viernes, 13 de enero de 2017

VISITA GUIADA A LOS “ESTRECHOS DEL EBRÓN” ENTRE EL CUERVO Y TORMÓN, TERUEL (I).


Primera parte de la Ruta de los Estrechos del Ebrón: tramo fluvial de El Cuervo (Teruel).




“Nada hay en la mente que no haya estado antes en los sentidos.”
-Aristóteles (384-322 aJC),
polímata de la Antigua Grecia-.






Introducción.
Por circunstancias que no vienen al caso, el 1 de enero del año en curso me encontré solo en casa. Como el día se anunciaba despejado, me dije: Nada mejor para comenzar el año que una buena caminata... Pensado y hecho, me preparé algo de comer (bocadillo, vino, agua y fruta), me atavié para la ocasión, cogí la cámara de fotos, un bastón que siempre suelo llevar, y con el coche subí hasta El Cuervo, Teruel.[1]

No me encontré con ningún vehículo por la carretera –Castielfabib parecía desierto y Cuesta del Rato ensimismado- sólo en El Cuervo hallé algunas personas en el merendero “Los Chorros”, gente joven con niños. Aparqué frente a las pistas y bien abrigado, cargué mi mochila, me puse la braga a la cabeza y bastón en mano comencé la marcha: la braga militar es una prenda muy útil, sirve de gorro para la cabeza y de bufanda para el cuello. Mi primera braga venía con el uniforme de marinero que me dieron en Cartagena, cuando hice el servicio militar obligatorio. Han pasado años desde la última vez que hice este recorrido, y hacía tiempo que deseaba volver a hacerlo. Me hubiera gustado ir con alguien, pero no siempre es posible encontrar la compañía adecuada; aunque también disfruto yendo solo, ello me permite controlar mejor la marcha, además de pensar, evocar, incluso rezar. Meditar en plena naturaleza es tan saludable para el espíritu como respirar a pleno pulmón para el cuerpo...


Cuervo-teruel-estrechos-rio-ebron
Detalle del Puente de la Palomareja -frente a la desaparecida fuente de Santano- en El Cuervo (Teruel), con señalización vertical indicando los Estrechos del río Ebrón (2017).

El trayecto entre el merendero y el Puente de la Palomareja es un tramo de umbría en invierno, el piso estaba cubierto de escarcha congelada: hasta el 14 de mayo, festividad de san Matías, no dará el sol en las umbrías. Me encontré a una pareja joven con dos niños pequeños, el menor iba corriendo detrás del grande, y al pasar junto a mí me saludó, acompañando su saludo con una franca sonrisa: Buen presagio para la marcha -me dije-. A mi izquierda, en la cima del cerro quedan las ruinas de la Ermita de San Pedro,[2] a mi derecha las huertas de cultivo, más allá del río, en la ladera del monte, la Peña de la Cruz, que también llaman Peña Blanca, y en sus inmediaciones la Cueva de doña María, donde han instalado una curiosa capilla u oratorio en honor de la Virgen; más abajo, hacia el sureste, Los Picarzos, rojizos farallones que emergen de la cima de la montaña cual gigantes petrificados.

A la entrada del puente de la Palomareja, situado en posición septentrional respecto al cerro de San Pedro -y al pueblo-, hay un par de señales verticales indicando la dirección de los Estrechos del río Ebrón. Al cruzar el puente no pude dejar de evocar el paisaje de mi infancia, el puente no estaba entonces y el camino pasaba poco más arriba, junto a una noguera cuyo sombraje cobijaba un venero que si mal no recuerdo nombraban “fuente de Santano”, hoy desaparecida. De subida o bajada del “Río de Allá Arriba” siempre nos parábamos a beber de esta fuente de aguas límpidas, frescas y transparentes como son todas las de El Cuervo. Conozco bien la zona, mis abuelos maternos –José Garzón Casino y Dominica Casino Alamán- eran de El Cuervo, y en mi infancia –finales de los años cincuenta del pasado siglo- pasaba temporadas con ellos, además de los veranos. Al evocar recuerdos uno percibe que –como decía el escritor francés Honoré de Balzac (1799-1850)- “Existen en nosotros varias memorias. El cuerpo y el espíritu tienen cada uno la suya”.


Cuervo-teruel-camino-estrechos-rio-ebron
Detalle de la pista que lleva a Veguillas, Alobras y Tormón (izquierda), en El Cuervo (Teruel), con señalización vertical indicando la dirección de los Estrechos del río Ebrón, derecha (2017).

camino-estrechos-rio-ebron
Detalle de puente-pontón de tablas sobre el río Ebrón en El Cuervo (Teruel), camino de los Estrechos del Cañamar (2017).

Consideraciones previas.
Antes de continuar quisiera hacer unas observaciones, respecto a la ruta de los Estrechos del Ebrón, y la forma de llevarla a cabo. En general, como para cualquier marcha -viaje o excursión-, cabe ir bien preparado, física, mental e intelectualmente. Lo primero es estar motivado, tener deseos de hacer lo que pretendamos. Informarse sobre lo que vamos a ver –acerca de lo que nos ofrece cada lugar- es esencial para disfrutar plenamente de la experiencia viajera. Respecto al equipo, siempre buen calzado para evitar caídas y torceduras, y vestido según la estación y la climatología. Conviene llevar algo a la cabeza, gorro, sombrero, braga militar para el cuello o la cabeza, un bastón ligero y resistente para apoyarnos, algún alimento sólido –el agua no puede faltar-, un utensilio de corte (cuchillo, navaja), una bolsa de plástico para desperdicios, todo ello en una mochila ligera. En mi caso siempre suelo llevar además una cámara fotográfica y una libretita o grabadora para anotar o dictar lo que fuere, un dato, un pensamiento: Verba volant, scrīpta mānent...-que diría el clásico-.

En cuanto a las precauciones, nunca encender fuego, ni salirse del camino señalizado, a no ser que conozcamos bien la zona. Si vamos solos, hay que dejar dicho adónde iremos -nunca se sabe si tendrán que venir a buscarnos-; llevar el móvil con la batería cargada, no arrancar ramas, plantas ni flores, no ensuciar el agua ni dejar basuras; esto es, no dejar señales de nuestro paso por el lugar, primera ley del buen excursionista. Y si vemos algún animal, observarlo sin molestarle.

Tocante al trayecto, cabe decir que es una ruta larga (unos veinte kilómetros, ida y vuelta), que podrán hacer sin problema las personas hechas a este tipo de marchas, aunque el recorrido se considera de dificultad media-baja. Mi recomendación, sin embargo, es hacerla en dos veces, atendiendo a los tramos en que puede dividirse el trazado:
A] Tramo fluvial: desde El Cuervo hasta poco más arriba de los Estrechos, incluye el paso por el Pozo de la Olla, el Pozo de la Campana y los Estrechos del Cañamar -que son ya de Tormón-.
B] Tramo de montaña: desde Tormón hasta la entrada a los Estrechos del Cañamar, incluye la Cascada de Calicanto y el Puente de la Fonseca -todo el trayecto por el término de Tormón-.

Ambos tramos tienen, sin embargo, contacto con el río. Existen, además, varios miradores en cada trecho desde los que contemplar una perspectiva aérea de los distintos parajes por donde vamos pasado. Porque ya digo que hacer todo el trayecto en una acometida –ida y vuelta, miradores incluidos- puede ser agotador. Además, el cansancio nos impedirá disfrutar plenamente de la excursión. Véase esta proposición como alternativa, pues todo estará en función de la experiencia y preparación de cada cual, además del tiempo de que dispongamos.


camino-estrechos-rio-ebron
Detalle de puente de tablas sobre el río Ebrón en El Cuervo (Teruel), camino de los Estrechos del Cañamar (2017).

Camino del Pozo de la Olla.
En mi excursión de aquel día partí del merendero “Los Chorros” de El Cuervo, la mañana era fresca, el cielo despejado. Al llegar al Puente de la Palomareja -donde la antigua fuente de Santano-, cogí el camino de la derecha, pues el de la izquierda conduce por una pista a Veguillas, Alobras y Tormón: realmente sale a la carretera que une estas poblaciones, entre Veguillas y Alobras. En este punto, al comienzo de la ruta de los Estrechos del Ebrón, la pista deja el asfalto y continúa de tierra. A mi derecha queda el acceso a la antigua piscifactoría, ya cerrada. El camino continúa un trecho de subida y otro de bajada, para situarse finalmente a nivel de los campos de cultivo. Tras unos centenares de metros aboca al Ebrón, el río puede vadearse en este punto, por debajo de un azud. Como voy caminando utilizo un endeble puente de tablas con barandas, que cruza a la ribera izquierda por debajo del vado. El trayecto hasta el Pozo de la Olla es transitable con vehículos, aunque aconsejo hacerlo caminado. La vía es muy amena –y cómoda de recorrer-, continuamente se tiene el río a la vista; cuando desaparece permanece el sonido del agua.

La ruta de los Estrechos del Ebrón puede practicarse en cualquier momento del año, excepto cuando amenaza tormenta o con días previos de mucha lluvia, por los peligrosos desbordamientos del río. Mi abuelo José Garzón poseía algunas fincas por la zona, y con frecuencia subía a laborarlas con una yegua que tenía. En cuanto oía el primer trueno, especialmente en verano, decía a la abuela: Domina, recoge todo que nos vamos... La abuela, obediente y sabia, recogía todo, incluida una cabra que llevaba siempre consigo al campo, y emprendían el regreso al pueblo. Las fincas del abuelo eran un vergel por lo cuidadas que las tenía, allí cultivaba de todo lo que se da en la zona, incluso tabaco, cuyas matas escondía entre el maíz, para que no se las descubrieran los guardias. Una vez secas, con las hojas hacía su picadura, pues era un hombre antiguo, de los de petaca de cuero y chisquero de mecha, objetos que guardaba entre las bandas de la faja que portaba: el abuelo había sido Guardia de Seguridad en Madrid y en Barcelona en el primer tercio del siglo XX -siendo podador en los jardines del palacio real de la villa y corte conoció al rey Alfonso XIII de niño-; y en su jubilación, antes de la guerra, regresó al pueblo... Hoy, a falta de brazos que las cultiven, la mayoría de aquellas huertas y campos de esta parte del término están abandonadas -lentamente, la Naturaleza las irá reclamando como suyas-: Suerte que el abuelo no puede verlas -pienso para mi-. De verlas en este estado le producirían gran tristeza, pues amaba con pasión esta tierra y su paisaje...


camino-estrechos-rio-ebron-pozo-olla
Detalle de escaleras de madera en el Pozo de la Olla en El Cuervo (Teruel), camino de los Estrechos del Cañamar (2017).

camino-estrechos-rio-ebron-pozo-olla
Detalle de escaleras de madera en el Pozo de la Olla en El Cuervo (Teruel), camino de los Estrechos del Cañamar (2017).
Desde El Cuervo hasta el Pozo de la Olla, el camino es francamente relajante, por la belleza del paraje, acompañado en todo momento por el continuado rumor del río, de ahí que sea recomendable para las personas excitables, incluso para las ansiosas y neurasténicas. Se trata de una zona resguardada, en primavera florecen las plantas y los árboles que en verano sombrean el camino. En otoño, los verdes lujuriosos se transforman en todos los colores; y en invierno, los árboles de ramas desnudas dejan pasar los rayos de sol, tan agradables al caminante. Durante el trayecto encontraremos varios puentes y pontones comunicando ambos lados del río: los pontones son puentes de tablas sin barandas. Antaño había incluso canales hechas con troncos vaciados llevando el agua de un lado al otro del río. Las riberas están pobladas de chopos, sargas y juncos, y si prestamos atención observaremos alguna corneja que sale rauda de algún jaral, incluso podremos percibir el rítmico golpeteo de los pico picapinos. Aunque no sean fáciles de ver, también hay jilgueros, lavanderas, incluso abubillas y mochuelos...

Desde el pueblo son cuatro kilómetros de marcha, media hora larga de camino disfrutando del ameno paisaje. Antaño las riberas estaban limpias, en evitación de los temibles desbordamientos del río, caso de avenidas. Hoy estas mismas riberas son intransitables, llenas de broza, ramas y árboles caídos. Observé un monumental chopo lombardo con el tronco derrumbado transversalmente sobre el cauce, tan grande que amenazaba con obstruir el paso del agua. Pero ello no parece preocupar a los responsables de la Confederación Hidrográfica del Júcar. Conforme avanza, el caminante podrá observar que el cauce del río se va encajonando entre las laderas de las montañas, cubiertas de pinos, sabinas, enebros y monte bajo, aliagas, romeros, rosales silvestres y otros arbustos. El panorama constituye también una lección geológica, allá donde miremos encontraremos algún detalle de interés, pues el panorama es muy agreste, todo lo cual constituirá una vivencia naturalística y medioambiental. Lamentablemente, no todo el mundo puede disfrutar de la Naturaleza, a mucha gente le pican continuamente los insectos -parece incluso que los atraen, debe ser cosa química u hormonal-, padece erupciones al rozar ciertas hierbas, sufre alergias y estornudos... ¡Lástima!

Disfrutando con cada paso, casi sin darme cuenta llego al Pozo de la Olla, área de descanso con mesas y bancos donde concluye el trayecto con vehículos. Antes de llegar advierto a mi izquierda un puente de madera que cruza el río. Desde el otro lado puede seguirse un sendero acondicionado en la ladera que lleva a un mirador desde el que observar -a vista de pájaro- el panorama circundante, aguas arriba y aguas abajo del Ebrón. Aguas arriba puede verse un azud que recoge el agua para el riego, trasportada mediante una acequia que discurre por la ribera izquierda del río. El rudimentario azud, basado en un simple tronco de chopo, piedras y maleza ha propiciado la creación de un gran hoyo por encima del mismo, a lo que colabora el estrechamiento del cauce, siendo ésta la primera gran angostura de las muchas que tiene el río desde este punto hacia arriba.


azud-camino-estrechos-rio-ebron
Detalle del azud en el Pozo de la Olla en El Cuervo (Teruel), camino de los Estrechos del Cañamar (2017).

Decía que en el área de descanso hay bancos y asientos, y un gran panel con texto y dibujos que ilustran acerca del lugar y el entorno, con consejos y recomendaciones generales respecto del trayecto que se va a recorrer. Hay, además, varios postes con señalización de pala que indican la dirección a seguir para recorrer los Estrechos del río Ebrón.


Del Pozo de la Olla al Pozo de la Campana y los Estrechos del Cañamar.
Para salvar el repecho y proseguir la marcha cabe ascender por unas escaleras de madera junto al azud, en la ribera izquierda. El camino continúa por la misma roca del monte, protegido mediante barandas metálicas basadas en barras de hierro hincadas en el suelo, unidas a su vez mediante cables de acero. Salvado este primer resalte rocoso el camino continúa por una senda sombreada de chopos, hasta arribar a un pontón de tablas mediante el que pasar al otro lado. El caminante se halla en la ribera derecha, en una explanada cubierta de vegetación, frente a un enorme murallón que se alza vertical en la ribera opuesta, en cuya zona media puede verse un hueco acampanado, se trata del Pozo de la Campana: así le llamábamos nosotros de niños, así le seguiremos llamando.

En este punto la montaña vuelve a estrecharse, merced a la aproximación de los bastiones pétreos que forman ambos lados del cauce. Sobrepasado este punto hay otro puente de madera mediante el que pasar al otro lado. El camino discurre ahora por una senda en espacio abierto, ribera izquierda del Ebrón, y pasa junto a enorme peñasco en forma de laja desprendida de otra mayor. Poco más adelante la vía asciende por un repecho, entre una vieja noguera de ramas desnudas, a nuestra izquierda, y un farallón rocoso a la derecha. Desde este punto se advierte un puntal pétreo correspondiente a un mirador de los varios que pueden encontrarse. El camino se estrecha hasta hacerse senda y desciende para ascender de nuevo, hasta unas señales verticales bajo el roquedo de la margen izquierda. Las señales de pala allí colocadas indican las distintas direcciones: El Cuervo, sur, de donde vengo. Alobras, oeste, pasando bajo el mirador; Estrechos del Ebrón, norte, la dirección que sigo. Por encima de los indicadores el caminante podrá observar una planta trepadora, variedad de hiedra que está colonizando la verticalidad de la roca, cual gigantesco tapiz vegetal. En este punto se halla el límite municipal entre El Cuervo y Tormón pues desde el siguiente puente ya estaremos en Tormón, Estrechos del Cañamar incluidos.


camino-estrechos-rio-ebron
Detalle de chopos en la ribera del Ebrón, por encima del Pozo de la Olla en El Cuervo (Teruel), camino de los Estrechos del Cañamar (2017).


camino-estrechos-rio-ebron-ponton
Detalle de pontón sobre el río Ebrón, por encima del Pozo de la Olla en El Cuervo (Teruel), camino de los Estrechos del Cañamar (2017).

La trocha parece bifurcarse en este punto, un ramal asciende por la ladera en dirección a los Estrechos del Cañamar, mientras que otro baja hasta casi el nivel del río para cruzarlo un poco más adelante por un puente de madera, para ascender enseguida por la ladera opuesta, camino de los miradores del otro lado. A los pies de los miradores discurre la rambla de Alobras, cauce habitualmente seco que drena las vertientes meridionales de aquel término, rindiendo sus aguas al Ebrón en este punto. De vuelta del mirador hay que retomar la senda que ascendía por la derecha para descender de nuevo poco más adelante. Antes de la bajada, volviendo atrás la mirada puede verse con cierta perspectiva como la hedera trepadora de la que decía asciende por la verticalidad del peñasco, cubriéndolo casi por completo. Hay que concentrarse un momento para atender a la bajada, que resulta algo brusca, para encarar un largo puente de madera. Algunos de estos puentes y pasaderas que vengo nombrando son el resultado del Programa de Desarrollo Rural de Aragón 2007-2013, financiados con el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural: una prueba de que Europa invierte en Zonas Rurales, aunque sea poco. Hay que reconocer, sin embargo, que el viaducto tiene entidad: es bello, sólido y está bien construido. Cruzo al otro lado, margen derecha del río, para internarme propiamente en los Estrechos del Cañamar, situados una cincuenta de metros más adelante.

La idea de hacer y divultar esta ruta de los Estrechos del Ebrón parece que partió de El Cuervo; Tormón aceptó el reto y acordaron que cada municipio se encargara de diseñar, adaptar y buscar las ayudas necesarias para financiar su tramo. El más costoso, sin embargo, es el de Tormón, que como digo comienza en el puente previo a los Estrechos del Cañamar, donde se hallan las pasaderas colgantes. 

El paso de los Estrechos del Ebrón en este punto se acomete mediante unas pasaderas metálicas engazadas en la roca viva del monte, dispuestas sobre la margen derecha, a pocos palmos sobre el cauce. El río se estrecha aquí considerablemente, mostrando una singular cañón de paredes verticales cortadas a pico. Las pasaderas son cómodas de transitar –y bastante seguras-, en lo que colaboran las barandas que protegen la parte que da sobre el río y el cable de acero sujeto a la roca, sirga que acompañará al caminante durante todo el trayecto de pasadera. Merece la pena detenerse, sin embargo, para observar el estrechamiento del cauce y la claridad de sus aguas, que forma pozas de distinta profundidad en varios puntos de la cuenca. En mi infancia, siendo verano cruzábamos estos estrechos caminando sobre el lecho del río, con el agua hasta la cintura, incluso más arriba. Entonces no había pasaderas -más allá de cuatro grandes piedras en algunos lugares de vadeo-: estoy diciendo de finales de los años cincuenta del pasado siglo. El concepto de Ruta de los Estrechos del Ebrón estaba todavía lejos... Si nos fijamos veremos como algunos árboles y arbustos crecen en las rendijas de las rocas, manteniendo posiciones inverosímiles. El lugar tiene algo de misterioso, por la penumbra y el prolongado sonido del agua. El caminante puede tener la sensación de estar profanando un lugar sagrado y recóndito de la naturaleza. Dada la estación y la hora del día –mi excursión, como decía, fue el primer día de enero-, pude ver largos carámbanos de hielo enganchados de las rocas, estalactitas resultante del agua que chorrea de la cima, y de la heladas nocturnas.


estrechos-rio-ebron-pozo-campana
Detalle de cornisa rocosa en el Pozo de la Campana en El Cuervo (Teruel), camino de los Estrechos del Cañamar (2017).

estrechos-rio-ebron-pozo-campana
Detalle de cornisa rocosa en el Pozo de la Campana en El Cuervo (Teruel), camino de los Estrechos del Cañamar (2017).

Las pasaderas metálicas continúan un buen trecho, suben y bajan sobre el lecho del río, acomodadas a la escabrosidad del terreno, hasta un punto en que el cauce se abre de nuevo a la luz. El camino discurre por la somera ladera derecha del río, pasando entre la roca del monte y algunos pinos y sabinas que crecen en el declive, cuyas raíces más superficiales aprovechan de escalones en el trayecto del sendero.


De los Estrechos del Cañamar al pontón metálico.
Poco más adelante hay que cruzar de nuevo el río por otro puente de madera; el puente permanece amarrado a la roca mediante un cable de acero. El sendero se ensancha en la otra ribera, discurriendo por un claro, pasa junto a una añosa sabina que hay a la mano izquierda, a cuyos pies puede verse un panel informativo ilustrando sobre la variedad de sabina albar, características y propiedades. Me gusta leer la información que contienen las tablas, de forma breve informan al caminante acerca de los lugares por donde pasa, de lo que va viendo. El panel lleva por título genérico -Una veterana de la resistencia-, el primer epígrafe dice:
  • <Una sabina peculiar: En Aragón crecen tres distintas especies de sabinas. Una de ellas, la sabina albar (Juniperus thurifera), a la que pertenece este ejemplar, puede distinguirse por sus frutos que, de ser inicialmente de color verde, van adquiriendo posteriormente un peculiar tono azulado oscuro. Además es la única que puede presentar un porte arbóreo, llegando a alcanzar incluso los 12 metros de altura./ Con el resto de las sabinas comparte el color ceniciento de su corteza, el aspecto escamado de sus hojas perennes, que recuerdan bastante a las del ciprés, su color verde-azulado y característico tacto áspero>.

estrechos-rio-ebron-puente
Detalle de puente por encima del Pozo de la Campana en El Cuervo (Teruel), camino de los Estrechos del Cañamar (2017).
estrechos-rio-ebron-laja
Detalle de laja de piedra por encima del Pozo de la Campana en El Cuervo (Teruel), camino de los Estrechos del Cañamar (2017).

Durante el trayecto pueden observarse muchas sabinas de la misma especie que la descrita, alternando con pinos, enebros y matas de romero. El ejemplar que tengo al lado es una sabina hembra, lo que resulta evidente por los frutillos globosos que muestran sus ramas, denominados trabinas. Dentro de los gálbulos se hallan las semillas, suele contener tres. Sigo leyendo el texto del panel, cuyo segundo epígrafe -Resistencia a toda prueba-, dice:
  • <Esta sabina tal vez sea el árbol más distintivo de la comarca, en la que hasta no hace muchos años formaba extensos bosques. Gracias a su perfecta adaptación a las condiciones extremas del clima, y resistiendo el intenso pastoreo al que se ha visto sometida a través de los siglos, esta especie resulta muy frecuente en las tierras altas de la provincia de Teruel, aunque también se da de manera habitual en las áridas parameras de la Depresión del Ebro. Otra de las singularidades de esta especie es su lentísimo ritmo de crecimiento que, junto a su gran longevidad, la suele convertir en una auténtica “veterana” entre los árboles del entorno>.

La sabinas –árboles protegidos- son también muy frecuentes en las zonas altas del Rincón de Ademuz, comarca valenciana vecina, situada entre Cuenta y Teruel. Los ejemplares más robustos y antiguos se hallan en Puebla de San Miguel, al noreste del término, partida de Las Blancas, nombre con el que se conoce el lugar donde proliferan estos árboles centenarios.[3] En un tercer epígrafe del panel –Usos y construcciones-, puede leerse:
  • <Debido a su cercana y abundante presencia, esta especie ha sido utilizada desde antiguo por el ser humano para multitud de usos. Así, el cocimiento de sus ramas era un buen remedio para calmar los dolores del aparato digestivo, aunque debía ingerirse en una cantidad mínima pues en realidad es muy tóxica, por lo que también llegó a utilizarse como planta abortiva./ Su madera, cuya mayor virtud es su gran dificultad para pudrirse, fue empleada ya desde hace siglos para la construcción del armazón de las embarcaciones asó como para fabricar bastones y colmenas>

Respecto a las propiedades terapéuticas de las sabinas, cabe decir que la esencia de sabina se utilizó desde la antigüedad, tanto la resultante de los gálbulos como la de sumidades tiernas, teniendo como principal característica ser muy irritante a la piel, y a las mucosas. Aunque por tradición se la considera abortiva, en realidad carece de acción específica sobre el útero, ya que congestiona todo el bajo vientre, pudiendo resultar de este efecto el aborto, pero a costa de amenazar la vida de la parturienta, ya que resulta venenosa tanto para la mujer como para el feto.[4]


estrechos-rio-ebron-puente
Detalle de puente sobre el río Ebrón en El Cuervo-Tormón (Teruel), camino de los Estrechos del Cañamar (2017).

estrechos-rio-ebron-pasaderas
Detalle de la entrada a los Estrechos del Cañamar en El Cuervo-Tormón (Teruel), 2017.

estrechos-rio-ebron-pasaderas
Detalle de escala metálica en los Estrechos del Cañamar en El Cuervo-Tormón (Teruel), 2017.

Poco más adelante el camino hace un giro a la derecha, aunque sigue paralelo al cauce, quedando a la diestra del caminante una singular formación rocosa piramidal que a esta hora del día ilumina de pleno el sol poniente. Las laderas de las pedregosas vertientes de la montaña, cubiertas de grandes pinos laricios y sabinas albares, se ensanchan en este punto formando un amplio anfiteatro. Los pinos laricios -también nombrados como salgareños y negrales- se distinguen porque las ramas de sus copas crecen horizontalmente al tronco, además de por su corteza grisácea, cenicienta. El camino discurre por un somero bosquecillo para enfilar un resalte rocoso en la margen izquierda del río. Aquí desaparece literalmente el sendero, convirtiéndose la senda en una experiencia de escalada. Hay que bajar con sumo cuidado, apoyándose en unos peldaños de hierro existentes sobre la vertical del peñasco: bajaremos asidos al cable de acero que hay por encima de las pasaderas.

Cabe concentrarse, sin embargo, en la bajada; aunque corta, puede resultar peliaguda para las personas menos diestras en este tipo de marchas. Los peldaños llegan hasta el sendero, que continúa por la ribera, entre una hiera de chopos y una antigua acequia, hasta un punto poco más adelante en que de nuevo hay que cruzar el río a la margen derecha -esta vez por un pontón metálico pintado de verde-: el piso es seguro, de gruesa rejilla perforada. Aguas arriba y aguas abajo -desde el pontón-, el elemento líquido se muestra extraordinariamente claro -límpido, cristalino- discurriendo sobre su lecho de rocas y musgo con un suavísimo murmullo.


estrechos-rio-ebron-escaleras
Detalle del cauce del río Ebrón en los Estrechos del Cañamar, en El Cuervo-Tormón (Teruel), 2017.
Como otros tantos vistos más abajo, el pontón metálico se hallaba amarrado por un cable de acero al sólido tronco de una sabina que crece en la margen derecha. Desde este punto el camino se alarga por un sendero pedregoso, ascendiendo por la ladera, alejándose progresivamente del cauce. Aquí comienza la parte montañosa de la ruta de los Estrechos del río Ebrón -digamos la parte más aérea y paisajística-, camino del Puente de la Fonseca y la Cascada de Calicanto, ya en las proximidades de Tormón. En mi excursión de aquel día ascendí un trecho por el sendero, hasta un alcorcito rocoso donde el camino gira bruscamente a la izquierda. Sentado en una piedra llana almorcé con gran placer el bocadillo que llevaba, al tiempo que degustaba el espectáculo de la naturaleza. Para pasar el bocadillo bebí algo de vino, guardando el agua para calmar la sed. De postre comí una deliciosa manzana, sin pelar, a mordiscos. Vale.



Continúa en:




[1] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo (2000). Aproximación histórica a la villa de El Cuervo y su parroquial, Edita Ayuntamiento de El Cuervo (Teruel), Valencia.
[2] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. La ermita de San Pedro en El Cuervo (Teruel), del domingo 2 de septiembre de 2012.
[3] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. El sabinas de “Las Blancas” en Puebla de San Miguel, del lunes 15 de septiembre de 2014.
[4] FONT QUER, Pío (1993). Plantas medicinales. El Dioscórides renovado, Editorial Labor, S.A., Barcelona, tomo I, pp. 86-88.


-- GALERÍA FOTOGRÁFICA --

estrechos-rio-ebron-pasaderas-escalera
Detalle de escala y pasarela sobre el cauce del río Ebrón en los Estrechos del Cañamar, en El Cuervo-Tormón (Teruel), 2017.

estrechos-rio-ebron-pasaderas
Detalle de pasarela sobre el cauce del río Ebrón en los Estrechos del Cañamar, en El Cuervo-Tormón (Teruel), 2017.

estrechos-rio-ebron-pasaderas
Detalle de pasarela sobre el cauce del río Ebrón en los Estrechos del Cañamar, en El Cuervo-Tormón (Teruel), 2017.

estrechos-rio-ebron-camino
Detalle del camino a la salida de los Estrechos del Cañamar, en El Cuervo-Tormón (Teruel), 2017.

estrechos-rio-ebron-pasaderas
Detalle de escala y pasarela sobre el cauce del río Ebrón a la salida de los Estrechos del Cañamar, en El Cuervo-Tormón (Teruel), 2017.

estrechos-rio-ebron-camino
Detalle del camino a la salida de los Estrechos del Cañamar, en El Cuervo-Tormón (Teruel), 2017.

estrechos-rio-ebron-camino
Detalle del camino a la salida de los Estrechos del Cañamar, en El Cuervo-Tormón (Teruel), 2017.

estrechos-rio-ebron-ponton
Detalle de pontón sobre el cauce del río Ebrón por encima de los Estrechos del Cañamar, en El Cuervo-Tormón (Teruel), 2017.

estrechos-rio-ebron-cauce
Detalle del cauce y riberas del río Ebrón en El Cuervo-Tormón (Teruel), por encima los Estrechos del Cañamar (2017).

estrechos-rio-ebron-cauce
Detalle del cauce y riberas del río Ebrón en El Cuervo-Tormón (Teruel), por encima los Estrechos del Cañamar (2017).

estrechos-rio-ebron-paisaje
Detalle del cauce y riberas del río Ebrón en El CuervoTormón (Teruel), por encima los Estrechos del Cañamar (2017).

No hay comentarios: