) y 7,30 metros sobre la galería de salida (sobre la calle Cantón). La totalidad del trazado de la galería figura entibado (techo), con tablas en los laterales.



Croquis del Refugio antiaéreo de la Iglesia en Torrebaja, labrado durante la Guerra Civil Española (1936-1939), con detalle de las galerías  (Archivo General Militar de Ávila:AGMA, M.2102,16).



El tercer registro [AGMA, M.2102,16] responde al epígrafe “Refugio antiaéreo en Torrebaja/ Capaz para 260 personas.” En el margen superior derecho del documento dice: “Batallón de Obras y Fortificación n.º 18” . El plano (Escala 1:100) contiene dos representaciones, la de la izquierda muestra la planta de la estructura del refugio existente bajo la Replaceta, que presenta forma rectangular de 7,00x4,00 metros circundada por una galería de 1,00 metro de ancho en los laterales y 1,50 metros en la parte posterior (occidental), con las entradas/salidas en la parte oriental. En dicha parte oriental se representa el muro de la barbacana de la Replaceta, mientras que en la parte opuesta, bajo la fachada de Iglesia puede verse una amplia galería de 2,00 metros de ancho que posee una chimenea de ventilación en el extremo izquierdo (meridional), mientras que en el extremo septentrional posee un recodo de 1,00 metro de ancho. Esta galería posterior (bajo la línea de fachada del templo) se comunica con la galería rectangular mediante un paso de 2,00 metros de longitud. Mediante una línea discontinua situada en la galería meridional se representa la sección A-B que figura en la parte derecha del plano.

En la parte derecha del plano se dibuja la Sección A-B con la representación de la Iglesia (poniente-derecha) y el muro de la barbacana de la Replaceta (oriente-izquierda). Por debajo del plano del suelo aparece la galería longitudinal situada bajo la línea de fachada del templo y la galería (2.00 metros de altura) bajo el muro de la barbacana con la salida al talud por debajo de la calle Cantón. El plano en cuestión demuestra que ciertamente bajo la línea de la fachada de los pies del antiguo templo parroquial se labró una amplia galería, siguiendo el trazado de la calle de Pedro Arnalte (actualmente, calle Fuente).



Croquis del Refugio antiaéreo de la Iglesia en Torrebaja, labrado durante la Guerra Civil Española (1936-1939), con detalle de las galerías  (Archivo General Militar de Ávila:AGMA, M.2102,18).


El cuarto registro [AGMA, M.2102,17] responde al epígrafe “Refugio para 150 personas en Torrebaja”/ Situación, (sobre) las faldas de la colina/ detrás del Taller de reparaciones de autos.” Se trata de un plano en planta (Escala 1/100), en el que presuntamente se representa el refugio de San Roque, por estar situado en el talud oriental de la Ermita de San José (entonces término de Castielfabib). La planta del refugio tiene forma de herradura, con dos entradas; en la situada en la parte de derecha se anota “cortina contra gases”; asimismo, en el ángulo que hace la entrada, en la parte rectangular, se dice: “Esclusa desinfección gaseados. Mampara”. Las entradas tienen una anchura de 1,00 metro, se profundizan 1,50 metros y hacen un ángulo recto de 2,00 metros, adentrándose 5,00 metros en el interior del talud, hasta dar con una galería longitudinal de 20,00 metros de largo por 2,00 metros de ancho paralela al talud que comunica ambas entradas. Dato curioso es que la pared del fondo de la galería hace cinco entrantes a modo de alcobas o habitaciones, dos de 2,00x2,00 metros y uno central de 3,00x2,00 metros. En suma, el refugio alcanza una profundidad de 10,50 metros, siendo la galería del fondo de 20,00 metros de larga.



Croquis del Refugio antiaéreo de San Roque en Torrebaja, labrado durante la Guerra Civil Española (1936-1939), con detalle de las galerías  (Archivo General Militar de Ávila: AGMZ, M.2102,17).


Testimonios locales relativos a los refugios antiaéreos de Torrebaja.
La bibliografía recoge abundantes referencias y testimonios a los refugios antiaéreos labrados en Torrebaja durante la guerra civil. En una publicación de 2008, escribí:

A lo largo de la contienda, aunque resulta improbable que fuera antes de la batalla de Teruel [1937, diciembre-1938, enero], dado que hasta dicha fecha el frente era prácticamente inactivo, se construyeron diversos refugios antiaéreos en Torrebaja. El peso de los trabajos parece que lo llevaron los soldados, aunque colaborando la población civil, en forma de concejalas. La dirección de las obras corrió a cargo de los oficiales de ingenieros (Obras y Fortificaciones), aunque no estaba documentado. Veamos la ubicación y características de cada refugio:

1Refugio de la Iglesia: se labró al sureste, bajo la iglesia parroquial (Santa Marina V.), y tenía dos entradas: una por la calle Arboleda, esquina con la del Rosario, y otra hacia levante, en el terraplén del Cantón, sobre el que recae la barbacana de la Replaceta. De esta forma, la galería discurría bajo la placeta (actual plaza Rey Don Jaime), atravesaba la calle Fuente y continuaba bajo la parroquial (convertida en almacén de intendencia) y plaza de la Iglesia, viniendo a salir a la citada confluencia de la calle Arboleda con la del Rosario; había unas escalerillas con atoques de madera y estructuras laterales de cemento, protegidas en su parte superior por una baranda de tablas. Además de por los vecinos, dicho refugio fue utilizado por los niños y niñas de las Escuelas Nacionales, sitas en las Casas Consistoriales.[6] La reseña puede completarse con la documentación aportada arriba, procedente del Archivo General Militar de Ávila.

2El Bunker: se construyó con cemento armado, al noreste de la localidad, ubicándose a la mano izquierda del comienzo de la actual calle de Valencia, prolongación de la de Zaragoza, entonces zona de huertos. [...] parcialmente bajo tierra, poseía cuatro paredes de cemento armado y techumbre del mismo material, en forma de pirámide a cuatro aguas, la única parte que sobresalía del nivel del suelo. La entrada hacía un zigzag, poseyendo una gran superficie interior. Dicho refugio se hallaba en las proximidades de los edificios donde estaban las principales oficinas de administración y transmisiones del mando militar, que ocupaban varias viviendas de la calle san Roque. Puede decirse que era un “refugio castrense”, aunque cualquiera que acudiera podía acogerse a su protección.

3Refugio del Hospital: se levantó al nordeste, en la carretera de Cuenca-Teruel (sobre el solar del actual Hotel Restaurante Emilio), frente al Hospital de Sangre de la plaza militar. Dicho cubículo poseía resguardos laterales de cemento, formando una serie de pasillos en forma de siete, con una superficie de unos tres metros de ancho por quince o veinte de longitud; la techumbre estaba basada en troncos de pino y tierra, dispuesta en varias capas. En nota al pie se dice: Valga decir que los troncos de la techumbre del refugio procedían de los pinares de El Rodeno. Los bajaron por las trochas de arrastre que había en Mas de la Cabrera (Tramacastiel), colaborando en el evento Constantino Aparicio Aparicio (1907-1992), vecino de Torrebaja nacido en Mas del Olmo (Ademuz). Durante la contienda se utilizó gran cantidad de madera en la zona, tanto para las necesidades de cocina y calefacción como para la construcción de elementos defensivos y táctico-estratégicos (puentes, pontones, trincheras, parapetos, refugios…). Dicho refugio, que poseía dos entradas, que daban a la carretera, servía para cobijo del personal sanitario y de servicios del hospital, pacientes y vecindario aledaño.

4Refugio de San Roque: se labró en las Eras, barrio de Los Pajares (Castielfabib), al noroeste del caserío, bajo la Ermita de San Roque, aprovechando las capas arcillosas del terreno. Disponía de tres entradas: dos de ellas se abrían en el terraplén de levante, hallándose la otra bajo la escalinata que conduce a la ermita desde la Era Grande. Las bocas abiertas al pie del terraplén tenían forma cuadrangular y eran de gran tamaño, siendo la otra menor. Tenía el techo parcialmente entibado con tablas a modo de tabicas y tablones, que se sujetaban mediante troncos dispuestos cada trecho, junto a los muros laterales.

El emplazamiento de cada refugio dice de la estratégica disposición de los mismos, para dar cobijo al vecindario de cada barrio. Asimismo en cuanto a su número, que refleja la abundante población que habitaba el lugar. Hemos de pensar que, además del vecindario censado, en Torrebaja había muchas personas desplazadas por la guerra (refugiados, gente de paso), además de los militares, milicianos y personal de servicios. Muchos de los desplazados procedían de la capital turolense, evacuados por el ejército popular en las primeras semanas de enero (1938), tras la toma de la ciudad y antes de la contraofensiva nacionalista, y ocupaban muchos pajares.


Calle de la Iglesia en Torrebaja, con la iglesia parroquial a la derecha y la Replaceta (plaza Rey Don Jaime) al fondo, por donde discurre la galería septentrional del Refugio antiaéreo de la Iglesia (Torrebaja, 2019).


Plaza Rey Don Jaime (Replaceta) en Torrebaja, con la barbacana al fondo, donde se halla la estructura principal del Refugio antiaéreo de la Iglesia (Torrebaja, 2019).



Asimismo, existen referencias a los distintos refugios recogidas entre el vecindario:

Esteban Giménez Manzano (Torrebaja, 1922), hijo de Secundino y de Ramona:
  • El bombardeo del día 26 de noviembre (de 1938) me pilló en la puerta de mi casa, en la calle Cantón [...]. Resulta que al oír el ruido de las ametralladoras y el estallido de las bombas, en vez de entrar en casa y ponerme bajo el hueco de la escalera –lo que decían que debía haber hecho- se me ocurrió ponerme detrás del edificio, pegado a la pared. Y nos echamos al suelo, junto a una fuentecilla que había, porque íbamos mi hermano pequeño, Abel, y yo. Pero a mí me alcanzó la metralla en un codo... Si me llega a pegar en la cabeza me hubiera quedado allí. A mi hermano no le pasó nada... Mi madre, que había ido a echarles a los animales, también se tiró a tierra, pero resultó herida en una pierna. Al verme herido y lleno de sangre me fui al hospital: Sí, yo solo y andando... Mi hermano, que entonces tenía 10 años, se fue corriendo, a buscar a mi madre. Me fui por la calle Cantón arriba y al pasar por el refugio de la Replaceta unos soldados, al verme herido y sangrando me cogieron, y poniendo sus brazos en forma de silla me llevaron al hospital, subiendo por los huertos que hay encima la fuente de los Pobres. Allí me atendieron los médicos, que me decían: ¡Sé valiente, chaval, sé valiente...! Enseguida vino mi madre, y vio que estaba herido en un brazo...[7]


Armando León Valero (Vallanca, 1924), hijo de Justo y de Vicenta:
  • [Referencias al bombardeo de Torrebaja de 26 de noviembre de 1938] Desde La Porcal me subí al Hospital de Sangre, donde la gente acudía con heridos o preguntando por familiares, amigos o vecinos. Unos iban andando, a otros los llevaban en camillas, seguramente muertos... Yo iba buscando a mi madre y Carmen, la hija del tío Roque el Manzanero, me dijo que mirara en el refugio de san Roque. Así que me fui corriendo, carretera adelante, hasta la cuesta de las Eras, por donde subí al refugio. Y allí estaba... Al verla me abracé a ella, llorando de emoción y alegría. Mi madre también me abrazó con fuerza, entre risas y lágrimas, ya puedes imaginar la angustia que pasamos...[8]


Roque Tortajada Gimeno (Torrebaja, 1925), hijo de Roque y de Carmen:
  • Enfrente mismo del hospital, más o menos por donde está ahora el aparcamiento del restaurante “Emilio”, construyeron un refugio. Tenía las paredes (laterales) y el techo de cemento y encima había varias hileras de pinos –una hilera cruzada con respecto de la anterior- alternando con capas de tierra. El refugio era para el personal del hospital y para los enfermos, los que podían moverse. En cuanto sonaban las sirenas la gente iba corriendo al refugio, pero muchos pacientes se quedaban en el hospital, porque no podían andar o por lo que fuera, pero allí se quedaban... [...] los pinos del refugio los trajo el tío Constantino, que fue albañil, padre de Daniel y Julio. Una vez me fui con él a Bezas, un pueblo de Teruel. Tenía un camión ruso, de los que había entonces. Y estando allí, la aviación comenzó a ametrallarnos... El tío Constantino, pobre, me cogió y me tapó con su cuerpo, temiendo me pasara algo. No pasó nada, pero ya no quiso que volviera a subir con él... No, yo no pasé miedo, aunque estaba debajo suyo sacaba la cabeza y miraba pasar los aviones... Pero él si que padeció, porque parece que la cosa fue seria. En el hospital no cayó nunca ninguna bomba, pero sí cerca... Por esos huertos encima de la fuente de los Pobres cayeron dos.[9]

Calle de la Iglesia en Torrebaja, con la iglesia parroquial a la izquierda y la calle del Rosario al fondo, por donde discurre la galería septentrional del Refugio antiaéreo de la Iglesia (Torrebaja, 2019).


Calle del Cantón en Torrebaja, con el muro de la barbacana de la Replaceta  a la derecha, por donde discurren las galerías de las salidas orientales del Refugio antiaéreo de la Iglesia (Torrebaja, 2019).


Manuel González Tregón (Torrebaja, 1928), hijo de Daniel y de Justa:
  • En casa de los Pitos estaba el Estado Mayor del ejército, allí había una sirena que tocaban cuando venía la aviación; en cuanto sonaba todos íbamos al refugio. Sí, parece que en el Puntal (del Mediero) había un observatorio, y desde allí avisaban cuando venían los aviones: entonces hacían sonar la sirena... A mí el bombardeo (de Torrebaja de 26 de noviembre de 1938) me pilló en el refugio del Cantón, que estaba bajo la Iglesia. Íbamos varios muchachos jugando cuando empezaron a sonar las sirenas y alguien dijo: Venga, muchachos, al refugio, que son aviones fascistas… -y todos nos fuimos hacia el refugio. Entramos justo en el momento que estallaba una bomba que cayó allí mismo. La metralla no nos alcanzó de milagro, porque la entrada hacía recodo, pero a varios el estampido nos tiró al suelo... Si, nos libramos de milagro.../ A mi madre el bombardeo la pilló en el refugio de san Roque y en cuanto pudo bajó corriendo a la plaza, a buscarme: ¡Ay, mi Manolico, mi Manolico...! -decía la pobre. Y yo buscándola a ella, hasta que nos encontramos... Nosotros vivíamos en la calle Rosario, poco más arriba del callejón del Horno, donde cayeron algunas bombas. ¡Cómo sería el estampido de las bombas! Fíjate que tiró al suelo una Virgen del Carmen que tenía mi madre en una repisa de su alcoba, y se le rompió un bracito a la imagen... Esa noche, como teníamos miedo de que volvieran los aviones, fuimos a dormir al refugio de arriba, que estaba bajo la ermita de san Roque; porque en el de abajo había mucha humedad... Claro, el refugio de la iglesia estaba bien apuntalado con troncos, por los lados y el techo, pero al final las maderas se pudrieron de tanta humedad. El de san Roque también estaba entibado, pero allí no había agua y la madera se conservó; después de la guerra la gente se la fue llevando...[10]


 Daniel Aparicio Sánchez (Torrebaja, 1941), hijo de Constantino y de Carmen:
  • Mi padre, […] tenía un camión y se dedicaba al transporte de mercancías. Pero cuando se produjo el bombardeo (de Torrebaja de 26 de noviembre de 1938) estaba arreglando el tejado de la casa de Los Picos, pues él era albañil de profesión, y tenía como ayudante a un soldado que llamaban Cremades. En cuanto empezaron a sonar las sirenas todos bajaron y se fueron al refugio. Pero por alguna razón el soldado se quedó rezagado, apenas unos pasos por detrás de mi padre. Sucedió que poco antes de entrar en el refugio de la iglesia -que tenía una entrada por la calle Arboleda, en la confluencia con la del Rosario-, estalló allí una bomba y lo lanzó contra la pared de la casa de Evaristo el Marianazo, que estaba frente a la boca del refugio. Sí, la casa se hundió y el soldado murió aplastado...[11]


Calle del Cantón en Torrebaja, con detalle del talud por donde emergían las bocas orientales del Refugio antiaéreo de la Iglesia (Torrebaja, 2019).


Calle Fuentecillas en Torrebaja, prolongación septentrional de la calle del Cantón, con detalle del banco neomodernista donde se hallaba el antiguo transformador que el plano general del Refugio antiaéreo de la Iglesia denomina "Caseta de la luz" (Torrebaja, 2019).



Palabras finales, a modo de conclusión.
El presente trabajo se justifica por la aportación de varios planos y croquis hallados en el Archivo General Militar de Ávila (AGMA), relativos a dos de los refugios antiaéreos labrados en Torrebaja durante de Guerra Civil Española (1936-1939).

Los documentos están datados entre mayo y julio de 1938; esto es, con posterioridad a la "batalla de Teruel", pues hasta ese momento la zona meridional de Teruel fue un frente prácticamente inactivo. Desconocemos el número y la cronología de los bombardeos sufridos por Torrebaja. El más importante -dado el número de fallecidos y la destrucción material causada-, tuvo lugar el 26 de noviembre de 1938.[12] Consta sin embargo el fallecimiento de una joven de 22 años, natural de Tormón (Teruel), casada, hija de Ramón y de Dorotea, que murió en el Hospital de Sangre, el 17 de mayo del mismo año, a consecuencia de un bombardeo anterior.[13] 

Los registros documentales confirman los testimonios recogidos en la bibliografía, en los que se hace referencia directa o indirecta a los refugios antiaéreos construidos en la localidad durante el periodo histórico. Los planos aportan detalles ausentes de los informes recogidos entre el vecindario. En ocasiones, los testimonios se hallan en aparente contradicción con los registros. Por ejemplo, en lo que hace a la galería meridional del refugio de la Iglesia, que discurría por el "paso de los Pilones" (pasillo situado en la fachada meridional del antiguo templo, lado del evangelio, correspondiente al solar de un primitivo cementerio). La explicación puede hallarse en que pudieron haber modificaciones o ampliaciones realizadas sobre la marcha, respecto de los planos y croquis iniciales.

En cualquier caso, los planos y croquis expuestos constituyen documentos de gran valor historiográfico, cuya existencia colabora en el conocimiento de la historia de la Guerra Civil Española en el Rincón de Ademuz. Vale.








_________________________________________________________
[1] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Descubierto un refugio antiaéreo de la guerra civil en Torrebaja, Valencia, en Desde el Rincón de Ademuz, del martes 27 de noviembre de 2018.
[2] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo (2008). Refugios antiaéreos en Torrebaja y otras noticias de la guerra civil (1936-1939), en Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, vol. II, pp. 329-338. ISBN: 978-84-931563-5-0
[3] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo (2009). El Hospital de Sangre de Torrebaja durante la guerra civil española (1936-1939), en Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, vol. III, pp. 85-94.
[4] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Don Joaquín Vidal Munárriz, un coronel republicano en Torrebaja (I y II), en Desde el Rincón de Ademuz, del miércoles 14 de diciembre de 2011 y del miércoles 18 de abril de 2018 respectivamente.
[5] SÁNCHEZ GARZÓN (2018).
[6] SÁNCHEZ GARZÓN, 2008, pp. 335-336.
[7] SÁNCHEZ GARZÓN (2009), p. 21
[8] Ibídem, pp. 21-22.
[9] Ibídem, p. 88.
[10] Ibídem, p. 24.
[11] Ibídem, p. 27.
[12] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo (2009). Acerca del bombardeo de Torrebaja del 26 de noviembre de 1938, en Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, pp. 17-33.
[13] Ibídem, p. 33.