domingo, 26 de noviembre de 2017

EL PICO GAVILÁN, EN LA RUTA DEL ALTO DE LAS BARRACAS.


Visita guiada, a propósito de la subida al observatorio forestal.



“Porque más allá del placer anímico o sensitivo
que pueda provocarnos la contemplación del paisaje,
de lo que se trata es de crear vínculos de aprecio y respeto hacia el mundo natural, 
sensibilización que sólo puede lograrse merced al contacto personal y directo con el hábitat”
-Del contenido textual-.










El Pico Gavilán, también conocido como “El Gavilán” (1.741-1.750 m), es el segundo pico más alto de la provincia de Valencia, sólo por debajo del Alto de la Barracas (1.838 m) –mal nombrado “Cerro Calderón”-, y que constituye el techo de la Comunidad Valenciana. Digo mal nombrado porque el topónimo “Calderón” corresponde en realidad al “collado Calderón” (1.308 m), altozano que conecta la zona sur del macizo de Javalambre con la Sierra de Tortajada, situada en posición meridional.[1] Sin embargo, en el conjunto de alturas montañosas comunitario, el Pico Gavilán hace el número tres, ya que entre éste y el Alto de las Barracas está el Peñagolosa (1.813 m)., pico situado en L´Alcalatén (Castellón).

El Alto de las Barracas y el Pico Gavilán son vecinos –a sus cimas apenas les separan 2,600 km-: ambos se sitúan en el Parque Natural de Puebla de San Miguel, en las estribaciones de la Sierra de Javalambre, conjunto de montañas de la zona meridional del Sistema Ibérico: entre Teruel por Aragón y el Rincón de Ademuz por Valencia. Otro cerro relativamente próximo a los citados (situado en posición suroriental respecto de los anteriores) es el Pico del Buitre (1.957 m), aquí se halla el Observatorio Astrofísico de Javalambre (OAJ), término de Arcos de las Salinas (Teruel). No obstante, la altura más elevada de la zona y señor de estas cumbres es el Pico Javalambre (2.020 m), situado en posición septentrional respecto de los anteriores.


puebla-san-miguel-ermita-san-roque
Vista frontal (meridional) de la Ermita de San Roque, junto a la CV-363 y punto de inicio en la subida al Pico Gavilán y al Alto de la Barracas, Puebla de San Miguel (Valencia),  2017.

puebla-san-miguel-pico-gavilan-calderon
Detalle de paneles indicando la ruta del Pico Gavilán, el Pino Vicente y el Alto de las Barracas junto a la Ermita de San Roque, Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.


puebla-san-miguel-pino-vicente-gavilan
Detalle de paneles indicando la ruta del Pico Gavilán, el Pino Vicente y el Alto de las Barracas junto a la Ermita de San Roque, Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.



Al Pico Gavilán puede subirse de distintas maneras: caminando, en bicicleta de montaña, en moto o en coche (preferiblemente 4x4 o todocamino); los quads están prohibidos.[2] La ascensión puede llevarse a cabo siguiendo varias rutas y desde distintos puntos. Todo dependerá del tiempo de que dispongamos, del estado físico de los excursionistas, del medio que vayamos a utilizar y otras circunstancias. Una ruta sencilla y directa para visitar de una acometida el Pico Gavilán, el "Pino Vicente" y el Alto de las Barracas es el que describimos en una entrada anterior: El Pino Vicente, un árbol monumental.[3] Aunque en aquella ocasión no llegamos a subir al Gavilán.

Si salimos temprano, tomando el camino con calma, disfrutando del paisaje y de la compañía (si la llevamos), podremos pasar el día en la zona, subir al Gavilán y continuar tranquilamente hasta el Alto de las Barracas, para bajar al comienzo de la tarde, visitando entonces el "Pino Vicente Tortajada". Hay que tener en cuenta que la estancia en la cima del Alto de las Barracas dependerá de la climatología y de la estación, pues a semejante altitud las condiciones meteorológicas pueden ser engañosas, además de cambiar bruscamente. Cierto que en el área de Micorreserva de Flora del Alto de las Barracas podremos ver notables ejemplares de pinos albares (Pinus sylvestris), pero ninguno como el monumental Pino Vicente.

Para concluir esta introducción baste decir que la altitud media de la zona sobrepasa los 1.200 metros, el valor paisajístico y mediambiental es considerable, siendo la presión antrópica escasa.

Alturas más notables de la zona meridional de la Sierra de Javalambre.
DENOMINACIÓN
ALTITUD SOBRE NIVEL DEL MAR
Pico Javalambre
2.020 m
Pico del Buitre
1.957 m
Alto de las Barracas (mal nombrado Calderón)
1.838 m
Puntal del Mozo
1.751 m
Pico Gavilán
1.750 m
Alto del Chaparral
1.710 m
Cañada de Jorge
1.701 m
Elaboración propia (2017).

Cabe decir, finalmente, que para el caminante o excursionista que pretenda realizar esta ruta puede ser de interés la consulta de GOOGLE MAPS: versión mapa y satélite.


De la Ermita de San Roque a La Santica.
El paraje de la Ermita de San Roque es un buen punto de partida para ascender al Gavilán y al Alto de las Barracas. La ermita es un edificio sencillo, su arquitectura responde a la tradicional de la zona, posee una sola nave de planta alargada, muros de mampostería ordinaria, cubierta a dos aguas con armadura de madera tipo parhilera y porche cubierto a los pies, con soportes de piedra labrada en forma de columnas romanas y muretes laterales. Orientado de norte a sur, mira a Puebla de San Miguel. Se halla en la vertiente derecha del Barranco de la Saladilla: junto a la CV-363, vía que une Losilla de Aras con Mas del Olmo.

Las paletas señalizadoras existentes al comienzo de la pista nos indican la dirección a seguir, la distancia (8 km), la altitud del Pico Gavilán (1.748 m) y el tiempo estimado del recorrido: al Gavilán (1 hora 45 minutos), Alto de las Barracas (3 h). La ascensión supone un camino en pendiente continuada (7-8-9%) según los tramos: en apenas 8 kilómetros deberemos subir de los 1.000 metros de Puebla de San Miguel a los 1.838 m del Alto de las Barracas.

El camino es una pista de tierra apisonada en buen estado, nunca viene mal recordar que hay que llevar calzado de montaña y ropa adecuada a la estación, protección solar, sombrero o gorra, gafas de sol, bastones de marcha y mochila con poco peso (menos del 10% corporal). No debemos olvidarnos del agua, ya que no encontraremos fuentes de agua potable en el camino. El agua de la Fuente de la Canaleja no está tratada. Y algo de comer, frutos secos, alguna pieza de fruta, etc. El trayecto desde la ermita hasta el empalme del camino que recorre la cota media de la Loma del Carrascal es anodino, con la excepción de un notable ejemplar de sabina centenaria que veremos a la mano derecha. Podría decirse que el árbol típico del Rincón de Ademuz en otro tiempo fue el manzano, singularmente el esperiego; sin embargo, en la actualidad, el que mejor le representa es la sabina albar (Juniperus thurifera), hasta el punto de poder considerala emblemática de la zona.

puebla-san-miguel-sabina-albar
Vista de sabina albar (Juniperus thurifera) en el camino de la Ermita de San Roque a La Santica, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

puebla-san-miguel-sabina-albar
Detalle de sabina albar (Juniperus thurifera) en el camino de la Ermita de San Roque a La Santica, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

Desde el lugar de confluencia de ambos caminos –por encima del depósito de agua- la vista de la villa y el valle de San Miguel es muy hermosa –al menos a mí me lo parece-: con el caserío de tejados rojos apiñado en torno de la parroquial, circundado de montañas. La belleza es un concepto subjetivo, de nada sirve sin un observador. Personalmente la entiendo en sentido tomista, quiero decir que sólo me resulta bello lo que me agrada a la vista (quae visa placet), algo similar a lo que diría de un vino: que es bueno si me resulta agradable al paladar. Ciertamente, el paladar y el gusto estético pueden educarse. Por lo demás, la belleza parece necesaria a los seres humanos, pudiendo ser percibida incluso en las circunstancias más adversas. En “Vestidas par un baile en la nieve” (Barcelona, 2017), Monika Zgustova narra la desgarradora historia de varias mujeres presas en los gulags estalinistas de los años cuarenta: la belleza de aquellos inhóspitos parajes siberianos les ayudó a soportar las inhumanas condiciones a las que las sometió la brutalidad y el arbitrario totalitarismo de aquel régimen infausto.


puebla-san-miguel-sabina-albar
Detalle de sabina albar (Juniperus thurifera) en el camino de la Ermita de San Roque a La Santica, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

La pista desde la ermita continúa por la media ladera, los arbustos que circundan sus márgenes aparecen resecos y polvorientos, hace meses que no llueve. Un hito en el camino es la zona de La Santica, lugar donde hay un pilón de obra sobre grada o basa de piedra, con una hornacina a modo de edículo coronado por una cruz. En el hueco lucen un par de ladrillos de cerámica con la imagen de la Virgen de la Cueva Santa. Llaman la atención estos peirones (cruceros de término o humilladeros) existentes en los caminos y entradas de las poblaciones. Constituyen muestras tradicionales de piedad popular, fueron colocados con la finalidad de promover la devoción de los caminantes o lugareños que por allí pasaban, buscando quizá la protección divina. Existen otros similares en distintas partes del término (en la bajada de la Rambla, en el camino de Sesga...), pudiendo verse también en toda la comarca. Junto al pilón de La Santica nace el camino que lleva a las zonas de cultivos existentes en ambas riberas de la rambla de la Masada.

puebla-san-miguel-pilon-santica
Detalle del pilón de La Santica en el camino del Pico Gavilán, el Pino Vicente y el Alto de las Barracas, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

De La Santica a la Fuente de la Canaleja.
El camino principal hace una brusca curva a la derecha, deja atrás el pilón de La Santica y continúa por una pendiente rápida, empalmando con otra cerrada curva hacia la izquierda. Poco más adelante –en la hondonada- pueden verse las ruinas de antiguas construcciones. El abandono y la destrucción de estos edificios me producen desazón, en tanto constituyen restos de una forma de vida y una economía pretérita. Quienes los construyeran seguramente desaparecieron hace décadas, nadie recuerda ya sus nombres. A partir de este punto el horizonte se amplía hacia el noroeste -que es la izquierda-, quedando a nuestra mano derecha la ladera de la montaña poblada de pinos negrales, sabinas albares y monte bajo. Desde La Santica hasta la Fuente de la Canaleja hay un buen trecho, prácticamente supone la mitad del recorrido. Basta ver la información proporcionada por los carteles del Parque Natural de Puebla de San Miguel existentes en este lugar. Nos hallamos en la cabecera de la Rambla de la Masada. El camino continúa al frente (norte), en dirección a la Fuente de la Cuadraleja (3,4 km). De continuar en esta dirección veríamos que poco más adelante la vía se bifurca en dos ramales, por la izquierda (en descenso), salvando el Barranco del Balsón, llegaríamos a la partida del Hornillo y a Mas del Olmo. Por el de la derecha (en ascenso) iríamos a Riodeva, y a Camarena de la Sierra, vía la Fuente de la Miel y Fuente de Matahombres. Mas para nuestro propósito deberemos seguir por la derecha -los carteles nos indican la dirección y las distancias-:

·                     El Gavilán (3,6 km).
·                     Pino Vicente (3,9 km).
·                     Alto de las Barracas (6 km).

Datum ETRS_89 Huso 30
Coordenadas U.T.M.: X 659831/ Y 4437556


puebla-san-miguel-fuente-canaleja
Vista de la Fuente de la Canaleja, en el camino del Pico Gavilán, el Pino Vicente y el Alto de las Barracas, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

puebla-san-miguel-fuente-canaleja
Vista de la Fuente de la Canaleja, en el camino del Pico Gavilán, el Pino Vicente y el Alto de las Barracas, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.


De la Fuente de la Canaleja al corral del Bizco.
En este punto dejaremos el camino que venimos siguiendo y continuaremos por el de la derecha, que asciende en fuerte repecho. Sin duda, la parte más difícil del trayecto comienza aquí. Tras la primera curva encontraremos a la izquierda la citada Fuente de la Canaleja, que luce frontis de mampostería, pilón con grifo de muelle y abrevadero corrido. Desde la fontana –mirando hacia poniente- puede verse una parte del barrio de El Puntal de Mas del Olmo, Ademuz.

El ascenso por esta vía es rápido, hasta hace unos años el piso era de tierra, hoy está en gran parte cementado. Conforme ascendemos el horizonte se amplía por nuestra mano derecha, en dirección suroccidental. Durante el ascenso podremos observar notables ejemplares de sabinas centenarias. Las sabinas son árboles autóctonos, bien adaptados al terreno: soportan sequías, fríos y vendavales. Su tronco es grisáceo, áspero y retorcido. Hay ejemplares de distinto género, pero sólo los femeninos producen trabinas. Cualquiera de estas viejas sabinas habrá visto pasar a su vera generaciones de pueblanos. La existencia del ser humano resulta efímera comparada con la longevidad de cualquiera de estos sufridos árboles. El cementado del camino continúa hasta el paraje de El Bisco (Corral del Bizco), donde perviven las ruinas de corrales y parideras al amparo de un somero sabinar. A nuestros pies queda el Barranco de la Hoz, que poco más abajo se une al Barranco del Saladillo (el que hemos visto junto a la Ermita de San Roque). El valle y el caserío de Puebla de San Miguel pueden verse también desde este punto.

Los corrales del Bizco constituyen pruebas palpables de la intensa actividad agropecuaria que hubo en la zona, vestigios constructivos de una economía de subsistencia pertenecientes a la cultura tradicional. Aquí se encerraba el ganado que pastoreaba por estos montes, evitando tener que bajarlo cada día hasta los apriscos del pueblo, pues la distancia es considerable. De aquellos corrales y parideras sólo quedan los muros desmochados, las cubiertas destejadas, los postigos descompuestos. Arbustos y matojos se han enseñoreado de los descubiertos, difícilmente volverán a ser morada de rebaños...

puebla-san-miguel-sabina-albar
Sabina albar (Juniperus thurifera), en el camino del Pico Gavilán, el Pino Vicente y el Alto de las Barracas, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

puebla-san-miguel-sabina-albar
Sabina albar (Juniperus thurifera), en el camino del Pico Gavilán, el Pino Vicente y el Alto de las Barracas, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

puebla-san-miguel-corrales-bisco
Paraje de El Bisco (Corrales del Bizco), en el camino del Pico Gavilán, el Pino Vicente y el Alto de las Barracas, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.


Del Corral del Bizco al Pico Gavilán (1.741 m).
Desde El Bisco, el camino prosigue un trecho cementado, incrementándose la pendiente. El cemento deja paso a la grava apisonada, hasta un tramo de curvas que hallaremos más adelante. A nuestra derecha la ladera desciende rápida hasta la hondonada por donde discurre el citado Barranco de la Hoz. Más arriba la pista continúa de cemento un buen trecho, hasta sobrepasar el tramo de curvas. Poco más adelante, tras una giro a la derecha, encontraremos una bifurcación bien señalizada. Una pala metálica indica el Pico Gavilán (1.747 m). Los paneles de dirección y distancias del Parque Natural de Puebla de San Miguel reseñan con precisión:

·                     El Gavilán (200 m), por la izquierda.
·                     Pino Vicente (500 m), por la derecha.
·                     Alto de las Barracas o Cerro Calderón (2,4 km), por la derecha.

Datum ETRS_89 Huso 30
Coordenadas U.T.M.: X 661234/ Y 4437247

puebla-san-miguel-pico-gavilan
Detalle de paneles de dirección, altitud y distancia en el camino del Pico Gavilán, el Pino Vicente y el Alto de las Barracas, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

Desde este punto hasta el Pico Gavilán el camino hace un suave repecho, serpeando hasta arribar a la cima del cerro. El edificio del Observatorio Forestal se halla al fondo, se trata de una construcción vallada, de dos plantas y encalada, con porche cubierto y escaleras metálicas externas en el muro oriental. El recinto superior posee amplios ventanales abiertos en los cuatro puntos cardinales. En el muro de levante –frente al inicio de las escaleras externas- hay un cartel de la Generalidad Valenciana:

Prevenció d´incendis forestals:
Xarxa d`observatoris forestals.
Nom: El Gavilan.
Municipi: Puebla de San Miguel

Coordenadas U.T.M.:
X: 661.224
Y: 4.437.669
Z: 1.750


puebla-san-miguel-observatorio-forestal
Observatorio Forestal en el Pico del Gavilán (1.750 m), Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.


puebla-san-miguel-observatorio-forestal-placa
Detalle de placa correspondiente a la "Xarxa d`Observatoris forestals" de la Generalidad Valenciana en el Pico Gavilán (1.750 m), Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

Frente al edificio principal hay otro menor en posición meridional, éste fue el refugio primero del observatorio y que hoy sirve de leñera. Asimismo, en posición nororiental hay un amplio círculo despejado a modo de era, cuyo perímetro esta circundado de pequeñas piedras en caballón. Se trata del helipuerto, aunque ninguna nave se ha posado aquí todavía. El observatorio está atendido por una persona, cuyo nombramiento responde al de “Vigilante Emisorista de Observatorio Forestal”. Su función es observar el paisaje y alertar de cualquier anomalía: columna de humo, fuego, actividad inusual, etc. Caso de advertir humo o fuego, por ejemplo, deben informar rápidamente a la central mediante un programa informático. La localización del humo permite delimitar la zona afectada, conocer los accesos y el tipo de vegetación predominante.

puebla-san-miguel-observatorio-forestal
Vigilante emisorista de Observatorio Forestal en el Pico Gavilán (1.750 m), Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

Lo más peligroso son las tormentas secas de verano, por los incendios que pueden provocar los rayos. Los vigilantes hacen turnos de ocho horas en horario diurno. Con nieve o lluvia no suben; si estando en el Observatorio comienza a nevar, deben marcharse, para evitar quedarse aislados. Los vigilantes pueden escuchar la radio, leer y salir a pasear por el exterior del recinto vallado si el tiempo lo permite –siempre con el terminal de comunicación a mano: pues deben atender la emisora para recibir y/o transmitir notificaciones de la central a otros puntos de observación-. Aunque disponen de una buena estufa de leña (pellets), lo peor es el frío y el viento que con frecuencia bate la zona, amén de la soledad de estos parajes. Desde el observatorio ven con frecuencia conejos, libres, zorros, corzos, jabalís y otros animales del bosque. A veces reciben la visita de algún senderista, aunque mayormente éstos suelen desviarse hacia el "Pino Vicente" o el Alto de las Barracas.


puebla-san-miguel-pico-gavilan
Detalle del helipuerto y estación meteorológica en el Pico Gavilán (1.750 m), con el Alto de las Barracas al fondo, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2107.

puebla-san-miguel-pico-gavilan
Paisaje en el Pico Gavilán (1.750 m), con el Pico del Buitre y el Observatorio Astrofísico de Javalambre al fondo, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2107.


Desde el observatorio puede admirarse un amplio panorama, en especial por el noroeste y el suroeste. Los días despejados puede verse la ciudad de Teruel, el Polígono de La Paz y los llanos del Jiloca, la Serranía de Albarracín, el cerro Javalón y los Montes Universales, que cierran el horizonte al poniente. Por el centro discurre la Fosa terciaria de Afambra-Teruel-Ademuz, “pasillo que algunos vinculan con el gran eje transversal al Sistema Ibérico que desde Aragón se extiende hacia Murcia”.[4] Al suroeste, cerrando el horizonte se distingue la Sierra de Santerón y la Serranía de Cuenca, con el Pico de Ranera como eminencia notable. Hacia el sureste queda el Parque Eólico de Aras de los Olmo, y el Pico del Buitre, en cuya cima se distingue la cúpula del Observatorio Astrofísico de Javalmabre (OAJ), ya en Arcos de las Salinas (Teruel). Hacia el noreste se alza la cima del Alto de las Barracas. Todos estos puntales constituyen cerros de contornos suaves -alomados, gastados por el tiempo y la erosión-, no obstante la dureza de los materiales jurásicos que los forman.


Del Pico Gavilán al Alto de las Barracas (1.838 m).
Cabe descender del Pico Gavilán por el mismo camino utilizado en la subida, desandando los doscientos metros que nos separan del camino principal que veníamos siguiendo. Atendiendo a las indicaciones de los paneles del Parque Natural, para ir al Alto de las Barracas continuaremos al frente y a la izquierda, recorriendo el medio kilómetro que no separa del "Pino Vicente". El camino llanea en este punto, incluso desciende ligeramente hasta el siguiente panel del Parque Natural:

·                     Pino Vicente (200 m), por la derecha.
·                     Alto de las Barracas (2.200 m), por la izquierda.

Datum ETRS_89 Huso 30
Coordenadas U.T.M.: X 661458/ Y 4437524

De querer ver el "Pino Vicente" en este momento hay que proseguir por la derecha unos doscientos metros, enseguida veremos las primeras indicaciones del monumental árbol, también conocido como “Pino de las Tres Garras” (de este nombre por los tres brazos en que se divide su tronco), situado a la izquierda del camino, partida denominada Vago de la Culebra. Cualquier momento puede ser bueno para visitar el célebre pino, aunque en mi experiencia conviene visitarlo al bajar del Alto de las Barracas -para verlo a media tarde, iluminado por el sol poniente-: aunque todo dependerá del momento y la ocasión. Desde el lugar del pino el camino prosigue hacia el sur, en dirección del Barranco de la Hoz.

puebla-san-miguel-pino-vicente
Detalle de panel de dirección y distancia al Pino Vicente y el Alto de las Barracas, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

puebla-san-miguel-alto-barracas
Detalle de panel de dirección y distancia al Alto de las Barracas, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.


Sin embargo, a los efectos de la excursión de hoy, mi propuesta es dejar la visita del "Pino Vicente" para después, dirigiéndonos directamente al Alto de las Barracas. De este modo hay que continuar por la izquierda, y recorrer los 2.200 metros que nos separan de nuestro objetivo. La entrada a la zona de Microrreserva de flora la marca una baliza pintada en rojo y blanco: la entrada de vehículos a motor está prohibida. El camino principal que venimos siguiendo continúa al frente, en dirección al Collado del Buey (1.715 m), que queda en la vertiente opuesta, ya en Aragón y en posición suroriental respecto del Alto de las Barracas. En este punto, un cartel del Parque Natural nos advierte de la dirección y la distancia a la cumbre:

·                    Alto de las Barracas (1 km), por la derecha.

Datum ETRS_89 Huso 30
Coordenadas U.T.M.: X 661735/ Y 4438119

El camino que debemos seguir para logar la cima discurre entre pinos albares, sabinas, enebros y monte bajo, siempre en suave ascenso. Los troncos de los pinos poseen un musgo verde-azulado adherido a su corteza. Conforme avanzamos la senda va perdiéndose, el bosque clarea y comienzan a aparecer grandes pinos sueltos, rodeados de las manchas verdosas de las sabinas rastreras (Juniperus sabina), que  en esta zona amarillean por la sequía. Afloramientos de rocas calcáreas de pequeña potencia aparecen en distintos puntos. En un calvero veremos un cartel anunciando la Micorreserva del Alto de las Barracas. Deberemos seguir los mojones de piedra que van marcando el sendero, alternando con los postes cuadrangulares de madera en los que figura el logotipo del Parque Natural, y una fecha de doble sentido. La cima se halla un poco más arriba, hacia la izquierda, que es el noreste. Desde este punto, sin embargo, ya pueden observarse espléndidas vista, particularmente en la dirección noreste y sureste, orientaciones en las que el panorama se muestra más despejado. Llama la atención la suavidad de formas de estos montes, cuyas cumbres aparecen pulidas por la erosión del tiempo geológico: el agua de las lluvias, el hielo y las nieves invernales, el viento que bate estas cumbres, los antiguos glaciares cuaternarios que discurrieron por los valles.


puebla-san-miguel-alto-barracas
Paisaje en el área de Microrreserva de Flora con el Alto de las Barracas al fondo, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2107.


Próximo a la cumbre el sendero se hace más pedregoso y estrecho, varios grandes troncos de pinos yacen caídos sobre las sabinas rastreras. Son árboles que cumplieron su ciclo vital -vencidos por la edad y las inclemencias-; su cuerpo leñoso se va descomponiendo lentamente. Enseguida veremos el pilón del Vértice Geodésico del Instituto Geográfico Nacional, con varios peldaños de hierro en su cara septentrional. El lugar puede defraudar al visitante, pues quizá no resulta tan espectacular como cabría imaginarse si lo comparamos con otras elevaciones. El panorama que se observa, sin embargo, llamará nuestra atención por su grandiosidad y magnificencia.

·                    Alto de las Barracas (1.838 m).

Datum ETRS_89 Huso 30
Coordenadas U.T.M.: X 662779/ Y 4438093

A quienes lleguen hasta el lugar les aconsejaría que tratasen de observar en silencio lo que la vista les alcance -sin pensar en nada-: entiendo que es un ejercicio dificultoso, porque la mente no para. Aunque el espíritu suele relajarse en las cimas de las montañas, particularmente si somos capaces de percibir nuestra pequeñez frente al espectáculo de la naturaleza. Siquiera por un momento, los problemas que nos angustian se desvanecen, pudiendo invadirnos un sentimiento de fugacidad frente a la aparente inmutabilidad de lo que observamos. Los más sensibles o predispuestos pueden llegar a percibir incluso la presencia divina –pero ésto es cuestión de sensibilidades.

puebla-san-miguel-alto-barracas-pino
Detalle de pino albar (Pinus sylvestris) en el Alto de las Barracas, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2107.

puebla-san-miguel-alto-barracas-paisaje
Paisaje en el Alto de las Barracas, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2107.
puebla-san-miguel-alto-barracas-vertice-geodesico
Pilón del Vértice Geodésico en el Alto de las Barracas (1.837 m), Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

puebla-san-miguel-alto-barracas
Cartel del Parque Natural con indicación de la altitud en el Alto de las Barracas (1.837 m), Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

puebla-san-miguel-alto-barracas-vertice-geodesico
Pilón del Vértice Geodésico en el Alto de las Barracas (1.837 m), Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.


Resulta conveniente orientarse, identificando los puntos más altos con su nombre. Por el Alto de las Barracas pasa la divisoria entre Teruel por Aragón y el Rincón de Ademuz por Valencia, aunque la montaña no entiende de topónimos, ni de geografía política. La montaña es la montaña, tiene sus propias normas y es indiferente a las emociones y sentimientos que pueda provocarnos. Forma parte de la Naturaleza, como nosotros mismos, aunque aparentemente los humanos tengamos conciencia de ello, y el mundo mineral y vegetal no.

Desde esta eminencia montañosa puede verse en toda su extensión el territorio del Rincón de Ademuz. Observando el mapa comarcal vemos que su morfología es ovoidea en sentido este-oeste, su geografía sumamente accidentada, atravesada por el río Turia en sentido norte-sur. Desde un punto de vista geológico, la mayor parte del espacio comarcal central corresponde al Terciario, mientras que las zonas más hondas del valle, por donde discurre el Turia y el Ebrón, son del Cuaternario. Los extremos oriental y occidental, así como el saliente septentrional, corresponden al Jurásico, con pequeñas afloraciones del Triásico. En la zona occidental y suroccidental –entorno de Arroyo Cerezo (Castielfabib) y Vallanca- cabe destacar también la existencia de grandes áreas del Cretácico.[5]

Desde el pilón del Vértice Geodésico puede observarse muy bien el pico Javalambre (2.020 m), situado en posición nororiental. Así como el Collado del Buey (1.715 m), que discurre a nuestros pies, en posición oriental. Desde nuestra altitud las manchas redondeadas de las sabinas rastreras esparcidas por el Collado semejan lunares verdioscuros. Mucho más alejado se halla el Observatorio Astrofísico de Javalambre (OAJ), situado sobre el Pico del Buitre (1.957 m), en posición suroriental respecto de nuestra posición. Más próximo a nosotros está el Pico Gavilán (1.750 m), donde hemos visto que se halla el Observatorio Forestal, cuya caseta se distingue en la cima del monte, en posición suroccidental.

puebla-san-miguel-alto-barracas-vertice-geodesico
Detalle de pino albar (Pinus sylvestris) con el pilón del Vértice Geodésico en el Alto de las Barracas (1.837 m) al fondo, Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

puebla-san-miguel-alto-barracas-vertice-geodesico
Pilón del Vértice Geodésico en el Alto de las Barracas (1.837 m), Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

puebla-san-miguel-alto-barracas-vertice-geodesico
Detalle de placa en el pilón del Vértice del Vértice Geodésico en el Alto de las Barracas (1.837 m), Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.


Del Alto de las Barracas al Pino Vicente (1.700 m).
Relajados -y tal vez satisfechos- podremos volver al camino, sirviéndonos de orientación el cartel de Microrreserva de Flora que hemos visto en el ascenso. Desde esta señal el camino vuelve a hacerse evidente -jalonado por los pequeños postes del Parque Natural y los montoncitos de piedra visto en la subida-, no hay más que seguirlo. Al pasar junto a estas señales suelo añadir una piedra al montón, una forma de mantenerlos incrementando la señalización. Llegaremos de nuevo a la barrera (blanca y roja) de la entrada, y continuaremos por la izquierda unos 2,2 km hasta la señal que indicaba el desvío al "Pino Vicente" (200 metros). Aunque la zona sigue estando protegida, no hay en este punto prohibición al paso de vehículos, ya que más allá del "Pino Vicente" el camino continúa en dirección al Barranco de la Hoz.

El "Pino Vicente Tortajada" es un monumental pino albar (Pinus sylvestris) típico de estas latitudes, donde también abundan los pinos negrales, los enebros y las sabinas albares, amén del sotobosque habitual. El descomunal pino (también conocido por los lugareños como Pino de las Tres Garras, por los citados tres brazos que emergen de su tronco), se salvó de la tala por intercesión del señor Vicente Tortajada Tortajada (1937-2003), el guarda forestal responsable de la zona en los años sesenta. Para conocer sus características física y los criterios de notabilidad debo remitir al lector al artículo arriba citado: EL PINO VICENTE, UN ÁRBOL MONUMENTAL.[6]



puebla-san-miguel-pino-vicente-tortajada
Vista del "Pino Vicente Tortajada", Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

puebla-san-miguel-pino-vicente-tortajada
Detalle del tronco y ramas del "Pino Vicente Tortajada", Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.



A modo de epílogo.
Para visitar el Pico Gavilán hemos partido de la Ermita de San Roque (Puebla de San Miguel), situada junto a la CV-363, kilómetro 19. Ascendiendo por la pista hacia la Loma del Carrascal hemos continuado en dirección septentrional hasta La Santica, zona donde hay un pilón de obra con ladrillos cerámicos representando a la Virgen de la Cueva Santa. Desde este punto hemos continuado hasta la Fuente de la Canaleja, donde verdaderamente comienza la ascensión al Pico Gavilán y al Alto de las Barracas, vía El Bisco (Corrales del Vizco) y el "Pino Vicente".

En el Pico Gavilán (1.750 m) está el Observatorio Forestal de la Generalidad Valenciana, junto al edificio hay un helipuerto y una estación meteorológica. El Observatorio está asistido por un “Vigilante Emisorista de Observatorio Forestal”, cuya misión primordial es observar el panorama para detectar y comunicar cualquier acontecimiento anómalo en la zona. La excursión se ha completado con la subida al Alto de las Barracas (1.838 m) y la visita al monumental “Pino Vicente Tortajada” (1.700 m), ya en el descenso.

Algo tienen las montañas que impulsa a algunas personas a escalarlas, a coronar sus cimas. Quizá porque el camino de subida constituye un reto semejante al de la vida misma. Como la vida, el ascenso requiere de ciertas precauciones elementales, amén de esfuerzo y perseverancia. En general, las cumbres de las montañas suelen producir una sensación etérea -incluso de irrealidad-: alejados de la cotidianeidad nos sentimos momentáneamente en la cima del mundo.

Merece la pena hacer el recorrido propuesto y conocer el territorio, en tanto forma de acercamiento a la naturaleza en general y al medio rural en particular. Porque más allá del placer anímico o sensitivo que pueda provocarnos la contemplación del paisaje, de lo que se trata es de crear vínculos de aprecio y respeto hacia el mundo natural, sensibilización que sólo puede lograrse merced al contacto personal y directo con el hábitat. Vale.






[1] RODRIGO ALFONSO, Carles (1998). El Rincón de Ademuz. Análisis geográfico comarcal, Edita ADIRA, Valencia, p. 13.
[2] Real Decreto 183/1994 de 1 de septiembre del Gobierno Valenciano, por el que se regula la circulación de vehículos por terrenos forestales (DOG Nº 2344 de 3 de septiembre de 1994).
[3] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. El Pino Vicente Tortajada, un árbol monumental, del lunes 6 de noviembre de 2017.
[4] RODRIGO ALFONSO (1998), p. 11.
[5] Ibídem, p. 17.
[6] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. El Pino Vicente Tortajada, un árbol monumental, del lunes 6 de noviembre de 2017.

GALERÍA FOTOGRÁFICA

puebla-san-miguel-pino-vicente-tortajada
Detalle del del tronco y ramas del "Pino Vicente Tortajada", Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

puebla-san-miguel-pino-vicente-tortajada
Detalle del ramaje del "Pino Vicente Tortajada", Parque Natural de Puebla de San Miguel (Valencia), 2017.

puebla-san-miguel-alto-barracas-javalambre
Paisaje nororiental desde el Alto de las Barracas (1.838 m), con detalle del Pico Javalambre (2.020 m) al fondo (2017).

puebla-san-miguel-alto-barracas-pico-buitre
Paisaje suroriental desde el Alto de las Barracas (1.838 m), con detalle del Pico del Buitre (1.957 m) al fondo, donde se halla el Observatorio Astrofísico de Javalambre (2017).

puebla-san-miguel-alto-barracas-pico-gavilan
Paisaje suroccidental desde el Alto de las Barracas (1.838 m), con detalle del Pico Gavilán (1.750 m) al fondo, donde se halla el Observatorio Forestal (2017).