viernes, 1 de agosto de 2014

ANEXO A LA RESTAURACIÓN DE LA IGLESIA PARROQUIAL DE SANTA ANA EN TORREALTA.

Viene de: 
del domingo 13 de julio de 2014.


Resultados tras la restauración de la cúpula y altar mayor del presbiterio.


“Para hacer las cosas bien es necesario:
primero, el amor; segundo, la técnica”
-Antonio Gaudí y Cornet (1852-1926),
-arquitecto español, máximo representante de modernismo catalán-.


Resultará difícil estimar la cantidad y calidad del amor empleado por los alumnos del Curso de verano de recuperación de artesanías tradiciones en el medio rural en la restauración de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta-Torrebaja (Valencia), pero a tenor de los resultados ha debido ser considerable. Otro tanto podría decirse del trabajo, el esfuerzo y la técnica...
La entrada presente constituye un anexo a la entrevista mantenida con el director del mencionado curso de verano –don Vicente Luis Galbis y Giner (Onteniente, 1968)-, la cual tuvo lugar en el interior del templo torrealtense en los primeros momentos del proceso de restauración.[1] A los pocos días del comienzo de las obras regresé a la iglesia para ver los progresos y lo obtenido en las catas llevadas a cabo en diversos puntos del presbiterio, y hacer de paso algunas fotografías.
            Las pesquisas iniciales sacaron a la luz la decoración original de la iglesia, una leyenda que circunda el presbiterio por debajo de la cornisa que rodea esta parte, cuyo texto se hallaba tras la decoración basada en motivos geométricos azules del siglo XIX que la ocultaba: el argumento textual alude a la construcción de la iglesia por el IV señor de Torrealta y contiene una fecha –1518-; un escudo de armas de los Garcés de Marcilla en el muro del evangelio (siglo XVIII); asimismo, se hallaron unos trampantojos del mismo siglo por encima de las hornacinas del testero –sitas éstas a ambos lados del altar mayor-, una ventana cegada, tipo arpillera y una fecha en la parte alta y anterior del arco toral que separa la nave central del presbiterio: la data corresponde a la de reparación y pintura de una grieta abierta en la clave del arco a finales del siglo XIX (1880).
            Los hallazgos conciernen todos al presbiterio y altar mayor del templo, en lo que se considera la primera parte de las obras, ya que en los años siguientes se pretende actuar sobre la nave central, coro y capillas laterales.

iglesia-santa-ana-torrealta-fachada
Fachada principal (meridional) de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), 2014.

iglesia-santa-ana-torrealta-restauracion-presbiterio
Vista de la nave central y única de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), con detalle del presbiterio (cúpula y altar mayor) tras la restauración (2014).


Acerca de los principales hallazgos.
            Recogemos en este apartado los descubrimientos más significativos habidos en el templo de Torrealta durante el proceso de restauración.

1)      Decoración original del templo.
2)      Leyenda por debajo de la cornisa que circunda el presbiterio (1518).
3)      Escudo de armas de los Garcés de Marcilla, señores de Torrealta (siglo XVIII).
4)      Trampantojos en la zona de las hornacinas a ambos lados del altar mayor (siglo XVIII).
5)      Ventana tipo tronera en el muro de la epístola (original).
6)      Reparación de una grieta abierta en la clave del arco toral del presbiterio (1880).

[1] Las catas iniciales en diversos puntos del presbiterio dieron como resultado el hallazgo de la Decoración original del templo, basada en sillares pintados en tonos grises y blancos: el efecto de sillar lo consiguieron delimitando su forma con pintura clara sobre la misma pared de tono gris. Este tipo de decoración es típica de la época de construcción de la iglesia, datada en la segunda década del siglo XVI (1518). Los sillares se hallan en los paños o plementos de la cúpula (que cubren los espacios intermedios entre los arcos) y en el muro lateral izquierdo (evangelio).

iglesia-santa-ana-torrealta-decoracion-muro
Detalle de la decoración original de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), en el muro lateral izquierdo (evangelio) del presbiterio (2014).

[2] La Leyenda descubierta se sitúa inmediatamente por debajo de la cornisa que circunda ambos lados del presbiterio. El saliente es obra posterior, añadido después del despojo del templo ocurrido durante la Guerra Civil (1936-39). La leyenda apareció al retirar la cenefa de motivos geométricos azules (justo por debajo del cornisamiento). El texto alude a la construcción del templo y viene a decir (los corchetes son míos):

[ESTA] CAPILLA LA HIZO HACER EL SEÑOR IV [GARCÉS] DE MARCILLA
[...] AÑO DE 1518 A LA AVOCACIÓN DE NUESTRA SEÑORA [DEL REMEDIO]

Habida cuenta del hallazgo, conviene contrastarlo con el texto que el caballero Joseph Thomas Garcés de Marcilla anota en el Número 17 de su Memoria Genealógica (1780):

  • <El mismo D. Miguel –se refiere a don Miguel Garcés de Marcilla el Segundo- llevado de su pio zelo, y devoción á nuestra Señora del Remedio, muy consiguiente en personas de carrera, y servicios edificó en su Lugar de Torre-Alta una Iglesia, que dedicó á la Virgen del Remedio, surtiéndola de todos los ornamentos necesarios para la celebración de los Divinos Oficios, y la erigió en Curato, dotándole á satisfacción del Obispo de Segorbe, en cuya Diócesis está, y en su conseqüencia poseen hoy sus descendientes el Patronato de ella>.[2]

iglesia-santa-ana-torrealta-fragmento-leyenda
Fragmento de la leyenda y decoración original aparecida en el muro derecho del presbiterio (epístola) de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia): detalle de la restauración, con la data de construcción del templo: 1518 (2014).
iglesia-santa-ana-torrealta-trabajos-restauracion
Fragmento de la leyenda y decoración original aparecida en el muro derecho presbiterio (epístola) de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia): detalle de la restauración, que alude a la primitiva advocación del templo (2014).

A su regreso de diversas expediciones de armas “para las conquistas de Nápoles, Sicilia, y otras partes de Italia, y África” acompañando al rey de Aragón -don Alfonso V el Magnánimo (1416-1458)-, don Miguel Garcés de Marcilla casó en segundas nupcias con doña Violante Ram de Vintimilla, de cuyo matrimonio nació don Juan Garcés de Marcilla y Ram de Vintimilla, el cual recibió el señorío de Torrealta de sus padres -en fecha de 7 de junio de 1509-: Torrealta se llamaba también Torre-Susana o Somera, que significa alta.[3]
A la muerte del Magnánimo le sucedió en la Corona de Aragón su hermano el rey don Juan II (1458-1479), al que también sirvió el señor de Torrealta, “siguiéndole quando pasó á recobrar los Condados de Rosellon, y Cerdeña que tenia usurpados el Rey de Francia contra la Concordia sentada entre los dos”. En premio de sus servicios, el rey de Aragón le recompensó con la alcaldía de Castielfabib: “Esta Alcaldía, y su defensa tuvo encomendada D. Miguel Garcés, y continuó en sus descendientes, y sucesores, [...], por mas de un siglo, no obstante haber cesado aquella causa con la unión de las dos Coronas en tiempo del Rey Cathólico D. Fernando hijo del Rey D. Juan el II”.[4]
La erección de la iglesia de Torrealta debe verse en relación con el momento de esplendor que gozaba la familia fundadora en la zona. Asimismo, aprovechando las ventajas legales, en la siguiente generación el señorío de Torrealta se constituye en mayorazgo. El citado don Juan Garcés de Marcilla y Ram de Vintimilla casó con doña Ana de Coalla y Delgadillo [hija de Suero de Coalla, alcaide de Moya y nieta de don Gonzalo Fernández de Coalla, Contador mayor de los Reyes Católico]. De este enlace nació don Francisco Garcés y Coalla:
  • <y siguiendo sus padres el espíritu que reynaba entonces de fundar vínculos, y mayorazgos, porque con la publicación de las Leyes de Toro hecha en 1505 se les había dado mayor consistencia, y establecimiento, erigieron en cabeza del referido D. Francisco su hijo un mayorazgo de todos sus bienes con delación, de armas, y nombre, mediante Escritura que autorizó Antonio Auñon, Escribano de Castelfaví en 24 de Noviembre de 1539, la qual fué aprobada por los demás hijos, y hermanos de D. Francisco, que fueron D. Gonzalo, Canónigo de Segovia, Doña Catalina casada con D. Luis de Lara, vecino de la Ciudad de Cuenca, y Doña María, muger de D. Gaspar Luis; y para mayor firmeza se le añadió el decreto de la Justicia Civil de la Villa de Castelfaví en 26 de Noviembre del propio año 1539>[5]

        Respecto a la data de construcción del templo, el texto hallado alude a 1(5)18: abogamos por esta fecha, aunque el segundo dígito (5) podría ponerse en entredicho, ya que sólo aparece la parte inferior del número. De esta forma y según los textos cifrados, la iglesia la construye don Miguel Garcés de Marcilla después de haber cedido los derechos de su señorío a su hijo y sucesor don Juan Garcés de Marcilla y Ram de Vintimilla –en 1509-: dicho don Juan Garcés constituyó su señorío de Torrealta en mayorazgo, poniendo como titular del mismo a su hijo y heredero don Francisco Garcés y Coalla –esto fue en 1539-.

         En relación con la cronología de los Garcés de Marcilla de Torrealta, el texto hallado en la iglesia indica que ésta “LA HIZO HACER EL SEÑOR IV [GARCÉS] DE MARCILLA”. El dato no encaja en la serie general de señores de Torrealta citada por el caballero don Joseph Thomas Garcés de Marcilla (1780), ni en la de los titulares del mayorazgo –pues según lo visto, el vínculo de primogenitura se creo con posterioridad a la erección de la iglesia del Lugar-. Ello invita a proseguir la investigación, para dar una explicación razonada al suceso...


iglesia-santa-ana-torrealta-trabajos-restauracion
Fragmento de la leyenda y decoración original aparecida en el muro derecho del presbiterio (epístola) de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia): detalle de la restauración (2014).

            Respecto a la advocación de la iglesia, vemos que su título originario fue el de “NUESTRA SEÑORA [DEL REMEDIO]” –lo que concierta con el texto del caballero montesiano, al decir que don Miguel Garcés de Marcilla “edificó en su Lugar de Torre-Alta una Iglesia, que dedicó á la Virgen del Remedio”-. Lo cierto, sin embargo, es que durante la visita del obispo de Segorbe don Gaspar Jofre de Borja (1534) la titular de la Rectoría de Torrealta era “Santa María”,[6] mientras que en tiempo del obispo don Diego Serrano de Sotomayor (1641), la iglesia parroquial ya figura bajo el título de “Dominae Nostrae Remedii”. Mediado el siglo XIX, Torrealta tenía “sobre 24 casas de mediana fábrica, y una iglesia parroquial (Nuestra Señora del Remedio) de entrada, servida por un cura de patronato del señor Territorial, barón de Andilla, y un sacristán que nombra el párroco”.[7]

[3] Con relación al Escudo de armas de los Garcés de Marcilla, señores de Torrealta (siglo XVIII), cabe decir que éste ya se hallaba descrito por el caballero montesiano en su obra (1780), cuando dice:
  • <Las armas que ha llevado constantemente esta familia son las propias de su linage Garcés, [...]: esto es, un Escudo que sobre campo de plata tiene tres faxas encarnadas, y una estrella azul. [...]. Este Escudo de armas es el que mandó D. Juan Garcés de Marcilla, Ram de Vintimilla, en la fundación de su mayorazgo, que trajesen sus herederos, y descendientes, las quales se hallan puestas como indicios de su Patronato en la Iglesia de su Lugar de Torre-Alta en el Altar mayor, y en el florón de la bóveda del Presbyterio>.[8]

iglesia-santa-ana-torrealta-cupula-floron
Vista del florón sito en la clave central de la cúpula de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), con detalle del escudo de los Garcés de Marcilla, antes de su restauración (2014).


El escudo pintado en la pared izquierda del presbiterio (evangelio) sobre la decoración original del templo, que está basada en sillares, puede datar del siglo XVIII; sin embargo, el labrado en la clave de bóveda (florón central) es del tiempo de la construcción de la iglesia (ca1518): las citadas claves se sujetan al techo de la bóveda mediante un perno metálico y una cruceta, y están compuestas por dos piezas: una plana superior (gótica) y otra semiesférica inferior (renacentista): se trata de piezas de transición de gran calidad. Como bien dice Vicente Luis Galbis y Giner -jefe del equipo de restauración-: Estas claves de la iglesia de Torrealta son de yeso de mucha calidad, se nota que el señor del Lugar echó la casa por la ventana, que no reparó en gastos...[9]




iglesia-santa-ana-torrealta-escudo-senorial
Detalle del Escudo de armas de los Garcés de Marcilla, sito en el muro izquierdo del presbiterio (evangelio)  de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), tras la restauración (2014).

[4] Trampantojos en la zona de las hornacinas a ambos lados del altar mayor (siglo XVIII). Se trata de los dibujos pintados y coloreados sobre la decoración original que aparecen encima de las hornacinas sitas a cada lado del altar mayor: representan estructuras arquitectónicas piramidales y boladas de orden neoclásico. Las hornacinas del presbiterio y la cornisa que circunda el interior del templo son de la posguerra (al igual que los ladrillos cerámicos del frontal del altar de obra y la cornisa) y entonan perfectamente con el estilo de la bóveda: Las molduras de las hornacinas están muy bien hechas, no sé si el que las hizo tuvo esa intuición o fue instruido por alguien, lo cierto es que imitan muy bien la decoración renacentista. Las veneras de los huecos son típicas de esa época y están labradas con mucha delicadeza, son realmente finas y bonitas. El caso es que vienen muy bien, porque las claves de la bóveda son también renacentistas, y las hornacinas entonan muy bien con este estilo decorativo –indica Galbis y Giner-.[10]

iglesia-santa-ana-torrealta-hornacina
Detalle del trampantojo y hornacina derecha (epístola) sito en el altar mayor de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), antes de su restauración (2014).
iglesia-santa-ana-torrealta-santa-ana
Detalle del trampantojo y hornacina derecha (con la imagen de Santa Ana) sito en el altar mayor de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), tras la restauración (2014).



iglesia-santa-ana-torrealta-trabajos-restauracion
Detalle del trampantojo y hornacina izquierda (evangelio) sito en el altar mayor de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), antes de la restauración (2014).

iglesia-santa-ana-torrealta-virgen-rosario
Detalle del trampantojo y hornacina izquierda (con la imagen de la Virgen del Rosario) sito en el altar mayor de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), tras la restauración (2014).
iglesia-santa-ana-torrealta-altar
Vista del altar mayor de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), con detalle de los trampantojos y hornacinas  (la imagen central corresponde a la Nuestra Señora la Virgen del Remdio), tras la restauración (2014).

[5] Ventana tipo tronera en el muro de la epístola (original). Dicha ventana es simétrica de la existente en el paramento opuesto (evangelio), y también aparece cegada. El abocardado interior del tragaluz posee la decoración original del templo, razón por la que se ha decidido mantenerla.

iglesia-santa-ana-torrealta
Detalle de la venta tipo arpillera descubierta en el muro lateral derecho del presbiterio (epístola), con detalle de la decoración original en el abocardado, en la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), tras la restauración (2014).


[6] Reparación de una grieta abierta en la clave del arco toral del presbiterio (1880). A finales del siglo XIX apareció una grieta en el arco, la cual fue reparada, quedando de esa época la fecha reseñada: se ha descubierto, limpiado y reparado la grieta, pero no se ha creído conveniente mantener la data.

iglesia-santa-ana-torrealta-cupula-traceria-clave
Detalle de la grieta abierta en la clave del arco toral de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), 2014.

Nuevo aspecto del presbiterio, muros laterales y cúpula.
La luminosidad actual del presbiterio es la característica más llamativa del templo tras la restauración, cuyo elemento arquitectónico y artístico más notable es la bóveda. Se trata de una bóveda tardogótica (siglo XVI, primer tercio), cuyas nervaduras de trazado curvo conforman una bóveda estrellada soportada en terceletes, que apoyan sobre finas columnas laterales. En este tipo de cúpulas la disposición de las nervaduras cumplen una doble misión, constructiva y artística a la vez, respondiendo a la expresión manierista de este estilo en el que constituye un eficaz soporte constructivo. Los salientes de las nervaduras se han decorado con una línea en oro, que destaca sobre el tono crema de las molduras, entonando a su vez con los tonos grises de la decoración original de los paños de la cúpula.

La cúpula posee cinco claves –cuatro laterales o secundarias y una central- de las que penden otros tantos remates policromados sujetos a la bóveda mediante un perno con cruceta: el florón central posee el escudo de armas de los Garcés de Marcilla, señores de Torrealta, los patrones fundadores del templo. La pieza superior (gótica) de algunos florones estaba dañada y ha sido reconstruida en escayola; éstos se colocarán en su lugar en los meses próximos, en cuanto se sequen y puedan pintarse.

iglesia-santa-ana-torrealta-cupula-traceria-gotica
Detalle de la bóveda de crucería tardogótica en el presbiterio de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), tras su restauración -iluminación contrastada- (2014).

iglesia-santa-ana-torrealta-cupula-traceria-gotica
Detalle de la bóveda de crucería tardogótica en el presbiterio de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), tras su restauración -iluminación real- (2014).
iglesia-santa-ana-torrealta-cupula-traceria
Detalle del arranque de la crucería tardogótica de la cúpula de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), con detalle de los ábacos del capitel, arco diagonal (central), terceletes (laterales) y arcos formeros (externos), así como del capitel del muro lateral derecho (epístola), cuyo artificioso nacimiento evidencia ser un añadido posterior (2014).

iglesia-santa-ana-torrealta-cupula
Detalle de la cúpula de crucería estrellada (tardogótica) de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), tras su restauración (falta colocar los florones en la clave central y secundarias) -iluminación contrastada- (2014).

iglesia-santa-ana-torrealta-cupula
Detalle de la cúpula de crucería estrellada (tardogótica) de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), tras su restauración (falta colocar los florones en la clave central y secundaria) -iluminación real- (2014).


En las fotografías de referencia se aprecia el detalle de la bellísima crucería gótica estrellada de la cúpula de nuestra iglesia: la cruz central y estrella resultante, los terceletes que suben por ambos lados de los arcos diagonales, desde los ábacos del capitel hasta las claves secundarias, los arcos diagonales, arcos formeros... -típicos elementos arquitectónicos de una bóveda nervada-.

Notas anecdóticas.
Según me comentaba el señor José Díaz Gómez (Los Santos-Castielfabib, 1937), vecino de la aldea que ha colaborado en los trabajos de restauración: Los alumnos, chicos y chicas del curso han trabajado a tope durante los días que ha durado, aunque algunos no lo han aguantado y se han marchado... Lo que no es de extrañar, pues el propio director del curso comentaba en la entrevista:
  • <Poseemos el prestigio de la seriedad, aquí los alumnos no vienen de vacaciones: empezamos sobre las nueve de la mañana y terminamos sobre las dos de la tarde. Y por la tarde, empezamos a las cuatro y media y terminamos sobre las nueve y media, ello con dos pequeños recesos de media hora, porque son necesarios, pero se trabaja a machamartillo>.[11]

           Lo cierto, sin embargo, es que la mayoría de alumnos lo han soportado bien y pese al intenso trabajo han quedado muy satisfechos: El último día estuvieron hasta las cinco de la madrugada, ellos mismos desmontaron el andamio, temían que si lo desmontaban otros pudieran dar algún golpe a lo restaurado y dañarlo... Después el cura –se refiere a don José Antonio Durá Bataller, el párroco- estuvo vigilando los andamios hasta la mañana, para evitar pudieran llevárselos, pues eran prestados... –explicaba el señor José Díaz-.


iglesia-santa-ana-torrealta-altar
Vista frontal del altar mayor y cúpula de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), tras la restauración (2014).


Palabras finales.
La actuación restauradora llevada a cabo en la iglesia parroquial de Torrealta por los alumnos del Curso de verano de recuperación de artesanías tradiciones en el medio rural ha consistido en retirar el papel y tela que cubría el testero, parte alta de los muros adyacentes y fondo de las hornacinas del altar mayor, en la práctica de catas en distintas partes -lo que han llevado al hallazgo de la decoración original del templo en los lienzos de la cúpula y paramentos laterales, al descubrimiento de un texto que recorre los muros laterales del presbiterio por debajo de la cornisa presbiteral, a un escudo de armas y a ciertos trampantojos sobre las hornacinas del altar mayor-. Asimismo, se ha descubierto una ventana tipo arpillera en el muro derecho del presbiterio, con decoración original en el abocardado. Se han limpiado y lijado paredes, nervaduras de la cúpula, cornisas laterales y hornacinas del altar, y reparado una antigua fisura en la clave del arco toral, datada a finales del siglo XIX (1880).
El desvelamiento del texto reseñado -que alude al patrono fundador, a la fecha de construcción del templo y a su advocación-, ha supuesto la desaparición de la cenefa de motivos geométricos en tonos azules que recorría ambos muros laterales del presbiterio.
Para su restauración, se han desmontado los magníficos florones de yeso de la cúpula –uno mayor en la clave central y cuatro laterales menores en las secundarias-, los cuales han sido reparado en algunas de sus partes con escayola, y policromados. Finalmente el presbiterio se ha pintado de blanco, dejando expuestas las partes más antiguas. Lo más destacable es la cúpula, con los paños mostrando la decoración primitiva que imita sillares y las nervaduras góticas iluminadas en tonos claros, con el reborde más externo de las molduras en oro.

iglesia-santa-ana-torrealta
Fachada fronto-lateral izquierda (septentrional) de la iglesia de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), 2014.

           En suma: el estupendo trabajo de restauración efectuado ha conseguido realzar la sencillez y singular belleza del presbiterio, recuperando algunos elementos de la decoración primitiva que permanecían ocultos bajo capas de yeso y pintura, al tiempo que han aportado datos para la historiografía local. Esta primera obra constituye el prolegómeno de lo que serán las próximas, en las que se actuará sobre la nave central, coro y capillas laterales. Vale.




[1] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Acercade la restauración de la iglesia parroquial de Santa Ana en Torrealta, del domingo 13 de julio de 2014.
[2] GARCÉS DE MARCILLA, J T., Memoria genealógica perteneciente a la familia que mayor renombre gozó en la ciudad de Teruel, Editada por el caballero Josep Thomas Garcés de Marcilla, Presentada a Su Majestad en la Oficina de don Manuel Martín, Madrid, 1780, Número17.
[3] Ibídem, Número 16 y 17.
[4] Ibídem, Número 16.
[5] Ibídem.
[6] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Iglesias y ermitas del Rincón de Ademuz, origen y desarrollo histórico, en Del Paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, 2007, vol. I, pp. 147-148.
[7] MADOZ, Pascual. Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España..., Madrid, 1849, tomo XV, p. 72.
[8] GARCÉS DE MARCILLA (1780), Número 17.
[9] SÁNCHEZ GARZÓN (2014).
[10] Ibídem.
[11] Ibídem.


ARCHIVO FOTOGRÁFICO DE LA RESTAURACIÓN


torrealta-torrebaja-restauracion-iglesia
Detalle de los trabajos de restauración en la cúpula, iglesia de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), 2014.

torrealta-torrebaja-restauracion-iglesia
Detalle de los trabajos de restauración en la cúpula, iglesia de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), 2014.

torrealta-torrebaja-restauracion-iglesia
Detalle de los trabajos de restauración en la cúpula, iglesia de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), 2014.

torrealta-torrebaja-restauracion-iglesia
Detalle de los trabajos de restauración en la cúpula, iglesia de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), 2014.

torrealta-torrebaja-restauracion-iglesia
Detalle de los trabajos de restauración en la cúpula, iglesia de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), 2014.

torrealta-torrebaja-restauracion-iglesia
Detalle de los trabajos de restauración en la cúpula, iglesia de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), 2014.

torrealta-torrebaja-restauracion-iglesia
Detalle de los trabajos de restauración en la cúpula, iglesia de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), 2014.

torrealta-torrebaja-restauracion-iglesia
Detalle de los trabajos de restauración en la cúpula, iglesia de Santa Ana en Torrealta (Torrebaja-Valencia), 2014.

2 comentarios:

  1. Enhorabuena por este interesante anexo. Por la información y las fotos se puede apreciar el buen resultado de la restauración. Me alegro de que gracias a ella se hayan aportado nuevos datos a la historia de Torrealta. Tengo una pregunta ¿por qué cambió la advocación de la Iglesia?. Un abrazo y sigue así.

    ResponderEliminar
  2. Hola, amigo Ismael: también yo me hice la misma pregunta, pero todavía no he tenido la oportunidad de investigar el motivo del cambio de advocación y cuándo tuvo lugar éste... Madoz en 1849 la nombra como "Nuestra Señora del Remedio" pero en las actas de los quinque libri de posguerra ya figura como "Santa Ana" -los libros parroquiales anteriores a la guerra civil desaparecieron-. En la "Guía de la Iglesia diocesana de Valencia" (1963), que es posterior al paso de las iglesias del Rincón de Ademuz de Segorbe a Valencia (1960), también figura como "Santa Ana"... Como el tema resulta interesante, será cuestión de ponerse en serio y averiguarlo... También es posible que algún amable lector nos lo haga saber antes. Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar