martes, 17 de diciembre de 2013

ANEXO A LA ICONOGRAFÍA FUNERARIA EN EL CEMENTERIO DE TORREBAJA (VALENCIA) [I].




A propósito de los textos, imágenes y símbolos en las tumbas
de su camposanto, "in memoriam" de los allí inhumados.





"Tras la defunción certificada por el facultativo,
se procedía al amortajamiento del difunto, 
trabajo para el que siempre había en el pueblo alguna persona especializada,
pues requería de cierta habilidad y experiencia, como sucedía con los partos...
El amortajamiento del cadáver incluía el aseo corporal y el sellado de los orificios,
vestirlo y presentarlo para el último viaje mundano, 
camino de la eternidad".



            I.- Palabras previas.
          El objetivo de la presente entrada es realizar un estudio de los textos, imágenes y símbolos de las “señalizaciones” o “memorias” de las lápidas correspondientes a las inhumaciones realizadas en tierra (propiamente enterramientos) del cementerio municipal de Torrebaja (Valencia), monografía que debe verse inserta en una exposición previa del mismo título.[1]

Las inhumaciones en tierra poseen un singular interés escatológico, pues cada tumba comporta una identidad, incluso las anónimas y acrónicas. Como dice Philippe Ariès (1983) al respecto de este tipo de tumbas, "la individualidad del cuerpo se disuelve en el seno de la tierra sagrada: la del alma, en el seno de Abraham" -debemos entender que esto sería para los creyentes, pues para los no creyentes, ateos o agnósticos, aunque el cuerpo se halle sometido a la misma ley física, el alma o espíritu vital, de existir, se disolvería en la infinitud de la nada. Los enterramientos en nicho, por el contrario, manifiestan de alguna forma el rechazo inconsciente del retorno a la tierra y el triunfo inevitable de la muerte -como negando el "Memento mori, homo, quia pulvis eris et in pulverem reverteris" del miércoles de ceniza, éste nos recuerda que para entrar en la otra vida hay que atravesar ineludiblemente el dintel de la muerte-. En cualquier caso, toda tumba señalizada, por ostentosa o humilde que sea, manifiesta el humano deseo de perdurar -vanita vanitatis-, aunque sólo fuere en la inconsistente y perecedera memoria de los vivos.

Vista de la fachada fronto-lateral izquierda del cementerio de Torrebaja (Valencia), 2004.
           La necrópolis de Torrebaja se halla al noroeste de la población, en el paraje denominado Los Llanos, junto al Parque Artesanal o polígono industrial local. Su construcción es relativamente moderna, ya que data de finales la segunda década del pasado siglo XX: se construyó sobre unos terrenos adquiridos por el Ayuntamiento en una zona fuera de la población, entonces perteneciente al término de Castielfabib, siendo alcalde don Román Sánchez Garrido (1916-20). Según conmemora una “señalización” de pared situada al comienzo de los primeros nichos, “el primero que se enterró en este cementerio” fue el vecino Antonio Esparza Esparza -fallecido el 30 de abril de 1920-: se trata de una antigua lápida en pizarra centrada por un “Cristo” al estilo de Velázquez, que contiene también la “memoria” de la primera esposa del difunto, señora Blasa Gómez Asensio, fallecida en 1887, a los 53 años de su edad. Ello significa que el enterramiento de ésta tuvo lugar en el viejo cementerio de Santa Bárbara, que precedió al actual.[1] El acta de Defunción del señor Antonio Esparza Esparza (1839-1920), dice:

  • <En el pueblo de Torrebaja, Provincia de Valencia,/ Diócesis de Segorbe a uno de Mayo del año mil nue-/ vecientos veinte: Yo el infrafirmado Cura de la igle-/ sia parroquial de Sta. Marina, mandé dar sepul-/ tura eclesiástica, transcurrido que fuese el tiempo le-/ gal, al cadáver de D. Antonio Esparza Esparza, casa-/ do en segundas nupcias con Da Domina Hernández/ de Casas=bajas, de ochenta y un años de edad na-/ tural, y domiciliado en esta parroquial, hijo legí-/ timo de D. Bernardo y Da Blasa, que falleció el día/ anterior a los quince horas, a consecuencia de Es-/ trechez mitral según relación facultativa. Reci-/ bio los Ss Sacramentos de Penitencia, viático y Extre-/ ma=Unción, que le fueron administrados por/ mí. No otorgó testamento. Recibió cristiana/ sepultura en el cementerio de esta parroquial, y se/ celebró en sufragio de su alma un funeral ordina-/ rio. En fe de lo cual firmo, lugar y fecha ut supra. Luis Tortajada Gómez, Pro., Cura>. [Libro de Defunciones, Volumen VI, Año 1920, nº 642, fol. 138v-139r].

            Respecto a la edad del difunto, hay una diferencia de dos años entre la reseñada en el acta (81 años) y la que se grafía en la lápida (83 años).


 

Detalle de lápida, tipo "señalización de pared" en el cementerio de Torrebaja (Valencia), correspondiente al primer inhumado en este cementerio -fallecido el 30 de abril de 1920- (2013).

Detalle de cruz y "Cristo crucificado" con proclamación -INRI: Iesvs Nazaraenvs Rex Ivdaeorvm/ Jesús de Nazaret Rey de los Judíos-, imagen grafiada en la lápida del primero que se enterró en el cementerio de Torrebaja (Valencia), 2013.

            II.- Material, método y marco teórico.
         Para el estudio que se propone se han utilizado exclusivamente las lápidas del camposanto, clasificadas como “señalización de pared”, “tumba-cruz” y “tumba-lápida horizontal” –según se definen en la exposición de referencia-.
           Con el fin de conseguir una mejor localización espacial de las sepulturas se ha distribuido el terreno cementerial según viene repartido por el entrecruzamiento del pasillo central y los laterales, de forma que se obtienen cuatro cuadrantes o cuartes: I, II, III y IV. A estos se ha añadido una sección virtual, correspondientes a la fosas comunes de la Guerra Civil (1936-39), pues hubo varias: dos en el interior del camposanto y otra fuera.
            Los textos de algunas lápidas o cruces se hallan prácticamente borrados por efecto de la intemperie y el tiempo transcurrido, siendo en estos casos cuando hemos buscado el apoyo del archivo parroquial (libros de Defunción). La apoyatura de los registros documentales resulta siempre fundamental, en especial cuando la lápida sólo contiene el primer apellido o faltan otros datos de interés, aunque se ha observado que no siempre coinciden las fechas registradas en los documentos con los de las losas. En estos casos siempre hemos respetado la contenida en las lápidas, puesto que el estudio iconográfico y textual se basa en las “señalizaciones”, y la diferencia no suele ser mayor de un año.

Detalle de lápida, tipo "señalización de pared" en el cementerio de Torrebaja (Valencia), correspondiente a uno de los primeros inhumados en este cementerio -fallecido el 10 de marzo de 1921- (2013).

Detalle de "busto femenino con la cabeza cubierta y sin halo", imagen grafiada en la lápida de unos de los primeros inhumados en el cementerio de Torrebaja (Valencia), 2013.

Tabla 1: Distribución del terreno cementerial del camposanto de Torrebaja (Valencia).

CUARTELES

SITUACIÓN

I

Zona de cabecera, superior izquierda.
II
Zona de cabecera, superior derecha.
III
Zona de los pies (entrada), inferior derecha.
IV
Zona de los pies (entrada), inferior izquierda
V
Fosa común de la Guerra Civil (1936-39).
Elaboración propia (2013).

            La siguiente tabla se refiere a los tipos de enterramiento en que hemos clasificado los existentes en el cementerio, y su definición.

Tabla 2: Clasificación de las “señalizaciones” o “memorias” del cementerio de Torrebaja (Valencia).
TIPO DE ENTERRAMIENTO
DEFINICIÓN

Señalización de pared

Se refiere a las lápidas situadas en la pared del cementerio, conmemoran al difunto sin hacer referencia al lugar exacto de enterramiento.
Tumba-cruz
Inhumación en tierra, señalizada mediante una lápida o losa en forma de cruz sobre la fosa.
Tumba-lápida horizontal
Inhumación en tierra, señalizada mediante una lápida horizontal sobre la fosa, con o sin placa o cruz en la cabecera.
Lápida de nicho
Inhumación en nicho, señalizada mediante una lápida en la parte anterior del hueco.
Elaboración propia (2013).

Detalle de la ubicación de las dos primeras "señalizaciones de pared" del cementerio de Torrebaja (Valencia), 2013.

Vista del pasillo central del cementerio de Torrebaja (Valencia), desde el atrio interior, con detalle de los nichos del fondo (2013).
Vista del pasillo central del cementerio de Torrebaja (Valencia), desde la cabecera, con detalle del atrio interior al fondo (2013).

Vista del pasillo lateral derecho del cementerio de Torrebaja (Valencia), con detalle de los nuevos nichos fondo (2013).

            III.- El cementerio de Torrebaja en la bibliografía.
           Desde su construcción –en 1920- el cementerio de Los Llanos de Torrebaja no había sido objeto de ningún tipo de encuesta o averiguación, hasta que le dediqué un suelto con motivo de su ampliación y remodelación del entorno (2008).[3] Pero fue realmente con motivo de la Guerra Civil (1936-39) cuando comenzó a generar datos de interés para la historiografía.
            1] Roque Tortajada Gimeno (Torrebaja, 1925), hijo de Roque y Carmen, dice:
  • <Los que se morían [en el Hospital de Sangre que hubo en Torrebaja cuando la guerra] los ponían en un depósito que había en la parte de atrás de la casa, donde nosotros guardábamos antes el trigo; allí los tenían hasta la noche. Y de allí los llevaban en un furgón hasta el cementerio. El chofer del coche de muertos era uno de los hermanos Mosquito, Cayetano le decían, que era el pequeño de ellos. Sí, a enterrar los llevaban preferentemente por la noche, para que no se viera tanto.../ Al principio iban los propios vecinos, que los del Ayuntamiento llamaban de concejada –puede que fueran casi todos los del pueblo, cada uno cuando le tocaba-; pero después iban sólo los soldados. Claro, iba el conductor y los ayudantes, para descargar los muertos, porque el chofer no les tocaba./ Recuerdo que alguna vez me fui con Cayetano, montado a su lado, para ver cómo los enterraban. Los camilleros los sacaban por detrás y los echaban en la fosa. Sí, con respeto, claro... Los cogían entre dos y los echaban al hoyo... Pero a veces no ponían mucho cuidado, porque llevaban varios muertos o se les hacía tarde. Los muertos iban envueltos en sábanas, no sé que llevasen ropa interior... Los iban echando y luego los tapaban con tierra. Una de las veces que fui, recuerdo que venían los hijos del tío Garroso: los mellizos, y otro que era sordomudo (de nombre Marcial). No sé bien qué pasó, pero parece le gastaron (al mudo) una broma con un muerto y salió pitando del cementerio, corriendo sin parar hasta el pueblo, y ya no quiso volver más...>[4]

            2] Armando León Valero (Vallanca, 1925), hijo de Justo y Vicenta, dice:
  • <No, yo nunca entré ni subí al Hospital, a los niños no les dejaban entrar... Recuerdo, sin embargo, que a los que morían en el centro los llevaban al cementerio en una camioneta que conducía Cayetano el Mosquito. Para enterrarlos llamaban a gente del pueblo, a tu abuelo Román [Sánchez Garrido], a mi padre, al tío Aurelio [Casino Argilés], al tío Vicente el Risicas..., todos gente de derechas. Primero los llamaban de concejada, para hacer la zanja y luego para enterrarlos... Los muchachos íbamos al cementerio, a ver cómo los enterraban. Teníamos la idea de ver si llevaban guantes de piel, para quitárselos... Porque aquí había soldados rusos que vestían de cuero, y los muchachos íbamos a ver si los muertos llevaban guantes, ¡fíjate...! Los enterraban envueltos con una sábana, y una vez fuimos a verlos. Al destapar uno comprobé que tenía la cara morada y los ojos abiertos, y me miraba... Me llevé tal impresión que ya no volví por allí, ni quise guantes ni nada... Por entonces habían hecho una zanja a la derecha de la entrada, junto a la tapia, allí los echaban y los cubrían con un palmo de tierra. Después, cuando se llenó, abrieron una fosa mayor en la parte de fuera del cementerio, junto a la tapia del barranco... Los enterraban por la noche, llevarían algún farol de carburo para alumbrase, no sé...>[5]

            3] Manuel González Tregón (Torrebaja, 1928), hijo de Daniel y Justa, dice:
  • <Los muchachos íbamos a veces al cementerio, a ver cómo enterraban a los soldados muertos... Las tapias eran algo más bajas que las de ahora y los muchachos nos subíamos uno encima de otro y veíamos cómo los enterraban. Los que los sepultaban nos decían: ¡Chavales, venga, fuera de ahí...! -y nos tiraban lo que pillaban, una piedra o un terrón-; nosotros nos íbamos, pero volvíamos otra vez... Los enterraban en unas zanjas que habían abierto junto a las tapias de un lado y otro de la entrada. Luego hicieron una fosa mayor detrás, fuera del cementerio; sí, junto a la tapia que mira el polígono y allí los echaban... Los agarraban entre dos, uno de los pies y otro de los hombros y adentro: ¡Vaya, cuánto pesa éste...! -decían bromeando-. Ponían los muertos y luego les echaban una capa de tierra, como de palmo y volvían a poner otra tongada de muertos.../ Me acuerdo también cuando enterraron al tío Casto, uno de los dirigentes socialistas o comunistas de aquí, no sé qué sería. Este hombre era alto y bien parecido; tenía una tienda en un bajo de la calle san Roque, por debajo de la posada de la Cayetana. Cierto, Albina se casó con su hijo Pepe Casto, [...] En la tienda tenía imágenes de santos -debía ser muy religioso- y tenía el techo de la tienda forrado con tela pintada. ¡Vaya si me acuerdo! Comentaron que lo habían matado los propios suyos..., por ahí, donde el frente de Cubla y Valacloche, por encima de Villel... Decía la gente: ¡Vamos al cementerio, que han matado al tío Casto y lo van a enterrar...! -y todos los muchachos fuimos a verlo-.Cuando lo enterraron, en el momento de meter el cajón en el nicho, los soldados hicieron una descarga de honor: ¡Carguen armas, apunten, fuego...! -y dispararon al aire-. Sí, allí mismo en el cementerio, junto al nicho... Eran unos soldados que llamaban de Etapas y estaban acuartelados en [la Casa de] Los Picos. Claro, los militares iban uniformados, y los muchachos acudíamos a alcahuetear>.[6]
 
La Guerra Civil (1936-39) produjo aquí gran cantidad de muertos, procedentes, en su mayoría, del Hospital de Sangre que hubo en Torrebaja (asimismo sede del Estado Mayor del XIXº Cuerpo de Ejército de Levante), adonde llegaban los heridos y pacientes de los frentes próximos (Teruel). El comandante de aquel cuerpo de ejército asentado en Torrebaja fue el coronel don Joaquín Vidal Munárriz.[7] Al principio se sepultaban en zanjas dentro del cementerio, abiertas junto a las tapias norte y de levante; cuando aquellas se llenaron, se abrió una gran fosa fuera afuera, contigua al muro norte: allí los cadáveres “se enterraban, cubriéndoles de cal y tierra” conforme los iban trayendo. Se inhumaban deficientemente, como lo prueba el hecho de que “los perros se acercaban a las fosas, para roer las canillas de algún muerto que asomaba...” -según testimonio del señor Francisco Marco Cañizares (1928-2005), que lo recuerda de su infancia en Torrebaja-.[8] De las inhumaciones en el cementerio local durante el período histórico sólo han quedado los que se refieren a civiles, vecinos de la localidad y refugiados de guerra. Pero no hay ni rastro de los militares, cuyo control debía llevarse desde el Hospital de Sangre; los libros de registro que necesariamente debió haber (me refiero a los ingresos, altas y defunciones), desparecieron, se perdieron o fueron destruidos.

Vista del Cuartel III (inferior derecha) del cementerio de Torrebaja (Valencia), reservado tradicionalmente para párvulos y niños (2013).

Vista del Cuartel IV (inferior izquierda), en el cementerio de Torrebaja (Valencia), 2013.

            Valga como colofón de este apartado testimonial el mi propio... Nací en Torrebaja (Valencia) en mayo de 1952, hijo de Alfredo y Paquita, y en mi infancia fui monaguillo en esta parroquia: primero con don Pedro-Manuel Miguel Benedicto (1958-60), luego con don Salvador Plá Álvarez (1960-62) y finalmente con don Gabriel Sáncho Marín (1962-73). Estos fueron los curas de mi infancia en Torrebaja, muy distintos en su personalidad y proceder, pero que dejaron una impronta en mi carácter, singularmente el último. Respecto de la escatología particular o postmortuoria, la que se ocupa del estado del ser humano después de su muerte,[9] quiero evocar los ritos funerarios y las misas de difuntos que se realizaban durante la época en que fui acólito. Cuando alguien fallecía se anunciaba al vecindario mediante el tradicional toque, en el que se alternaban dos campanas con un corto intervalo. En épocas anteriores, mediante ciertos signos en los toques se hacía saber si el fallecido era hombre, mujer o infante... Tras la defunción certificada por el facultativo, se procedía al amortajamiento del difunto, trabajo para el que siempre había en el pueblo alguna persona especializada, pues requería de cierta habilidad y experiencia, como sucedía con los partos... El amortajamiento del cadáver incluía el aseo corporal y el sellado de los orificios, vestirlo y presentarlo para el último viaje mundano, camino de la etenidad. Para que el rigor mortis no cogiese al cadáver en una postura inconveniente o que dificultara su manipulación, había que amortajarlo rápido: una vez compuesto se le sujetaba la mandíbula inferior con un pañuelo atado a la cabeza, los párpados bajados, las manos unidas sobre el pecho y enlazadas con un rosario, en actitud durmiente y reposada, los pies atados para evitar se separasen. Se trata de la posición tradicional del yacente medieval. La utilización del rosario entrelazando las manos del muerto es una devoción postridentina muy difundida, que todavía persiste en nuestros días. La utilización del rosario (y el escapulario de san Simón Stock) se relacionan con las almas del Purgatorio y la buena muerte (Ariès, 1984). Sin duda, la función del amortajador, ingrata pero necesaria, se halla emparentada con la de los antiguos embalsamadores...
Para su velatorio, el cadáver solía exponerse en la propia habitación o alcoba del difunto, directamente sobre la cama o en el propio féretro, con al menos dos cirios encendidos en la cabecera. En la tradición cristiana dichos cirios representan a Cristo Jesús, luz del mundo, iluminando el alma de muerto que camina entre tinieblas. Durante la vela se rezaba un rosario -nuevamente vemos la vinculación de éste con la muerte y el Purgatorio, se trata pues de creencias populares asociadas a dogmas, que por otra parte no aparecen en el imaginario común hasta el siglo XVII (Ariés, 1984)-, y los familiares ofrecían a los asistentes algún tipo de refrigerio, café de malta o achicoria, pastas y alguna bebida espirituosa (anís para las mujeres, cazallla para los varones) para soportar la velada. Las conversaciones de aquellas fúnebres tertulias solían versar sobre las cualidades o virtudes del muerto, propias de este “día de las alabanzas”, acerca de su proceso de enfermedad o causa de la muerte, sobre la situación o estado en que quedaban los familiares y otras circunstancias concurrentes. En tiempos pretéritos la muerte provocaba frecuentes dramas familiares: muertes por sobrepartos, fallecimientos de madres o padres jóvenes, que dejaban niños huérfanos, viudos y viudas a edades muy tempranas..., todo ello sin más cobertura que la familiar y vecinal. Llegada la hora del entierro, para lo cual había que dejar transcurrir un día, de ahí la necesidad del velatorio, el cadáver había que bajarlo de la alcoba a la entrada. Como las escaleras de las casas solían ser muy estrechas, había que transportar al muerto con una manta o sábana y depositarlo en el féretro, a la espera del cura, para su traslado a la iglesia.
Vista del Cuartel I (superior izquierda), en el cementerio de Torrebaja (Valencia), 2013.

Vista del Cuartel II (superior derecha), en el cementerio de Torrebaja (Valencia), 2013.

Para el entierro, el sacerdote, revestido con capa pluvial oro y negro iba a la casa del muerto, acompañado por el sacristán y los monaguillos, uno de los cuales portaba el acetre con el hisopo. Un grupo de vecinos solía acompañar al sacerdote hasta la residencia del difunto. Arribados a la casa del fallecido, se procedía a la recepción del cadáver, allí se realizaban los primeros rezos y aspersiones. Se levantaba el féretro y se iniciaba la marcha hasta la iglesia, siendo la comitiva precedida por un crucero y los portavelas. Una vez en la iglesia se colocaba el féretro sobre un catafalco, dispuesto en el centro del pasillo central, próximo a las gradas del Altar Mayor. Así se iniciaba la misa corpore insepulto, también conocida como corpore praesente y praesente cadavere. Los familiares se solían colocar en los primeros bancos, las mujeres a la derecha y los hombres a la izquierda. Lo más impresionante de aquellas misas de Réquiem (missa pro defunctis o missa defunctorum) eran los cánticos, entre los que destacaba el del Introito... Requiem æternam dona eis, Domine, –cantaba el celebrante-: et lux perpetua luceat eis –respondía el coro-. Otro momento de aquella misa deslumbrante era el del Kyrie... Kyrie eleison. Christe eleison. Kyrie eleison. “Señor, ten piedad. Cristo ten piedad. Señor ten piedad”. Tras el Gradual venía el Tracto, en el que el celebrante rezaba una impresionante oración: Absolve, Domine, animas omnium fidelium defunctorum ab omni vínculo delictorum et gratia tua illis succurente mereantur evadere iudicium ultionis, et lucis æterne beatitudine perfrui. “Absuelve, Señor las almas de los fieles difuntos de las ataduras del pecado, y que socorridos por tu gracia merecen escapar al Juicio vengador y disfrutar de la felicidad de la luz eterna”. Las misas actuales de difuntos nada tienen que ver con aquellas celebraciones gregorianas de mi infancia, que conectaban con el espíritu de la iglesia alto medieval. Tras el Tracto venía la secuencia del turbador y emocionante Dies irae... Dies iræ, dies illa, solvet sæclum in favilla, teste David cum Sibylla... “Día de la ira, aquel día en que los siglos se reduzcan a cenizas; como testigos el rey David y la Sibila...”. Dicho canto medieval se utilizó como secuencia en la Misa de Réquiem del rito romano hasta 1970, aunque no aparece en el Misal de esa época.[10]

Cortejo fúnebre en Torrebaja (Valencia), con detalle del crucífero y portavelas en primer plano, subiendo por la calle san Roque hasta la carretera de Cuenca-Teruel, camino del cementerio (ca.1945) [Foto procedente del archivo familiar de Isabel López Valero].

            No obstante, mi cántico preferido, aquel que me erizaba el vello, era el del Líbera... Libera me, Domine, de morte æterna, in die illa tremenda, quando coeli movendi sunt et terra. Dum veneris judicare sæculum per ignem. Tremens factus sum ego et timeo, dum discussio venerit atque ventura ira.Dies iræ, dies illa, calamitatis et miseriæ, dies magna et amara valde.Requiem æternam dona eis, Domine: et lux perpetua luceat eis. Líbrame, Señor, de la muerte eterna, en aquel tremendo día, cuando tiemblen los cielos y la tierra. Cuando vengas a juzgar al mundo con el fuego. Temblando estoy y temo, mientras llega el juicio y la ira venidera. Día aquel, día de ira, de calamidad y miseria, día grande y amargo. Dales, Señor, el descanso eterno, y brille ante sus ojos la luz perpetua”. No, yo no sabía bien lo que decía aquel cántico, tampoco la mayoría de la feligresía, pero todos entendíamos que era algo muy serio, aterrador, terrible, escalofriante... Los que llevaban la voz cantante en aquel coro eran don Nicolás Tortajada Blasco (1879-1961) y el señor Secundino Giménez Azcutia (1886-1961), el sacristán, cuyas sonoras voces retumbaban contra los desangelados muros de la iglesia, entonces en construcción... Me gustaban aquellas largas misas de difuntos, por la fuerza arrebatadora de los textos latinos, y porque en las celebraciones cantadas los monaguillos recibíamos paga doble. Hoy la muerte se ha desclericalizado y su negocio ha pasado a ser monopolio de los tanatorios y empresas de pompas fúnebre.

Cortejo fúnebre en Torrebaja (Valencia), con detalle del féretro y portadores, subiendo por la calle san Roque hasta la carretera de Cuenca-Teruel, camino del cementerio (ca.1945) [Foto procedente del archivo familiar de Isabel López Valero].

        Concluida la ceremonia en la iglesia, se procedía a conducir el cadáver hasta el cementerio, cuyo féretro portaban a hombros los amigos y convecinos, con los familiares detrás del féretro, rigurosamente vestidos de oscuro y en silencio: “el traje negro expresa duelo y dispensa de una gesticulación más personal y más dramática”.[11] Para la nueva mentalidad, las grandes manifestaciones de dolor no son bien vistas; en cualquier caso hay que guardarlas para la intimidad... La comitiva seguía el trayecto habitual desde el templo por la calle Arboleda y la Plaza, subiendo por la calle de san Roque hasta la carretera de Cuenca-Teruel. Los entierros eran entonces muy concurridos, prácticamente toda la vecindad acudía a acompañar a los familiares y despedir al muerto, incluido el sacerdote, sacristán y acólitos... En el cementerio tenía lugar el responso final, que concluía con la aspersión de agua bendita sobre el féretro, que no era más que la última absolución. En tiempos pretéritos también se aspergía e incensaba la fosa, para preservar el cuerpo del difunto de las asechanzas del maligno (Ariès, 1983). Previamente había una ceremonia que siempre me perturbaba, cuando el sacerdote cogía una paleta con tierra que le acercaba el enterrador y la echaba dentro del cajón. El momento en que levantaban la tapa del féretro era muy esperado por los niños: siempre curiosos ante la manifestación de la muerte, se agachaban para intentar ver al muerto. Pero, ¿por qué se echaba una paletada de tierra dentro del cajón? Es algo que todavía ignoro en su significado canonico, intuyendo que formaba parte del ritual antiguo, para recordar al difunto y a los presentes que el cuerpo es tierra, polvo, y que a la tierra y al polvo debe volver. Finalizada la ceremonia se procedía al enterramiento propiamente dicho. Llegado este momento, en algunos casos se levantaba la tapa del féretro para que los familiares hicieran la postrera despedida, un momento transido de emoción, en el que la congoja se apoderaba de los más próximos, singularmente cuando el difunto era persona joven.
Si la inhumación era en nicho se acercaba el cajón al agujero y se tapiaba en hueco. Si había de hacerse en tierra se aproximaba a la fosa preparada al efecto. El féretro se hacía descender mediante unas gruesas cuerdas, siendo el enterrador ayudado por los vecinos que nunca faltaban. Una vez en el fondo, los familiares y acompañantes solían acercarse hasta el borde de la fosa para echar un puñado de tierra. Era costumbre entonces que los familiares más próximos al fallecido se pusieran a las puertas del cementerio, de forma que los asistentes pudieran darles el pésame... Sin duda una sana costumbre, pues los vecinos expresaban de forma física, con un apretón de manos, un beso o un abrazo su sentimiento por la pérdida: Te acompaño en el sentimiento..., muchos años que podáis pedir por él... –eran las palabras habituales en este trance-. Pero hoy día el sacerdote ya no acude al cementerio, y suele anunciar en la iglesia que los familiares no recibirán el pésame, aunque agradecen la presencia de los asistentes, amigos, vecinos y pueblo en general... Se comprende que sea este un momento doloroso para los familiares, pero ¿por qué negarse a recibir las condolencias de los vecinos, se les puede negar el mostrar sus sentimientos?

Al concluir esta postrera despedida vecinal, cuando ya casi todo el séquito, familiares y acompañantes habían desaparecido, el sepulturero comenzaba su ingrata labor, echando paletadas de tierra sobre el féretro: la tierra caía sobre la caja haciendo un ruido inconfundible, quedando sobre la tumba abierta un eco sordo que todavía recuerdo con estremecimiento..., pues junto a la tierra solían caer restos de enterramientos anteriores, entre los que destacaban fémures, tibias y alguna calavera, que los niños presentes observábamos con curiosidad y estupor a la vez; no en vano los despojos humanos forman parte de la iconografía macabra relacionada con los cementerios y la muerte.

Vista del Cuartel V (fosa común), cuadrante virtual en representación de las fosas abiertas durante la Guerra Civil (1936-39), en el cementerio de Torrebaja (Valencia), 2013.

Detalle de lápida IN MEMORIAM de los fallecidos e inhumados en el cementerio de Torrebaja (Valencia) durante la Guerra Civil Española (1936-39), 2013.

IV.- Clasificación de símbolos e imágenes en lápidas y cruces.
Para la sistematización propuesta, las imágenes y símbolos de las lápidas y cruces los venimos clasificando según su significado en:
-Religioso: referido a símbolos que aluden a la religión (cristiana): cruces, rostros de Cristo, vírgenes, ángeles de la muerte, santos, etc.
-Espiritual: referido a símbolos no estrictamente religiosos: rostros llorosos que reflejas emociones (llanto, dolor), manos que sueltan palomas (espíritu), sol radiante (amanecer a otra realidad), árboles de la vida (elevación de lo material a lo espiritual), etc.
-Profano: ausencia de símbolos religiosos o espirituales: objetos, textos de contenido poético, político e ideológico, motivos vegetales, florales, etc.
-Mixto: contienen representaciones compuestas, religiosas y profanas (cruces con espigas u otros motivos ornamentales).

"Tumba-cruz" de madera en el cementerio de Torrebaja (Valencia), paradigma de las "señalizaciones" mortuorias de otro tiempo, que ha perdido los datos de identificación del difunto, nota biográfica y dedicatoria (2013).
 
"Tumba-cruz" latina de hierro en el cementerio de Torrebaja (Valencia), con las iniciales del muerto, paradigma de las "señalizaciones" mortuorias de otro tiempo, s/f (2013).

Mayoritariamente, sin embargo, en las inhumaciones en tierra (propiamente enterramientos) del cementerio de Torrebaja –entre 1920 y 1977- predominan las tumbas con símbolos religiosos, siendo el más abundante la “cruz latina”, con el palo vertical (stipes), mayor que el horizontal (patíbulum), bien sea labrada en la misma lápida, incorporada de metal o formando la propia losa, así sucede en los enterramientos clasificados como tumba-cruz, tumba-lápida horizontal con cruz a la cabecera y señalizaciones de pared. Cabe destacar la existencia de algunas “memorias” basadas en simples cruces de madera, con y sin las iniciales del difunto como única identificación, faltando también la fecha de inhumación. Dichas “memorias” corresponden a las tumbas primitivas, que fueron las más comunes en otro tiempo. Con independencia del tipo de iconografía, hay lápidas y/o cruces que lucen el retrato del difunto a modo de imago clipeata de los sarcófagos de la Antigüedad pagana. El retrato sirve para evocar la facies del muerto, lo que colabora a reafirmar su individualidad, junto con el nombre y demás datos biográficos.

"Tumba-cruz" de  madera en el cementerio de Torrebaja (Valencia), con ausencia de iniciales y fecha de defunción, paradigma de las "señalizaciones" mortuorias de otro tiempo, anónima y acrónima, s/f (2013).
"Tumba-cruz" de obra en el cementerio de Torrebaja (Valencia), anónima y acrónima, s/f (2013).

"Tumba-lápida horizontal" de obra en el cementerio de Torrebaja (Valencia), datada en 1942, 1961 y 1997 (2013).

Enterramientos –tumbas cruz, tumbas lápida y señalizaciones de pared- con símbolos religiosos y mixtos:
Los enterramientos del cementerio de Torrebaja responden mayoritariamente al tipo de tumba-cruz, con alguna tumba-lápida horizontal: me refiero a señalizaciones mortuorias formadas por una cruz (vertical) en la cabecera y/o asociada a una lápida (horizontal) a los pies. La mayoría de las cruces son latinas, aunque no siempre fáciles de clasificar, pues las hay “encuadradas”, “penitenciales”, “circulares” o “encirculadas”, “flordelisadas”, “potenzadas”..., en general de piedra o mármol blanco, con alguna excepción, aunque también hay varias en madera y de metal, con o sin las iniciales o nombre del difunto y sin fecha (s/f). Asimismo, hay algunas “señalizaciones” de pared con y sin motivos religiosos, espirituales o mixtos, entre las que se halla una lápida de pared correspondiente al primer enterramiento (1920). Hay otra del mismo tipo colocada hace algunos años, referida a un enterramiento que tuvo lugar durante la Guerra Civil (1938), la cual incluye una dedicatoria y un poema de contenido poético-ideológico.
En realidad, las inhumaciones en tierra podrían contarse por decenas –basta ver los libros de Defunción del Registro Civil o Parroquial-; sin embargo, las “señalizaciones” que se conservan son relativamente escasas. Ello hace que podamos preguntarnos, ¿dónde están las “memorias” de los enterrados en el camposanto durante este medio siglo? La respuesta es que si todas tuvieron alguna, la mayoría han desaparecido, pues no serían más que simples cruces de madera que el tiempo ha consumido. El hecho de la desaparición de las estelas mortuorias se halla en consonancia con la larga tradición escatológica cristiana, pues “hasta finales del siglo XVIII no se generalizó la costumbre de señalar mediante una inscripción el sitio exacto de la sepultura”;[12] lo cual resulta perfectamente entendible en estos pequeños cementerios rurales, y no sólo por razones pecuniarias, ya que la tasa de ocupación es muy elevada y la colocación de señalamientos fijos hubiera dificultado la apertura de nuevas fosas. Cabe adelantar, sin embargo, que dada su forma de cruz (labrada en mármol u otro tipo de piedra) casi la totalidad de las lápidas constituyen de por sí una manifestación religiosa: algunas de ellas son sencillas cruces latinas, sin adornos de ningún tipo, pero la mayoría poseen adornos vegetales y/o florales variados (palmas, ramas de olivo, yedra, etc.), o geométricos. Otras lápidas poseen varias de las características, verbi gratia: cruz encuadrada o de otro tipo, con o sin adornos vegetales, con o sin imagen labrada o medallón con imagen..., que en la distribución siguiente hemos desglosado, ya que algunas estelas reúnen una o más de las características. Se hace aquí una clasificación cualitativa, pudiendo haber varias del mismo tipo, aunque sólo se reseñe una.


"Tumba-lápida horizontal" en el cementerio de Torrebaja (Valencia), paradigma del non excedens pavimentum contra-reformista, que combina las iniciales D.O.M./Deus Omnipotens Mortuus/ Muerto Para Dios Omnipotente/ con las más conocidas R.I.P./Requiescat In Pace/Descanse en Paz/ datada en 1930 (2013).
La fotografía anterior y la siguiente corresponden a la típica "tumba-lápida horizontal" sin estela, cruz ni hornacina en la cabecera, paradigma de lo que los contra-reformadores como san Carlos Borromeo admitían como ideales, pues no sobresalían del piso del templo o del cementerio -non excedens pavimentum-: ejemplo de sencillez y humildad, ya que se hallaban expuestas a ser holladas por los pies de los fieles, paseante o visitantes.[13]

Detalle de iconografía religiosa "Cruz encirculada", correspondiente a la "tumba-lápida horizontal" anterior en el cementerio de Torrebaja (Valencia), datada en 1930 (2013).
"Tumba-lápida vertical y horizontal" de obra en el cementerio de Torrebaja (Valencia), datada en 1946 (2013).
Detalle de la cabecera de una "tumba-lápida vertical y horizontal" en el cementerio de Torrebaja (Valencia), con iconografía religiosa -Jesús orante, imagen labrada- datada en 1946 (2013).
"Tumba-lápida" horizontal con iconografía mixta -cruz latina y motivos vegetales, imagen labrada- en el cementerio de Torrebaja (Valencia), datada en 1933 (2014).

"Tumba-lápida horizontal con cruz en la cabecera", en el cementerio de Torrebaja (Valencia), datada en 1960 (2013).
Detalle de la cabecera de una "tumba-lápida horizontal" en el cementerio de Torrebaja (Valencia), con iconografía religiosa -Cristo crucificado, imagen labrada- datada en 1960 (2013).

Entre los símbolos propiamente religiosos, espirituales y mixtos en las lápidas de las inhumaciones en tierra, hallamos:
-         Bienaventurados o santos (imagen labrada o medallón): san José (1954, 1973), san Mateo evangelista (1974),
-         Busto femenino, con la cabeza cubierta y sin halo (imagen labrada o medallón): 1958,
-         Cabeza femenina, con velo y sin halo (imagen labrada o medallón): 1940, 1949, 1953, 1954, 1956, 1959, 1961, 1962, 1963, 1966, 1969, 1972,
-         Cristo, busto con la cruz a cuestas y corona de espinas (imagen labrada o medallón): 1955, 1960,
-         Cristo, cabeza coronada de espinas (imagen labrada o medallón): 1945, 1949, 1954, 1955, 1960, 1968, 1970, 1975.
-         Cristo, cabeza sin corona de espinas (imagen labrada o medallón): 1965.
-         Crucifijo, cruz con Cristo crucificado (imagen grafiada o aneja): 1921, 1965 (imagen desprendida), s/f,
-         Cruz apuntada o punteada: 1938, 1952, 1953, 1956, 1959, 1977.
-         Cruz de Evangelistas: 1942, 1961, 1997
-         Cruz encirculada o redondeada: 1930, 1932, 1938, 1939, 1948, 1951, 1954, 1959, 1972, s/f,
-         Cruz encuadrada y radiada: 1966.
-         Cruz encuadrada: 1921, 1939, 1940, 1949, 1952, 1953, 1954, 1955, 1956, 1957, 1958, 1960, 1961, 1962, 1963, 1965, 1968, 1969, 1970, 1972, 1974, 1975, 1992.
-         Cruz flordelisada: 1954,
-         Cruz griega simple: madera (s/f legible),
-         Cruz latina simple (piedra o metal): metal (s/f legible), 1940, 1955, obra (s/f legible), 1961, 1968.
-         Cruz penitencial: 1922.
-         Cruz potenzada: 1942, 1947, 1949, 1955, 1959, 1960,
-         Cruz radiada: 1937, 1951, 1955, 1959, metal s/f.
-         Cruz resarcelada (metálica): s/f
-         Cruz trebolada: 1932.
-         Jesús orante, busto (imagen labrada): 1946.
-         Piedad (imagen labrada o aneja): 1992.
-         Sagrado Corazón de Jesús (imagen labrada o medallón): 1958, 1969, 1970.
-         Tumba-cruz con lápida horizontal: 1948, 1960, 1952, 1982.
-         Tumba-lápida horizontal: 1930, 1933, 1934, 1951, (s/f).
-         Tumba-lápida vertical y horizontal: 1922, 1946, (s/f).
           



Hay una figura humana alada, con halo, libro y pluma (imagen labrada en medallón), clasificada entre los Bienaventurados o Santos, que interpretamos como san Mateo evangelista (1974). De las inhumaciones en tierra destacamos tres “señalizaciones” de pared, con distinta ornamentación y simbología:
-         Crucifijo, cruz con Cristo crucificado y proclamación (imagen grafiada): 1920 (la proclamación se refiere al cartel del INRI en los tres idiomas, hebreo, griego y latín).
-         Busto femenino, con cabeza cubierta y sin halo (imagen grafiada): 1921.
-         Sin símbolos, de contenido ideológico y con poema profano: 1938.

Detalle de "tumba-cruz" encirculada de piedra en el cementerio de Torrebaja (Valencia), datada en 1939 (2013).

"Tumba-cruz" encuadrada en el cementerio de Torrebaja (Valencia), con iconografía mixta -cabeza de Cristo coronada de espinas y ramos de palma, imagen labrada- datada en 1921 (2013).

"Tumba-cruz" encuadrada en el cementerio de Torrebaja (Valencia), con iconografía mixta -Cristo crucificado y motivos florales, imagen aneja- datada en 1921 (2013).


V.- Exposición y análisis de los textos incluidos en lápidas y cruces.
        Observando las “señalizaciones” o “memorias” de las inhumaciones en tierra del cementerio de Torrebaja (Valencia), vemos que todas o casi todas contienen alguna inscripción, con la reseña del difunto a modo de escueta semblanza: nombre y apellidos, día, mes y año de la defunción, así como la edad en el momento del óbito, cumpliendo así con la función esencial de la lápida, evocar la memoria individual del muerto. Las que no poseen este tipo de datos es por su deterioro o haberlos perdido por efecto de la intemperie o el tiempo transcurrido.
           Cabe, sin embargo, alguna excepción, como la “señalización” correspondiente a Julia Gómez Muñoz, cuyo nombre figura en una plaquita dispuesta sobre el brazo horizontal (patibulum) de una cruz latina de metal evocando su memoria, que carece de cualquier otro dato de identificación personal. O la de una tal Gumersinda, cuyo nombre aparece en una chapita inserta en una cruz radiada de metal, sin más identificación. La pesquisa para su filiación dio su fruto, pues se trata de:

GUMERSINDA [VALERO GARCÍA]
[+ 11 de diciembre de 1960]
[A los 70 años de edad]

       La señora Gumersinda, hija de Rufino y Ramona, era natural de El Cuervo (Teruel) y vecina de Torrebaja (Valencia), popularmente conocida como “tía Rovisilda”; consorte en terceras nupcias de Francisco Soriano Gómez (1869-1965), alias Francho: éste era hermanastro de Ciriaca Soriano Muñoz (1872-1958) y padre de Úrsula y de Pepe el Alcaldico.[14]

Detalle de "Tumba-cruz radiada" en el cementerio de Torrebaja (Valencia), correspondiente a un enterramiento de 1960 (2013).
Detalle de "tumba-cruz" que ha perdido el travesaño horizontal (patibulum), en el cementerio de Torrebaja (Valencia), s/f  (2013) [Según la reconstrucción realizada, la estela corresponde a Consuelo Domingo Gimeno, fallecida el día 23 de agosto de 1925, a los 20 años, hija de José y de Clara].

        Hay varias lápidas fragmentadas, cuya borrosa epigrafía ha podido reconstruirse uniéndolas, limpiándolas y/o con ayuda de las Actas de Defunción parroquiales:

[R.I.P.]
[CONSUELO DOMINGO GI]ME[NO]
[+ 23 A]GOST[O DE 1925]
A LOS 20 AÑOS
SUS/ PADRES/ Y/ HERMANAS

LA NIÑA ENRI-/ QUETA GRAO/
BENACLOCHE SU-/ BIO AL CIELO EL/
DÍA 13 DE ENE-/ RO DE 1933 A LOS/
5 AÑOS DE E-/ DAD
RECUER-/ DO DE TUS PA-/ DRES
I DEMÁS/ FAMILIA QUE/
NO TE OLVIDAN


De la lápida anterior merece la pena destacar la expresión Su-/ bio al cielo el/ día 13 de ene-/ro de 1933 a los/ 5 años, idea que también hemos encontrado en una lápida del cementerio de Puebla de San Miguel -El ángel/ Aurelio Sebastián/ Cubel/ subió al cielo 19 de octubre de 1903/ a los 3 años de edad./- en la que se viene a manifestar que los párvulos y niños suben directamente al cielo al fallecer, pues por el bautismo se hallan limpios del pecado original, y su temprana edad no les ha permitido ofender a Dios. Pero esta es una idea de la modernidad, ya que según el jurista Tertuliano (160-220 d.JC): "Ninguno al dejar su cuerpo obtiene de golpe el título de habitante junto al Señor" -sólo los mártires poseían por la virtud de la sangre la única llave del Paraíso-.[15] De esta forma, con la excepción de los mártires, todos los muertos deben esperar del día de Juicio Final:
  •  <Privados, al mismo tiempo que de cuerpo, de sentido y de memoria, no podían experimentar ni gozos ni penas. El último día sólo los “santos” prometidos a las beatitudes eternas saldrían de las “regiones inferiores” –así lo dice Tertuliano- para habitar las mansiones celestes. Los demás permanecerían aniquilados en su sueño eterno: los malvados no resucitarán. Las fórmulas de anatema amenazaban al mandito con el peor castigo, le privaban de su resurrección: “El (malvado) no resucitaría el día del juicio”.[16]

Otras lápidas reconstruidas, dicen: 

D.E.P.
VICENT[E]
[ALIA]GA SIMEÓN
[+26 DE] FEBRERO DE 1932
[A LOS 71] DE EDAD


ASUNCIÓN/ ESPARZA GÓMEZ
+ 13 MARZO 1945
A LOS 56 AÑOS
TU ESPOSO/ HIJOS Y/ NIETOS/
NO TE/ OLVIDAN

D.E.P.
FERMÍN/ SORIANO ESPARZA
+ 5 OCTUBRE 1954 DE 92 AÑOS
TUS HIJOS Y NIETOS NO/
TE OLVIDAN


MANUEL/ GARCÍA DOLZ
+22 NOVIEMBRE DE 1955
A LOS 83 AÑOS
TUS HIJOS/ NO TE/ OLVIDAN

Fragmentos de "tumba-cruz" trebolada en el cementerio de Torrebaja (Valencia), datados en 1932 (2013).
"Tumba-cruz" encirculada de piedra en el cementerio de Torrebaja (Valencia), datada en 1949 (2013).
Fragmentos de "tumba-cruz" encirculada de piedra en el cementerio de Torrebaja (Valencia), datados en 1954 (2013).

Fragmento de "tumba-cruz" latina de piedra en el cementerio de Torrebaja (Valencia), datado en 1955 (2013).
Fragmento de "tumba-cruz" latina de piedra en el cementerio de Torrebaja (Valencia), datado en 1956 y 1957 (2013).
"Tumba-cruz" potenzada de mármol con ornamentación floral en el cementerio de Torrebaja (valencia), datada en 1949 (2013).
"Tumba-cruz" latina con iconografía religiosa  en el cementerio de Torrebaja (Valencia), datada en 1949 (2013).

Detalle de iconografía religiosa -cabeza de Cristo coronada de espinas, imagen labrada aneja- en una "tumba-cruz" del cementerio de Torrebaja (Valencia), datada en 1949 (2013).

Respecto a las dedicatorias epigrafiadas en las lápidas, cuando los hay, éstas son decididamente sobrias –tal vez condicionadas por el escueto espacio de la lápida-, basadas en manifestaciones familiares de recuerdo: los vivos confortan a los muertos escribiéndoles que la separación de la muerte no será motivo de olvido, intuyendo que uno de los peores agravios que puede recibir un muerto es relegarle en la memoria.

“Su familia” (1921);
“Su esposo e hija” (1922);
“Su hijo y nieta” (1922);
“Sus padres/ y hermanos” (1922);
“Su esposa/ hijos y nietos” (1930);
“[…] esposo/ e hijos” (1932);
"Recuer-/ do de tus pa-/ dres i demás familia
que no te olvidan" (1933);
“Recuerdo de sus hijos/ y nietos” (1933);
“Sus hijos y nietos” (1934, 1942, 1945, 1960);
“Sus hijos/ y/ nietos” (1938, 1966, 1968);
“Recuerdo de su/ esposo e hijos” (1939);
“Tu hijo padres/ y hermanos” (1939),
“Los tuyos” (1940, 1954, 1969);
“Recuerdo de sus hijos y nietos” (1940);
“Sus hijos/ y nietos/ no le/ olvidan” (1942);
“Tu esposa e hijos/ no te olvidan” (1943, 1960);
“Tus hijos y nietos/ no te olvidan”
(1946, 1949, 1951, 1954, 1937, 1968);
“Sus hijos” (1947);
“Su esposa/ e hijos” (1948);
“Tus hijos no te olvidan” (1948, 1973);
“Su esposo/ hijos y/ nietos/ no te/ olvidan” (1949);
 “Tus padres y hermanos/ no te olvidan” (1949);
“Tus padres y hermanos” (1949, 1959 1961);
“Su esposo e hijos” (1950);
“Sus hijos y nietos/ no le/ olvidan” (1951, 1952, 1953, 1955);
“Tu hija y nietos/ no te olvidan” (1951);
“Tu esposo e hijos no te/ olvidan” (1952);
“Vuestros hijos y nieta no os olvidan” (1952, 1982);
“Tu esposo, hijos y nietos” (1953);
“Su esposa e hijos” (1954);
“Sus hijos y/ nietos” (1954, 1954, 1958);
“Tu esposa hijos y nietos/ no te olvidan” (1954);
“Tu esposa hijos/ y nietos” (1954, 1959, 1965);
“Su esposa/ hijos y/ nietas” (1955);
“Tu esposa/ hijo/ padres/ y hermanos” (1955);
“Tu esposo/ e hijos” (1955);
“Tus hijos/as y nieto/s” (1955, 1959, 1965, 1972);
“Tus hijos/ no te/ olvidan” (1955);
“Su esposo/ e hijos” (1956);
“Su hermana y sobrinos” (1956, 1957);
“Tu/ esposa/ e hijos” (1956);
“Su esposa hijo y familia” (1957);
“Tus nietos” (1958);
“Su/ cuñado/ y sobrina” (1959);
“Sus/ hermanos” (1959);
“Recuerdo de sus hijos/ nietos y biznietos” (1960);
“Tu hijo y hermanas” (1960);
“Tus padres, esposo/ e hijos” (1960);
“Su esposo/a e hijos” (1959, 1961);
“Su esposo e hijos” (1962);
“Tus hermanos/ y sobrinos” (1963);
“Sus hermanas/ y sobrinos” (1965);
“Su esposo/ hijos/ y nietos” (1966);
“Tu esposo hijos y familia” (1970);
“Tus hermanos/ y sobrinos” (1970);
“Tu esposa/ hijos y nietos/ no te/ olvidan” (1972);
“Tu esposa/ e hijos” (1974);
“Tus hijos” (1975);
“Tu esposo hijos y nietos” (1977);
“Hora fatal” (s/f);
“Sus/ padres/ y/ hermanas” (s/f)


En general, casi todas las lápidas contienen las populares siglas R.I.P./D.E.P., que corresponden al epitafio latino Requiescat In Pace (Descanse En Paz): el epigrama procede del responso que la Iglesia Católica reza por los difuntos.[17] No en vano el término cementerio viene del latín coemeterium y éste del griego koimetérion, que significa dormitorio o lugar de descanso porque en el cementerio –según la creencia cristiana- los cuerpos duermen hasta el Día de la resurrección; de ahí la vinculación de la muerte con el descanso y el cementerio o camposanto.[18] Dos tumba-lápida horizontal poseen las siglos D.O.M./ Deus Omnipotens Mortuus/ Muerto para Dios Omnipotente (1930 y 1934). Otras dos lápidas, sitas éstas en el cuartel III (inferior derecha), tradicionalmente reservado a los párvulos e infantes, contienen la inscripción “Hora fatal”, en alusión a la hora mortis, esto es, el momento horario en que se produjo la muerte, por lo que no sería de extrañar que en su día tuvieran un reloj con las manecillas señalando dicho momento.



"Tumba-cruz" encuadrada en el cementerio de Torrebaja (Valencia), datada en 1959 (2013).

Detalle de iconografía espiritual -cabeza femenina cubierta y sin halo, imagen labrada- en una "tumba-cruz" encuadrada del cementerio de Torrebaja (Valencia), datada en 1959 (2013).
"Tumba-cruz" latina de hierro anónima con iconografía religiosa -Cristo crucificado, imagen aneja- en el cementerio de Torrebaja (Valencia), s/f (2013).

Vista del Cuartel IV (entrada izquierda) del cementerio de Torrebaja (Valencia), con detalle de una cruz griega de hierro anónima resarcelada en primer plano, s/f (2013).
       

Decíamos que los epitafios o dedicatorias estudiadas son bastante comunes, desde los más sencillos –“Su familia(1921), “Los tuyos” (1940, 1954, 1969), “Sus hijos” (1947), “Tus nietos” (1958); “Tus hijos” (1975)-, hasta los más complejos y extensos -“Recuerdo de sus hijos/ nietos y biznietos” (1960), Tu esposa/ hijos y nietos/ no te/ olvidan” (1972)-. No hay referencias evangélicas, pero sí una poética e ideológica, correspondiente a la Guerra Civil (1938): se trata de una “memoria” o “señalización” de pared colocada por los familiares del difunto –de esto hace ya algunos años-, aunque su defunción y entierro no constan en los libros del Registro Civil. Pudo fallecer en el frente o en el Hospital de Sangre de la localidad, por causa de enfermedad o heridas de guerra, y debió ser sepultado en alguna de las fosas comunes abiertas entonces.

Detalle de "señalización de pared" en el cementerio de Torrebaja (Valencia), correspondiente a un enterramiento de la Guerra Civil (1936-39), datado en 1938 (2013).

Asimismo, la muestra ofrecida, con los textos y años en color –rojo para las “señalizaciones” del cuadrante I, negro para las del II, rosa para las del III, azul para las del IV y marrón para las fosas comunes de la guerra- nos permiten visualizar de una forma gráfica, rápida y sencilla cuál ha sido la evolución y cronología de la epigrafía, además de su ubicación en el cementerio.






[1] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Iconografía funeraria en el cementerio de Torrebaja (Valencia), del miércoles 16 de noviembre de 2011.
[3] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. El cementerio municipal de Torrebaja (Valencia), en: Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, 2008, vol. II, pp. 305-307.
[4] ID. El Hospital de Sangre de Torrebaja durante la Guerra Civil Española, en: Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, 2011, vol. III, p. 87.
[5] Ibídem, p. 161.
[6] Ibídem, p. 181.
[7] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Don Joaquín Vidal Munárriz, un coronel republicano en Torrebaja (Valencia), del miércoles 14 de diciembre de 2011.
[8] ID. El cementerio municipal de Torrebaja (Valencia), en: Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, 2008, pp. 305-306.
[9] Escatología. (2013, 25 de octubre). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 09:47, diciembre 11, 2013.
[10] Dies irae. (2013, 21 de noviembre). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 10:27, diciembre 11, 2013.
[11] ARIÈS, Philippe. El hombre ante la muerte, Taurus Ediciones, S.A., Traducción de Mauro Armiño, Madrid, 1983, p. 142.
[12] Ibídem, p. 72.
[13] Ibídem, p. 202.
[14] SÁNCHEZ GARZON, Alfredo. Eusebia Martínez Gómez, la persistencia de la memoria, en: Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, 2008, vol. II, p. 90.
[15] Réquiem aeternam dona ei (eis) Domine./Et lux perpetua luceat ei (eis)./ Requiescat (requiescant) in pace./ Amen.// "Dale(s), Señor, el descanso eterno./ Y brille para él (ellos) la luz perpetua./ Descanse(n) en paz./ Amén./
[16] Tertuliano. De resurrectione carnis, 43, PL, 2, columna 856. Citado ARIÈS (1983), p. 35.
[17] Dictionnaire d´archéologie chrétienne et de liturgie, París, Letouzey, 1907, t. XII, Ad sanctos. Citado por ARIÈS (1983), p. 35.
[18] <A los cementerios católico se les llama también camposantos, dado que en la ciudad de Pisa (Italia), cuando ateniéndose a medidas de higiene y salubridad pública la autoridad ordenó cerrar el cementerio, que había sido construido en el siglo XIII dentro de la ciudad, el terreno fue cubierto con una gran capa de tierra, que las galeras pisanas habían traído de los lugares santos de Jerusalén> -Tomado de Cementerio. (2011, 4 de diciembre). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 11:38, febrero 6, 2012.