jueves, 28 de noviembre de 2019

VII FIESTA DE LA MANZANA ESPERIEGA: ADEMUZ 2019.



Crónica, impresiones y testimonio de la muestra,
que tuvo lugar en Ademuz del 22 al 24 de noviembre de 2019.



“El objetivo de la Fiesta de la Manzana es dar a conocer la comarca y sus productos,
cuyo paradigma se simboliza en la manzana esperiega”
-Del contenido textual-.













Palabras previas, a modo de introducción.
La Fiesta de la Manzana Esperiega se ha consolidado en el Rincón de Ademuz, prueba de ello es esta VII edición, que este año ha tenido lugar en Ademuz, los días 22, 23 y 24 de noviembre.

La organización del evento ha sido por cuenta de la Asociación Turística Rincón de Ademuz (ATRA) y el Ayuntamiento de Ademuz, así como de distintas entidades comerciales como el restaurante Casa Emilio de Torrebaja y varias casas rurales: Garrido, Casa Antiga, apartamentos Pitoches, alojamiento Rural Puebla de San Miguel, La Gran Casa, Bohilgues, RoMari, Casa del Arco, Casa Leandro, Majico, Los Garridos y La Guapeta. Entre los colaboradores cabe contar con la Generalidad Valenciana, Del Tros al Plat, València Turisme, Mancomunidad de Municipios Rincón de Ademuz e ICERA. Al evento se han adherido: Comunitat Valenciana, L`Exquisit Mediterrani, Ademuz con los cinco sentidos y Parroquias del Rincón de Ademuz. Es la primera vez que participa esta última entidad, y es bueno que lo haga, porque tiene mucho que ofrecer: historia, edificios (iglesias, ermitas), tesoros artísticos.

Según puede verse, la Fiesta (en realidad una feria bajo el símbolo de la manzana esperiega), está promovida por entidades particulares (básicamente casas rurales de la comarca) con el apoyo y la colaboración de entidades culturales, sociales, municipales, autonómicas. Propiamente, la Fiesta de la Manzana se basa en la exposición de productos locales, y su comercialización.

La mayoría de las exposiciones de la Fiesta se hallaban en la calle Mesón, calle Boticario, calle Empedrado, calle San Vicente, plaza de la Iglesia (antigua plaza de Don Blas Máñez Palomar) y plaza del Ayuntamiento. Ademuz es una de las villas matriciales del Rincón de Ademuz, junto con Castielfabib, de las que a partir del siglo XVII salieron los municipios que hoy conforman la comarca. Las villas medievales se situaban en lugares elevados, buscando facilitar su defensa y la de los pasos que custodiaban. Ello condicionó la ubicación del caserío de Ademuz y su urbanismo, pues la villa se halla en la ladera oriental de un cerro, lo que supone una red de calles estrechas y empinadas, y un complejo urbanismo.

Para el desarrollo de la Fiesta se cortó al tráfico rodado por la calle Mesón, que atraviesa la villa de norte a sur, así como las plazas de la Iglesia y Ayuntamiento, y parcialmente las calles Solano, San Vicente y Blanco. Para subir al centro de la población había que hacerlo caminando o en el pequeño tren turístico gratuito que se habilitó al efecto: sus paradas principales estaban en la avenida de Valencia (frente a las antiguas escuelas) y en la plaza de la Iglesia. Asimismo, para facilitar el aparcamiento de vehículos se habilitaron varios espacios, además de los habituales en la avenida de Valencia, como la zona deportiva El Remolino y la explanada junto a la Residencia de Ancianos. Cuando decía que Ademuz tiene “una red de calles estrechas y empinadas, y un complejo urbanismo” quiero decir que uno de los principales problemas de la localidad es el tráfico y aparcamiento de vehículos.

Stand de ATRA en la VII Fiesta de la Manzana Esperiega (Ademuz, 2019).


VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza del Ayuntamiento (Ademuz, 2019).


Reseña del programa de la Fiesta.
El viernes, 22 de noviembre tuvo lugar a última hora de la tarde (19:00 horas), en la Casa de Cultura, la presentación del libro Habla, refranero y cultura popular en el Rincón de Ademuz, de Enrique Gargallo, presidente del Instituto Cultural y de Estudios del Rincón de Ademuz (ICERA). Posteriormente, en el mismo sitio el concurso “Pasapalabro”, juego inspirado en el popular “Pasapalabra” de la televisión: aquí se utilizaban como elementos del juego los “palabros” o expresiones populares del lenguaje local, localismos, barbarismos, giros del lenguaje -actuando como moderador E. Gargallo.

El sábado, 23 de noviembre se hizo la apertura oficial del mercadillo y las exposiciones (10:00 horas). En las horas posteriores se inauguró oficialmente la VII Fiesta de la Manzana, en la Lonja, bajo los arcos del Ayuntamiento, seguido de una rondalla por el mercadillo y las exposiciones. A continuación, la presentación de las manzanas objeto del concurso “Mejor manzana esperiega”, en el stand de ATRA. La comida popular empezó a las 14:00 horas en el recinto ferial, bajo el lema: Yo como puchero de pueblo… ¿y tú? Ya por la tarde hubo un ensayo de Flashmob en el recinto ferial y en la hora siguiente en ambas plazas del centro (Iglesia y Ayuntamiento).[1] Posteriormente un espectáculo de cocina (Del tros al plat), a cargo de la chef Loles Salvador.[2] A última hora de la tarde (20:00 horas) se celebró en la iglesia parroquial un recital de guitarra clásica, a cargo de J. F. Company. Y próxima la media noche un concierto en el recinto ferial con los grupos Fa-ris-tol y Feromonas de la Sociedad Musical de Ademuz.

El domingo, 24 de noviembre, tras la apertura del mercadillo y las exposiciones, se celebró el "Concurso de Tarta de Manzana", en los arcos del Ayuntamiento. Tras la presentación de las tartas un taller corporal en las plazas del mercadillo y otro de “gorros locos”, organizado por el AMPA del CRA Rincón de Ademuz. La entrega de premios relativa a los concursos propuestos (“Pasapalabro”, “Mejor manzana esperiega”, “La tapa más sabrosa del Rincón”, “Mejor tarta”, Sorteo “Catador de tapas”) se hizo en la Lonja del Ayuntamiento a las 13:00 horas.

Durante todo el fin de semana de la Fiesta (en colaboración con la Sociedad de Cazadores Pico Castro) hubo taller de cetrería infantil detrás la iglesia, taller de arquería y simulacro de tiro en el garaje de Tomás el Capador. Asimismo, hubo puertas abiertas en la Iglesia parroquial, en las Ermitas Virgen de la Huerta y San Joaquín, y en el Cubo de José el Maroto.

Se contabilizaron hasta treinta exposiciones con temas muy variados (pintura, artesanía, cerámica, fotografía, escultura, óleos, retrato, grabados, ornamentos, bolillos, dibujo y pintura, casa de los Eced, tejas pintadas, patchwork, frivolité, labores, la era...) cuya ubicación venía reseñada en un plano desplegable de Ademuz.

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Folleto informativo desplegable con programa y plano (Ademuz, 2019).


VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Plano desplegable (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Plano desplegable (Ademuz, 2019).


Ruta de la tapa.
Como en anteriores ediciones, la reseña de las tapas y dónde tomarlas (ruta) se muestra en medio folio impreso a color por las dos caras, allí figuran fotografías de las distintas tapas, la población y el local donde tomarlas y su precio: 2,5 euros (incluye bebida: cerveza, vino o refresco). Visitar los locales e ingerir las tapas (verdaderas exquisiteces de boca) puede constituir un estupendo ejercicio gastronómico.


Bar Arrabal “Espí” (Ademuz):
Tortilla de manzana.
Bar El Nabo (Ademuz):
Morro adobado con vinagre de manzana.
Bar La Cabaña (Ademuz):
Crepes de ensalada de manzana.
Bar Martínez (Castielfabib):
Croquetas de manzana esperiega con morcilla.
Bar Pitoches (Ademuz):
Compota de manzana de Casa Antiga con solomillo de cerdo de D.O.,
reducción de Pedro Ximénez y sal Maldon.
Casa Domingo (Ademuz):
Trampantojo de esperiega relleno de queso Ricotta con miel y
pimienta en dulce de manzana y foie.
Casa Emilio (Torrebaja):
Flor de otoño.
Centenares, Los (Castielfabib):
Carrillera con compota de manzana.
Centro Cultural Los Santos (Castielfabib):
Tosta de setas con deliciosa esperiega.
Comisión de Fiestas Ademuz (Ademuz):
Tapa sorpresa.
Karma. La Taberna del Rabal (Ademuz):
Albóndigas de manzana esperiega en su salsa.
Moncloa, La (Casas Bajas):
Tapa sorpresa.
Rincón de Francho (Torrebaja):
Tosta de solomillo con manzana caramelizada.

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Ruta de la tapa (Ademuz, 2019).

El precio de la tapa era de 2,50 euros (el mismo que el año pasado), incluida la bebida (cerveza, vino, refresco). La ruta de la tapa en el contexto de la Fiesta de la Manzana es una idea estupenda, resulta propicia para que los aficionados a este deporte gastronómico se desplacen a los distintas poblaciones de la comarca donde se preparan. El problema es que no se desplazan, centrándose la cata en la población que acoge cada año la Fiesta. La idea del autobús que hacía un recorrido por los establecimientos fuera de la población de acogida parece que no funcionó. Otra propuesta sería centralizar en una carpa las tapas preparadas por cada establecimiento, para que todos tuvieran las mismas posibilidades. Lo que no es de recibo es que los establecimientos fuera de la población de acogida de la Fiesta -que se molestan en preparar las tapas- no reciban más visitantes que los de cada lugar. ¡Habrá que arbitrar alguna solución!


Visita al mercado de productos agroalimentarios y mercadillo de artesanía.
Visité la Fiesta de la Manzana el domingo a media mañana, por lo que mis observaciones se limitan a ese momento. Recorrí un par de veces la avenida de Valencia, desde Casa Domingo hasta el Cuartel de la Guardia Civil, sin encontrar un lugar donde aparcar mi vehículo. Finalmente aparqué en la Explanada por debajo de la Residencia de Ancianos. Ascendí caminando hasta la avenida de Valencia y subí a la villa por el portal del Cristo, hasta la plaza del Ayuntamiento. El recinto de la plaza estaba plantado de tiendas, el ambiente alegre, festivo, mucha gente yendo y viniendo -el cielo en principio cubierto se fue despejando a lo largo de la mañana. En el stand de ACRA me aprovisioné de material (escrito y gráfico) relativo a la VII Fiesta de la Manzana en cuya parte central hay un práctico plano plegable de Ademuz con la ubicación de las exposiciones, y el Programa del evento. Recogí también material divulgativo correspondiente a otras localidades de la comarca, para llevarlo me ofrecieron una bolsa de tela.


Stand de ATRA en el VII Fiesta de la Manzana Esperiega (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza del Ayuntamiento (Ademuz, 2019).

En el stand de ACRA había también unos cestitos de mimbre numerados con manzanas esperiegas, objeto del concurso, y una singular composición con manzanas figurando una gran bombilla.

La plaza del Ayuntamiento, desde el portal del Solano y los arcos de la Lonja ofrecía una bella panorámica. La plaza es relativamente pequeña, circundada en la parte oriental por una barbacana y rodeada de edificios notables, la Casa Consistorial, la Casa Abadía (antiguo solar de los Eced), con su balconada en madera labrada y otros edificios con barandas de hierro forjado en sus balcones, y un bello plafón cerámico con la imagen de san Antonio de Padua. En la parte septentrional, junto a la Casa Abadía hay un singular rincón con abundantes flores en los balcones de las viviendas. En la parte opuesta se halla la calle Solano, en cuyo extremo distal se hallaba el portal de su nombre, por donde se accedía a la villa medieval.

Los puestos de venta ofrecían sus productos, manzanas, miel, mermeladas, artículos de artesanía, turrones, mazapanes, ropas… en una esquina de la plaza, frente al edificio de Correos había un fotomatón. En estas celebraciones es fácil encontrarse con gente conocida, pues todos o casi todos nos conocemos, aunque solo sea de vista. Pero también había mucha gente forastera, comprando, mirando, paseando. En una esquina de la plaza había un fhotocall ( “palabro” compuesto del inglés que significa algo así como “lugar de fotografías”)  y enfrente un stand con objetos diseñados y ejecutados por los alumnos del IES Ademuz, su venta estaba destinada al viaje fin de curso de los alumnos de 4º de ESO. En un puesto que exponían mermeladas y carne de membrillo, nueces y mantecados me ofrecieron azafrán, venía en un pequeño bote de cristal. Compré un tarrito por cinco euros, para los guisos caseros.

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza del Ayuntamiento (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza del Ayuntamiento (Ademuz, 2019).

De la plaza del Ayuntamiento pasé a la plaza de la Iglesia por la calle San Vicente -la calle estaba adornada con alegres papeles de colores cuyo motivo era una manzana, como las demás de la villa por donde se hallaban las distintas exposiciones. El mismo motivo de la manzana señalaba los lugares donde había exposiciones -bien en un cartel en el portal, bien dibujada en el suelo. En la calle Empedrado, donde el antiguo calaborzo municipal (Prisión), había varias exposiciones de interés, así como en la calle San Vicente. En la de San Vicente entré en la exposición del antiguo comercio de Antonio Benito, el taxista. Los estantes y las mercancías que se ofrecían a la vista me transportaron a otro tiempo, recordándome la tienda de ultramarinos El pequeño siglo de Torrebaja. Nada que ver aquellas tiendas de los años cuarenta y cincuenta con las actuales. Los productos y la forma de exponerlos ha cambiado absolutamente. Aquel era un comercio personalizado, el tendero conocía a todos sus clientes, sus necesidades y características.

Pasado el portal de San Vicente, en la misma esquina de la plaza entré en una exposición de bolillos, telas, encajes y demás. Este tipo de productos constituyen una verdadera labor artesana, un arte de otro tiempo que hoy hacen las máquinas. Aunque no es lo mismo. En una repisa había una copa-frutero de cristal con manzanas esperiegas, me gustó la composición. Al fondo de la exposición había un curioso muñeco antiguo de cartón en una mecedora. Me llamó la atención su atenta mirada y la vestimenta, iba calzado con unas modernas deportivas. A la salida de esta exposición (n.º 19) había un puesto con aves de cetrería, magníficos animales entrenados para cazar; la cetrería es un arte ancestral, medieval. En la plaza del Ayuntamiento observé que habían cambiado el piso del espacio público; en lugar del cemento han colocado unos bellos ladrillos o adoquines de estilo antiguo. Es de agradecer la remodelación, pues el cemento en las calles resulta hoy inadmisible. Es hora de que comencemos a valorar nuestros pueblos embelleciendo calles y fachadas con materiales adecuados, bellos, duraderos. Por causa de las obras de remodelación del piso de la plaza han quitado la fuente del frontis de Las Gradas. Espero que la vuelvan a colocar, pues en toda plaza pública que se precie debiera haber tres elementos indispensable: asiento, agua y sombra. Antaño hubo en la plaza de la Iglesia un viejo olmo circundado por una galería del que dice Pascual Madoz (1845), árbol que fue talado en los años sesenta. La reposición del olmo resulta comprometida, mantengamos al menos el agua y el asiento.

En la primera de las tiendas de la plaza había un stand que ofrecía cerveza artesanal (Galana) de varios colores y sabores, la gente la consumía con fruición. En otras tiendas de la misma hilera observé curiosos objetos de artesanía labrados en madera de nogal y sabina, y diversos productos locales (confituras, miel del Rincón de Ademuz, frutos secos). En otras tiendas había puestos de quesos envasados al vacío, y para degustar. En la última tienda, puestos con manzanas esperiegas, mermeladas y otros productos de artesanía. Me llamó la atención un puesto de scrapbooking, otro “palabro” compuesto del inglés que viene a significar algo así como “técnica de personalizar álbunes” para guardar fotografías, cartas y variedad de recuerdos.

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza del Ayuntamiento (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza del Ayuntamiento (Ademuz, 2019).


Observé también que en distintos puntos de la plaza habían colocado barandas metálicas de protección. En la esquina distal había un objeto de hierro a modo de escultura metálica figurando un árbol con una manzana cuya base dibujaba la silueta del Rincón de Ademuz. La escultura procede de un curso realizado en Torrebaja, en el taller del maestro cerrajero Miguel Díaz. En el bar Farriate la gente tomaba su aperitivo en la terraza. El "Farriate" es un célebre bar de Ademuz situado en la plaza de la Iglesia, entre las calles Boticario y Mesón. En la bajada de la calle Blanco había otro Photocall -otro espacio para fotografías, como el de la plaza del Ayuntamiento.

Junto a la iglesia, lado septentrional de Las Gradas observé un puesto con variedad de objetos entre los que destacaban productos artesanos: cestos de mimbre, esteras de esparto, bastones, horcas, etc. Al bajar por la calle Mesón me encontré con el tren turístico, la máquina de llamativo color rojo, los asientos de los vagones llenos de gente, un espectáculo curioso en las calles de Ademuz. En mi recorrido calle abajo vi varias  exposiciones de tema variado (el matagorrino, el vestuario, el corral), de pintura y fotografía. Mientras observaba los cuadros se me acercó el autor, Pepe Lacreu, un valenciano de Massanassa con una dilatada trayectoria que me explicó su técnica y las características de su obra. Junto a la Casa de Cultura había otra exposición de pintura, más concretamente de retratos: La fuerza de la mirada en el retrato, de Luisa Sendra, en la que pude observar interesantes dibujos de una artista novel autodidacta. En la Casa de Cultura había más exposiciones: fotografía aérea, escultura, óleos. He de confesar que no entré a verlas, porque no se puede ver todo. Calle abajo había más exposiciones: artesanía, cerámica, pintura… No, no se puede ver todo, porque el tiempo es limitado y los sentidos se embotan. Por lo demás, lo propio es que el visitante selecciones las muestras que desea ver, en función de sus gustos y del tiempo que dispone.


VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza del Ayuntamiento (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: calle de San Vicente (Ademuz, 2019).


Desde la Casa de Cultura, calle Mesón arriba me dirigí de nuevo a la plaza de la Iglesia, que en las horas centrales del día se hallaba abarrotada de gente. El tiempo influyó en la afluencia de visitantes, pues el cielo estaba despejado y un sol tibio iluminaba el espacio festivo. En la iglesia parroquial se mostraba una exposición de objetos litúrgicos, básicamente ornamentos. En la calle Boticario se localizaba una exposición de grabados y otra con objetos antiguos, de ayer. Por debajo de la puerta austral del templo estaba la mencionada exposición con aves de cetrería, me detuve de nuevo a contemplar la belleza singular de estos hermosos animales de presa. Atravesé de nuevo el portal de San Vicente, hasta llegar a la calle Empedrado. Justo antes de la embocadura de la calle se halla la subida a la Ermita de San Joaquín, estuve tentado de ir a verla, pero como la conozco preferí ver otras cosas, aunque lo cierto es que merece la pena, en particular la fachada, restaurada años atrás. La ermita corresponde a la capilla del antiguo hospital de la villa, fundado a mediados del siglo XV para la asistencia de los pobres, un lugar en el que podían ser atendidos los más menesterosos en el momento de la enfermedad, y de la muerte. Los obispos de Segorbe visitaron durante años este hospital de pobres, pero a mediados del siglo XVII estaba ya muy abandonado.

En la calle Empedrado, por detrás de la Casa Consistorial se halla el antiguo edificio del Calabozo municipal (la Cárcel), allí hubo también una escuela pública, se trata de un edificio con arco de medio punto en la fachada (siglo XVI) contemporáneo de El Escorial. Aquí se exponían pinturas de César Lindo (Trazos de un Rincón familiar con olor a manzana) y tejas pintadas de José el Mateo (Las tejas del terreno). Disfrutando de la mañana y del ambiente de la Fiesta anduve curioseando entre las paradas de la plaza del Ayuntamiento, aventurándome después por la calle Solano. Allí una vecina me ofreció nueces, tenía una muestra de frutos en una cesta de mimbre a la puerta de su casa. La mujer me explicó que era de Vallanca, donde hay muy buenas nueces, pero que llevaba más de cuarenta años viviendo en Ademuz. En el Portal del Solano encontré a varios vecinos mayores sentados en el pretil de la barbacana, tomando el sol. Desde este lugar puede observarse una estupenda vista de la vega del Turia y del Bohilgues, con el cerro de Horca al frente y la loma de La Celadilla al otro lado del río, en posición oriental respecto de la villa.

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).


VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

Calle Solano abajo regresé de nuevo a la plaza del Ayuntamiento, el gentío comenzaba a disminuir, los puestos cerraban a las 14:00 horas. Continué hasta la plaza de la Iglesia para echar una última mirada, allí el ambiente festivo continuaba, aunque el tren turístico había iniciado su último recorrido. Por debajo de la barbacana de la plaza encontré un grupo de jóvenes tirando al arco, atravesé la zona de parking de mercaderes y bajé hasta la avenida de Valencia. El coche lo había dejado en la explanada de la Residencia de Ancianos.



VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Exposición en la calle Mesón (Ademuz, 2019).


Palabras finales, a modo de epílogo.
La VII Fiesta de la Manzana Esperiega 2019 ha concluido con éxito; no podía ser menos después del ingente trabajo del Ayuntamiento de Ademuz, la Asociación Turística  Rincón de Ademuz (ACRA) y demás organizadores, colaboradores y adheridos al evento. Personalmente me sorprende y admira el tesón y el ingenio desarrollado para hacer posible la feria, con treinta exposiciones de todo tipo y un apretado programa.

Para los que conocemos la cotidianidad de los pueblos de la comarca resulta emocionante contemplar las calles y plazas principales, en este caso de Ademuz, llenas de lugareños y visitantes con familiares y amigos, el ánimo festivo. Con la excepción del verano y momentos puntuales, el resto del año se enseñorea de nuestros lugares el fantasma de la despoblación, hasta el punto que solo se habita una de cada cuatro casas -tal vez menos.

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: cesta con manzanas en el stand de ATRA en la plaza del Ayuntamiento (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Exposición en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).


La fiesta se convierte en mercado y el mercado (bazar, zoco) en espectáculo lúdico y económico. El objetivo de la Fiesta de la Manzana es dar a conocer la comarca y sus productos, cuyo paradigma se simboliza en la manzana esperiega. Aunque hay otras variedades de manzana y diversidad de productos: miel, mermeladas, turrones, embutidos, frutos secos, artesanía… Todo ello resultado del quehacer del pequeño empresario, del autónomo con iniciativa, manufacturando productos de la tierra. 

Hace poco oía decir a un representante sindical (Pepe Álvarez, de UGT) que había que repartir la riqueza. Contra mejor opinión, señor Álvarez, creo que no se trata tanto de repartir la riqueza como de crearla. Eso es lo que hacen nuestros empresarios, autónomos y emprendedores, crear riqueza partiendo de lo que tenemos. Pierre-Joseph Proudhon (1809-1865), uno de los padres del pensamiento anarquista decía que "la propiedad era el robo"; otros añadieron que "el comercio es su instrumento". Estimo que el pensador se equivocaba, porque la propiedad es la base de la libertad, ambos, derechos naturales inherentes al hombre junto al derecho a la vida; mientras que el comercio es riqueza, progreso, bienestar. ¡Cuanto más ricos haya menos pobres tendremos!

El éxito y la aceptación popular de esta VII edición de la Fiesta de la Manzana Esperiega constituye su mejor refrendo, al tiempo que la necesidad de su inclusión en el calendario estacional de la comarca. Vayamos preparando -con convencimiento e imaginación- la próxima Fiesta de la Manzana (VIII edición), que previsiblemente tendrá lugar en Vallanca (2020). Vale.






Véase también:

_____________________________________________________________
[1] El flashmob es otro “palabro” compuesto del inglés que viene a significar algo asó como “acto multitudinario relámpago”, en el que la gente se reúne en un lugar público para hacer algo inusual y luego se dispersa. Se convoca por medios informáticos (móvil, internet), con fines de entretenimiento (también políticos y reivindicativos).
[2] Loles Salvador es una famosa cocinera natural de Los Santos (Castielfabib), que tiene en su haber dos Estrellas Michelín, Premio Levante-EMV Prensa Ibérica de Sociedad 2018. Vid Ramón Ferrando, Loles Salvador: Me hice concinera por el género que veía desde mi puesto en el mercado, en diario Levante-El Mercantil Valenciano, del 22 de mayo de 2018.


GALERÍA FOTOGRÁFICA:

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Portal de San Vicente desde la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Exposición en la calle Mesón (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Detalle de exposición en la calle Mesón (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Exposición de retratos (Luisa Sendra) en la calle Mesón (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Detalle de exposición de retratos (Luisa Sendra) en la calle Mesón (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Detalle de exposición de retratos (Luisa Sendra) en la calle Mesón (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Detalle de adornos en calle Mesón (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Exposiciones en la calle Mesón (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Detalle de exposición de pintura (Pepe Lacreu) en la calle Mesón (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Detalle de rincón con flores en la plaza del Ayuntamiento (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Detalle de instrumentos musicales en el stand de ATRA (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Detalle de exposición (bolillos) en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Detalle de muñeco en la exposición en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Detalle de exposición (Comercio de Antonio Benito) en la calle San Vicente (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Detalle de exposición (Comercio de Antonio Benito) en la calle San Vicente (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Detalle de exposición (Comercio de Antonio Benito) en la calle San Vicente (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Visitantes en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Aves de cetrería en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Aves de cetrería en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Mercadillo en la plaza de la Iglesia (Ademuz, 2019).

VII Fiesta de la Manzana Esperiega: Adornos en la calle Mesón (Ademuz, 2019).