martes, 11 de septiembre de 2012

EL CAMINO DE LA “VERA CRUZ” A SU PASO POR EL RINCÓN DE ADEMUZ.


 A propósito de las mejoras llevadas a cabo 
en la señalización de su trazado.



"Creyeron los peninsulares y creyó la cristiandad
 y el viento de la fe empujó las velas de occidente
 y el auténtico milagro se produjo…".
Claudio Sánchez-Albornoz (1893-1984), historiador, escritor y político español,
en "España, un enigma histórico" (1957).


            Palabras previas.
            Hace ya algún tiempo escribí sobre el Camino de la Vera Cruz –de Puente la Reina (Navarra) a Caravaca de la Cruz (Murcia)- a su paso por el Rincón de Ademuz.[1] El comentario surgió a raíz de la colocación de las primeras señales de esta vía de peregrinación a su paso por nuestra comarca. El presente artículo debe verse, pues, como una continuación del primero, para tratar de describir con algún detalle el trayecto que sigue el camino, los lugares por donde pasa y lo que se puede ver, ya sea caminando o en bicicleta.
Previamente a cualquier descripción del camino, cabe reconocer que toda vía de peregrinación –en tanto viaje a un santuario o lugar sagrado por motivos religiosos- supone un fenómeno antropológico, además de un hecho espiritual, histórico y sociológico. El término peregrinación (Del latín, -peregrinatio), significa viaje al extranjero, en todo caso a un lugar lejos de donde se habita. Este tipo de prácticas constituye una manifestación casi universal, muy común en las grandes religiones monoteístas, y se lleva a cabo por tres motivos principales: como profesión de fe, para expiar algún pecado y en acción de gracias por algún favor recibido.

Tradicionalmente, "sólo es peregrino el que camina hacia la tumba de Jacobo, romero el que va a Roma y palmero el que dirige sus pasos a Jerusalén": así nos lo explica Dante  Alighieri en su Vita Nueva (1292-93). En nuestros días, sin embargo, peregrino es todo el que viaja a un lugar tenido por sagrado para su religión, con independencia del lugar. De la misma forma,  hay hoy muchas personas que se acercan a los lugares sagrados, como experiencia cultural, artística o gastronómica, hasta el punto de hacer de este tipo de desplazamientos una forma vacacional. Éstos no son peregrinos, porque les falta la esencial motivación religiosa, razón por la que hay que llamarles turistas,  excursionistas, senderistas o como fuere..., pero nunca peregrinos.
            El Camino de la Vera Cruz entra en la comarca por Torrealta, vadeando la rambla de Riodeva a la altura del Ventorro y continuando hacia la aldea por el camino viejo de Teruel a Ademuz, que era parte del antiguo camino Real o Nacional de Valencia a Zaragoza por esta parte del poniente valenciano. Sin embargo, a la salida de Torrealta el Camino de peregrinación deja la antigua vía y sigue por ladera del monte, en dirección a Torrebaja, allí cruza el Turia por el puente de La Palanca, atraviesa el pueblo y pasa el Ebrón para seguir luego en dirección a Ademuz, para lo cual cruza de nuevo el Turia –ahora por el puente de Guerrero- y continua por la ribera izquierda. Pero no adelantemos los pasos y volvamos al principio...

camino-vera-cruz-pilon-torrebaja
Poste señalizador del Camino de la Vera Cruz en Torrebaja (Valencia), 2012.
           

            Una descripción del camino.
            Decía que el Camino de la Vera Cruz entra en la comarca por Torrealta, después de atravesar la rambla de Riodeva... Para acercarnos a este lugar y comenzar en este punto el recorrido conviene seguir la carretera nacional 330-420 en dirección a Teruel hasta Mas de Jacinto (Castielfabib). A la altura del puente sobre la rambla del Mas –que se halla poco antes de entrar en la aldea, a la vista de la gasolinera- hay que descender por un camino de tierra a la derecha -hasta la zona de cultivo- y continuar por el camino que lleva al Ventorro y las Casas de Angelina (Libros), donde se atraviesa el Turia mediante un puente de tablas.
Sin embargo, para los que deseen alargar la ruta, les aconsejaría que, desde Mas de Jacinto, continuaran hasta el almacén de La Azufrera, que se halla unos kilómetros más adelante. En este punto se toma la dirección de Riodeva (Teruel), cruzando el Turia y siguiendo un camino de tierra existente a la derecha, apenas cien metros más adelante. Si se han decidido por este último acceso comprobarán que ha merecido la pena. En este punto veremos un poste con una señal en forma de flecha roja, indicándonos la dirección que sigue el sendero. Durante todo el camino iremos viendo el anagrama del Camino, pintado sobre piedras o árboles, bien en forma de pegatinas o placas clavadas en postes de madera. Lo cierto es que no tiene pérdida, pues el Camino de la Vera Cruz a su paso por la zona va siguiendo el curso del Turia, marchando de norte a sur desde Teruel hasta Ademuz.

torrebaja-torrealta-paneles-carretera
Paneles señalizadores en la carretera nacional 330-420, frente al antiguo almacén de La Azufrera de Libros (Teruel), 2012.
libros-teruel-almacen-azufrera
Detalle del antiguo almacén de La Azufrera de Libros (Teruel), por donde se accede a la carretera de Riodeva (Teruel), 2012.
libros-teruel-puente-turia-riodeva
Puente sobre el Turia en el acceso a la carretera de Riodeva (Teruel), 2012.
vera-cruz-libros-teruel-poste
Comienzo del Camino de la Vera Cruz junto a la carretera de Riodeva (Teruel), 2012.


Desde este punto, dejando a la izquierda la carretera de Riodeva, el sendero es de tierra, ancho y de buen piso, permitiendo incluso el paso de un vehículo de cuatro ruedas. Avanzamos por la ladera del monte, de forma que a nuestra derecha quedan las huertas pobladas de chopos, que se extienden hasta la ribera del Turia, mientras que a nuestra izquierda progresan matojos de romero y aliagares, entre pinos, con algunas labradas con almendros. El pasaje se inicia con una suave costanilla, que se prolonga durante unos cientos de metros. Al llegar a la zona más elevada ya se observan a lo lejos las primera casas y pajares de Mas de Jacinto (Castielfabib), mientras que si giramos la vista atrás veremos las últimas construcciones de Libros (Teruel). Toda subida tiene su bajada y al llegar al llano encontraremos un resguardo de ganado a la izquierda, paridera en estilo tradicional que constituye una muestra de la actividad agrícola y ganadera propia de la antigua economía en la zona. El Camino continúa por la ladera, siguiendo las ondulaciones del terreno, hasta que arribamos a la ribera del Turia, frente al caserío de Mas de Jacinto –éste se halla al otro lado del río, en la ladera opuesta, junto a la carretera de Teruel-. Lo más singular de la  aldea es su disposición  en la vertiente izquierda de la rambla, sus callejas y las casas en estilo tradicional, así como su preciosa  ermita, que se halla bajo la advocación de san Sebastián.[2] El sendero se hace más ameno en este tramo, por la fresca sombra que lo cubre y el blando rumor del agua que el río produce a su paso.
vera-cruz-libros-teruel-poste
Detalle de poste señalizador en el Camino de la Vera Cruz en Libros (Teruel), 2012.
vera-cruz-mas-jacinto-castielfabib
Vista de Mas de Jacinto-Castielfabib (Valencia), desde el Camino de la Vera Cruz a su paso por el término de Libros (Teruel), 2012.
vera-cruz-camino-libros-teruel
Detalle del Camino de la Vera Cruz junto a la ribera del Turia -término de Libros (Teruel)- antes de arribar al Ventorro y Casas de Angelina, 2012.
vera-cruz-camino-casas-angelina
El Camino de la Verra Cruz arriba al Ventorro, término de Libros (Teruel), 2012.
vera-cruz-camino-rambla-riodeva
El Camino de la Vera Cruz atraviesa la rambla de Riodeva en El Ventorro, término de Libros (Teruel), 2012.
vera-cruz-camino-casas-angelina
Detalle de señalización del Camino de la Vera Cruz en El Ventorro, junto a las Casas de Angelina en Libros (Teruel), 2012.

Enseguida arribaremos al Ventorro, donde las Casas de Angelina, que se alzan contra la ladera del monte, en la margen derecha de la rambla de Riodeva. El lugar resulta propicio para descansar unos momentos. Merece la pena asomarse al Turia desde el puente de la Angelina, que lo cruza en dirección a Mas de Jacinto; la población se halla unos cientos de metros hacia el poniente. Poco más abajo del puente de tablas hay un azud, que recoge el agua para el riego de las huertas de Torrealta sitas en la margen izquierda. El ruido del agua que rebosa de la presa es intenso, pero agradable, pues no desentona del ámbito natural en que nos hallamos. Aguas abajo se halla el punto donde la rambla vierte al Turia, pero con la sequía que venimos padeciendo, el ramblar baja seco...

vera-cruz-camino-casas-angelina
Detalle de las Casas de Angelina en El Ventorro, junto al Camino de la Vera Cruz en Libros Teruel, 2012.

vera-cruz-camino-casas-angelina
Vista de las Casas de Angelina en El Ventorro, una muestra de arquitectura tradicional junto al Camino de la Vera Cruz en Libros (Teruel), 2012.

Decía que las Casas de Angelina se hallan a la izquierda del camino –todavía en término de Libros-: se trata de un grupo de viviendas en estilo arquitectónico tradicional, que estuvieron habitadas hasta los años sesenta, formando parte del poblamiento disperso de la zona, tan abundante en otra época. Continuamos la marcha vadeando la rambla seca de Riodeva, enfilando hacia Torrealta. Al otro extremo del cauce, ya en la ribera izquierda, hallaremos un poste señalizador, donde se estiman los tiempos –caminando- de varios senderos de pequeño recorrido. Seguimos adelante y en pocos minutos arribaremos a Torrealta. En un punto del trayecto el piso de tierra comienza a ser cementado y tras un suave repecho aparece de pronto el caserío torrealtense, a cuya entrada veremos un pilón o casilicio con la imagen de la Virgen del Carmen en ladrillos cerámicos. Torrealta resulta el prototipo del pueblo-calle, pues posee una sola vía –la calle del Remedio- por donde antaño pasaba el Camino Real. Enseguida llegaremos a la plaza principal, donde se alza el Torreón defensivo y Casa Grande anexa, que fue solar de los Garcés de Marcilla turolenses, que devinieron por casamiento –ya en el siglo XVIII- barones de Andilla.[3] Merece la pena detener un momento la marcha para contemplar la torre y los restos del cadalso todavía visibles en la parte alta, así como la iglesia parroquial -Santa Anta (siglo XVI)-, que se halla poco más adelante, con su fachada de piedra y espadaña de dos ojos para los bronces, aunque sólo tiene uno habitado. Según consta por tradición, el templo fue levantado a principios del Quinientos por esclavos argelinos traídos por el señor de Torrealta... Su interior es digno de ver, siendo lo más notable la cúpula  con nervaduras góticas y  un medallón central, que luce el escudo de los antiguos señores del Lugar.[4]


Durante el trayecto encontraremos a poca gente, con la excepción de los lugares habitados, donde es más probable toparse con algún vecino –todo depende de la estación en que hagamos el recorrido-; en cualquier caso se tratará de personas pacíficas y tranquilas, que se desvivirán por informarnos y atendernos. A la salida de la aldea veremos un par más de pilones -uno dedicado a san Antonio Abad y otro a san Roque, del mismo estilo y fábrica que el de la Virgen-, próximos al camino que sube hacia Mas del Olmo (Ademuz). En este punto el Camino continúa por la izquierda, esto es, por la ladera del monte, en dirección a Torrebaja. De seguir el asfaltado, en dirección poniente, atravesaríamos el Turia unos cientos de metros más abajo, continuando por la izquierda en dirección al lugarcillo de Mas de los Mudos (Castielfabib) y Torrebaja. Este era el trazado del antiguo Camino Real o Nacional, pero nosotros seguiremos el de tierra, pues, aunque ambos conducen al mismo lugar, el camino peregrinal que venimos siguiendo prefiere los parajes más  solitarios y tranquilos, alejados del asfalto y los vehículos a motor.


vera-cruz-camino-torrealta-valencia
Vista del torreón que fuera de los Garcés de Marcilla en Torrealta-Torrebaja (Valencia), desde la calle del Remedio, por donde discurre el Camino de la Vera Cruz

vera-cruz-camino-calle-torrealta
Vista parcial del caserío de Torrealta-Torrebaja (Valencia) -con detalle de un segmento de la calle del Remedio, y la iglesia parroquial de Santa Ana- por donde discurre el Camino de la Vera Cruz (2012).
vera-cruz-camino-torrealta-torrebaja
Vista general de Torrealta-Torrebaja (Valencia), desde el frontero "Monte del Estado".


vera-cruz-camino-señalización
Detalle de señalizacion en el Camino de la Vera Cruz en Torrealta-Torrebaja (Valencia), 2012.
Desde Torrealta hasta Torrebaja el trayecto es muy agradable, pues discurre por la parte más baja de la ladera, entre el monte (a la izquierda) y la huerta (a la derecha), con sus zonas de cultivo que se alargan hasta la ribera del Turia. En este tramo hallaremos diversas señales del Camino, directamente pintadas sobre piedras o adosadas a postes de madera, indicándonos la buena dirección. Tras un suave repecho comenzaremos a ver el caserío de Torrebaja y el magnífico puente que salva la vega, por donde discurre la nueva carretera procedente de Manzaneruela (Cuenca), variante de la Nacional 330 de Alicante y Murcia a Francia por Zaragoza. A mitad del tramo encontraremos una zona vallada a la mano derecha, correspondiente a un vertedero clausurado, pero que todavía contiene un enorme montón de basura y trastos viejos. Habría que pensar en adecentar el lugar, pues, además de insalubre resulta extremadamente antiestético. El repecho ha hecho que nos elevemos sobre el nivel de la ribera del Turia, cuyo cauce discurre por la hondonada, entre chopos y sargales; una rápida pendiente nos pone a su nivel. De inmediato arribaremos a los pies de las enormes pilastras que soportan el viaducto de la nueva carretera, allí mismo se cruza el Turia por el puente de La Palanca. Vale la pena contener un momento la marcha en este punto, y contemplar al paso el poblado de Torrebaja, que se alarga de norte a sur, con la eminencia de la ermita de san Roque en la parte alta y la torre-campanario de la parroquial –Santa Marina- en la parte central del caserío.

vera-cruz-camino-torrebaja-valencia
Vista parcial del caserío de Torrebaja (Valencia), desde el puente de La Palanca -sobre el río Turia-, por donde discurre el Camino de la Vera Cruz (2012).
Nos encontramos en la partida de El Reguero, el Camino continúa ahora por la ribera derecha del Turia, hasta la bajada del Pasillo. En este punto el vial se divide, un ramal sigue al pie de las huertas por El Rento, mientras que otro sube hacia poniente, en dirección a Torrebaja. Ambas vías conducen de facto al mismo lugar, pero el peregrinal toma la dirección del pueblo. De esta forma arribaremos a otro cruce de caminos, el correspondiente a la bajada del Pasillo, que continua hacia la carretera nacional de Cuenca a Teruel y es camino ganadero, y el que procede de Torrebaja: dicha vía corresponde al antiguo camino de Ademuz a Teruel, que formaba parte del Real o Nacional a Aragón. En un ángulo de la intersección veremos un pilón o casilicio cubierto, con la imagen de la Virgen del Pilar. Poco más adelante, frente a las Casas de la Venta, hay otro, este bajo la advocación de san Antonio de Padua, santo de muchos carismas, que también se venera como  protector de caminantes: San Antonio bendito, ¡haznos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo...! –rezará el devoto al llegar a su altura-.[5]

vera-cruz-camino-torrebaja-valencia
Vista parcial de Torrebaja (Valencia), desde la intersección de la bajada del Pasillo con la calle Fuentecillas, segmento del Camino Viejo de Ademuz a Teruel a su paso por el término, parte a su vez del Camino Real o Nacional a Zaragoza por donde discurre el Camino de la Vera Cruz, con detalle de las Casas de la Venta (frente) y del pilón de la Virgen del Pilar, a la derecha (2012).
Desde las Casas de la Venta observaremos una estupenda vista de la torre-campanario de la parroquial, que aparece al fondo, tras una suave costanilla.[6] Antes de enfilar la cuesta, cuyo talud aparece protegido por una baranda metálica, podremos observar los restos de un venero: se trata de la fuente de los Pobres, de este nombre por el refugio para pobres y gentes del camino que hubo en sus inmediaciones.[7] El tramo de vía desde la bajada del Pasillo se denomina calle Fuentecillas, por la mencionada de los Pobres y otra que hubo frente a las Casas de la Venta. Sobrepasada la cuesta nos encontraremos frente al Consultorio Municipal, que se ubica en el bajo de la Casa Consistorial. Frente al dispensario hay un estupendo banco de obra en estilo neomodernista, basado en trencadis, donde podemos descansar y contemplar el panorama que se nos ofrece al levante: la partida de El Rento, la vega del Turia y el cerro de Los Molares, popularmente conocido como Puntal del Mediero. Sin embargo, una vez descansados merece la pena asomarse a la plaza del Ayuntamiento, centro histórico y administrativo del pueblo, donde se hallan la Casa Consistorial y la Casa Grande –que fue solar de los Ruiz de Castellblanque-, con su anexo torreón de Los Picos. [8]-[9]-[10] De ir con tiempo sobrado resulta aconsejable visitar la iglesia parroquial, que se halla próxima a la plaza. Se trata de un templo de nueva planta -cuya primera piedra se colocó en junio de 1954-: su interior posee un aspecto neobasilical, siendo lo más destacable el gran Pantocrátor que ilumina el presbiterio.[11] Asimismo, conviene subir hasta la ermita de san Roque -que se halla en la parte más elevada del pueblo-: desde la placeta del ermitorio puede admirarse una estupenda vista del término, por cuya vega discurre el Turia y su afluente el Ebrón o río de Castiel.


vera-cruz-camino-torrebaja-valencia
Vista parcial de la plaza del Ayuntamiento de Torrebaja (Valencia), con detalle de la nueva Casa Consistorial (derecha) junto al torreón de Los Picos y Casa Grande del Lugar (izquierda), 2011.
El Camino continúa por la calle Fuente, que conduce hacia la parte meridional del caserío, donde el complejo polideportivo, allí se halla el merendero La Rivera, con el Pabellón en homenaje a don Antonio José de Cavanilles y Palop (1745-1808) –de este nombre  por el célebre botánico valenciano, que pasó por la zona a finales del siglo XVIII (1792)-. Desde el final de la calle Fuente hasta el complejo deportivo cabe recorrer la avenida de la Diputación, en cuyo tramo inicial se halla el edificio restaurado de las antiguas Escuelas Nacionales (1960). Al final de la avenida se cruza el Ebrón, que vierte sus aguas al Turia en Las Ajuntas, poco más abajo. Unos metros más allá del puente, antes de entrar en el merendero, podremos ver una nueva señal del Camino, consistente en un pilón cuadrangular de piedra, en cuya parte media luce un ladrillo cerámicos con el logotipo de la Vera Cruz –a Caravaca de la Cruz, 384 km-, y la misma insignia en la parte alta del pilón, ésta labrada en las cuatro caras.
El merendero La Rivera –popularmente conocido como El Chiringuito- es un buen lugar donde el caminante podrá descansar, tomar un refresco o comer (en especial durante parte de la primavera, el verano y parte del otoño, cuando se halla abierto el establecimiento)- tomando asiento en los bancos de que dispone, bajo la amable sombra de los álamos. En todo caso, siempre podrá disfrutar del agua fresca de su fuente y de la tranquilidad del lugar. En el tramo del Camino de la Vera Cruz a su paso por el Rincón de Ademuz, es posible comer y pernoctar en Mas de Jacinto, Torrebaja y Ademuz, donde el peregrino podrá degustar la gastronomía local y apreciar la hospitalidad de sus moradores: gentes de frontera, acostumbradas al tránsito de viajeros desde la baja Edad Media –no en vano se halla la comarca entre Cuenca y Teruel-.


vera-cruz-camino-torrebaja-valencia
Indicadores del Camino de la Vera Cruz en  el merendero La Rivera de Torrebaja (Valencia), 2012.

vera-cruz-camino-torrebaja-valencia
Pilón señalizador del Camino de la Vera Cruz en el merendero La Rivera de Torrebaja (Valencia), 2012.
vera-cruz-camino-torrebaja-valencia
Pilón señalizador del Camino de la Vera Cruz en el merendero La Rivera de Torrebaja (Valencia), con detalle del anagrama del Camino labrado en la piedra (2012).
El peregrino no debe afianzarse en ningún lugar del itinerario, por muy agradable que éste sea, hasta haber completado su peregrinación. Por eso dejaremos el merendero de Torrebaja y continuaremos nuestro trayecto, siguiendo hacia Ademuz por el camino del río. Para ello deberemos recorrer la carreterita que une El Chiringuito con la ermita de san José, donde hallaremos otro cruce viario. Antes de arribar al ermitorio encontraremos a nuestra mano derecha un antiguo edificio, se trata del molino de San José (1887), que trituraba con el agua del Ebrón. Desde el ingenio molinero hasta la ermita hay que remontar una somera costanilla, alcanzando así al lugar conocido como Los Villares. La ermita es una curiosa construcción, de la que tenemos constancia documental desde el primer tercio del siglo XVII, pues aparece como hita en la delimitación que el señor de Torrebaja –don Diego Ruiz de Castellblanque- hace de la demarcación en su testamento (1628).[12]

vera-cruz-camino-ermita-torrebaja-valencia
Poste señalizador del Camino de la Vera Cruz frente a la ermita de san José en Torrebaja (Valencia), sita en Los Villares (2012).
Frente a la ermita hay un banco circular de obra en estilo neomodernista (trencadís), del mismo estilo que otros vistos en nuestro recorrido. Se halla centrado por un copudo castaño, a cuya sombra podremos acogernos en verano para disfrutar de la vista que se ofrece a nuestra contemplación. Asiento y árbol se hallan en el ángulo que forma el camino que venimos siguiendo: hacia la derecha continúa por el camino de Las Vueltas, que se dirige a Ademuz vía El Soto por la carretera que une la villa ademuceña con Los Santos (Castielfabib). Hacia la izquierda, el camino es de tierra y desciende hacia el molino de Abajo –del Señor o del Mayorazgo, también nombrado en el testamento del señor de Torrebaja-, que guía para Ademuz por el camino del río. Será este el que seguiremos para continuar el Camino de peregrinación. Lo más destacable de la ermita es su pórtico y la armadura de madera del tejado, que vierte a cuatro aguas; pero su interior es muy oscuro y no podremos verlo desde el exterior...

Dejamos la ermita y nos dirigimos hacia el antiguo molino maquilero, hoy restaurado como albergue o casa rural, aunque sin uso público. Ambos molinos –San José y de Abajo- se alimentaban con el agua de la misma acequia –propiamente denominada del molino-: el tramo final de ésta servía a la industria y vertía al Turia por el desaguadero, mientras que otra rama continuaba como Acequia Hondonera, para regar las huertas de Ademuz sitas en esta parte de la vega, margen derecha del río. Desde el lugar del molino la vía continúa en dirección al puente de Guerrero, que cruza el Turia unas docenas de metros más adelante. Se trata de un puente de traviesas recientemente restaurado merced al acuerdo entre los Ayuntamientos limítrofes de Ademuz y Torrebaja: se ha remozado el machón central de mampostería, que aparece cinchado por una brida de hierro y se han repuesto las vigas que faltaban, sujetándolas  mediante una pretina de hierro con tornillos.

vera-cruz-camino-puente-guerrero
Puente de Guerrero -sobre el río Turia- por donde pasa el Camino de la Vera Cruz, visto desde la margen derecha,  término de Torrebaja (Valencia), 2012.
vera-cruz-camino-puente-guerrero
Puente de Guerrero -sobre el río Turia-, por donde pasa el Camino de la Vera Cruz, visto desde la margen derecha, término de Torrebaja (Valencia).

Según la diplomática, el puente de Guerrero fue construido a mediados del siglo XVIII, siéndolo a expensas de don Juan Ruiz de Castellblanque, caballero del hábito de Nuestra Señora de Montesa y dueño del Lugar de Torrebaja –La Torre-Baixa del Villar de Orchet- que lo levantó con el consentimiento de la Villa de Ademuz y sus gobernantes:
  • <Hasta ese momento, el Turia discurría sin curso recto, “antes haciendo vueltas y revueltas, causando notable perjuicio”, por tierras del Señor de Torrebaja, ubicadas en término de Ademuz. La rapidez que en dicho tramo traían sus aguas iba en detrimento de las tierras de cultivo, por causa de las continuas avenidas, extendiendo sus perniciosos efectos sobre los viandantes, pues, la tortuosidad del cauce impedía la existencia de un puente fijo en la zona, cuya importancia puede deducirse por el hecho de ser entonces dicho espacio camino Real para las tierras de Aragón y Castilla./ Por tal motivo, “para evitar estos insoportables perjuicios” se levantó el mencionado puente, dando curso recto al río. La erección se hizo con maderas, en el punto y paraje donde previamente señaló el Síndico de Ademuz. Y de esta manera permaneció por un tiempo, usando del puente unos y otros, remediándose así los malos efectos causados por la fragosidad del cauce y la premura de las aguas./ Los primeros beneficiados fueron los transeúntes –viandantes y agricultores-, entre los que estaban los vecinos de Ademuz y Torrebaja, entonces aldea de Castiel, que podían pasar sin necesidad de vadear el río, como sucedía hasta entonces. Respecto a los riesgos de cruzar el río, un testigo en el proceso cuenta que unos años antes de la construcción del puente, un vecino de Riodeva (Teruel) que iba camino de Castilla, donde se ganaba la vida “en la esquila de lanas”, se ahogó al intentar atravesarlo en dicho punto, siendo enterrado en la iglesia de Torrebaja>.[13]
vera-cruz-camino-puente-guerrero
Puente de Guerrero -sobre el río Turia-, visto desde la margen izquierda, término de Ademuz (Valencia), con detalle del pilón señalizador del Camino de la Vera Cruz y el molino de Abajo -del Señor o del Mayorazgo- al fondo (2012).
            La historia continúa, diciendo:
  • <El beneficio del puente alcanzaba a las mismas autoridades ademuceñas –Alcalde y Regidores-, que cada año pasaban hacia su aldea de Torrealta, sobre la que ejercían el derecho de “visita de cárcel”, por hallarse bajo su jurisdicción criminal. Sin embargo, sucedió que las autoridades civiles de Ademuz, asistidas por un centenar largo de vecinos, se presentaron en el lugar del puente (situado en tierras del señor de Torrebaja, aunque dentro del término de Ademuz) y desviaron el curso recto del río, “tirándolo por donde les pareció, no por donde antes iba”, con todos los inconvenientes que podemos imaginar: estragos en tierras de cultivo y dejando al puente sin uso (1769, febrero 19). Las razones de los de Ademuz para aquella revuelta, “con algazara y griterío”, pues pasaron por Torrebaja alborotando -hachas y guadañas alzadas, insultando y mofándose del vecindario-, se justificaban porque la modificación del curso del río había dejado en posesión del señor de Torrebaja cierta porción de tierra correspondiente a la Dominicatura (vasallaje) de Ademuz, en perjuicio del pasto público. Y en que dicho señor de Torrebaja construyó el puente para “dar paso al molino harinero” de su Lugar, favoreciendo el “paso por él a personas viciadas a ratonerías, para que introduciéndose en los campos, viñedos y huerta de dicha Villa de Ademuz, los talen y quiten sus frutos”./ Como no podía ser de otra manera, el asunto fue llevado ante la Real Audiencia de Valencia, la cual, ante tamaña alcaldada, condenó a las autoridades de Ademuz a la reposición “incontinenti” (rápidamente) del puente y a las costas de aquellos autos, apercibiéndoles de que “en lo sucesivo usen de su derecho en los Tribunales (…), sin tomarse la satisfacción y justicia por su mano” (1769, noviembre 22).[14]

            Cruzado el puente veremos que el camino prosigue hacia delante, entre cultivos, para dividirse de nuevo unos centenares de metros más allá: si seguimos hacia la derecha nos dirigiremos hacia las Casas de Guerrero y Ademuz, mientras que por la izquierda podremos volver a Torrebaja por el puente de La Palanca o hacia Mas del Olmo y Puebla de San Miguel. La red de caminos en la zona es compleja, pero todos conducen a los mismos lugares. Para continuar el Camino que venimos siguiendo, nosotros tomaremos el camino de la ribera, que sigue los meandros del río. Una señal basada en un poste alto, con un cartel rojo en forma de flecha –idéntico al que vimos al comenzar nuestro camino junto a la carretera de Riodeva (Teruel)-, nos indica la dirección a seguir. Desde este punto hasta Ademuz el trayecto es de lo más placentero: a nuestra derecha tendremos al Turía, que discurre mansamente entre densas sargas y chopos que crecen profusamente en sus riberas; por la izquierda, las huertas con frutales, en especial manzanos, y maizales. Las fincas de cultivo se ven limitadas al este por la ladera del monte, por donde discurre el camino de Guerrero antes mencionado, el cual se bifurca en un punto para continuar hacia Ademuz por Los Planos o bajar al río a la altura del puente de El Botiar. En nuestra andadura pasaremos junto a dicho puente, que comunica ambas vegas de Ademuz, pero sin cruzarlo: de hacerlo y pasar a la ribera derecha llegaríamos, no obstante, al mismo puente de El Sotillo, sólo que al otro extremo. 

vera-cruz-camino-ribera-turia-ademuz
El Camino de la Vera Cruz discurre paralelo al río Turia -por la margen izquierda- en dirección a Ademuz (Valencia), 2012.

vera-cruz-camino-poste
Poste señalizador del Camino de la Vera Cruz junto al puente de Guerrero, con detalle de su anagrama (2012).
vera-cruz-camino-poste-ribera-turia
Poste señalizador del Camino de la Vera Cruz junto al puente de Guerrero, con detalle de su anagrama (2012).

Poco más adelante ya comenzaremos a avistar las primeras casas de Ademuz, y enseguida encontraremos a nuestra izquierda el camino rural asfaltado que guía hacia las aldeas ademuceñas –Val de la Sabina, Mas del Olmo y Sesga- y Puebla de San Miguel. Este mismo camino constituye la salida –y entrada- norte de Ademuz desde la nueva carretera de Manzaneruela a Torrebaja, variante de la CN-330 de Alicante y Murcia a Francia por Zaragoza. En este mismo punto se vadea la rambla del Val de la Sabina, para dar a la embocadura del puente de El Sotillo, que cruza el Turia en dirección a la Villa. A la entrada del pasadero han colocado recientemente un gran panel informativo, que ilustra sobre el Camino de la Vera Cruz. El cuadro incluye un mapa indicando el trayecto de Ademuz a Landete, vía Pedro Izquierdo, Santo Domingo de Moya, El Arrabal y Los Huertos de Moya –localidades castellanas pertenecientes a la provincia Cuenca-. La descripción de este nuevo tramo del Camino requeriría capítulo aparte, posibilidad que dejamos abierta para un próximo artículo.

vera-cruz-camino-ademuz-valencia
Vista de Ademuz (Valencia), desde el Camino de la Vera Cruz, con el Pico Castro (897 m) a la derecha (2012).

vera-cruz-camino-ribera-turia-ademuz
El Camino de la Vera Cruz a su paso por la ribera izquierda del Turia, con detalle del cerro de Los Molares y Puntal del Mediero, al fondo derecha (2012).
El mismo panel contiene una preciosa fotografía, con la fachada oriental de la parroquial de Ademuz –San Pedro y San Pablo- y un texto informativo bilingüe (en español e inglés), que ilustra sobre la situación de la villa: el caserío se descorre ladera abajo del cerro de los Zafranares (741 m), monte que aparece a su vez circundado por el Pico Casto (897 m) al norte, el Pico de la Muela (905 m) al levante y el propio de los Azafranares (937 m) al poniente. El texto continúa describiendo el completo urbanismo de la villa, y haciendo suposiciones sobre el antiguo origen del asentamiento, que remonta al rey visigodo Wamba (672-680), sucesor de su padre Recesvinto –tesis que no tiene la menor base documental-, aludiendo de paso a los nombres antiguos de Ademuz: Modus, Arde, Damus, Adamut y Adamus. Lo cierto, sin embargo, es que la existencia de Ademuz está documentada en tiempo de los moros, pero nada sabemos positivamente de sus verdaderos orígenes. El castillo que corona la villa es de origen musulmán y, a juzgar por sus restos, tuvo su importancia. La conquista cristiana de estos lugares se produjo a principios del siglo (XIII), por Pedro II de Aragón (1210), que cedió la villa y su castillo a los templarios.[15] Desde entonces, tanto Ademuz como Castielfabib permanecieron en manos cristianas, siendo incierto que Ademuz se perdiera y fuera reconquistado por Jaime I en 1259 –al menos no hay el menor rastro documental de ello-.
vera-cruz-camino-ribera-turia-ademuz
Puente de El Sotillo -sobre el río Turia- en Ademuz (Valencia), con detalle del panel señalizador del Camino de la Vera Cruz en la margen izquierda y el Pico Castro (897 m) al fondo (2012).


vera-cruz-panel-ribera-turia-ademuz
Detalle del panel señalizador del Camino de la Vera Cruz junto al puente de El Sotillo en Ademuz (Valencia), que detalla las características del tramo Ademuz (Valencia)-Landete (Cuenca), 2012.
Resulta sorprendente que errores de este tipo se sigan perpetuando en el tiempo, pasando de unos textos a otros como ciertos, cuando no lo son. Actualmente suele haber en casi todos los pueblos estudiosos, cronistas o historiadores que han profundizado en los temas históricos de sus pueblos y comarcas, de ahí que resulte incompresible que los responsables de elaborar estos paneles informativos no se asesoren con veracidad de lo que dicen.
Dejamos el Camino de la Vera Cruz en este punto, admirando desde el puente de El Sotillo la magnífica vista que ofrece el caserío de Ademuz. El peregrino podrá comer y hacer noche en la Villa, aconsejándole que no deje de visitar la ermita de la Virgen de la Huerta y la parroquial y –encomendándole muy encarecidamente- que suba hasta el castillo de Santa Bárbara para admirar el estupendo panorama de la vega y contornos que desde allí se domina. Sin la menor duda, se trata de un lugar privilegiado, como ya lo percibió el botánico Cavanilles cuando estuvo en la zona (1792), pues anota en su texto: 
  • "Casi todas (las casas) gozan la deliciosa vista que el Turia y los campos inmediatos les presentan; pero el sitio más ventajoso para disfrutarla es el castillo, situado en la cumbre del cerro. Subí a él, y quando admiraba la hermosura de aquel recinto pintoresco, interrumpieron esta sensación agradable los que me acompañaban...".[16]

vera-cruz-camino-ribera-turia-ademuz
Vista general del caserío de Ademuz (Valencia), desde el puente de El Sotillo, margen izquierda del Turia (2012).

vera-cruz-camino-ademuz-valencia
Vista parcial del caserío de Ademuz (Valencia), desde el cerro del Castillo, con la panorámica de la vega del Turia al frente -por donde discurre el Camino de la Vera Cruz- y el Pico Castro (897 m) a la izquierda (2007).

            Palabras finales.
            Con el texto precedente hemos pretendido dar una somera visión del trayecto que sigue el Camino de la Vera Cruz a su paso por el Rincón de Ademuz; el lector que se anime a realizarlo juzgará si lo hemos conseguido…
            El Camino peregrinal a Caravaca de la Cruz es ya una realidad: nace en Puente la Reina, la ciudad Navarra donde se dan cita los dos ramales clásicos que desde Europa penetran en España por los Pirineos (Roncesvalles y Somport) para formar la ruta jacobea del Camino de Santiago: pues desde aquí todos los caminos se hacen uno... –como dice el Calixtinus-. En nuestro caso, en vez de dirigirse hacia en poniente peninsular (Galicia), lo hace hacia levante (Murcia), pasando por el Rincón de Ademuz, una tierra de frontera entre Aragón y Castilla.
            Según la creencia tradicional, la Cruz de Caravaca es una reliquia del madero en que fue crucificado Jesús, encontrada por santa Elena, la madre del emperador Constantino: quiere la leyenda que “la Cruz –originalmente perteneciente al primer patriarca de Jerusalén tras la conquista de la ciudad a los musulmanes– fue milagrosamente llevada al castillo-santuario de Caravaca por dos ángeles, los cuales también forman parte de la imaginería que compone la cruz”.
            Poco importa que el vestigio de la cruz caravaqueña sea o no una astilla de la traviesa donde fue clavado y muerto Cristo, ni que el relicario perteneciera al primer patriarca de Jerusalén, ni que fueran dos ángeles quienes lo llevaran al santuario de Caravaca… Lo que importa es la fe de los creyentes, pues, como dice Claudio Sánchez-Albornoz (1893-1984) respecto de Compostela y del Apóstol Santiago en “España, un enigma histórico” (Buenos Aires, 1957): Creyeron los peninsulares y creyó la cristiandad y el viento de la fe empujó las velas de occidente y el auténtico milagro se produjo
            Los rinconademucenses estamos de suerte, porque el Camino de la Vera Cruz discurre por nuestra comarca; y pronto veremos pasar gentes de muchas partes, que vengan siguiendo el destello de la cruz que se venera en la basílica del Real Alcázar en Caravaca, Murcia. Vale.



[1] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. El camino de la "Vera Cruz": de Puente la Reina a Caravacapor el Rincón de Ademuz, del lunes 17 de octubre de 2011.
[2] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. La ermita de San Sebastián en Mas de Jacinto(Castielfabib),  del viernes 4 de mayo de 2012.
[3] ID. El torreón de Torrealta (Torrebaja), del domingo 23 de octubre de 2011.
[4] GARCÉS DE MARCILLA, J T. (1780), Memoria genealógica justificativa de la familia que trahe el sobrenombre Garcés de Marcilla, establecida en la ciudad Teruel, que presenta a S.M. El Capitán D. Joseph Thomás Garcés de Marcilla, Caballero de la Orden Militar de Nuestra Señora de Montesa, y Gobernador en lo Político, y Militar de la Villa de S. Matheo, y Maestrazgo del mismo Orden en el Reyno de Valencia, En la oficina de D. Manuel Martín, Madrid, MDCCLXXX.
[5] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Patrimonio cultural y religioso en Torrebaja (Valencia): los casalicios o pilones del Camino Real, del sábado 12 de noviembre de 2011.
[6] ID. La torre-campanario de Torrebaja (Valencia), del lunes 14 de mayo de 2012.
[12] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo (2007). Análisis del testamento de don Diego Ruiz de Castellblanque, señor de Torrebaja, en: Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, vol. I, pp. 341-351.
[13] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo (2007). El puente de Guerrero, pasadero secular..., en: Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, vol. I, pp. 353-354.
[14] Ibídem. 
[15] ID. De Ademuz y Castielfabib a las Navas de Tolosa, del lunes 16 de julio de 2012.
[16] CAVANILLES PALOP, Antonio José (1797). Observaciones sobre la Historia Natural, Geografía, Agricultura, Población y Frutos del Reino de Valencia, Madrid,  vol. II, párrafo 107, p. 77.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada