miércoles, 26 de septiembre de 2018

LA FUENTE VIEJA DE ADEMUZ, VALENCIA.



A propósito de una visita al lugar hidrológico.




“Abundan asimismo las aguas potables en las espresadas aldeas,
y los vecinos de la villa se surten de la que brota por 4 caños
de la fuente del Molino
-Madoz, Diccionario Geográfico..., 1845, tomo I, p. 83-.











Palabras previas, a modo de introducción.
La Fuente Vieja de Ademuz es la más popular de las fuentes de la localidad, cualquier vecino al que preguntemos sabrá decirnos dónde está. Se trata de una fuente de siete caños, con pilón y abrevadero, que forma un conjunto hidráulico con el lavadero público anexo que aprovechaba sus aguas. En sus inmediaciones se halla el antiguo molino harinero de la villa, inseparable del conjunto dada su proximidad y el elemento que les une.

La fuente está documentada desde mediados del siglo XIX (1845), aunque Madoz la cita como “fuente del Molino” –refiriéndose sin duda al molino de la villa-; de haber referencias más antiguas, las desconozco.

El aspecto actual del conjunto hidráulico, situado en la margen derecha del Boilgues (también, río de Vallanca), es resultado de las intervenciones sufridas en los últimos años, aunque la fuente propiamente ha debido cambiar poco en su aspecto externo –me refiero a su hechura, en cuyo frontis luce una fecha: AÑO 1903-.

El Ayuntamiento de Ademuz colocó una placa en conmemoración del primer centenario de la fuente (1903-2003), de forma que sigue siendo un lugar emblemático, visita obligada para los que vienen a Ademuz, se ha popularizado en los últimos años como lugar de casamiento para algunas parejas.

Por encima de todo, el conjunto hidráulico se halla en un paraje singular, a la vera del río de Vallanca y sombreado por un monumental plátano (Platanus orientalis).


ademuz-fuente-vieja
Vista frontal de la Fuente Vieja de Ademuz (Valencia), con detalle del frontis, los siete caños y el pilón (2018).
Vista parcial (fronto-lateral derecha) de la Fuente Vieja, con dos mozas posando sobre ella (ca.1955-65) [Foto tomada del panel: Centro de Interpretación del Agua "Molino de la Villa"].


Noticias históricas.
Decía arriba que las referencias más antiguas que conozco son las de Pascual Madoz (1806-1870), político español progresista, autor de un célebre Diccionario en dieciséis volúmenes (1845-1850). En el tomo I (1845), al decir de Ademuz comenta que la villa se halla “sobre la pendiente de un cerro” a la derecha del Turia y que la población la forman ocho centenares de casas “de altura regular pero de pocas comodidades, distribuidas en calles tortuosas, pendientes y mal empedradas”. Respecto a las aguas potables, elogia su abundancia en las aldeas, al tiempo que explica que los vecinos de la villa “se surten de la que brota por 4 caños de la fuente del Molino”.[1]

Cuando dice de la “fuente del Molino” interpretamos que se refiere a la actual Fuente Vieja, anexa al molino de la Villa, distinto del molino de Efrén (situado aguas arriba del Bohilgues), y del molino Nuevo (situado en la entrada septentrional de Ademuz, aguas abajo del puente del Sotillo sobre el Turia). En su tiempo, mediado el siglo XIX (1845), la “Fuente Vieja” tenía cuatro caños, aunque hoy tiene siete.

Desconozco otras noticias antiguas respecto a la “Fuente Vieja”, autores anteriores a Madoz, tales el botánico Cavanilles (1745-1804) o el geógrafo Miñano (1779-1845), que toma muchos datos del naturalista, no la mencionan en sus obras al decir de la villa.[2]

Es de pensar, sin embargo, que la fuente ya existiría en tiempo de estos autores; el hecho de no mencionar el manantial del que se abastecía la villa para su consumo habitual puede explicarse porque no tenía nada de particular, considerando que había asuntos más importantes que contar.

Entre los autores modernos que la nombran está el geógrafo Rodrigo Alfonso (1998), que la sitúa "a los pies de la población".[3]

Asimismo, resulta razonable pensar que la fuente del Molino fuera el nombre primitivo del hontanar (dado que se hallaba junto al primer molino de la Villa), y que el nombre de “Fuente Vieja” se le puso a posteriori, cuando se fundaron otras fuentes en la villa, para distinguirla de las nuevas. La principal fuente nueva que se hizo en Ademuz en tiempos modernos se ubicó en un extremo de la plaza de la Iglesia (anteriormente, plaza de D. Blas Máñez), en relación con la traída del agua potable a la villa (1954), dicha fuente se colocó después en el frontis de Las Gradas de acceso al templo, como puede verse en la actualidad. Aquella primera fuente de la plaza se dispuso -aproximadamente- en el lugar donde estuvo el "copudo olmo" del que dice Madoz.[4]



Vista general de la plaza de la Iglesia de Ademuz (Valencia) durante un festejo taurino, con detalle de la primera fuente que hubo, en relación con la traída del agua potable a la villa (1954). Esta primera fuente se ubicó aproximadamente en el mismo lugar donde estuvo el "copudo olmo" del que dice Madoz (1845) [Foto de Alicia Mañas: modificada de la revista Ababol 6 (1996), p. 14].


ademuz-valencia
Vista parcial (meridional) de Ademuz (Valencia), con detalle del comienzo de la carretera de Vallanca: kilómetro 0 de la CV-478 y visitantes de vuelta de la Fuente Vieja (2018).


En busca de la Fuente Vieja de Ademuz.
Para visitar la “Fuente Vieja” debemos dirigirnos a la salida meridional de la villa, yendo por la carretera N-330ª, dirección Casasaltas. Antes de cruzar el río Boilgues encontraremos a la mano derecha el comienzo de la carretera de Vallanca (CV-478). Siguiendo esta vía, a una veintena de pasos veremos a la mano izquierda un desvío que lleva directamente al conjunto hidráulico que forman el molino, la fuente y el lavadero. Si vamos en coche, podemos seguir por la N-330a y nada más atravesar el puente sobre el Boilgues (existe otro peatonal de madera junto al carretero), veremos un desvío a la derecha que lleva para la fuente de Juan Manzano y el paraje de La Hoz. Cien metros más adelante, en la ribera derecha del Boilgues hay un área de aparcamiento junto complejo hidráulico.


ademuz-puente-bohilgues
Vista parcial (meridional) de Ademuz (Valencia), con detalle del acceso a la Fuente Vieja (2018).

ademuz-fuente-juan-manzano
Detalle de cartel en la ribera derecha del río Bohilgues, indicando la dirección de la Fuente Juan Manzano y el paraje de La Hoz en Ademuz (Valencia), 2018.


Si elegimos el camino de la carretera de Vallanca veremos que antes de cruzar el puente de obra sobre el Boilgues hay un panel informativo cubierto a la derecha. El panel se refiere al Centro de interpretación del agua “Molino de la Villa”. Al hacer una excursión, mi consejo –siempre- es leer los carteles que vayamos encontrando al paso. Háganlo así y me lo agradecerán, porque el que no sabe es como el que no ve. El panel incluye varias fotografía, el texto dice:
  • <El presente itinerario recorre el Bohilgues, un curso fluvial con un importante patrimonio ambiental y paisajístico. La importancia de este río no se acaba aquí, fue también un elemento clave para numerosas actividades humanas que aún se puede reconocer en el paseo que recorre sus riberas./ El agua del Bohilgues y su entorno ha sido empleada tradicionalmente para el abastecimiento de la población de Ademuz. Además del agua de boca y consumo doméstico que proporcionaban fuentes como la de los siete caños o la de Jesús Manzano, sus aguas eran empleadas para hacer la colada en el lavadero y en establecimientos artesanales como la aguardentería que encontramos enfrente. La creación de una red pública de agua potable y fuentes en 1954 y su posterior ampliación a los hogares acabaron con estos usos./ El agua del Bohilgues también sirvió para mover maquinaria como las ruedas del Molino de la Villa y el Molino de Efrén y desde principios del siglo XX para producir electricidad. La primera generación de centrales se construyó río arriba (en Negrón y en Vallanca) en los años que van de 1914 a 1920, aunque el punto álgido de esta actividad se alcanzó en 1953 con la construcción de la central “Nuestra Señora del Milagro” que se mantuvo en funcionamiento hasta 1974./ La fertilidad de los sedimentos aportados por el Bohilgues y la abundancia de agua permitieron el desarrollo de una fértil vega cultivada que conocemos también en este itinerario. El regadío se sustenta en una compleja red de captación y distribución de caudales compuesta por una veintena de microsistemas. El Bohilgues al discurrir encajonado en una buena parte de su recorrido, causa frecuentes avenidas que pueden dañar cultivos y viviendas de sus riberas. Por ello, desde siempre se han desarrollado pequeñas obras de ingeniería civil como muros, diques... que junto a repoblaciones  con especies de ribera, han permitido disminuir los riesgos>

ademuz-molino-villa
Detalle de panel informativo junto al puente del río Bohilgues, en el acceso a la Fuente Vieja por el camino de la aguardentería (2018).

El panel ilustra acerca del curso del Bohilgues, cuya particularidad lo ha convertido en un itinerario de alto valor naturalístico (paisajístico y ambiental). Tradicionalmente, el agua del río de Vallanca ha servido para el riego de las fértiles huertas de la zona, además de para el abastecimiento a la población de Ademuz, junto con la Fuente Vieja (también, Fuente de los Siete Caños) y la Fuente de Juan Manzano, manantiales utilizados como agua de boca y consumo doméstico hasta la traída del agua potable mediados los años cincuenta (1954). La red del agua potable sirvió inicialmente a las fuentes públicas, posteriormente ampliada a los domicilios particulares. Otros usos del agua del Bohilgues fueron los propios del Molino de la Villa (antiguamente, Molino Real) y el Molino de Efrén (que data del siglo XVIII y está situado aguas arriba del Bohilgues), y para las fábricas de electricidad construidas a principios del siglo XX (en Negrón y Vallanca), asimismo que para la Central de Nuestra Señora del Milagro, que se mantuvo en funcionamiento durante veinte años (1953-1974). Cabe destacar la compleja red de acequias que canaliza el agua de riego hacia la vega del Bohilgues, y las frecuentes avenidas del río en tiempo de lluvias. Los desbordamientos del río producían considerables daños sobre huertas y cultivos, ello propició la construcción de muros y diques para la contención de las aguas, en lo que colaboraba también la repoblación de sus riberas con distintas especias arbóreas.

Sigue diciendo el texto del panel:
  • <El río ha sido también fuente de materiales para la construcción al aprovechar sus cantos para construir mampostería y sus áridos (arena, gravas...) para la elaboración de morteros y hormigones. La madera de los chopos de sus riberas también fue empleada frecuentemente por los albañiles locales. No se acaba aquí el uso de la flora de las riberas. La leña de todos los árboles era aprovechada como combustible; las varas de almeces y chopos se empleaban en la confección de mangos y bastones; la sarga era utilizada para cestería; el junco para cordelería y para el suelo de algunas viviendas y la anea para la cestería y respaldo de sillas.... Casi todos estos árboles y plantas eran aprovechados también para forraje y cama de animales y algunas especies, como la zarzamora, producían frutos que eran consumidos por los humanos. El río cuenta también con una abundante fauna en la que destaca la nutria y endemismos como la madrilla. Ésta, junto a otras especies como el barbo, la anguila o el cangrejo eran pescados y constituían una fuente de alimentos y variedad en la dieta para la población local. Hoy en día el Bohilgues se encuentra protegido por su riqueza natural, quedando la pesca restringida a ríos vecinos como el Turia>.

ademuz-molino-villa
Detalle del panel relativo al Centro de Interpretación del Agua "Molino de la Villa" en Ademuz (Valencia), 2018.

Tradicionalmente, las piedras, arenas y gravas del río se han utilizado en la construcción de muros y edificios, de la misma forma que la madera de los árboles de sus riberas. La leña se utilizaba también como combustible, las varas del almezo para la fabricación de variedad de aperos agrícolas (astiles, bastones, horcas...), las sargas en la cestería, los juncos en cordelería, la anea para respaldo y asiento de sillas... Las ramas de variedad de árboles y plantas se utilizaban como forraje y cama de animales, otras tenían uso humano. Tampoco es de despreciar la abundante fauna vinculada al río, como la nutria y la madrilla (Parachondrostoma miegii), pez endémico del río. Junto a este pez endémico había otros (anguilas, barbos, cangrejos...) que constituían fuente de aporte proteico a los habitantes de la zona. Dada su particularidad y riqueza natural, la cuenca del río Bohilgues se encuentra hoy protegida.

El panel, patrocinado por el Ayuntamiento de Ademuz y la Diputación de Valencia (Plan de Turismo de Interior), recoge una serie de recomendaciones útiles:
  • Este es un itinerario sencillo que puede ser recorrido sin necesidad de equipamiento especial. En todo caso es recomendable llevar calzado adecuado y, en verano, sobre todo, agua y algún tipo de recubrimiento para la cabeza.
  • Las riberas del Bohilgues albergan un rico patrimonio natural y cultural, es deber de todos preservarlo y mantenerlo para que pueda ser disfrutado en el futuro.
  • Si durante el trayecto se sufre cualquier tipo de percance se puede llamar a lo siguientes teléfonos: Guardia Civil: 978782025. Emergencias: 112
  • También es interesante anotar los siguientes teléfonos: Consultorio médico: 978785181 y 978785181 (Urgencias). Farmacia: 978785042. Ayuntamiento: 978782000

ademuz-aguardenteria
Vista parcial de la antigua aguardentería de Ademuz (Valencia), con detalle de la canal sobre el río Bohilgues al fondo (2018).


Frente al panel está el edificio de la antigua aguardentería, al fondo puede verse una canal metálica que atraviesa el Bohilgues con dirección a la destilería. Dejamos el lugar del panel, atravesamos el puente y ya en la ribera derecha encontramos otro panel, éste con información relativa al Molino de la Villa: CENTRO DE INTERPRETACIÓN DEL AGUA “MOLINO DE LA VILLA”. Junto a varias fotografía del entorno hay un texto que dice:
  • <El Centro de Interpretación del Agua de Ademuz nos ayuda a conocer mejor este recurso básico para la vida. En sus instalaciones se analiza este recurso esencial para la vida y la actividad económica desde diversos puntos de vista y haciendo incidencia en que se trata de un elemento cada vez más escaso y valioso. Así mismo, la exposición nos permite comprender como ha evolucionado la utilización del agua a lo largo del tiempo. Diversos materiales expositivos y audiovisuales, así como objetos, entre los que destaca el conjunto de maquinaria restaurada, permiten una completa aproximación al agua, a su vinculación con la sociedad y en general a las gentes de estas tierras./ La instalación se ubica en el Molino de la Villa, uno de los edificios más emblemáticos de Ademuz, cuyo origen se remonta a tiempos medievales. Esta localización permite comprobar la relación estrecha entre Ademuz y el agua y cómo este recurso ha sido aprovechado históricamente por sus habitantes. En el entorno del molino se asientan construcciones de diversa naturaleza, aunque todas ellas ligadas al agua y todavía en buen estado de conservación. De esta manera nuestro molino se inserta en un conjunto de gran valor cultural del que forman parte la Fuente Vieja, el lavadero, la aguardentería, la canal del molino.../ Frente al molino tiene su inicio el itinerario de la Hoz, un recorrido que llega hasta el paraje de la Veguilla, en los confines del término municipal de Ademuz. Seguir este camino nos permite disfrutar de un entorno privilegiado, un valioso patrimonio natural que ha sido reconocido como Lugar de Interés Comunitario de la Red Natura 2000. Junto a este valor ambiental podremos ver durante el recorrido un importantísimo patrimonio cultural vinculado al agua y sus usos y aprovechamientos>

ademuz-centro-interpretacion-agua
Detalle de panel informativo: Centro de Interpretación del Agua "Molino de la Villa" en Ademuz (Valencia), 2018.

El panel destaca la importancia social, económica y cultural del agua en la historia de Ademuz; el Molino de la Villa, representativo edificio cuya existencia se documenta desde la época bajomedieval (siglo XIII-siglo XIV); la Fuente Vieja (también nombrada Fuente de los Siete Caños), el Lavadero público, la Aguardentería, etc. En tiempo de Madoz (1845) la industria en el término de Ademuz era relativamente floreciente, había: "15 telares de paños y lienzos para el consumo del país; 5 molinos harineros, 10 fábricas de aguardiente, 2 de cera, 10 alfareías, muchos alpargateros, herreros y de los demás oficios necesarios y profesiones que la vida social reclama".[5] Asimismo, destaca la existencia del sendero de la Hoz, que tiene su comienzo en este punto y lleva hasta el paraje de La Veguilla (también, San Juan de la Veguilla), despoblado situado en los confines suroccidentales del término, lindante ya con Vallanca, el sendero se ha reconocido como Lugar de Interés Comunitario (Red Natura 2000).

En un ángulo del panel puede leerse más información:
  • <Este centro se ha instalado en un edificio histórico. Por ello, te rogamos que respetes su importante valor patrimonial no causando ningún tipo de daño al edificio ni a los objetos y maquinaria que alberga./ El entorno del río Bohilgues está protegido por su elevado valor ambiental que permite que aquí pervivan especies que ya han desaparecido en otros lugres. Debemos disfrutar de sus riberas sin perjudicar la calidad de sus aguas ni dañar a las especies animales y vegetales que pueblan sus aguas y márgenes./ Ademuz dispone de un rico patrimonio histórico, cultura y natural. Si deseas conocerlo mejor, en el ayuntamiento te pueden proporcionar información adicional.>
ademuz-centro-interpretacion-agua
Vista parcial del Molino de la Villa en Ademuz (Valencia), con detalle de antiguas piedras de molino (2018).


Situados en este último panel veremos que a la derecha se halla el Molino de la Villa, frente a una zona verde vallada en la que hay varias ruedas del antiguo molino. A la izquierda se abre una placeta sombreada por un monumental árbol de sombra, se trata propiamente del recinto de la “Fuente Vieja”, situada a la derecha de la plazoleta y del Lavadero público, ubicado poco más abajo.


Ubicación y descripción de la fuente y el abrevadero.
La plazoleta en la que se halla el conjunto de la fuente y el lavadero es un lugar agradable y sombreado, tiene el piso enlosado y una baranda metálica separa el espacio del plátano oriental de la plazoleta. El pavimento es obra reciente, antiguamente el piso se hallaba más hondo.


ademuz-fuente-vieja-lavadero
Vista de la placeta enlosada con la Fuente Vieja a la derecha y el lavadero al fondo en Ademuz (Valencia), 2018.

Al acercarnos a la fuente vemos que en el piso de la placeta -frente a la fuente- hay una placa de piedra labrada con una inscripción: 1er CENTENARIO/ DE LA FUENTE VIEJA/ 1903-2003/ AYUNTAMIENTO DE ADEMUZ/ A.C.R.A.


Propiamente, el manantial se halla a la derecha del recinto, contra un viejo muro de mampostería ordinaria: pose frontis triangular, basado en grandes piedras de sillería. En la pieza central figura un recuadro con una inscripción: AÑO 1903. La fecha puede corresponder al año en que se actuó sobre la fuente, dándole el aspecto actual. En la parte baja hay siete caños de metal de los que mana agua fresca y clara, que cae sobre una pila alargada. Para bajar de la plazoleta a la fuente hay que descender dos escalones. A la derecha de la fuente, contra el muro de piedra hay un abrevadero corrido en un plano más elevado que el pilón de los caños. Pegado a la fuente se halla el sobradero del abrevador. A la izquierda de la fuente hay una escultura de hierro -la silueta del Rincón de Ademuz en el centro de un corazón- dispuesta sobre un soporte de obra forrado de losas. 


ademuz-fuente-vieja
Vista frontal de la Fuente Vieja en Ademuz (Valencia), 2018.


ademuz-fuente-vieja-placa
Detalle de placa frente a la Fuente Vieja en Ademuz (Valencia), en el Primer Centenario (1903-2003) del hontanar (2018).


El agua de la fuente se canaliza por debajo del enlosado hacia el lavadero público, situado junto a la fuente, en un plano inferior. Lo habitual, sin embargo, es que el agua del pilón de la fuente pase al abrevadero, pero aquí no es posible, por hallarse éste en un plano más elevado. Ello lleva a pensar que el abrevadero se surtiría del agua molino, en vez de la fuente.

El lavadero público es un edificio exento situado junto a la “Fuente Vieja”, con el acceso principal en la placeta y un poyo corrido a ambos lados de la entrada. Su planta es cuadrangular, con muretes laterales a media altura y columnas de obra enlucida. La armadura del tejado es de tipo parhilera, típica de las cubiertas a dos aguas, basada en rodillos de madera desbastados, con cañizo y grandes vigas laterales a modo de estribos. El conjunto de la cobertura responde a la arquitectura vernancular, siendo quizá lo más llamativo del lugar.

Entrando en el recinto del lavadero veremos que la cobertura se soporta en las columnas cuadrangulares laterales, destaca una más gruesa dispuesta en el centro y otra en la parte posterior, más fina. La parte posterior está libre, sin murete. El lavadero propiamente está formado por dos acequias o canales de obra que corren paralelas, una a cada lado, con el piso a ras de la acequia, de forma que las mujeres (porque eran mujeres las que tradicionalmente lavaban) tenían que hacerlo arrodilladas. Las canales tenían usos distintos, la dispuesta a la izquierda (septentrional) era para el fregado de los cacharros de cocina, mientras que la situada a la derecha (meridional) se empleaba para la ropa. Los puestos de cabecera se utilizaban para el aclarado de la ropa, ello puede explicar el hecho de que estos puestos tengan el área de lavado más desgastado, además de ser los más demandados.


ademuz-fuente-vieja-lavadero
Vista general (fronto-lateral izquierda) del lavadero público de Ademuz (Valencia), 2018.


ademuz-fuente-vieja-lavadero
Vista interior del lavadero público de Ademuz (Valencia), con detalle de los canales o acequias de lavado (2018).



ademuz-fuente-vieja-lavadero
Vista interior del lavadero público de Ademuz (Valencia), con detalle de la cobertura y canales de le lavado (2018).

ademuz-fuente-vieja
Vista de la placeta enlosada del conjunto hidráulico de Ademuz (Valencia), con la Fuente Vieja a la izquierda y el Molino de la Villa al fondo (2018).


Respecto al lavado, cuando en una casa había alguien enfermo la mujer que lavaba esa ropa debía ponerse la última, en evitación de contagios. Desconozco si esta norma se seguía en Ademuz, pero así consta por testimonios que se hacía en el lavadero de Casasaltas.

El lavadero tiene otra entrada en la parte meridional, con tres peldaños de obra, estando abierta la fachada posterior (suroriental). A la salida de las canales de lavado hay unas compuertas que permiten desviar el agua para otros usos, como el riego, yendo a desaguar finalmente al río Bohilgues.

El recinto del lavadero se restauró con acierto hace unos años, respetando la fábrica original, de forma que constituye un espacio singular y muy cuidado, paradigma de arquitectura tradicional.


ademuz-fuente-vieja-lavadero
Vista parcial del conjunto hidráulico de Ademuz (Valencia), con detalle de la Fuente Vieja a la derecha y el Lavadero al fondo (2018).

ademuz-fuente-vieja-platano-oriental
Detalle de plátano oriental a la entrada del conjunto hidráulico de Ademuz (Valencia), la Fuente Vieja y el lavadero a la izquierda, el Molino de la Villa a la derecha (2018).


Palabras finales, a modo de epílogo.
La Fuente Vieja de Ademuz forma parte del conjunto hidráulico situado en la zona, compuesto por el Molino de la Villa (antiguo Molino Real, de origen medieval), el abrevadero, el lavadero público y la vieja aguardentería. Hay que reconocer que la rehabilitación del lavadero constituyó un acierto. Como escriben Fernando Vegas y Camila Mileto (2001), "se debería promover la restauración de estos edificios y no su destrucción para ser sustituidos por construcciones de nueva planta, que tanto empobrecen la cultura arquitectónica de los pueblos de la comarca".[6]

El antiguo molino harinero fue asimismo restaurado años atrás, respetando los principios de la arquitectura vernacular; hoy es sede de la "Oficina Municipal de Información Turística", también utilizado como sala de exposiciones y para charlas.

Con el paso de los años la Fuente ha tenido distintos nombres, Madoz (1845) la denomina “fuente del Molino”, entonces tenía cuatro caños; posteriormente, otros la nombran como “fuente de los Siete Caños”, en virtud del número de caños del hontanar -que pudieron aumentarse en relación con el incremento poblacional: el municipio de Ademuz censaba 3.415 habitantes en 1900 y llegó a censar 4.092 habitantes en 1920-.[7] Hoy se la conoce como “Fuente Vieja” –nombre que debió recibir para distinguirla de otra nueva, refiriéndose quizá a la primera que se puso en la plaza de la Iglesia.

El conjunto de la fuente, el abrevadero y el lavadero público se hallan en torno a una placeta enlosada -situada en la margen derecha del río Bohilgues-: un lugar de estar muy agradable, sombreado por un monumental plátano oriental. No resulta extraño pues que algunas parejas de novios utilicen el paraje para su casamiento civil.


ademuz-valencia-castillo
Vista parcial (meridional) de Ademuz (Valencia), desde la ribera del río Bohilgues (2018).


Cabe pensar que el lugar (la fuente, el abrevadero, el lavadero público y el molino) debió ser un espacio de socialización muy concurrido en tiempos subactuales, cuando las mujeres acudían a lavar la ropa y a fregar los cacharros de cocina, los hombres a abrevar las caballerías y traer talegas con trigo para moler, y las mozas por agua con cántaros y botijos –también para ver y dejarse ver de los mozos. Entre los frecuentadores de la fuente estaban también los que iban a echar un trago de agua y fumar un cigarro, a descansar un rato y charlar.

El aspecto actual de la fuente procede de principios del siglo XX (1903). Desde entonces hasta mediados los años cincuenta (1954), momento en que tuvo lugar la traída de las aguas potables a la villa, el manantial sirvió al abastecimiento del agua de boca y doméstico de sus habitantes. En homenaje del hontanar, el Ayuntamiento mandó poner una placa en su primer centenario reconocido. Vale.



Véase también:



[1] MADOZ, Pascual (1845). Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones de ultramar, Madrid, tomo I, pp. 82-83.
[2] CAVANILLES, Antonio Josef (1797). Observaciones sobre la Historia Natural, Geografía, Agricultura, Población y Frutos del Reyno de Valencia, Madrid, vol. II, párrafo 107-108, pp. 77-78. MIÑANO, Sebastián de (1826). Diccionario Geográfico-Estadístico de España y Portugal [dedicado al Rey Nuestro Señor por el doctor don Sebastián de Miñano, individuo de la Real Academia de la Historia, y de la Sociedad de Geografía de París], Madrid, tomo I, pp. 20-21.
[3] RODRIGO ALFONSO, Carles (1998). El Rincón de Ademuz. Análisis geográfico comarcal, Edita Asociación para el Desarrollo Integral del Rincón de Ademuz (ADIRA), p. 29.
[4] MADOZ, 1845, tomo I, p. 82.
[5] Ibídem, p. 83.
[6] VEGAS, Fernando (2001). Arquitectura tradicional del Rincón de Ademuz. Memoria construida [Con ensayos de Camila Mileto y Marina Zuccolotto. Dibujos de los alumnos de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valencia], Edición Grupo Loggia-Restauración, Valencia, p. 62. ISBN: 84-699-1838-5
[7] RODRIGO ALFONSO (1998), p. 54.

No hay comentarios: