miércoles, 20 de abril de 2016

FRAY BUENAVENTURA DE ARROYO CEREZO, CAPUCHINO DE CASTIELFABIB BEATIFICADO.


Breve reseña biográfica de Tomás Díaz Díaz,
un royano en los altares de la Iglesia Católica.



“Por la cruz he entrado en la Orden y por la cruz quiero morir”
-del contenido textual-.




Consideraciones previas.

El sábado, día 21 de noviembre de 2015, fue canonizado en la catedral de Barcelona fray Buenaventura de Arroyo Cerezo, alias religioso de Tomás Díaz Díaz (1913-36), natural de Arroyo Cerezo, aldea de Castielfabib (Valencia). El acto de beatificación comenzó a las 11:30 horas, fue presidido por el cardenal Angelo Amato -prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos-: la misa fue concelebrada por el cardenal arzobispo, Lluis Martínez Sistach, y contó con la presencia de sobrinos y sobrinos-nietos del royano. Junto con fray Buenaventura fueron beatificados otros veinticinco religiosos compañeros suyos, de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos (Ordo Fratum Minorum Cappuccinorum, abreviado OFMCap), asesinados en el mismo momento histórico.

El proceso de canonización de nuestro coterráneo se reactivó hace unos años, por iniciativa de familiares del bienaventurado ante el Arzobispado de Barcelona (2000). Sin embargo, las primeras noticias respecto a la apertura del proceso de beatificación o declaración de martirio aparecidas en la prensa datan de marzo de 1957 y julio de 1958 (La Vanguardia Española).[1] Tras un largo proceso, el Papa Francisco, con fecha 6 de junio de 2015, autorizó a la Congregración para las Causas de los Santos promulgar el decreto de reconocimiento del martirio de fray Buenaventura, y de sus compañeros de Orden.

El propósito de la entrada es dar a conocer la existencia del personaje, asesinado “in odium fidei” en los primeros momento de la revolución y guerra civil española (1936-39). Su asesinato tuvo lugar en La Verneda de Barcelona, en el contexto de la persecución religiosa que padeció la Iglesia Católica en España, según recoge Montero Moreno en su obra: "Buenaventura de Arroyo-Cerezo, F., Ca-/ puchino convento de Sarriá; + Barcelona, 25-7-36".[2]


tomas-diaz-diaz-fray-buenaventura-arroyo-cerezo
Fray Buenaventura de Arroyo Cerezo -Tomás Díaz Díaz (1913-1936), de la orden de los Hermanos Menores Capuchinos (OFMCap), natural de Arroyo Cerezo-Castielfabib (Valencia), beatificado en la catedral de Barcelona el 21 de noviembre de 2015 [Fotografía procedente del archivo de la Orden].

Partida de nacimiento de Tomás Díaz Díaz.

1913, marzo 8. Castielfabib (Valencia).
Asunto: Acta de nacimiento de Tomás Díaz Díaz, hijo de Francisco y de Francisca, ambos residentes y vecinos de la villa de Castielfabib (Valencia).
Ubicación: Archivo Municipal, Registro Civil de Castielfabib, Libro de Nacimientos, Año 1913, número 176, folio 176r-v.
Trascripción literal:
  • En Castielfabib á las once horas del/ día ocho de Marzo/ de mil novecientos trece, ante D. Ramón/ Esparza Bea, Juez municipal/ y D. Emilio Jarque Casino Secretario,/ compareció Ventura Díaz/ natural de esta Villa, de estado/ casado/ con el objeto de que se inscriba en el Registro civil un niño/ y al efecto como abuelo del mismo/ declaró:/ Que dicho niño nació en su propio/ domicilio á las diez y nueve horas/ del día anterior./ Que es hijo legítimo de Francisco Díaz Martín y Francisca Díaz y/ Monleón, ambos de esta Villa y de/ veintisiete y veinticuatro años/ respectivamente./ Que es nieto por línea paterna de Francisco Díaz/ Villalba, de esta Villa y del/ Cuervo respectivamente./ (fol. 176v) Y por línea materna de Buenaventura Díaz Díaz y Tomasa Mon-/ león y Díaz, de esta Villa./ Y que á expresado niño se le puso por nombre/ Tomás./ Leída íntegramente esta acta é invitadas las personas que deben sus-/ cribirla á que la leyeran por sí mismas si así lo creían conveniente, se/ estampa en ella el sello del Juzgado municipal, y la firman el Sr. Juez/ no el declarante por no saber/ los testigos que/ suscriben/ y de todo ello, como Secretario, certifico./ Por sí y á ruego/ del declarante: Godofredo Tomás./ Emilio Jarque./ Ramón Esparza./ Testigos: Pelayo Fornas./ Constantino González./ [Junto a las firmas y signaturas de los intervinientes en la inscripción figura el sello del Registro Civil Municipal].


Líneas familiares de Tomás Díaz Díaz, de Arroyo Cerezo-Castielfabib (1913-1936).
Nombre y apellidos
padres
Abuelos
Paternos
Maternos
Tomás Díaz Díaz
(Arroyo Cerezo-Castielfabib, 1913-Barcelona, 1936)
Francisco Díaz Martín 
(de Castielfabib)
Francisca Díaz Monleón
(de Castielfabib)
Francisco Díaz Villalba
(de Castielfabib)
María Martín Esteban
(de El Cuervo)
Buenaventura Díaz Díaz
(de Castielfabib)
Tomasa Monleón Díaz
(de Castielfabib)
Archivo Municipal de Castielfabib (Valencia), Registro Civil, Libro de Nacimientos, año 1913, Acta nº 176, fol. 176r-v. Elaboración propia (2016).


arroyo-cerezo-castielfabib-valencia
Vista general (meridional) de Arroyo Cerezo-Castielfabib (Valencia), lugar de nacimiento de Tomás Díaz Díaz (1913-1936), beatificado como fray Buenaventura de Arroyo Cerezo (2015).

arroyo-cerezo-castielfabib-valencia
Vista general (meridional) de Arroyo Cerezo-Castielfabib (Valencia), lugar de nacimiento de Tomás Díaz Díaz (1913-1936), beatificado como fray Buenaventura de Arroyo Cerezo (2015).

Breve reseña biográfica de Tomás Díaz Díaz, alias fray Buenaventura de Arroyo Cerezo.

El Acta de Nacimiento de Tomás Díaz Díaz dice que fue su abuelo, “Ventura Díaz”, esto es, Buenaventura Díaz, quien se persono en el Registro civil de la villa para inscribir su nacimiento, manifestando que el niño objeto de inscripción “nació en su propio domicilio” (entendemos que en la casa de sus padres), y que el alumbramiento tuvo lugar a las “diecinueve horas del día anterior” a la inscripción, esto es, a las siete de la tarde del día 7 de marzo de 1913.

El registro refiere que el nacimiento tuvo lugar en la segunda década del siglo XX (1913), fecha en que el Rincón de Ademuz estaba a punto de alcanzar su clímax poblacional: en 1910 la comarca censaba 10.943 habitantes de los cuales 2.614 se hallaban en Castielfabib; en 1920, censaba 11.194 hab., de los cuales 2.393 se hallaban en Castielfabib. En la década siguiente (años treinta), la zona comenzó a perder población de forma prácticamente ininterrumpida, hasta la actualidad. El despoblamiento se explica -en parte- por el exceso de población y el agotamiento de los recursos tradicionales.[3]

La genealogía de Tomás Díaz Díaz demuestra que su ascendencia inmediata procede casi en su totalidad de la zona del Rincón de Ademuz, concretamente del municipio de Castielfabib, donde todavía pueden encontrarse sus apellidos, y de la vecina villa de El Cuervo (Teruel), pueblo aragonés situado aguas arriba del Ebrón, lugar de nacimiento de su abuela paterna.
arroyo-cerezo-castielfabib-valencia-casa
Vista de una casa tradicional de Arroyo Cerezo-Castielfabib (Valencia), con detalle del típico porche (2015).

casa-arroyo-cerezo-castielfabib-valencia
Vista de una casa tradicional de Arroyo Cerezo-Castielfabib (Valencia), con detalle del típico porche (2015).

Otro dato de interés puede verse al final del documento, cuando los copartícipes en el acto de inscripción firman el acta (Juez, Secretario y testigos), “no el declarante por no saber”. Ello indica el grado de instrucción del abuelo materno, señor Ventura Díaz, que no sabía firmar, ni probablemente leer. El hecho, aunque convenga reseñarlo, no es una anomalía; por el contrario, es relativamente frecuente encontrar actas de esa fecha y posteriores, en las que los declarantes y testigos son iletrados. Es de pensar que el bautismo del niño Tomás tendría lugar en la iglesia parroquial San Joaquín y Santa Bárbara, aunque la partida de Bautismo no se ha conservado, por haberse destruido durante la revolución (1936), cuando la iglesia local, víctima de lo que se ha denominado “martirio de las cosas”, fue saqueada.[4] Al niño se le impuso el nombre de “Tomás”, quizá en recuerdo de su abuela materna, Tomasa Monleón Díaz. Lo propio hubiera sido ponerle el nombre del padre o de los abuelos (Francisco o Buenaventura), al menos esa era la tradición local, pero quizá lo llevaban ya otros hermanos, o hubo otras razones.


san-joaquin-santa-barbara-arroyo-cerezo-castielfabib
Vista frontal de la iglesia parroquial de San Joaquín y Santa Bárbara en Arroyo Cerezo-Castielfabib (Valencia), donde tuvo que ser bautizado Tomás Díaz Díaz (1913-36), beatificado como fray Buenaventura de Arroyo Cerezo (2015).
arroyo-cerezo-castielfabib-valencia-muela
Vista parcial de Arroyo Cerezo-Castielfabib (Valencia), con detalle de La Muela y el Campo de Royo al fondo (2015).
La fecha de nacimiento del niño Tomás Díaz Díaz, al comienzo de la segunda década del siglo XX, nos invita a pensar en cómo sería la aldea de Arroyo Cerezo entonces, un lugarcito formado por dos o tres grupos de casas –el barrio de Abajo, el barrio de Enmedio y el de la Casilla (o de Arriba)-, sito en la margen derecha del Regajo, en las estribaciones del cerro de La Loma y Campo del Royo. El núcleo urbano, sito en las proximidades de la Cruz de los Tres Reinos,[5] en los confines de Castielfabib, entre Aragón y Castilla, sólo se hallaba comunicado entonces por caminos de herradura. La actual carretera que comunica la aldea con la CN-420 permaneció como camino hasta la Guerra Civil (1936-39), entonces se engravó desde el empalme hasta Veguillas de la Sierra (Teruel). Aunque la aldea tuvo luz eléctrica en la inmediata posguerra, proveniente de una central de Salvacañete (Cuenca), muy deficiente y discontinua, el actual tendido eléctrico no se llevó a cabo hasta los años ochenta (1980-81). Asimismo, el agua corriente no llegó a las casas del lugar hasta la segunda mitad de los años setenta (1977).

Las reseñas biográficas consultadas dicen que la familia de Tomás, al poco del nacimiento de éste se trasladó a Los Santos, aldea de Castielfabib sita al sur de la villa, en la margen izquierda del río Ebrón o de Castiel. ¿Qué llevó a la familia Díaz Díaz a trasladarse de Arroyo Cerezo a Los Santos? No lo sabemos con certeza, pero fácilmente podemos intuir que fue porque en su aldea natal la familia carecía de recursos, tal vez no poseía suficientes medios de vida, el padre debía ser jornalero o bracero..., siendo estos los motivos que impulsaron a la familia a migrar.


los-santos-castielfabib-valencia
Vista parcial (meridional) de Los Santos-Castielfabib (Valencia), lugar donde primero migró la familia de Tomás Díaz Díaz (1913-36), antes de marchar a Barcelona (2015).


los-santos-castielfabib-valencia
Vista general (meridional) de Los Santos-Castielfabib (Valencia), lugar donde primero migró la familia de Tomás Díaz Díaz (1913-36), antes de marchar a Barcelona (2015).


La misma reseña biográfica dice que “con 13 años (Tomás) marchó a Barcelona”, donde “vivió pobremente con su padre”, de donde puede deducirse que los que emigraron a la ciudad condal desde Los Santos, al menos en un primer momento, fueron Tomás y su padre, el señor Francisco. La madre, señora Francisca -y quizá otros hijos- se quedaron en la aldea. Esto fue hacia 1926, en plena Dictadura de Primo de Rivera, un momento crucial del desarrollo económico del país en que hubo mucho trabajo en Barcelona por las obras públicas realizadas entonces. Muchos vecinos del Rincón de Ademuz y pueblos del entorno comarcal de Cuenca y Teruel se marcharon por entonces a Cataluña. Uno de ellos fue Francisco Candel Tortajada (Casasbajas, 1925), que emigró con su familia a Barcelona en 1927, cuando el futuro escritor apenas contaba 2 años.[6]

Según una nota de prensa consultada, para cursar estudios, Tomás ingresó en el Seminario Menor, y después en el Mayor de "Les Corts": desde aquí cada día iba al Seminario Conciliar de Barcelona, situado en la calle Diputación: “Tomás, que va aprovar els quatre cursos de llatí, en temps de vacanses tornava al seu poble”. Propiamente, sin embargo, resulta poco creíble que Tomás regresara a Los Santos o Arroyo Cerezo durante las vacaciones. Hemos de pensar que el viaje desde Barcelona era largo y costoso, y la economía familiar no debía ser tan boyante como para permitírselo. Aunque esto es sólo un apunte crítico...


tomas-diaz-diaz-fray-buenaventura-arroyo-cerezo
Fray Buenaventura de Arroyo Cerezo -Tomás Díaz Díaz (1913-1936), de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos (OFMCap), delante de la iglesia del convento capuchino de Manresa (Barcelona) [Fotografía procedente del archivo familiar].
Estando en el Seminario Menor, Tomás manifestó al confesor de la institución -fray Esteve de la Garriga-, su deseo de ser fraile capuchino. Los Hermanos Menores Capuchinos (OFMCap) constituyen una reforma de los franciscanos Observantes de los primeros tiempos (espirituales); respecto del hábito, portan el mismo que los franciscanos (marrón ceñido con cordón), con una característica capucha unida a la túnica, de ahí que se les conozca como "capuchinos". De esta forma, siguiendo con la cronología establecida por la Delegación para las Causas de los Santos del Arzobispado de Valencia, cuando Tomás tenía 17 años –esto fue el 21 de septiembre de 1930- “tomó el hábito capuchino en Manresa”, “y profesó temporalmente al año siguiente en Arenys de Mar” –esto fue el 26 de septiembre de 1931, cuando contaba 18 años-: de esta época data el cambio de su nombre civil –Tomás Díaz Díaz- por el religioso de Buenaventura de Arroyo Cerezo. Como es sabido, los capuchinos, como los franciscanos de la Observancia (OFM) cambian su nombre de pila por otro de la tradición religiosa, al que añaden su lugar de nacimiento. El nombre religioso de Tomás no fue tomado al albur, ya que su abuelo materno portaba este nombre: Buenaventura Díaz Díaz, alias Ventura. Un nombre que entronca también con el del santo y místico franciscano Buenaventura de Fidenza, figura señera de la espiritualidad franciscana, proclamado doctor de la Iglesia Católica en 1588.

Tras la profesión temporal en el convento de su Orden en Arenys de Mar, Tomás cursó Filosofía en Olot (Gerona), y despúes Teología, esta última asignatura entre Sarriá (Barcelona) y Palma de Mallorca, al tiempo que cumplía el servicio militar.

Sin embargo, “la profesión solemne” no la emitió Tomás hasta varios años después, en mayo de 1936, cuando tenía 23 años, al tiempo que recibía las Ordenes Menores en el convento de Sarriá. El comienzo de la Guerra Civil le cogió “terminando el segundo curso de Teología”. Al día siguiente del levantamiento militar derechista, el Padre Guardián del convento de Sarriá, a la sazón fray Benigno de Canet, envió a todos los frailes estudiantes, entre los que se hallaba fray Buenaventura, a dormir fuera del convento –seguramente por temor a la persecución religiosa que comenzó entonces, manifiesta en el ambiente anticlerical que se respiraba en la ciudad, en la detención de clérigos y en la quema de iglesias y conventos-: Inicialmente fray Buenaventura fue acogido en el Seminario Menor de "Les Corts". Propiamente, sin embargo, el lugar no era seguro, razón por la que un familiar le buscó otro sitio de más confianza y seguridad: Primero estuvo en una casa del barrio de Gracia, pero acabó escondiéndose en otra de la calle de la Sagrera, propiedad de los señores Miró. Allí debió estar varios días o semanas, mostrándose siempre efusivo con todo el mundo, incluso locuaz, aunque sin olvidar su tiempo de retiro y oración -pues estos frailes estiman particularmente el estudio y la vida contemplativa-.


convento-capuchinos-manresa-barcelona
Detalle del convento de los Hermanos Menores Capuchinos (OFMCap) de Manresa (Barcelona), ardiendo durante la revolución (1936).

iglesia-convento-capuchinos-manresa-barcelona
Detalle de la fachada de la iglesia del convento de los Hermanos Menores Capuchinos (OFMCap) de Manresa (Barcelona), s/f.

Para evitar la persecución, a fray Buenaventura se le sugirió que renunciara a la vida religiosa, cosa que no aceptó. Por el contrario, consta que respondió al amigo que se lo había aconsejado: “Jo no ho deixe. I si em maten, què millor que donar la vida pel Crist”. La cita proviene de un artículo en catalán o valenciano, aunque desconozco si el fraile hablaba dicho idioma: lo más probable, sin embargo, es que lo entendiera, y que tuviera el acento propio de esa zona de España, tan pegadizo.

Como era de prever en aquel contexto histórico, varias casas de la zona donde se hallaba refugiado fray Buenaventura fueron objeto de registro, entre ellas la de los señores Miró -esto sucedió el 24 de agosto de 1936-. En el curso del registro efectuado por los milicianos, y con tal de evitar su detención, el fraile manifestó ser “novici equatorià”. Pero al parecer, sus rasgos físicos y manera de hablar evidenciaban que no era de aquella nacionalidad, razón por la que fue detenido, junto con su protector, el señor Miró. Reconociendo su error, el capuchino pidió perdón a sus captores, por haber intentado engañarles. Manifestó también que su mentira había sido producto del desasosiego ante la situación, al tiempo que se puso a defender la religión, lo que provocó una discusión con los milicianos anarquistas que le había arrestado.

En el curso de la discusión con sus aprehensores, fray Buenaventura fue acusado “de ser contrari al proletariat pel fet de ser religiós”. Ante semejante acusación, el detenido respondió: “No tinc por. Si he de donar la vida per millorar la sort de la humanitat o les condicions de vida dels treballadors, l`oferisc gustosament”. El religioso fue golpeado por los milicianos, para obligarle a blasfemar, instándole a que les entregara una cruz que portaba, a lo que respondió: "Per la cre he entrat a l`Orde i per la creu vull morir” -palabras que constituyen el lema de su persona, y la rúbrica de su martirio-.

Al día siguiente de su detención, fray Buenaventura fue conducido de madrugada a la carretera de La Verneda, donde recibió el martirio. Antes de su ametrallamiento, pues su cuerpo apareció al día siguiente acribillado a balazos, consta que dijo: "Podeu matar-me però soc inocent i done la vida per Déu”. Murió pronunciando un ¡Viva Cristo Rey!: el hecho tuvo lugar el 25 de agosto de 1936. La Verneda y la Paz es un barrio de Barcelona, actualmente integrado en el distrito de San Martín, entonces zona de descampado ocupada por terrenos de cultivo y algunas masías.


Otros capuchinos canonizados junto a fray Buenaventura de Arroyo Cerezo.

Junto a nuestro coterráneo, el royano Tomás Díaz Díaz, alias fray Buenaventura de Arroyo Cerezo, en el mismo acto religioso fueron canonizados otros frailes, miembros de su Orden:

Agustí de Montclar, Alejandro de Barcelona, Ángel de Ferrerías (hermano laico), Anselmo de Olot, Benigno de Canet de Mar, Cebrià de Tarrasa, Doroteo de Vilalba, Edualdo de Igualada, Eloy de Vianya, Federeico de Berga, Félix de Tortosa, Jordi de Santa Pau, Josep de Calella de la Costa, Marçal de Villafranca del Penedés, Martí de Barcelona, Miguel de Bianya, Modesto de Mieres, Paciá María de Barcelona, Prudencio de Pomar de Cinca, Rafael María de Mataró, Remigio de Papiol, Tarsicio de Miralcamp, Timoteo de Palafrugell, Vicente de Besalú, y Zacarías de Sant Llorenç del Penedés.
castielfabib-arroyo-cerezo-valencia
Vista parcial del barrio de Enmedio (o de la Iglesia) de Arroyo Cerezo-Castielfabib (Valencia), lugar de nacimiento de Tomás Díaz Díaz (1913-36), fraile capuchino beatificado como fray Buenaventura de Arroyo Cerezo (2015).

arroyo-cerezo-castielfabib-valencia
Vista parcial del barrio de Enmedio (o de la Iglesia) de Arroyo Cerezo-Castielfabib (Valencia), lugar de nacimiento de Tomás Díaz Díaz (1913-36), fraile capuchino beatificado como fray Buenaventura de Arroyo Cerezo (2015).


castielfabib-valencia-vega-zaragoza
Vista parcial (meridional) de Castielfabib (Valencia), desde la Vega Zaragoza, villa de la jurisdicción municipal donde nació Tomás Díaz Díaz (1913-36), fraile capuchino beatificado como fray Buenaventura de Arroyo Cerezo (2015).

Palabras finales, a modo de epílogo.

La historia de Tomás Díaz Díaz (1913-36), fray Buenaventura de Arroyo Cerezo, es la de un royano elevado a los altares de la Iglesia Católica, merced a su martirio, que tuvo lugar en el contexto del genocidio religioso habido en la España republicana controlada por el Frente Popular durante la revolución y Guerra Civil (1936-39).

La vida de Tomás corresponde a la de un niño nacido en Arroyo Cerezo, una humildísima aldea de Castielfabib, en el seno de una familia pobre, como las habría tantas en aquella época -segunda década del siglo XX (1913)- en el Rincón de Ademuz. Tan escasos debían ser sus medios de vida que la familia decidió migrar a Los Santos, otra aldea de la Villa aguas abajo del Ebrón, con mejores perspectivas que la suya, pero aldea al fin.

Tras esta primera migración, la familia decide emprender una aventura mayor, la de la emigración a una gran ciudad, como lo era ya Barcelona en los años veinte del pasado siglo. En un primer momento, marcharon el niño Tomás y su padre, el señor Francisco. Parece que el resto de la familia quedó en la aldea, a la espera de cómo fuera la experiencia migratoria del cabeza de familia y el hijo. La vida de nuestro coterráneo constituye pues el paradigma de tantas otras familias que emigraron del campo a la gran urbe, dejando atrás la vida rural y el mundo campesino.

El joven Tomás manifestó pronto su deseo de ser religioso, tal vez influido por el ambiente del seminario Menor en el que tenía lugar su formación, ya fuera por sus circunstancias de vida o particular sensibilidad espiritual. Al comienzo de la década de los treinta , siguiendo la tradición capuchina, Tomás pasa a ser fray Buenaventura de Arroyo Cerezo, sobrenombre religioso compuesto por el nombre propio del señor Ventura, su abuelo materno y el de su lugar de nacimiento –en cualquier caso, un nombre bellísimo que le conecta con sus raíces-.

El estallido de la guerra y la persecución religiosa desatada entonces le cogió estudiando segundo año de Teología -vistiendo ya el hábito capuchino-: tuvo que buscar amparo en varias casas particulares, siendo detenido en la segunda donde halló refugio. Los milicianos anarquista que le detuvieron le maltrataron con el propósito de que blasfemara, intimándole a que entregara la cruz que portaba. Su martirio tuvo lugar al día siguiente de su detención, en el barrio barcelonés de La Verneda -durante la madrugada del 25 de agosto de 1936-: tenía 23 años.

Propiamente, Fray Buenaventura de Arroyo Cerezo es uno de los 5.727 religiosos (clero secular y regular incluido) asesinados entre julio y diciembre de 1936 en España, y el primero de los nacidos en el Rincón de Ademuz elevado a los altares. ¡Beato Buenaventura de Arroyo Cerezo, ruega por nosotros! Vale.






[1] LA VANGUARDIA ESPAÑOLA: Vida de Barcelona, Crónica de la jornada: Sesión solemne y pública de apertura del proceso de beatificación o declaración de martirio de veintiseis religiosos capuchinos de la Provincia monástica de Cataluña y Baleares, del miércoles 27 de marzo de 1957, p. 20. ID. Declaración de martirio de los Siervos de Dios P. Federico de Berga y Compañeros: Fueron capuchinos profesos de la provincia de Nuestra Señora de Montserrat, de Cataluña y Baleares, del sábado 12 de julio de 1958, p. 19.
[2] MONTERO MORENO, Antonio. Historia de la persecución religiosa en España, 1936-1939, BAC, Madrid, 1998 (1ª Edición 1961), p. 784.
[3] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. El Rincón de Ademuz agoniza, del martes 15 de diciembre de 2015.
[4] ID. El expolio de las iglesias y ermitas de Castielfabib durante la revolución, con detalle de los daños, en Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, 2011, vol. IV, pp. 317-327. ID. Antonio Díaz Díaz (a) Antonino, natural y vecino de Arroyo Cerezo (Castielfabib), del domingo 17 de abril de 2016.
[5] ID. La Cruz de los Tres Reinos, historia y mito en el paisaje,  del miércoles 15 de octubre de 2014.
[6] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo (2000). Francisco Candel Tortajada, un catalán de Casasaltas, en Desde el Rincón de Ademuz, Valencia, pp. 183-187. ID. Francisco Candel, un catalán de Casasaltas, del viernes 6 de junio de 2014. ID. Casasaltas homenajea a Francisco Candel, del viernes 5 de junio de 2015.


Bibliografía consultada en el web:

-- ARCHIDIÓCESIS DE VALENCIA: Un fraile valenciano es beatificado en la catedral de Barcelona junto a 25 mártires de 1936, del viernes 20 de noviembre de 2015 (Consultada el 20 de abril de 2016).
-- AYUNTAMIENTO DE CASTIELFABIB: Fray Buenaventura de Arroyo Cerezo (Marzo 1913-Agosto 1936),  del 21 de noviembre de 2015.
-- ESGLÉSIA DE BARCELONA ARCHIDIOCESANA: Beatificación de veintiséis frailes mártires de la Orden de los Capuchinos (Consultada el 20 de abril de 2016).
-- HISPANIA MARTIR: Mártires de la persecución religiosa en España en el siglo XX: Noticiario Martirial (Consultada el 20 de abril de 2016).
-- LEVANTE-EL MERCANTIL VALENCIANO: Comarcas: Un fraile de Castielfabib será beatificado hoy en la catedral de Barcelona, del 21 de noviembre de 2015. 21 de novembre: Fra Bonaventura d´Arroyo Cerezo, 21 de noviembre de 2015.
-- SERVICIO DE INFORMACIÓN CATÓLICA (SIC): Comisión Episcopal de Medios de Comunicación: Un fraile valenciano será beatificado este sábado en la catedral de Barcelona junto a 25 mártires de 1936,del 20 de noviembre de 2015.

ANEXO DOCUMENTAL Y GRÁFICO:


Partida de nacimiento de Tomás Díaz Díaz, natural de Arroyo Cerezo-Castielfabib (Valencia), hijo de Francisco y Francisca, nacido el 13 de marzo de 1913 [Archivo Municipal de Castielfabib, Registro Civil, Año 1913, Número 176, fol. 176r].
Partida de nacimiento de Tomás Díaz Díaz, natural de Arroyo Cerezo-Castielfabib (Valencia), hijo de Francisco y Francisca, nacido el 13 de marzo de 1913 [Archivo Municipal de Castielfabib, Registro Civil, Año 1913, Número 176, fol. 176v].
Diario La Vanguardia Española: Noticia sobre la apertura de sesión solemne y pública de apertura del proceso de beatificación o declaración de martirio de veintiséis religiosos capuchinos de la provincia monástica de Cataluña y Baleares, entre los que se halla fray Buenaventura de Arroyo Cerezo, del miércoles 27 de marzo de 1957.

Diario La Vanguardia Española: Noticia sobre la Declaración de martirio de los Siervos de Dios P. Federico de Berga y Compañeros, entre los que se halla fray Buenaventura de Arroyo Cerezo, del sábado 12 de julio de 1958.