martes, 28 de mayo de 2013

A HOYA DE LA CARRASCA, POR SANTA QUITERIA (I).

 A propósito de la celebración anual de la romería de
Puebla de San Miguel,
que tiene lugar el domingo más próximo al 22 de mayo.


“La Puebla por tal razón/ a vuestra imagen preciosa/
dirige muy obsequiosa/ su devota procesión...”.
De los Gozos de Santa Quiteria.



            Palabras previas, a modo de introducción.
            Hoya de la Carrasca es un pequeño lugar o aldea de Arcos de las Salinas,[1] donde se halla la ermita de santa Quiteria: llegado el domingo más próximo al 22 de mayo, allí acuden en romería los vecinos de distintos pueblos de la comarca de Gúdar-Javalambre (Teruel) y del Rincón de Ademuz (Valencia), pero los que de ninguna manera pueden faltar son los de Puebla de San Miguel… No pueden ni quieren faltar, ya que, según la tradición, si lo hicieran perderían sus derechos sobre la ermita: y este edificio es el único bien inmueble que los pueblanos poseen fuera de su municipio. Así viene siendo de generaciones, y mientras quede un pueblano la costumbre romera no se perderá, en tanto constituye parte de su peculiaridad. A los de la Puebla de San Miguel les ocurre con santa Quiteria lo que a los vallanqueros con la Virgen de Santerón: cada cual puede ser como quiera, y creer lo que Dios le de a entender; pero no será buen pueblano si no estima ni respeta la devoción a santa Quiteria, "valedora contra la rabia y abogada universal" -al decir de los Gozos que se le cantan-.
            La celebración de santa Quiteria en Hoya de la Carrasca posee una doble manifestación: de una parte la romería y celebración eucarística en la ermita, a la que sigue la invitación a un refresco por parte de los lugareños; y de otra, la entrega de la caridad, ésta bajo la forma de un “mollete” de pan que los "caridaderos" de Puebla de San Miguel entregan a los asistentes en el collado Calderón. Una tradición "caridadera" similar puede verse en la vecina localidad de Mas del Olmo (Ademuz), por santa Bárbara.[2] En cuanto al momento estacional, la festividad tiene lugar en primavera (mayo), ello nos permite enmarcar la celebración entre las romerías penitenciales (rogativas), por el contrario de las de acción de gracias, que suelen tener lugar en otoño e invierno; sin embargo, la celebración quiteriana posee una significación mixta.
            La presente entrada es una crónica y un testimonio, además de la revisión y ampliación de un artículo previo, siendo su objetivo dar a conocer la romería de santa Quiteria, virgen y santa cristiana del siglo II, bajo cuyo título se halla la ermita de Hoya de la Carrasca.[3] La cartografía y toponimia quiteriana es relativamente abundante en el conjunto del territorio español: en nuestro entorno más próximo se la celebra también en Cascante del Río (Teruel), Fuentelespino de Moya (Cuenca) y en Calles (Valencia).

puebla-san-miguel-valencia
Puebla de San Miguel (Valencia), vista desde la carretera de Losilla de Aras (Valencia), 2013.

            Santa Quiteria, entre la tradición y la leyenda.
            Santa Quiteria es una santa cristiana del siglo II, que murió virgen y mártir, cuya vida permanece entre la tradición y la leyenda, como tantas otras bienaventuradas de esa época. Su nombre aparece en los santorales antiguos, como el martirologio de san Jerónimo -Martirologio Hieronymianum-, sin más fundamento que estimular la devoción cristiana. Su nombre –Quiteria- procede del griego Kythere o Kuteria, y significa “la roja”, en atención, quizá, a la sangre de su martirio, pues murió degollada:
  • <La leyenda habla de Quiteria como una de las nueve hijas que de un solo parto tuvo Calsia, la esposa del entonces gobernador romano en Gallaecia (extremo noroccidental de la península Ibérica, que incluía la actual Galicia), Lucio Castelio Severo. Repudiadas por su familia nada más nacer, Quiteria y sus hermanas (Librada, Marina, Victoria, Germana, Eufemia, Marciana, Genibera y Basilia), fueron adoptadas en secreto por cristianos del lugar y educadas según su fe. Perseguidas y amenazadas, las jóvenes se vieron obligadas a huir a diferentes lugares, siendo finalmente todas ellas martirizadas.// Quiteria viviría primero retirada en los montes gallegos, para luego recorrer gran parte de Hispania y llegar incluso al sur de la Galia, volviendo a Hispania, hasta la ciudad de Marjaliza (en la actual provincia de Toledo), donde encontraría la muerte siendo apenas una niña>.[4]
            La misma hagiografía, dice:
  • <Tradicionalmente se le han atribuido milagros de sanación relacionados con el mal de la rabia, creencia que la leyenda atribuye al hecho de que los perros siempre se calmaran en presencia de Quiteria. Parte de sus reliquias se veneran en Marjaliza (Toledo), Burlada y Tudela (Navarra) y Lanuza (Huesca)>.[5]


            Pero existen otras versiones acerca de la vida y muerte de esta santa.
Según la leyenda, Quiteria fue la octava hija de unos malvados reyes occitanos. Estando su madre embarazada, golpeó a una mendiga -también gestante- que le solicitaba ayuda. Para evitar la maldición que la indigente le lanzó, se dice que mandó arrojar a sus propias hijas al río. Al tiempo, el padre encontró a Quiteria, pretendiendo casarla contra su voluntad. Para evitar el matrimonio –se había bautizado en secreto y hecho voto de castidad-, huyó al bosque. Su padre la buscó durante años, hasta que la encontró gracias a sus perros de presa, pues era gran amante de la caza. Era tanta la furia del padre que azuzó a las bestias contra su propia hija, matándola, y devorando también al padre.[6]

Santa Quiteria ha sido invocada durante siglos como protectora contra la rabia, enfermedad de gran arraigo en las comunidades agrícolas y ganaderas, donde es frecuente el contacto con animales susceptibles de padecerla. La rabia (del latín, rabies), es una enfermedad vírica específica, propia de ciertos mamíferos –perros, lobos, zorros, gatos…-, transmisible al hombre y a otros animales por mordedura. Tras un período de incubación variable (1-6 meses), aparece la enfermedad, que se manifiesta por un trastorno de la sensibilidad y el movimiento.[7]


Imagen de santa Quiteria en la ermita de su nombre en Hoya de la Carrasca-Arcos de las Salinas (Teruel), 2013.
 
Iconográficamente, se la representa de forma variada, como una doncella romana, ataviada con túnica, manto rojo y aureola de santidad. En una mano suele llevar una palma, símbolo del martirio, y en la otra un libro de salmos, o una cadena con un perro atado. Sin embargo, en otras representaciones pictóricas puede vérsela portando un cuchillo, distinta forma de signo martirial, ya que otras nuevas hagiográficas refieren que fue decapitada y arrojado su cuerpo a un río, de donde emergió con la cabeza en una mano, que es otra forma de figurarla. Sin embargo, todas las manifestaciones gráficas y escultóricas, la asocian con los perros, en razón de su patronazgo sobre la rabia y los animales rabiosos: para curarles, se les administraba pan untado con aceite de la lámpara que ardía ante la imagen de la santa. Obviamente, semejante tratamiento implica una concepción mágico-religiosa de la enfermedad, lo que conduce a una interpretación pretérita (atávica) de la medicina –que no deja de tener su sentido en ese contexto-: si la enfermedad era una manifestación divina, con medios espirituales había que curarla. De la misma forma, para la mentalidad medieval, la rabia poseía suficientes elementos reveladores como para pensar en la necesidad de una intercesión celestial: agitación, delirios y alucinaciones, espuma por la boca, parálisis de los miembros

Hoya de la Carrasca, lugar de Arcos de las Salinas.
Hoya de la Carrasca, lugar de Arcos de las Salinas, se halla íntimamente unida a Puebla de San Miguel, y por ende al Rincón de Ademuz. El nexo de unión actual se halla en la devoción conjunta a santa Quiteria... Sin embargo, su vinculación viene de lejos. A la hora de estudiar la delimitación foral del “País Valencià” –entre 1240 y 1261-, el historiador Enric Guinot Rodríguez dice que el común de los especialistas en historia foral valenciana está conforme en que la versión catalana de los Fueros es de comienzos de abril 1261: en esta fecha hubo una modificación de los textos, se tradujeron y fue cuando Jaime I los juró por vez primera. Según el historiador:
  • <[...] la nova redacció en catalá dels límits del regne va incloure una modificació dels seus límits per la banda de Terol, generant un conflicte legal que calgué solventar en el tribunals reials al llarg de tota la década de 1260; el rey Jaume I, en fer o aprobar la traducció del Furs valencians en la primavera del 1261, hi inclogué una modificació del territori del regne amb l`annexió del termes d`Ademús i Castellfabib, i a més, ratifià la inclusió en ell de tots o part del termes de Mosquerola, Linares, Puertomingalvo, Ruviols, Nogueruelas, Loba, Alventosa, Mançanera, Torrijas, Abejuela i Arcos de les Salines, que són els termes municipals turolencs actuals compresos en la delimitasió de les fites descrita en la traducció del Furs de 1261>.[8]


Mapa del Reino de Valencia, según los Fueros del texto catalán (1261-1270), en el que puede observarse la continuidad territorial de Ademuz y Castielfabib con el resto del Reino, a través de Arcos de las Salinas [Tomado de GUINOT RODRÍGUEZ (1995), p. 44].

Al decir del investigador, la frontera entre Valencia y Aragón en la zona limítrofe con la Comunidad de Aldeas de Teruel quedaba poco clara, en relación con los límites históricos de la Comunidad de Aldeas turolenses dados por Alfonso II el Casto –en 1177-:
  • <Cal tenir en compte, però, que aquesta franja de terra pertanyent a Terol segons els seus furs i privilegis antics, veïna en el seu moment de la València islámica, havia romàs prácticamente despoblada durant les darreries del segle XII i bona part del segle XIII; inicialment va ser emprada com a zona de guerra i saqueig per per l`esmentat consell, però és clar que va restar closa i perdudes aqueixes possibilitats a partir de la creaciò del regne cristià de València; tanmateix, subratllem el fet que des del 1240 [...] la frontera entre Aragó i València havia restat fixada sense dubtes per aquestes contrades en el llit del riu Alventosa>[9]

Y continúa diciendo:
  • <Simultàniament, la delimitació del regne en el text en cátala dels Furs [...], dóna una clara continuïtat al seu territori i no evidencia un tall entre el territori situat vora del riu d`Alventosa i el Racó d`Ademús sinó que pot parlar-se clarament d`un espai continu entre els termes d`Arcos i el d`Ademús; el que no havia estat aclarir fins ara és que aqueixa delimitació va durar pocs anys, no arriba a les acaballes del regnat de Jaume I, ja que entre la seu ratificació del 1261 i finals d`aqueixa década el consell de Terol va pledejar repetidament amb diversos membres de la noblesa i el mateix rey pequè li fossen reconoguts els termes assignats en 1177 [otorgats por Alfons el Casto] així com la seua sobirania sobre ells, la qual cosa va aconseguir totalment,...>[10]

En esa misma década –años sesenta del siglo XIII- se produjo un hecho que habría de condicionar la situación del Rincón de Ademuz en el contexto geopolítico del Reino de Valencia, cual fue la cesión por Jaime I de la villa de Arcos de las Salinas al concejo de Teruel, para que formara parte de su Comunidad de Aldeas -hecho que tuvo el 17 de junio de 1269-:
  • <[...] damus et concedimus vobis probis hominibus et universitati concilii Turolii in perpetuum villa de Archos cum terminis suis pro aldea Turolii, cum omnibus suis iuribus que nos ibidem habemus exceptis salinis nostris eiusdem ville et sale ipsarum et partem quam percipimus in decima eiusdem ville…>[11]

La consecuencia es clara, a partir de esa fecha el futuro Rincón de Ademuz quedó geográficamente separado del Reino valenciano, ya que al pasar Arcos de las Salinas a la Comunidad de Aldeas de Teruel truncó la continuidad del territorio de Ademuz y Castielfabib con Valencia, pues hasta entonces era un totum continuum hasta la capital.


Mapa del Reino de Valencia, después de los pleitos con el Consejo de Teruel (1270-1281), en el que puede observarse como al pasar Arcos de las Salinas a la Comunidad de Aldeas de Teruel se rompe la continuidad territorial de Ademuz y Castielfabib con el resto del Reino [Tomado de GUINOT RODRÍGUEZ (1995), p. 92].
La primera vez que estuve en Hoya de la Carrasca (2007), un vecino del lugar me dijo que por el centro del caserío pasaba un antiguo camino de tránsito entre reinos –se refería al Camino Real que comunicaba Aragón con Valencia-, y que según tradición allí hubo una “cadena” o aduana donde se pagaban impuestos por el paso de mercancías. Tiempo después encontré la justificación historiográfica de aquella tradición, pues consta documentalmente que en cierto momento histórico las villas de Ademuz y Castielfabib, recurrieron a las Cortes de Monzón, para que se suprimieran aquellas tablas de Hoya de la Carrasca, que perjudicaban su comercio, aunque sin éxito. Justificadamente, resultaría comprensible que existiera una estrecha vinculación entre la fundación del caserío, el paso real y la aduana, asimismo que con la erección de la ermita de santa Quiteria en el lugar. Aunque el caserío se explicaría por la simple razón de las zonas de cultivo, hoyas y manantiales: de esta forma Hoya de la Carrasca tuvo su momento de esplendor poblacional en tiempos de la II República (1931-36), cuando se construyó la escuela y el cementerio.
Respecto a la construcción de la ermita de santa Quiteria existe otra leyenda, conforme dicho santuario se hallaba antiguamente en Puebla de San Miguel –en las inmediaciones del nuevo cementerio pueblano, donde existen restos de una cimentación- y que los vecinos la trasladaron piedra a piedra hasta su actual emplazamiento... Con todos los respetos, semejante idea no parece muy razonable, pues carece de sentido desmontar un edificio para llevar sus piedras a otro lugar, donde dicho elemento existe en abundancia: y menos todavía a lomos de caballería, por malos caminos de herradura. El fundamento de esta fábula puede estar en que es probable que los pueblanos participaran de alguna forma en la erección de la ermita, lo que les conferiría el derecho sobre la misma, y a celebrar en ella su romería... Pero esto no es más que una conjetura.


Mapa del Rincón de Ademuz, con detalle de la carretera de Puebla de San Miguel a Losilla de Aras -CV-363-, vía Hoya de la Carrasca-Arcos de las Salinas (Teruel).


En busca de la ermita de santa Quiteria, en Hoya de la Carrasca.
Para ir a Hoya de la Carrasca desde el Rincón de Ademuz, lo mejor es partir de Ademuz... En todo caso, a la salida de Ademuz en dirección norte hay que cruzar el Turia por el puente del Sotillo y continuar por el camino rural que conduce a Mas del Olmo,[12] vía Val de la Sabina.[13] Arribados a Mas del Olmo, atravesaremos el puente que cruza la rambla y continuaremos por la carreterita -CV-363- que conduce a Losilla (Valencia), vía Puebla de San Miguel. Las distancias entre las poblaciones de la zona son relativamente cortas, aunque mentalmente ampliadas por el sinuoso trazado, que discurre por un firme en muchos tramos defectuoso y en pendiente. De Ademuz a Val de la Sabina hay 3,5 km. A Mas del Olmo y Sesga 12 km -para ir a Sesga hay que desviarse en Val de la Sabina-. Y hasta Puebla de San Miguel 17 km. El día de la romería –domingo, 19 de mayo de 2013- la plaza de San Miguel se hallaba muy concurrida, llena de gente y de vehículos que se preparaban para realizar la peregrinación de santa Quiteria: aunque el tiempo era desapacible y estaba parcialmente cubierto, encontramos muchos romeros por el camino, singularmente gente joven...
Dejamos Puebla de San Miguel y continuamos por la carretera de Losilla de Aras (Valencia), vía Hoya de la Carrasca, lugar de Arcos de las Salinas (Teruel). A nuestra derecha queda la hermosa ermita de la Inmaculada Concepción, que se halla al levante de la villa, por encima del viejo cementerio parroquial. Poco más adelante nace a nuestra izquierda el camino que conduce al Conjunto Monumental de Las Blancas, donde se hallan las centenarias sabinas, y a nuestra derecha el antiguo camino que viene de Puebla de San Miguel, que también lleva al nuevo Cementerio Municipal. Conviene detenerse un momento en este punto, pues desde aquí se observa una de las vistas más agraciadas de la Puebla, con el caserío en la hondonada, arracimado en torno de la parroquial...


Puebla de San Miguel (Valencia), desde la carretera de Losilla de Aras (2013).

Hasta bien sobrepasado el ecuador del siglo XX, Puebla de San Miguel se hallaba comunicada con Teruel y Valencia por rústicos caminos de herradura en buen estado (1849).[14] Sin embargo, la comunicación con el resto de las aldeas ademuceñas de la parte oriental de la comarca y con la propia villa de Ademuz, desde donde recibía el correo, era muy penosa, basada en trochas y caminos deficientes. Con razón, el escritor casasaltense afincado en Cataluña –Francisco Candel Tortajada (1925-2007)- durante su excursión por esta parte del Rincón de Ademuz (1964), dice de Puebla de San Miguel:
  • <Este es el pueblo más aislado de los que hemos visto hasta ahora. Procedente de Valencia les llega una especie de pista muy poco transitable -se refiere a la carretera de Losilla-, y los pueblos, por ese lado, les quedan distanciados. Para salir del pueblo hacia Ademuz tienen que andar cinco horas. Por la parte de Riodeva (Teruel), el trayecto es igual de largo y sólo encuentran pueblos incomunicados>.[15]

            A mediados de los años cincuenta del pasado siglo se inauguró la carretera de Losilla de Aras a Puebla de San Miguel, tramo de unos dieciocho kilómetros abierto entre densas pinadas. Dicha vía se labró merced al esfuerzo de la Diputación Provincial de Valencia, asistida por los servicios técnicos estatales, tiempo antes de que la localidad dispusiera de alumbrado eléctrico (1955).[16] Desde la construcción de aquella carretera, la calle del Sol de Puebla de San Miguel, más conocida como calle Larga, dejó de constituir el acceso principal del pueblo, en su comunicación con Losilla, Aras de Alpuente (ahora de los Olmos) y demás localidades de la zona aragonesa, privilegio que ahora ocupa la nueva vía asfaltada, capaz de permitir el paso de automóviles. El vecino Fermín Luz Yuste (Sesga, 1927), que trabajó de jornalero en esta carretera, recuerda:
  • <La carretera de Losilla, que pasa por Hoya de la Carrasca y llega hasta Puebla de San Miguel, la empezaron después de la guerra. En las curvas que hay antes de llegar a Losilla, estuve yo un mes trabajando. ¿Por qué época? Pues unos veinte años tendría (1947), antes de ir a la mili... Estuve trabajando con Juanito, otro muchacho de aquí, preparando el cemento para un muro de piedra que hacían unos canteros gallegos... Trabajábamos unas diez horas diarias, pero entonces nos hospedábamos en Losilla, en un caseto que había; allí dormíamos, nos guisábamos y eso... Entonces movieron la de la Hoya de la Carrasca para acá, hacia la Puebla, y me vine a ésta a trabajar; porque aunque tenías que andar cuatro horas todos los días –ida y vuelta- dormía en mi casa por las noches. No, no iba yo sólo; íbamos treinta o cuarenta mozos de la aldea. Entonces había población aquí y el trabajo requería mucho personal, porque no había máquinas como ahora. Los agujeros los hacíamos a mano, con las barrenas, hasta que se taladraba la piedra. Los cartuchos se ponían por la mañana y los explotaban al medio día. Los contaban hasta que estallaban todos: uno, dos, tres… Si alguno no detonaba había que tener cuidado...>.[17]

Por esta razón y hasta el momento en que se abrió la nueva carretera, la romería desde Puebla hasta Hoya de la Carrasca se realizaba exclusivamente caminando y a caballo de los animales de labor –burros, machos, mulas, yeguas y caballos…-, bien enjaezados para la ocasión, basándose en mantas de cuadros y galanas monturas.


Vista de la carretera CV-363 -de Puebla de San Miguel (Valencia) a Losilla de Aras (Valencia)-, en punto donde se halla el mojón entre comunidades: Rincón de Ademuz por Valencia y Gúdar-Javalambre por Aragón (2013)
            La marcha comenzaba temprano, lo cual no era problema para los lugareños, acostumbrados a levantarse al alba, pues, antaño, la misa en el ermitorio de santa Quiteria se celebraba puntualmente a primeras horas de la mañana. En grupos, según afinidades amistosas y familiares, casi todos los vecinos partían en alegre procesión, así lo recogen los tradicionales gozos:

Desde el niño hasta el mayor,/todos esperan el día
de acudir en romería,/ bien haga frío o calor,
a vuestra casa de amor/ guiados de cierta señal.

            Los gozos explican parcialmente la necesidad que tienen los pueblanos de realizar su peregrinación, pues la tradición quiere que la primera marcha se realizara para pedir a la santa protección contra cierta epidemia que afectó la zona, de la que cuentan no se contagió ninguno de los que fue, “mientras que muchos de los que se quedaron (en Puebla), fallecieron”.[18] Justificadamente, se trata de una romería penitencial anual (primavera), cuyo origen fue una rogativa, realizada en cierto momento de crisis social (epidemia); reflejo y expresión a su vez de la necesidad intrínseca del hombre (existente en todas las culturas y religiones) de relacionarse con el mundo sobrenatural.[19] Sin embargo, también tiene un componente de acción de gracias (propio de las romerías de otoño), bien manifiesto en la donación de una caridad bajo la forma de un “mollete” de pan, lo que constituye la ofrenda.


Carretera de Puebla de San Miguel (Valencia) a Losilla de Aras (Valencia) -CV-363-, con detalle del mojón de términos y entrada de la vía en la comarca aragonesa de Gúdar-Javalambre (Teruel), camino de Hoya de la Carrasca (2013).
                La carretera asciende por la ladera sinuosa y escarpada del monte, plagado de altos pinos, romeros, sabinas y aliagares, que a estas alturas de mayo lucen su punzante colorido en el agreste paisaje serrano. En dirección sureste, atravesamos la partida de Los Pucheros, zona de labradas entre pinares, a los pies del Cabezo Moro (1.245 m), que se yergue majestuoso a nuestra derecha. Lo que ha sido ascensión y luego bajada hasta el pedregoso barranco de Jorge, donde se halla la fuente de Don Guillén con su abrevadero y zona de acampada, se convierte ahora en una interminable subida por la ladera bordeada de pinos albares (Pinus sylvestris L). A la derecha de la pista quedan la Loma del Calvo (derecha) y Villuenga (izquierda). La ascensión culmina en el límite de provincias, lugar eminente del camino, bien señalizado por una hita de buen tamaño levantada en obra, que yace en alto, junto a un formidable árbol. A dicho punto habremos de volver los romeros después de la misa, pues frente al mojón nace la pista que conduce al collado Calderón, donde se hace la celebración mundana y el reparto del pan de santa Quiteria.

            Desde este punto el camino es de bajada, internándose la romería en el término de Arcos de las Salinas, localidad perteneciente a la recién nominada comarca turolense de Gúdar-Javalambre. Hemos recorrido ya más de la mitad del camino que separa Puebla de la Hoya –unos nueve kilómetros- y los romeros empiezan a acusar el cansancio de la marcha. Para los automóviles no hay distancias, pero el trayecto se alarga cuando se realiza caminando, como lo realizaban antaño: entonces entretenían la marcha conversando, con canciones y risas, rezos y silencios, según edad y circunstancia de los parroquianos. Para el peregrino actual, sin embargo, el camino es, además, un prolongado espectáculo, regalo para todos los sentidos, donde la naturaleza se muestra en toda su magnificencia.
De pronto, tras una amplia revuelta de la carretera, para nuestro asombro y deleite, se abre un panorama aún más espectacular: mar espeso de pinos y oleaje de sierras encrespadas perdiéndose en la lejanía… Desde lo alto del monte se distingue el minúsculo caserío de Hoya de la Carrasca, ubicado en la parte inferior de la ladera, perfectamente integrado en el entorno: rodeado de paradas abancaladas, donde el verde tierno de las cebadas de otros años ha dado paso al ocre de las tierras en barbecho. En contraste, se muestra el albo refulgente de la ermita de santa Quiteria, “enfundada en sutiles auras de serranía” –como la viera el incansable viajero y buen conocedor de estas sierras, Luis Gispert Macián (1984)-.[20] Al frente adivinamos la localidad de Losilla –donde comienza la carretera CV-363 que venimos siguiendo desde Mas del Olmo-. A nuestra izquierda (noreste) queda la villa de Arcos de las Salinas, cuya carretera continúa en dirección a Torrijas (Teruel), mientras que a nuestra derecha (suroeste) queda Aras de los Olmos (Valencia).


Vista general del caserío de Hoya de la Carrasca-Arcos de las Salinas (Teruel), con detalle de la ermita de santa Quiteria al fondo (2013).

           Siguiendo las sinuosidades de la carretera descendemos por la ladera, hasta llegar al caserío. Durante todo el año Hoya de la Carrasca permanece solitaria y silenciosa, pero en día de santa Quiteria se muestra exultante en su sencillez. Según cuenta la tradición lugareña, el protocolo mandaba que los vecinos de Puebla se detuvieran en cierto punto del camino, poco más arriba de los primeros pajares, esperando la llegada de los de la Hoya, que acudían a recibirles con su cruz procesional. Allí se producía el encuentro entre las dos comunidades montañesas. El permiso para la entrada en la aldea se personificaba en el reverencial beso del cura de Puebla al crucifijo. Tras el ósculo, parabienes y cortesías, se fundían todos en fraternal comitiva hasta la ermita, donde se realizaba el oficio religioso: era habitual que los de Puebla pusieran el cura, toda vez que iban a su ermita.


Vista general del caserío de Hoya de la Carrasca-Arcos de las Salinas (Teruel), con detalle de la ermita de santa Quiteria a la izquierda (2013).


hoya-carrasca-arcos-salinas-caserio
Vista parcial del caserío de Hoya de la Carrasca-Arcos de las Salinas (Teruel), con detalle de las primeras casas al fondo (2013).
 
hoya-carrasca-arcos-salinas-caserio
Vista parcial del caserío de Hoya de la Carrasca-Arcos de las Salinas (Teruel), con detalle de la entrada al caserio (2013).

 
hoya-carrasca-arcos-salinas
Detalle de la primaera casa de Hoya de la Carrasca-Arcos de las Salinas (Teruel), con detalle del nombre escrito sobre la fachada jalbegada (2013).



hoya-carrasca-arcos-salina-ermita-quiteria
Camino cementado que conduce a la ermita de santa Quiteria en Hoya de la Carrasca-Arcos de las Salinas (Teruel), con detalle del edificio de la Escuela a la derecha (2013).

Procedemos hasta la aldea -apenas una decena de casas-, por cuyo centro discurre el antiguo camino Real del que decíamos arriba. Algunas fachadas han sido remozadas y muestran sus fachadas jalbegadas, pero la mayoría han sido pasto de la desidia y el abandono de sus dueños, razón por la que aparecen escombradas, dejando amplios espacios entre las que todavía se mantienen. La arquitectura de las viviendas muestra un estilo arquitectónico tradicional de sabor antiguo. El núcleo de la población se halla a la derecha de la carretera, donde unos chopos sombrean la fachada de una casa, en cuya delantera está escrito el nombre del lugar –HOYA DE LA CARRASCA- con grandes letras negras sobre fondo de cal. Mientras que la ermita queda a la izquierda, junto a otras moradas y pajares con sus eras abandonadas y llenas de hierbajos. La tradición vecinal dice de la existencia de una aduana en la localidad, señalizada por una cadena que interrumpía en este punto el paso por el histórico camino: especie de tabla donde se registraban todas las mercancías y se pagaban derechos, al pasar de un reino a otro (Tomás Laguia, 1965).


 
Continua en:
 


[1] Arcos de lasSalinas. (2013, 9 de marzo). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 15:30, mayo 21, 2013.
[2] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. A Mas del Olmo (Ademuz), por Santa Bárbara, en: http://alfredosanchezgarzon.blogspot.com.es/2011/12/mas-del-olmo-por-santa-barbara.html, del miércoles 7 de diciembre de 2011.
[3] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. La romería de santa Quiteria, en: Ababol 42 (2005) 4-12. ID. La romería de santa Quiteria, una marcha penitencial con dimensión mundana..., en: Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, 2007, vol. I, pp. 333-337.
[4] Quiteria. (2013, 21 de mayo). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 20:53, mayo 21, 2013.
[5] Ibídem.
[6] GÓMEZ, S., Santa Quiteria, en: Calendario de fiestas de la comunidad valenciana: Primavera, Valencia, 1999, p. 267.
[7] Diccionario Terminológico de Ciencias Médicas, Salvat Editores, S.A., undécima edición, Barcelona, 1974.
[8] GUINOT RODRÍGUEZ, Enric. Els límits del Regne. El procés de formació territorial del País Valencià medieval (1238-1500), Edicions Alfons el Magnánim, Institució Valenciana D`Estudis i Investigació, Generalidad Valenciana, Diputación Provincial de Valencia, Valencia, 1995, p. 43.
[9] Ibídem, p. 45.
[10] Ibídem.
[11] Archivo Histórico Provincial de Teruel, pergaminos del Archivo Municipal, Teruel, nº 27. Vid GARGALLO MOYA, A. El concejo de Teruel en la Edad Media, tesis doctoral inédita, Universidad de Zaragoza, 1988. GUINOT RODRÍGUEZ (1995), p. 89.
[12] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Iconografía funeraria en elcementerio de Mas del Olmo (Ademuz) [I y II], del miércoles 22 de febrero de 2012. ID. Las barracas de piedra de Masdel Olmo (Ademuz), paradigma de riqueza patrimonial local, del sábado 22 de febrero de 2012.
[14] MADOZ, P., Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico..., Madrid, 1849, tomo XIII, p. 239.
[15] CANDEL TORTAJADA, F., Viaje al Rincón de Ademuz, Barcelona, 1977, p. 106.
[16] BADÍA MARÍN, V., De Valencia al Rincón de Ademuz por Chelva, en: De los pueblos y para los pueblos, Las Provincias, viernes, 22 de abril de 1955, p. 5.
[17] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Fermín Luz Yuste, la persistencia de la memoria, en: Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, 2009, vol. III, p. 126.
[18] Nota de la Redacción: Trescientos vecinos de La Puebla de San Miguel honran a santa Quiteria, Las Provincias, 2003, mayo 16; Vid Sección Crónica, en: Ababol 34 (2003), 40.
[19] MONFERRER MONFORT, A., Romerías, peregrinaciones y rogativas, en: Calendario de fiestas de la comunidad valenciana: Primavera, Edita Fundación Bancaja, Valencia, 1999, pp. 155-171.
[20] GISPERT MACIÁN, Luis. Viaje a la Sierra de Javalambre, Ediciones Marí Montañana, Valencia, 1984, pp. 34-35.

2 comentarios:

  1. Gran trabajo amigo Alfredo y muy documentado.Me has dado y nos has dado a conocer un lugar desconocido para mi en el entorno de nuestras tierras.Me ha encantado. Llevo tiempo desconectado de las redes sociales y sin pulbicar nada en los blogs por distintas circunstancias profesionales y falta de tiempo. A ver si este verano vuelvo a retomar todo.
    ¡Enhorabuena por este y por los demas trabajos de tu blog!
    Saludos cordiales.
    Mariano

    ResponderEliminar
  2. Estoy encantada, mi hermana encontró anoche este blog y me lo pasó rápidamente. Nuestro padre es de la Hoya de la Carrasca, y mis hermanos y yo unos enamorados de nuestro pueblo. De hecho salimos en algunas fotos. Muchas de las cosas que usted cuenta las conocía yo de haber hecho mis investigaciones, pero ha tenido usted mucho mérito el haber recogido tantos datos, y tan precisos, que nos sirven para no olvidar la historia del lugar mas querido por nosotros. Sobre todo viendo que los mayores cada vez son menos, y nos cuentan menos cosas. Muchas gracias!!

    ResponderEliminar