martes, 27 de noviembre de 2018

DESCUBIERTO UN REFUGIO ANTIAÉREO DE LA GUERRA CIVIL EN TORREBAJA, VALENCIA.


Con motivo de obras de pavimentación
en la plaza de la Iglesia y calles contiguas.



Sería estupendo que el descubrimiento de la boca septentrional
del antiguo refugio antiaéreo,
construido en el subsuelo de la iglesia parroquial,
pudiera restaurarse y aprovecharse como vestigio material de la guerra civil”
-Del contenido textual-.

















Con motivo de unas obras de pavimentación en la calle Arboleda -en su confluencia con la calle y plaza de la Iglesia, y el comienzo de la calle del Rosario-, se ha puesto al descubierto una de las entradas del refugio antiaéreo labrado durante la Guerra Civil (1936-1939) bajo la antigua iglesia parroquial.

Se estaba levantando el pavimento de la calle Arboleda cuando ha aparecido la boca de entrada al refugio que había en esta parte de la calle. La entrada posee un encofrado de hormigón en los laterales de la rampa de acceso y en la parte superior de la boca, con escaleras del mismo material. La entrada está formado por un pasillo de unos 100 cm de ancho, el cual se ensancha hasta los 1,50 metros en la misma boca, profundizándose unos cinco metros bajo el subsuelo.

El refugio tiene un tramo longitudinal hacia el sur (en dirección a la plaza de la Iglesia) y otro hacia el este (que baja por la calle Iglesia en dirección a la plaza Rey Don Jaime), pasando frente a la entrada principal del templo parroquial. Ambos tramos se hallan tapiados por un muro de mampostería. El techo y las paredes de los tramos de galería que han podido explorarse son de arcilla, y están en parte derrumbados; solo la entrada posee un encofrado parcial de cemento.

Los testimonios recogidos entre el vecindario dicen que este refugio poseía un trazado en Pi (Π π), con cuatro entradas: una en la calle Arboleda (norte, la descubierta), otra en el fondo de la plaza de la Iglesia (sur) y dos en la calle Cantón (este). De los tramos que se dirigían al este, uno discurría parcialmente bajo el antiguo templo, continuaba por debajo de la plaza Rey Don Jaime y salía al Cantón; el otro tenía un trazado paralelo al anterior, yendo por debajo del pasillo que unía la actual plaza de la Iglesia (entonces prolongación de la calle Arboleda) y la calle Fuente (entonces, Pedro Arnalte) y salía próximo al anterior, pero más abajo.





torrebaja-valencia-refugio-antiaereo
Boca de entrada al refugio antiaéreo construido durante la Guerra Civil (1936-1939) en Torrebaja (Valencia), descubierto al realizar obras de pavimentación en la calle Arboleda (2018).


Reseña histórica.
De la existencia de este refugio se tenía constancia por los testimonios recogidos entre el vecindario, además de por la evidencia de su entrada oriental, que durante décadas permaneció abierta en el terraplén de la calle del Cantón, tapiada en los años setenta con una gran losa de cemento -procedente de la base de la fuente que se retiró de la plaza del Ayuntamiento, construida con motivo de la traída de las aguas a Torrebaja.

En relación con el bombardeo de Torrebaja del 26 de noviembre de 1938, el más importante de los sufridos en la población durante la contienda civil, recogí y publiqué varios testimonios que ilustran acerca del momento histórico. Quizá el más significativo, en tanto vinculado al refugio de la Iglesia, sea el aportado por Manuel González Tregón (a) Varela, hijo de Daniel y de Justa. En el momento del bombardeo estaba en la plaza del Ayuntamiento (entonces plaza de Ramón y Cajal), jugando con otros niños. En cuanto empezaron a sonar las sirenas se fueron al refugio, y apenas entraron estalló una bomba cerca, el estampido los tiró al suelo:
  • <En casa de los Pitos estaba el Estado Mayor del ejército, allí había una sirena que tocaban cuando venía la aviación; en cuanto sonaba todos íbamos al refugio. Sí, parece que en el Puntal (del Mediero) había un observatorio, y desde allí avisaban cuando venían los aviones: entonces hacían sonar la sirena... A mí el bombardeo me pilló en el refugio del Cantón, que estaba bajo la Iglesia. Íbamos varios muchachos jugando cuando empezaron a sonar las sirenas y alguien dijo: Venga, muchachos, al refugio..., que son aviones fascistas..-y todos nos fuimos hacia el refugio. Entramos justo en el momento que estallaba una bomba que cayó allí mismo. La metralla no nos alcanzó de milagro, porque la entrada hacía recodo, pero a varios el estampido nos tiró al suelo... Si, nos libramos de milagro… Recuerdo que venía con nosotros Paquito, un hijo del tío Segundo el Solano... Una de las bombas había tirado una casa y parece que había pillado a alguien, y Paquito gritaba: Aquí, aquí, que hay una abuela dentro... A mi madre el bombardeo la pilló en el refugio de san Roque y en cuanto pudo bajó corriendo a la plaza, a buscarme: ¡Ay, mi Manolico, mi Manolico...! -decía la pobre. Y yo buscándola a ella, hasta que nos encontramos... Nosotros vivíamos en la calle Rosario, poco más arriba del callejón del Horno, donde (también) cayeron algunas bombas. Fíjate (como sería el estampido) que tiró al suelo una Virgen del Carmen que tenía mi madre en una repisa de su alcoba, y se le rompió un bracico a la imagen... Esa noche, como teníamos miedo de que volvieran los aviones, fuimos a dormir al refugio de arriba, que estaba bajo la ermita de san Roque; porque en el de abajo había mucha humedad... Claro, el refugio de la iglesia estaba bien apuntalado con troncos, por los lados y el techo, pero al final las maderas se pudrieron. El de san Roque también estaba entibado, pero allí no había agua y la madera se conservó; después de la guerra la gente se la fue llevando...>[1]


torrebaja-valencia-refugio-antiaereo
Detalle de la boca de entrada al refugio antiaéreo construido durante la Guerra Civil (1936-1939) en Torrebaja (Valencia), descubierto al realizar obras de pavimentación en la calle Arboleda (2018).
torrebaja-valencia-refugio-antiaereo
Detalle de la boca de entrada al refugio antiaéreo construido durante la Guerra Civil (1936-1939) en Torrebaja (Valencia), descubierto al realizar obras de pavimentación en la calle Arboleda (2018).


El testimonio ilustra acerca de las circunstancias personales del niño Manuel González Tregón (Torrebaja, 1928) durante del bombardeo de referencia. Dice de dos refugios, uno bajo la iglesia parroquial y otro en el barrio de Los Pajares, bajo la ermita de San Roque. Ambos refugios estaban entibados. Otro testimonio de interés, en relación con el bombardeo de noviembre de 1938 es el de la vecina Trinidad Martínez Arnalte (Torrebaja, 1941), hija de Gregorio y de Josefina. Su declaración procede de distintas fuentes, pues ella no había nacido todavía:
  • <Mi tía Angelina -se refiere a la señora Angelina Arnalte Gómez- era viuda, tenía treinta y pocos años y vivía con sus hijos –Josefina, Rosita y Miguel- en la calle Arboleda, justo en la casa que hace esquina con la plaza... Cuando sucedió lo del bombardeo estaban en la casa mi tía y mi prima Josefina, que tenía unos 14 años, y una sobrina, Blanquita, niña rubia muy bonita, hija de mi tía Pilar, la que estaba casada con Audomaro, el farmacéutico de El Cuervo... Estaba también con ellas Amparo la Pinaza, hija del tío Evaristo el Marianazo, que era amiguica y vecina de mi prima Josefina. Parece que la pequeñina se acababa de dormir y la acostaron en la cama... Y en esto que comienzan a sonar las sirenas y las campanas, avisando del bombardeo y todas echaron escaleras abajo... Pero cuando iban a mitad mi tía Angelina exclamó: ¡Ay, mi Blanquita...! -y volvió a recoger a la criatura. Amparo dijo: ¡Pues yo me voy al refugio...! -que estaba en la misma calle, frente a la casa de Amparo y la de mi abuela Rita-, mientras que Josefina se quedó en la puerta, esperando a su madre. Nada más entrar Amparo en el refugio, comenzaron a caer las bombas, pero a ellas las pilló dentro de la casa... Por eso a mi prima la encontraron casi en el pórtico, mientras que a mi tía la hallaron echada sobre la cama, como yendo a coger a la niña... Así fue como murieron mi tía Angelina y mis primas Josefina y Blanquita. Contaba mi madre que Audomaro, su cuñado, estaba enfermo de tifoideas, vivía en la Replaceta, donde la casa del tío Cayetano: Audomaro, temblando de fiebre como estaba, se levantó como pudo de la cama y fue a recoger los restos de su hija Blanquita, a la que encontraron cortada por el pecho, casi a la altura del cuello; su padre, con la cabeza entre los brazos, todavía le quitó los pendientes a la pobre niña... De los hijos de mi tía se salvaron mis primos, que no estaban en la casa... Miguel había ido a cuidar una cabra y Rosita estaba fregando en la acequia>.[2]

Sigue diciendo:
  • <Junto a la casa de mi tía Angelina estaba la del tío Santiago -se refiere al señor Santiago Blasco Muñoz-, al que apodaban el Cojo, padre de Roque el Milagros, abuelo de Ramón y Milagritos. El tío Santiago era hermano de la tía Raimunda... Resulta que cuando el bombardeo, el hombre se quedó en la casa y murió por el derrumbe que se produjo; y su mujer, la tía Milagros, que iba en ese momento por la calle, se metió en el corral de mi abuela Rita, que estaba justo frente al refugio... Mi abuela se había ido corriendo, pero la mujer del tío Santiago, por alguna razón, se metió en el corral, y allí la encontraron después a la pobre, medio muerta de miedo y llena de polvo. Fíjate lo que es el destino de cada uno...>[3]

Y concluye:
  • <El bombardeo aquel fue muy dañino para el pueblo; además de los que mató, hundió muchas casas. En la calle de la Arboleda tiró todas las que iban a continuación de la de mi tía Angelina, la del tío Santiago y la del tío Evaristo el Marianazo, que estaba en la esquina, y no sé si habría alguna más entre medio. En esa misma calle tiró la de mi tía Carmen la Bernarda, que estaba al fondo del Rincón, detrás de la iglesia vieja, y la del tío Julián -se refiere al señor Julián Tortajada Martínez-, el de Adoración -se refiere a la esposa, señora Adoración Pinazo Martínez-, cuya casa estaba junto a la de mi tía Carmen... La tía Dora hacía poco que había dado a luz, y tenía en brazos a su hija Carmen cuando se las cayó la fachada. Contaba Dora, su hija mayor, que su madre estaba junto al fuego, con Carmen en brazos y ella exclamó: ¡Madre, que el muñeco se mueve...! -refiriéndose a un juguete que tenía colgado en la pared. Y no había acabado de decirlo cuando la fachada cayó hacia la placeta... Ellas se quedaron en la cocina y tuvieron que bajarlas como pudieron...>[3]

torrebaja-valencia-iglesia-parroquial
Detalle de las obras de pavimentación en la calle Iglesia de Torrebaja (Valencia), con la torre inconclusa de la epístola al fondo (2018).


Un último testimonio es el del vecino Daniel Aparicio Sánchez (Torrebaja, 1941), hijo de Constantino y de Carmen:
  • <Mi padre, al que llamaban Constantino Aparicio Aparicio (1907-92), tenía un camión y (durante la guerra) se dedicaba al transporte de mercancías. Pero cuando se produjo el bombardeo estaba arreglando el tejado de la casa de Los Picos, pues él era albañil de profesión, y tenía como ayudante a un soldado que llamaban Cremades. En cuanto empezaron a sonar las sirenas todos bajaron y se fueron al refugio. Pero por alguna razón el soldado se quedó rezagado, apenas unos pasos por detrás de mi padre. Sucedió que poco antes de entrar en el refugio de la iglesia -que tenía una entrada por la calle Arboleda, en la confluencia con la del Rosario-, estalló allí una bomba y lo lanzó contra la pared de la casa de Evaristo el Marianazo, que estaba frente a la boca del refugio. Sí, la casa se hundió y el soldado murió aplastado...>[4]

La declaración del señor Daniel alude a la información aportada por su padre, camionero accidental y albañil de profesión, que en el momento de los hechos se hallaba arreglando el tejado de la casa de Los Picos (se refiere a la Casa Grande, situada en la plaza del Ayuntamiento), a escasos metros de la calle Arboleda y entrada al refugio de la iglesia. Se desconoce el nombre y segundo apellido del soldado Cremades.

Los testimonios aportados se refieren exclusivamente al bombardeo de Torrebaja por la aviación franquista del 26 de noviembre de 1938, todos ellos en relación con la entrada al refugio de la calle Arboleda, zona del pueblo donde tuvo lugar el mayor número de víctimas civiles. Según un censo de viviendas realizado por el Ayuntamiento de Torrebaja (en diciembre de 1939), en aquel bombardeo se hundieron las casas de la calle Arboleda n.º 1, 3, 5, 7, 9, 11, 13 y 15, además de la n.º 8. En la calle Pedro Arnalte (actual calle Fuente), se hundieron (total o parcialmente) la n.º 5, 41, 43 y 45, además de la n.º 12, 14, 16, 18, 24, 26, 28, 30 y 32. En la calle del Rosario fueron destruidas (total o parcialmente) la n.º 6 y 8.[5]



torrebaja-calle-arboleda-refugio
Detalle de la boca de entrada al refugio antiaéreo construido durante la Guerra Civil (1936-1939) en Torrebaja (Valencia), descubierto al realizar obras de pavimentación en la calle Arboleda (2018).



Otros refugios antiaéreos de Torrebaja.
Además de los reseñados, durante la Guerra Civil se labraron otros refugios notables en distintos puntos del casco urbano de Torrebaja: uno en la zona correspondiente a la actual calle Valencia y otro en la carretera de Teruel, frente al Hospital de Sangre.

* Refugio de la calle Valencia:
Se hallaba en una zona de huertos, al comienzo de la actual calle Valencia prolongación hacia el norte de la calle Zaragoza. Se construyó parcialmente excavado bajo tierra, los muros y cubierta de cemento armado, siendo su forma exterior la de una pirámide a cuatro aguas. La entrada tenía forma de zigzag, con una gran superficie interior. Dicho refugio (más bien un bunker), se halla en las inmediaciones de las casas de la calle de San Roque donde se ubicaron las oficinas del Estado Mayor del XIX Cuerpo del Ejércio Republicano. Estaba destinado a los mandos militares, pero cualquiera podía acogerse en caso de bombardeo.[6]

* Refugio del Hospital Militar:
Se hallaba en la carretera de Cuenca-Teruel, frente al Hospital Militar, más conocido como “Hospital de Sangre”[7] -en el solar donde hoy se halla el aparcamiento del Hotel Restaurante "Los Emilios". Poseía resguardos laterales de cemento, con pasillos formando un siete, y una amplitud de unos tres metros de ancho por unos quince o veinte de longitud: la techumbre estaba basada en troncos de pinos y tierra, dispuestos en cuatro capas haciendo montículo. El refugio poseía dos bocas o entradas que daban a la carretera, y servía especialmente como abrigo para los hospitalizados y personal sanitario del hospital -aunque cualquiera podía acogerse.[8]



torrebaja-calle-arboleda-refugio
Detalle de la boca de entrada al refugio antiaéreo construido durante la Guerra Civil (1936-1939) en Torrebaja (Valencia), descubierto al realizar obras de pavimentación en la calle Arboleda (2018).

torrebaja-calle-arboleda-refugio
Detalle de la rampa de entrada al refugio antiaéreo construido durante la Guerra Civil (1936-1939) en Torrebaja (Valencia), descubierto al realizar obras de pavimentación en la calle Arboleda (2018).


torrebaja-calle-arboleda-refugio
Entrada al refugio antiaéreo construido durante la Guerra Civil (1936-1939) en Torrebaja (Valencia), descubierto al realizar obras de pavimentación en la calle Arboleda (2018).


Templo parroquial y refugios antiaéreos.
Resulta evidente que los refugios antiaéreos labrados en el subsuelo del templo, así como los impactos directos de las bombas sobre las inmediaciones de la iglesia no beneficiaron a su estructura, de por sí ya deficiente. En su “Memoria para la reconstrucción de la iglesia parroquial de Torrebaja (Valencia)”, el arquitecto valenciano -Luis Gay Ramos (1912-1996)-, técnico de la Dirección General de Regiones Devastadas, encargada de la reconstrucción de monumentos histórico-artísticos afectados por la guerra civil, escribe (mayo de 1949):
  • <Tiene este proyecto como fin, reconstruir la Iglesia Parroquial de Torrebaja de la Diócesis de Segorbe./ El pueblo de Torrebaja enclavado durante toda nuestra pasada guerra en las inmediaciones del frente de Teruel, sufrió sus efectos muy reiterados, por hallarse establecido en el mismo el mando supremo de las fuerzas de Levante./ Los daños de guerra que sufrió el Templo Parroquial fueron totales pues a parte de su devastación e incautación primero, padeció los impactos directos y los no menos graves de los refugios./ De construcción deficiente aunque no muy antigua, el emplazar un refugio en su subsuelo e inmediaciones ha ocasionado por último su destrucción total, dado que las filtraciones y derrumbamientos interiores provocaron asientos y corrimientos que abrieron precipitadamente las grietas existentes en las bóvedas, desplomaron el muro de fachada y se aceleró la descomposición de sus muros laterales principalmente en las partes bajas y esquinas, haciendo inútiles los refuerzos de unos machones que también por impactos directos se habían derrumbado parcialmente durante la guerra. Todo ello aconsejó derribar lo que quedaba en pie del templo en evitación de desgracias personales, y proceder a su reconstrucción aprovechando el material que se halla en condiciones>[9]

La primera piedra del nuevo templo se colocó en junio de 1954, estando presente el señor obispo de Segorbe, monseñor José Pont y Gol, al que acompañaron las autoridades civiles y militares locales y comarcales. El nuevo edificio se construyó sobre el mismo solar que el anterior, aunque dándole una orientación distinta: mientras el viejo se orientaba en sentido antiguo este (pies), cabecera (oeste), el nuevo se dispuso en sentido norte (pies) sur (cabecera). La superficie del nuevo templo fue también mayor, ya que se aprovechó el recinto del cementerio que circundaba la fachada del evangelio (sur) del viejo templo -que comunicaba la plaza de la Iglesia con la calle Fuente (entonces, calle de Pedro Arnalte).

Para comprender el motivo por el que Torrebaja resultó el pueblo más afectado del Rincón de Ademuz por el fenómeno bélico hay saber que la localidad fue asiento del Estado Mayor del XIX Cuerpo de Ejercito republicano (centro administrativo y de comunicaciones, intendencia...), teniendo como comandante en jefe, primero al coronel de infantería Manuel Eixea Vilar, y después al coronel don Joaquín Vidal Munárriz -ambos fueron fusilados después de la guerra. Además, en varios edificios particulares se ubicó el "Hospital de Sangre" de referencia en la zona meridional del frente de Teruel.



torrebaja-valencia-plaza-iglesia
Vista de la plaza de la Iglesia en Torrebaja (Valencia), durante las obras de pavimentación (2018).

torrebaja-refugio-calle-arboleda
Detalle de la rampa de entrada al refugio construido durante la Guerra Civil (1936-1939) en Torrebaja (Valencia), descubierto durante las obras de pavimentación de la calle Arboleda (2018).



torrebaja-refugio-calle-arboleda
Detalle de la rampa de entrada al refugio construido durante la Guerra Civil (1936-1939), descubierto en la calle Arboleda de Torrebaja (Valencia), durante las obras de pavimentación (2018).


Detalle de la entrada al refugio construido durante la Guerra Civil (1936-1939), descubierto en la calle Arboleda de Torrebaja (Valencia): desescombrado el acceso aparece la escalera de acceso con forma abocardada, los peldaños de hormigón estaban recubiertos por atoques de madera, desaparecidos por pudrición (2018).

Detalle de la entrada al refugio construido durante la Guerra Civil (1936-1939), descubierto en la calle Arboleda de Torrebaja (Valencia): desescombrado el acceso aparece la escalera de acceso con forma abocardada, los peldaños de hormigón estaban recubiertos por atoques de madera, desaparecidos por pudrición (2018).

Detalle de la entrada al refugio construido durante la Guerra Civil (1936-1939), descubierto en la calle Arboleda de Torrebaja (Valencia): desescombrado el acceso aparece la escalera de acceso con forma abocardada, los peldaños de hormigón estaban recubiertos por atoques de madera, desaparecidos por pudrición (2018).



A modo de epílogo.
La memoria suele ser frágil entre los humanos, pero a poco que escarbemos aparecen vestigios del pasado, como el refugio antiaéreo de la guerra civil surgido en la calle Arboleda de Torrebaja, con motivo de las obras de pavimentación que se están llevando a cabo en la misma. La guerra civil fue el fenómeno sociológico más trascendente ocurrido en España durante el siglo XX: las consecuencias de aquel enfrentamiento bélico -una o varias revoluciones confrontadas, con victoria de la contra- se prolongaron en el tiempo bajo la forma de una dictadura autoritaria; pero sus causas hay que buscarlas en el fracaso de la II república, en cuyo colapso contribuyeron todos. Pues lo cierto es que los dirigentes del periodo republicano de uno y otro signo no pudieron o no supieron resolver los graves problemas sociales, políticos y económicos planteados y que podrían resumirse “en agitación social, escasa prosperidad general y falta de trabajo”. Cabe insistir en que la república y la guerra civil española no fueron fenómenos aislados, se desarrollaron en el contexto europeo de unas democracias en crisis, con el telón de fondo de dos ideologías emergentes, el comunismo y el fascismo.

El hallazgo arqueológico se corresponde con los testimonios vecinales y datos historiográficos conocidos. Es por ello que sería estupendo que el descubrimiento de la boca septentrional del antiguo refugio antiaéreo construido en el subsuelo de la iglesia parroquial pudiera restaurarse y aprovecharse como vestigio material de la guerra civil. Probablemente, sin embargo, no podrá recuperarse, dado el estado de deterioro en que se hallan las galerías, de cuyo hundimiento ya dio cuenta en su proyecto el arquitecto que diseñó el nuevo templo, en 1949. Caso de no poder restaurarse el refugio en este momento, convendría cubrirlo, pues tal vez pueda recobrarse en el futuro.

Debemos felicitar al Ayuntamiento de Torrebaja, y felicitarnos todos los vecinos, por las obras de pavimentación emprendidas en el entorno de la iglesia: plaza y calle de la Iglesia, calle Arboleda y comienzo de la calle del Rosario -valga el punto para decir que durante la revolución española de 1936 la calle del Rosario cambio su nombre por el de “calle de Pablo Iglesias”, dado que el comité revolucionario local era de mayoría socialista.[10] Hubo otros cambios en el callejero local, como el de la calle de San Roque, que pasó a llamarse "Luis de Sirval" (alias de Luis Higón y Rosell, periodista asesinado tras el intento de golpe de estado de los socialistas y nacionalistas catalanes contra la República, en octubre de 1934), y el de la carretera de Cuenca a Teruel, que se rebautizó con el pomposo nombre de “avenida de la República”.[11] Todo lo cual demuestra que el ímpetu revolucionario anticlerical fue intenso durante el periodo histórico -incautación y saqueo de la iglesia y las ermitas, destrucción de casilicios y ladrillos de las estaciones del Vía Crucis...-, cambiando los nombres de los santos religiosos de la tradición local por otros laicos, y políticos. Propiamente, el único cambio razonable (justificado) fue el de la carretera de Cuenca a Teruel.

Las obras de pavimentación supondrán la retirada del antiguo cemento y su sustitución por adoquines, lo que sin duda mejorará la estética del conjunto viario -evitando el continuo parcheado de las calles con motivo de averías en el abastecimiento de aguas y el alcantarillado. El proyecto contempla también el soterramiento de los cables del alumbrado público y la telefonía, lo que resulta doblemente de agradecer.

Esperemos que en un futuro no lejano se contemple el adoquinado del resto de la calle del Rosario, y demás calles de la población, aprovechando de paso para renovar las infraestructuras obsoletas. Vale.





Véase también:

__________________________________________________________________________
[1] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo (2009). Acerca del bombardeo de Torrebaja del 26 de noviembre de 1938, en Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, vol. III, p. 24. ISBN: 978-78-931563-6-7
[2] Ibídem, pp. 25-26.
[3] Ibídem.
[4] Ibidem, p. 27.
[5] Ibídem, p. 29.
[6] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo (2008). Refugios antiaéreos en Torrebaja y otras noticias de la guerra civil (1936-1939), en Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, vol. II, pp. 335-336. ISBN: 978-84-931653-5-0
[7] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo (2009). El Hospital de Sangre de Torrebaja durante la guerra civil (1936-1939), en Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, vol. III, pp. 85-99. ISBN: 978-78-931563-6-7
[8] Ibídem, p. 336.
[9] Archivo Histórico Parroquial de Torrebaja (Valencia), Memoria del proyecto de reconstrucción de la iglesia parroquial de Torrebaja (Valencia), firmado en Valencia, para Torrebaja a 31 de mayo de 1949.
[10] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo (2011). Ayuntamientos, Juntas Gestoras y Comités constituidos en Torrebaja durante la revolución (1936-39), en Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, vol. IV, pp. 391-397. ISBN: 978-84-931563-7-4
[11] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Estudio de las causas de muerte en Torrebaja durante la Guerra Civil (1936-1939), en Desde el Rincón de Ademuz, del sábado 1 de marzo de 2014. 




GALERÍA FOTOGRÁFICA:


Detalle de la entrada al refugio construido durante la Guerra Civil (1936-1939), descubierto en la calle Arboleda de Torrebaja (Valencia): desescombrado el acceso aparece la escalera de acceso con forma abocardada, los peldaños de hormigón estaban recubiertos por atoques de madera, más abajo ha aparecido otro tramo de escalones de tierra (2018).

Detalle de la entrada al refugio construido durante la Guerra Civil (1936-1939), descubierto en la calle Arboleda de Torrebaja (Valencia): desescombrado el acceso aparece la escalera de acceso con forma abocardada, los peldaños de hormigón estaban recubiertos por atoques de madera, más abajo ha aparecido otro tramo de escalones de tierra (2018).


torrebaja-plaza-iglesia
Obras de pavimentación en la plaza de la Iglesia de Torrebaja (Valencia), 2018.

torrebaja-plaza-iglesia-pavimentacion
Obras de pavimentación en la plaza de la Iglesia de Torrebaja (Valencia), 2018.

torrebaja-calle-iglesia-pavimentacion
Obras de pavimentación en la calle de la Iglesia de Torrebaja (Valencia), 2018.


torrebaja-calle-iglesia-pavimentacion
Detalle de la iglesia parroquial y calle de la Iglesia de Torrebaja (Valencia), desde la Plaza Rey Don Jaime (Replaceta), durante las obras de pavimentación (2018).

torrebaja-calle-iglesia-pavimentacion
Detalle de la calle de la Iglesia en Torrebaja (Valencia), desde la calle Fuente, durante las obras de pavimentación (2018).
torrebaja-calle-rosario
Detalle de la calle del Rosario en Torrebaja (Valencia), durante las obras de pavimentación (2018).
torrebaja-calle-rosario-pavimentacion
Detalle del comienzo de la calle del Rosario en Torrebaja (Valencia), durante las obras de pavimentación, con la Casa Abadía a la derecha y la Iglesia Parroquial al fondo (2018).

No hay comentarios: