domingo, 13 de noviembre de 2011

PATRIMONIO CULTURAL Y RELIGIOSO EN TORREBAJA: LOS CASILICIOS O PILONES DEL CAMINO REAL.

A propósito del antiguo Camino Real de Aragón a Valencia y Castilla por el Rincón de Ademuz.






I.- Consideraciones históricas, a modo de introducción.
El patrimonio arquitectónico religioso de Torrebaja (y aldea de Torrealta) es escaso y humilde -reflejo de su idiosincrasia y circunstancias, como sucede en los demás pueblos del Rincón de Ademuz- censando unos pocos edificios: la iglesia parroquial de cada localidad -Santa Marina de Jerusalén (Torrebaja) y Santa Ana (Torrealta); las ermitas de San José y San Roque (en Torrebaja) y varios casilicios o pilones, repartidos entre ambas localidades: San Antonio de Padua y Virgen del Pilar (Torrebaja) y San Antonio Abad, San Roque y Virgen del Rosario (Torrealta).
Tradicionalmente, llamamos “casilicios” o “pilones cubiertos” a unas estructuras de obra en forma de pilar cuadrangular que poseen una hornacina en la parte superior, cubierta de tejadillo y una cruz. La hornacina puede estar abierta o rejada y contiene en su interior la imagen del santo de su advocación, ya sea en forma de escultura o pintada en ladrillos cerámicos. Las referencias bibligrafícas a los casilicios locales son escasas, pero existen:
  • <En la calle de la Fuentecilla, también conocida por la Venta, tenemos la imagen de San Antonio, que desapareció, como tantas otras cosas, durante la guerra civil de 1936. Fue repuesta por don Cayetano Manzano>.1

Unas antiguas letrillas populares, que aluden a los santos más venerados en la localidad, dicen:
San Antonio está en el río/
y San José en Los Villares./
Santa Marina en la Torre/
y San Roque en Los Pajares.

Cuando dice que “San Antonio está en el río” se refiere a una imagen de este santo que mora en un pilón cubierto que hay junto al río Ebrón, a la entrada del pueblo, siguiendo el camino viejo de Ademuz a Teruel.2 Los casilicios o pilones cubiertos de Torrebaja y Torrealta se hallan a la entrada o salida de cada localidad, señalando un camino o cruce de ellos: en el caso que nos ocupa están en el camino viejo de Ademuz y Teruel, tramo que corresponde al antiguo Camino Real de Aragón a Castilla, también llamado Camino Real de Requena a Zaragoza, que cruzaba el Rincón de Ademuz de Norte a Sur (s. XVIII). El geógrafo Tomás López escribió de este camino: “de Utiel a Sinarcas sube un espinoso camino real que va a Zaragoza por una parte y por otra a Cuenca y Madrid, juntándose en Talayuelas con el que sube de Chelva”.3 Dicho Camino Real, en su trazado de Teruel a Ademuz, entra en la comarca procedente de Libros:
  • <... cruza el río Riodeva por las Casas de La Angelina (Libros), para acceder a Torrealta, donde conformó la calle principal. Salva el río Turia por el conocido como Puente Viejo, para posteriormente coincidir de forma parcial con la N-420, acceder a Torrebaja por las Casas de La Venta, donde había un establecimiento hostelero [...] Atraviesa el río Ebrón en las inmediaciones del polideportivo de esta población y continua por la ermita de San José y el paraje de Las Vueltas para coincidir con la N-330 hasta Ademuz (vía El Soto). Desde la capital comarcal, salvado el río Boilgues, asciende por El Pinar por la ermita del Rosel y ya en este altiplano (del Pinar Llano) se dirige hacia tierras de Moya, en Castilla>.4

No debemos olvidar que la comarca rinconademucense ha sido tradicionalmente un territorio de tránsito entre reinos, lo que ha condicionado su personalidad y el carácter de las gentes, afectando incluso al desarrollo histórico, económico y social. Respecto al Camino Real, una prueba de que pasaba por el casco urbano de Torrebaja la hallamos en el Libro de Actas del Ayuntamiento, en cuya sesión del 11 de noviembre de 1906, se dice:
  • <Igualmente, que habiéndose rompido una de las vigas que sostienen la puente llamada del Río de Castiel –se refiere al río Ebrón- por cuya causa se halla amenazando ruina [...] y con el fin de proceder a la composición [...] se manda una comunicación al Señor Alcalde de la villa de Ademuz para que mande una comisión de su digna presidencia; y puestos de acuerdo con la de esta Corporación, traten del arreglo [...] en el sentido más conveniente para los intereses de ambos pueblos>.
En relación con el texto precedente existe otro de fecha 15 de diciembre de 1907, que expone:
  • <Por el señor Alcalde (de Torrebaja), se dio cuenta de la comunicación recibida del señor Alcalde de la villa de Ademuz, en la que se solicita que por este Ayuntamiento se le conceda autorización al de su presidencia para el arreglo del camino vecinal Puente del Río Ebrón y calles del Cantón, Plaza y San Roque de este pueblo, por unanimidad se acordó que el Ayuntamiento de Torre baja conceda autorización al Ayuntamiento de la villa de Ademuz por el plazo de cinco años para poder realizar en este término municipal las obras que estime conveniente en el camino vecinal de San José –se refiere al que procede de la ermita de este nombre en Los Villares-, calle del Cantón, plaza y San Roque y en terreno que corresponda al común vecinal, con obligación de levantar el puente del Río Ebrón cincuenta centímetros y contribuir en la parte que le corresponda al Municipio de Ademuz en la composición de los puentes llamados Guerrero y Palanca, por pertenecer dichos puentes a los términos municipales de Torre baja y Ademuz. Este Ayuntamiento le prestará al de Ademuz o sus representantes en la ejecución de las obras citadas todos cuantos auxilios necesite en concepto de Autoridad, ya vigilancia de las obras que se formalicen en el indicado camino, puente y calles [que estarán a cargo del Ayuntamiento de Torre baja./ Si ocurriere algún desperfecto en las referidas obras intencionadamente, será el arreglo por cuenta de los dos Ayuntamientos, hasta tanto se encuentra al autor o autores de la descomposición./ Esta concesión terminará en treinta y uno de diciembre del año mil novecientos doce, como terminación de los cinco años convenidos. [Y hasta terminación del plazo de los expresados cinco años, quedarán a favor de este municipio [de Torrebaja] los materiales existentes en la puente del Río Ebrón, así como también todas las obras que existan en el expresado camino y calles. La extracción de leñas y piedra será con arreglo a las condiciones primera y segunda del contrato, fecha treinta de agosto del año 1904>.

Resulta razonable pensar que los puentes de La Palanca y Guerrero fueran mantenidos por ambos Ayuntamientos (Ademuz y Torrebaja), toda vez que el río Turia servía y sirve todavía de linde entre ambos municipios. Sin embargo, no se explica tan fácilmente que el Ayuntamiento de Ademuz participe en el arreglo de “la puente llamada del Río de Castiel” y menos todavía “que el Ayuntamiento de Torre baja conceda autorización al Ayuntamiento de la villa de Ademuz por el plazo de cinco años para poder realizar en este término municipal las obras que estime conveniente en el camino vecinal de San José, calle del Cantón, plaza y San Roque y en terreno que corresponda al común vecinal, con obligación de levantar el puente del Río Ebrón cincuenta centímetros...”. Lo juicioso sería pensar que el camino vecinal de San José, la calle del Cantón, plaza (del Señor) y calle de San Roque fueran de la competencia y responsabilidad del municipio de Torrebaja, toda vez que dichos tramos están dentro de su jurisdicción. Una explicación plausible es pensar que dichos tramos de camino pertenecían al antiguo camino de Ademuz a Teruel, que formaba parte del Camino Real de Valencia y Castilla a Aragón por el Rincón de Ademuz: y el buen estado de dichos tramos de camino era esencial para el paso cómodo y seguro de la diligencia que diariamente hacía el trayecto de Ademuz a Teruel.

II.- Por el antiguo camino de Ademuz a Teruel a su paso por Torrebaja. 
Viniendo de Ademuz por el camino de Las Vueltas, entraremos en el término de Torrebaja poco antes de llegar a la ermita de San José, sita en la partida de Los Villares –cuyo topónimo invita a pensar en un lugar habitado en la zona-. Frente a la ermita hay un banco circular de obra, en cuyo interior crece un castaño borde: desde dicho asiento, mirando al norte ya puede contemplarse en la distancia el caserío de Torrebaja y la torre-campanario de su parroquial -Santa Marina-. A la vera del banco pasa otro camino procedente de Torrebaja, que desciende hasta el molino del Señor (propiamente del Mayorazgo o de Abajo) y continua hasta el puente de Guerrero sobre el Turia.
Si continuamos por el antiguo Camino Real pasaremos frente al molino de san José (1887) y llegaremos al conjunto recreativo –Polideportivo, pabellón Cavanilles y Merendero-; de seguir el camino enfilaremos hacia Torrebaja por la avenida de la Diputación, cruzando el nuevo puente del Ebrón. Sin embargo, el trazado del Camino Real vadeaba o cruzaba el río poco más debajo del actual frontón, entrando en Torrebaja por la calle Cantón: prueba de ello es que nada más pasar el río encontraremos un casilicio o pilón de obra a la mano derecha, en cuya hornacina reside una imagen de san Antonio de Padua con en Niño en brazos: se trata de un humilde monumento sin valor artístico especial, como la pequeña imagen que contiene. Su mantenimiento corre a cargo de los vecinos devotos de la zona. Poco más adelante hallaremos a la mano izquierda una casa en estilo tradicional, en cuya fachada veremos un ladrillo cerámico con un texto en letras azules que dice:
PUEBLO DE TORRE/ BAJA PARTIDO DE/ 
CHELVA PROVINCIA/ DE VALENCIA.

Por encima de dicho cartel hay otro de factura reciente, indicándonos que nos hallamos en la calle Cantón; la conjunción de ambos carteles confirma que estamos en la antigua entrada del pueblo de Torrebaja, siguiendo en antiguo Camino Real a su paso por la población. La calle se halla actualmente cementada, con casas a la izquierda y campo a la derecha. La del Cantón circunda la parte oriental del caserío, el situado en la parte baja del pueblo –un tramo de dicha calle ha sido y es zona que se inunda fácilmente-; continua hacia el norte con casas a la izquierda y alguna a la derecha, hasta arribar a una costanilla que pasa bajo la barbacana de La Replaceta (plaza rey don Jaime, donde la iglesia parroquial) y concluye en la calle Fuentecillas, vía que desciende en rápida pendiente hacia la fuente de los Pobres y casas de La Venta.

Pero, detengámonos un momento: al inicio de la calle Fuentecillas veremos un singular banco en obra de doble asiento con adornos de trencadis: si nos sentamos mirando al levante veremos a nuestros pies la partida de El Rento, la vega del Turia y –ya al otro lado del río- la Dehesa: zona de monte con pinos reforestados, que corresponde a la cota baja y media del Cerrellar y puntal del Mediero, ya en término de Ademuz. Si nos sentamos mirando al oeste veremos el Consultorio Municipal, que se halla en el bajo del edificio del Ayuntamiento y el inicio de la calle Fuente, que se dirige hacia el Polideportivo: al respecto del camino que venimos siguiendo el punto tiene su interés, pues, según el texto de los Libros de Actas arriba reseñado, el antiguo camino de Ademuz a Teruel, a principios del siglo XX ya no seguía en dirección a las casas de La Venta, sino que subía hacia la plaza del Señor y continuaba calle san Roque arriba, hasta dar a la carretera. De hecho, la carretera de Cuenca a Teruel se había quedado en la linde de Cuenca con el Rincón de Ademuz, en la "Casa del Mojón", donde hubo una célebre posada: y fue en los primeros años del siglo cuando se continuó hacia Teruel, bajando por El Hontanar, Los Santos, Torrebaja y Mas de Jacinto, siguiendo por la mano derecha del Turia y dejando fuera de su trazado a Torrealta –que quedó aislada en la margen izquierda- cuando, tradicionalmente, el viejo Camino Real había pasado por la calle del Remedio, esto es, por el centro de la aldea, hasta el punto de haberse constituido como calle-pueblo. Prueba de que a comienzos del siglo el camino seguía otro trazado por el Cantón, la Plaza (del Señor) y calle de San Roque es la autorización concedida a la villa de Ademuz por el Consistorio de Torrebaja para que arreglaran ese tramo de camino a su paso por la localidad. Si ello no fuera así, ¿cómo se explicaría que los de Ademuz vinieran a arreglar las calles de Torrebaja?

No obstante, hasta esas fechas de principios del siglo XX, el antiguo Camino Real de Castilla y Valencia a Zaragoza por el Rincón de Ademuz seguía su trazado tradicional: bajaba por la actual calle Fuentecillas y continuaba hacia el norte pasando frente a las casas de La Venta. Al final de la calle Fuentecillas –casas a la izquierda y baranda con desnivel a la derecha- nos encontraremos con la popular fuente de los Pobres. El nombre de dicha fontana proviene de que junto al manantial –con pilón y abrevadero para los animales- había una humilde construcción, que servía de refugio para pobres y transeúntes –tan abundantes en otro tiempo-: era habitual que los caminantes que no podían costearse la posaba utilizaran dicho albergue o casa de pobres, donde también se refugiaban quinquilleros y estañadores, y otras gentes del camino.5

Junto a la fuente de los Pobres, adosados al muro que hay a la izquierda, veremos unos preciosos bancos de obra en estilo trencadis –obra del vecino Julián Martínez Vilanait, al igual que el que hemos visto frente al Consultorio Municipal- y entre ellos un plafón cerámico con un admirable soneto en honor de Torrebaja, compuesto por Ricardo Fombuena Vidal.6 El tramo final de la calle Cantón -y toda la bajada de la calle Fuentecillas- está protegido por una sólida baranda metálica a la mano derecha, pues existe un fuerte desnivel con la vega. Desde la fuente hasta las casas de La Venta el camino aparece orlado por una hilera de acacias sombreando el camino. La Venta es un conjunto de casas que aparecen a la mano derecha del camino, cuyo nombre alude a la existencia en el lugar de algún tipo de hospedaje para caminantes: posada, parador, hostería... Frente al caserío había una humilde fuentecita –hoy desaparecida-; y a la misma mano, poco más adelante, hay un pilón de obra con hornacina, donde mora una sencilla imagen de san Antonio de Padua, del mismo estilo que el visto a la entrada del pueblo, tras cruzar el río Ebrón.

Siguiendo el camino veremos que a pocos docenas de metros aparece otro pilón cubierto, del mismo estilo y traza que los anteriores -éste bajo la advocación de la Virgen del Pilar- como indicando el camino de Zaragoza. En este punto el camino se cruza con la bajada del Pasillo, vía pecuaria o camino de la Mesta, que proviene del Carril y cruza la carretera de Cuenca-Teruel, en dirección hacia la vega de Turia. A partir de este punto el camino que venimos siguiendo deja el cemento y el asfalto y continua por otro de tierra, introduciéndose en la partida de Los Piujares: antes de la construcción de la nueva carretera, variante de la N-330 de Manzaneruela a Torrebaja, este camino continuaba hasta abocar a la carretera N-330-420 a la altura del jardín de Tomás Gómez (a) el Rito. Desde este punto el camino se hace uno con la carretera, pasa por la zona de los Pilones y el Cau y continua hacia el norte, pasando frente a Mas de los Mudos (lugarcillo de Castielfabib) y continuando hacia el norte vía Torrealta. Poco antes de llegar al actual puente sobre el Turia se hallaba el puente Viejo, que cruzaba el río por esta parte, para continuar entre huertas hasta la aldea de Torrealta (Torrebaja).
Al arribar a Torrealta veremos que a la entrada de la aldea, mano derecha del camino, junto al inicio de la vía rural que conduce a Torrebaja por la ladera del monte, hay dos pilones de obra, del mismo estilo y hechura que los anteriormente descrito: el primero se halla bajo la advocación de san Roque y el segundo –pasado el camino de la gravera que sube a Mas del Olmo (Ademuz)- dedicado a san Antonio Abad. En ambos pilones la imagen del santo viene figurada en ladrillos cerámicos Enseguida entraremos la calle del Remedio, que se introduce en la aldea por entre una hilera de casas. A media calle veremos la fachada de la iglesia del lugar -Santa Ana-: una construcción del siglo XVI erigida por los señores del lugar. Hasta bien avanzados los años sesenta, frente a la parroquial había un olmo centenario (Ulmus carpinifolia), que sombreaba la calle, elevándose muy por encima de la espadaña del templo. Desde este punto se observa al fondo iquierda una formidable edificación en estilo gotiforme, que llama poderosamente la atención por su factura: se trata de un torreón defensivo con restos de su cadalso en la parte alta, al que se le adosa por la fachada norte la Casa Grande, solar que fue de los Garcés de Marcilla turolenses.7

Si continuamos la marcha veremos que, poco más adelante -al poco de salir de la aldea, a la mano derecha del camino- hay otro pilón de obra, casi escondido entre el ramaje de una higuera, en cuyos ladrillos se representa una imagen de la Virgen del Rosario. El camino sigue en dirección norte, hasta arribar a la rambla de Riodeva: una señal nos indica el camino de Mas del Olmo, que asciende por la ribera izquierda del ramblar, mientras que al fondo aparecen las “Casas de Angelina”, frente al puente que cruza el Turia en ese punto. Al vadear la rambla nos encontramos ya en término de Libros (Teruel); merece la pena acercarse hasta el caserío abandonado -que encara la solana- y detenerse un momento junto al puente: se trata de un pontón de tablas soportado con vigas de hierro cuyo tránsito conduce entre chopos y huertas a la carretera de Cuenca-Teruel y a la aldea de Mas de Jacinto (Castielfabib), cuyo caserío aparece al fondo. El camino emerge a la carretera por donde el puente que salva el barranco del Val del Agua, a pocos metros de la gasolinera. 


III.- Palabras finales, a modo de recapitulación.
 Ya sea un sentido o en otro, y en cualquier estación del año, merece la pena realizar este trayecto del antiguo Camino Real de Aragón a Castilla y Valencia a su paso por el Rincón de Ademuz. Si nos decidimos por hacerlo en sentido descendente norte-sur, resulta aconsejable partir de Mas de Jacinto y seguir su trazado lo más fielmente posible: cruzar el Turia por el puente frente a las "Casas de Angelina" y vadear la rambla de Riodeva. Seguiremos por el camino que conduce a Torrealta, deteniéndonos a contemplar el fabuloso torreón defensivo y Casa Grande de los Garcés de Marcilla, y la pequeña iglesia parroquial de Santa Ana, que se halla poco más adelante, a medio camino de la calle del Remedio.
Saldremos de la aldea en dirección al río, lo cruzaremos por en puente nuevo –el viejo queda poco más abajo- y continuaremos por la carretera en dirección a Torrebaja. Antes pasaremos por el lugarcillo de Mas de los Mudos, que queda a la derecha y enseguida encontraremos un camino que, antes de llegar al puente nuevo, desciende hacia la vega: de seguirlo llegaremos enseguida a Torrebaja, viendo los pilones de la Virgen del Pilar (en la bajada del Pasillo) y san Antonio de Padua -frente a las Casas de la Venta-: seguiremos por la avenida de las acacias, pasando junto a la fuente de los Pobres y ascendiendo por la calle Fuentecillas: el Consultorio Municipal y la Casa Consistorial quedan a la derecha. Merece la pena detenerse un momento para ver la plaza del Ayuntamiento de Torrebaja, donde se halla la Casa Grande y torreón de Los Picos, que fue solar de los Ruiz de Castellblanque.8

Dejaremos la plaza del Ayuntamiento y continuaremos por la calle del Cantón, hasta arribar a la primitiva entrada del pueblo, donde está la placa que lo indica, y el pilón de San Antonio de Padua. Desde este punto nos encaminaremos al nuevo puente para cruzar el Ebrón por la avenida de la Diputación, frente al conjunto polideportivo y merendero La Ribera. Seguiremos camino adelante, ya entre huertas, hasta llegar al molino de San José (1887), enfilaremos la costanilla y llegaremos a la ermita de San José, que se halla a la derecha del camino, en la partida de Los Villares. Merece la pena descansar un momento junta a la ermita (siglo XVII), sentándose en el banco que centra un joven castaño, para contemplar el panorama. De seguir por el camino de tierra arribaríamos a lo que fue el molino de Abajo (del Señor o del Mayorazgo) y al destartalado puente de Guerrero sobre el Turia. Pero el antiguo Camino Real continua por el asfaltado y se dirige a Las Vueltas: se trata de un trayecto sinuoso, que discurre entre cerros arcillosos (a la derecha) y la frondosa vega de Ademuz (a la izquierda), por donde discurre mansamente el Turia.

Siguiendo en esta dirección llegaremos al Empalme, donde el camino aboca a la carretera que conduce a la villa de Ademuz: siguiendo dicho trayecto llegaremos a la partida de El Soto, despoblado de Ademuz donde merece la pena detenerse un momento para ver la Casa Grande -que llaman de la Inquisición- datada a mediados del siglo XVII (1661). Desde este punto alcanzaremos de inmediato Ademuz, cuyo caserío se esconde tras el Pico Castro: un punto de descanso puede ser “Casa Domingo” donde tomar un tentempié o continuar carretera adelante para ver la ermita de la Virgen de la Huerta (siglo XIV) –que es punto obligado por su belleza-: continuaremos por la avenida de Valencia, hasta arribar a la residencia de ancianos, donde bajaremos de nuevo a la vega. En este punto cruzaremos el Boilgues o río de Vallanca poco antes de abocar al Turia, y continuaremos hasta la ermita del Rosel, por donde el camino asciende en fuerte repecho con dirección al Pinar Llano, camino de Moya, que ya es tierra de Castilla. 

En suma: ya sea andando o en bicicleta, el trayecto del antiguo Camino Real de Aragón a Castilla y Valencia por el Rincón de Ademuz es tranquilo y muy ameno, especialmente si lo hacemos en buena compañía –pero también puede hacerse en solitario-: en todo caso siempre tendremos el acompañamiento de la naturaleza, de la cultura y la historia que impregnan con su hálito todo el recorrido. Vale.

© Alfredo SÁNCHEZ GARZÓN.
De la Real Academia de Cultura Valenciana (RACV).


NOTAS:
1 BADÍA MARÍN, Vicente et al. Torrebaja, mi pueblo, Edita Ayuntamiento de Torrebaja, Valencia, 1953, p. 32.
2Ibídem, p. 32. <Cuenta la tradición que la citada imagen desaparecía durante el sorteo de mozos para las quintas y reaparecía transcurrido el periodo. Parece ser que algunas madres cuyos hijos llegaban a la edad del servicio militar, se apoderaban de la imagen, que tenía la virtud de librar al mozo en cuya casa se albergaba>.
3 LÓPEZ, Tomás. Relaciones geográficas, Topográficas e Históricas del Reino de Valencia, hechas en el siglo XVIII, recopiladas por Castañeda i Alcover (1916). Citado por RODRIGO ALFONSO (1998), p. 106.
4 RODRIGO ALFONSO, Carles. El Rincón de Ademuz: análisis geográfico comarcal, Edita Asociación para el Desarrollo Rural (ADIRA), Valencia, 1998, pp. 104-106.
5 SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. La fuente de los Pobres en Torrebaja, en: Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz, Valencia, 2009, vol. III, pp. 413- 416.
6 SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. A Ricardo Fombuena Vidal, in memoriam, en: http://alfredosanchezgarzon.blogspot.com/2011/10/ricardo-fombuena-vidal-in-memoriam.html, del lunes 17 de octubre de 2011.
7 ID., El torreón de Torrealta (Torrebaja), en: http://alfredosanchezgarzon.blogspot.com/2011/10/el-torreon-de-torrealta-torrebaja.html, del domingo, 23 de octubre de 2011.
8 ID., La Casa Grande y el torreón de Los Picos en Torrebaja (Valencia), en: http://alfredosanchezgarzon.blogspot.com/2011/10/la-casa-grande-y-el-torreon-de-los.html, del miércoles 26 de octubre de 2011.

torrebaja-chelva-valencia
Antiguo ladrillo cerámico anunciando la entrada en la población por el Camino Viejo de Ademuz en Torrebaja (Valencia).
calle-canton-torrebaja
Placa de policía correspondiente a la calle Cantón en Torrebaja (Valencia).
pilon-antonio-padua
Pilón de san Antonio de Padua al comienzo del Camino Real a su paso por  Torrebaja (Valencia).
hornacina-antonio-padua
Detalle de la hornacina del pilón de san Antonio de Padua en Torrebaja (Valencia).
barrio-perche-torrebaja
Calle Cantón, correspondiente al antiguo Camino Real a su paso por Torrebaja (Valencia).
calle-canton-camino-real-torrebaja
Prolongación de la calle Cantón, correspondiente al antiguo Camino Real a su paso por Torrebaja (Valencia).
calle-canton-camino
Prolongación de la calle Cantón, correspondiente al antiguo Camino Real a su paso por Torrebaja (Valencia).
camino-real-rincon-ademuz
Calle Fuentecillas, correspondiente al antiguo Camino Real a su paso por Torrebaja (Valencia).
rincon-ademuz-pilon-san-antonio-padua
Pilón de san Antonio de Padua frente a las casas de La Venta en Torrebaja (Valencia).
san-antonio-padua-pilon
Detalle del pilón de san Antonio de Padua frente a las casas de La Venta en Torrebaja (Valencia).
virgen-del-pilar-torrebaja
Pilón de la Virgen del Pilar en el cruce de la bajada del Pasillo (vía pecuaria) con la prolongación de la calle Fuentecillas en Torrebaja (Valencia).
virgen-pilar-torrebaja
Detalle del pilón de la Virgen del Pilar en Torrebaja (Valencia).
san-roque-torrebaja
Pilón de san Roque a la entrada de la calle del Remedio, correspondiente al Camino Real en Torrealta (Torrebaja).

calle-remedio-torrealta
Calle del Remedio, correspondiente al antiguo Camino Real en Torrealta (Torrebaja).
calle-remedio-torrealta-torreon
Torreón defensivo de los Garcés de Marcilla en la calle del Remedio de Torrealta (Torrebaja ).
pilon-virgen-rosario
Pilón de la Virgen del Rosario en el Camino Real a su paso por Torrealta (Torrebaja ).
francisco-provencio-torrealta-vecinos
Francisco Provencio y José, tomando el sol junto al Camino Real en Torrealta (Torrebaja).
rambla-riodeva
Rambla de Riodeva y "Casas de Angelina" en Libros (Teruel).
puente-turia
Puente de las "Casas de Angelina" sobre el Turia por donde pasaba el antiguo Camino Real hacia Zaragoza.
ermita-san-jose
Camino Real a su paso frente a la ermita de san José en Torrebaja (Valencia).
camino-las-vueltas-ademuz
Comienzo del Camino de Las Vueltas, correspondiente al antiguo Camino Real en Ademuz (Valencia)
camino-real-ademuz
Camino de Las Vueltas, correspondiente al antiguo Camino Real a su paso por Ademuz (Valencia).