jueves, 1 de agosto de 2013

A VUELTAS CON LAS FIESTAS PATRONALES 2013 DE TORREBAJA (VALENCIA).

 A modo de carta a un torrebajero expatriado 
que quiere saber de su pueblo.


“Esta es una carta de ficción,
y pido disculpas si a alguien ofende;
en cualquier caso, no es mi intención agraviar”.

Nota previa:
La actual entrada fue concebida como artículo de opinión para el Libro de Fiestas (2013) de Torrebaja, pero dado el contenido resultante no se creyó conveniente para dicha publicación, siendo esta la razón de que -revisado y ampliado- se divulgue en este blog.

           

Estimado vecino y amigo:
Hace tiempo que deseaba escribirte, pero un día por otro, ya sabes lo que suele pasar... Espero te encuentres bien al recibo de esta, yo por aquí así lo estoy, a Dios gracias. El tiempo pasa volando y sin darnos cuenta ya estamos otra vez en agosto, celebrando a nuestros patronos, santa Marina y san Roque... Las de junio, me refiero a las de santa Marina la Cerecera, pasaron sin pena ni gloria, pues hubo algún tipo de desencuentro entre la Parroquia y el Ayuntamiento y cada cuál las celebró por su lado. Imagino sabrás que tenemos cura nuevo - ya vino en 2011-: le dicen don José Antonio Durá Bataller, natural de Adzaneta de Albaida (Valencia), buena gente, muy humano él y servicial...[1]

Vista parcial de Torrebaja (Valencia), desde El Rento, con detalle de la torre-campanario de la parroquial Santa Marina de Jerusalén (2013).

Como te digo, la Parroquia realizó la fiesta en su tiempo, esto es, el domingo más próximo al 18 de junio. Hubo la celebración religiosa habitual, con el sencillo esplendor de siempre, a lo que colaboró el Coro Interparroquial.[2] Eso sí, poca gente, pues a la hora de sacar las imágenes de los santos siempre faltan portadores: Suerte que las mujeres suelen arrimar el hombro, de lo contrario no sé si habría procesión. Y gracias también a Antonio Díaz Lozano (a) Chimba, mozo muy colaborador, ya sabes cómo es y el genio que tiene: ¡Mientras yo pueda no dejará de haber procesiones...! –dice, pues él es el primero que se coge a las varas de las andas y anima a los demás-.
      La celebración mundana, la que hizo el Ayuntamiento un par de semanas después, resultó a mi entender algo sosa, pues aunque hubo mucha gente y los niños disfrutaron con las atracciones de la plaza, le faltó el ingrediente religioso. Y es que estamos en lo de siempre, como si quisiera desligarse la celebración de su sentido original, que no es otra que festejar a los patronos, santos protectores o intercesores del pueblo. Debería quedar claro, sin embargo, que celebramos unas fiestas patronales, esto es, de tipo esencialmente religioso, no unas fiestas culturales o de otro tipo. Por eso me sucede lo que al escritor alemán Heinrich Böll, que me aburren profundamente los ateos y laicistas, porque siempre están con lo mismo, hablando de Dios... -en este caso separando lo que la costumbre y la tradición han unido-. Aunque ambos aspecto de la fiesta son compatibles, pues lo religioso, lo lúdico y cultural suele ir junto, en tanto los seres humanos reunimos en nuestra humana naturaleza todos estos aspectos, lo espiritual, lo festivo e intelectual.

Vista fronto-lateral izquierda de la estructura municipal sita en la calle de Valencia en Torrebaja (Valencia), 2013.

         Me preguntas por las novedades del pueblo... Ya sé que te gusta estar al día en las cosas que suceden, pero la verdad es que todo sigue parecido; aunque si dijera igual te engañaría, pues siempre hay pequeñas novedades que van modulando la mentalidad y el paisaje... No podemos olvidar que nos hallamos en plena crisis -social, económica, financiera...-, y que son los pequeños lugares como el nuestro los que más sufren, por ser los más frágiles y escasos de recursos. Sin embargo, el pueblo y la comarca resisten a duras penas... Las obras en la "Posada del Arte" –me refiero a la posada de la Cayetana, que están rehabilitando- siguen en punto muerto. La rehabilitación ha resultado un fiasco, aunque parece que ya se ha tragado ochocientos mil euros; nunca debería haberse iniciado semejante proyecto, aunque me imagino que la intención fue buena. Pero ya sabes, los proyectos hay que juzgarlos por los resultados, no por los buenos propósitos... La estructura del "Recinto Ferial", sí ese edificio en ciernes de la calle Nueva –me refiero a la calle de Valencia, continuación de la de Zaragoza-, sigue muerto de risa... Ya ves, ¡uno en punto muerto y el otro muerto de risa!; parece que no hay dinero, ¡vaya novedad! Este último ha resultado otro revés, una concepción faraónica que no sabemos cuándo concluirá, si es que algún día se acaba. Pero hay que ser realista y pensar que cuando se termine, el problema será mantenerlo... He oído que pretenden convertirlo en una Residencia de Ancianos... Si es así vamos de mal en peor, pues un edificio concebido para un propósito suele descalabrarse cuando se modifica para otro fin. Si hace falta una Residencia de Ancianos, pues que la hagan de nueva planta, pero no sobre un edificio cuya estructura se concibió con otra finalidad –al menos eso es lo que yo pienso-. Por otra parte, sabrás lo que les ha sucedido a algunos Ayuntamientos, que han tenido que cerrar sus residencias, pues con esto de la crisis las familias han sacado a sus abuelos, para que éstos colaboren con sus pagas en la economía familiar... –ello ha supuesto el cierre de algunos centro y el endeudamiento de los municipios-. Quiero decirte que aunque lo parezca, no es mi intención amonestar a nadie, pues como sabes yo también tuve responsabilidades en el Ayuntamiento –legislatura municipal 1991-95- y junto a hermosos aciertos, cometí errores de bulto que todavía colean. Algún día te hablaré de ellos... Ya conoces lo que opino de los responsables de la gestión pública y de los alcaldes en general; el principal error que éstos suelen cometer es no dejarse aconsejar, y pensar que la historia del pueblo comienza con ellos... Aunque ya te digo, no es cosa fácil ser buen alcalde, además de ser un cargo poco agradecido: Aquellos a los que no das gusto te criticarán y si lo haces mal, te señalarán diciendo que no vales... -eso decía el señor Gregorio Martínez Gómez (1895-1986)-.[3]

Vista del pino piñonero (Pinus pinea L), sito en la margen derecha de la calle de Valencia en Torrebaja (Valencia), dirección norte (2013).

       No sé si lo habrás visto por el facebook..., pero han cementado la continuación de la calle Nueva, hasta la bajada del Pasillo, continuando así la que ya existía hasta la carretera, y construido varias casas. ¡Es un gozo ver gente joven con ilusión, que se construye o rehabilita una casa en su pueblo, habría que darles una bonificación por ello! Han conservado el pino piñonero (Pinus pinea L) que había en uno de los huertos de la zona reparcelada, lo cual constituye un acierto, pues se trata de un precioso árbol monumental, y plantado otros en la margen oriental de dicha calle. Cuando los nuevos crezcan darán buena sombra y se formará un agradable paseo... También han colocado bancos nuevos, de hierro y madera, en esta calle y otras del pueblo. Siempre van bien los asientos para los viandantes, aunque ya sabes que en Torrebaja no hay mucha costumbre de pasear.

Detalle de los nuevos nichos prefabricados construidos junto a al tapia norte del Cementerio Municipal de Torrebaja (Valencia), 2013.

        En el Cementerio Municipal también han hecho obras... Se ha demolido la pared norte de tapial y ampliado el recinto hacia el barranco del tío Colás, incluyendo en tierra sagrada la fosa común de la guerra, y el monumento que lo conmemoraba, conservándose sobre el muro de levante la frase lapidaria: “En memoria de los que yacen aquí/ y de todas las víctimas de la guerra/ civil española” -y las célebres tres palabras del discurso de don Manuel Azaña (1938)-: Paz, piedad, perdón... Junto a la dedicatoria han colocado una cruz latina, lo que constituye un acierto, pues muchos de los que allí yacen serían católicos, y bien merecen que sobre sus restos luzca el símbolo de la paz y el perdón por excelencia, la cruz de Cristo. No cabe más que felicitar a los que hayan tenido la idea. Pues para los no creyentes siempre quedará el monolito, que simbólicamente evoca un punto de encuentro tras la incivil ruptura... Personalmente, me alegro infinito de que en dicho lugar figure la cruz cristiana, porque resulta apropiada y también porque alude a los orígenes de nuestra civilización; aunque seguro habrá algunos que se sofocarán. ¡Qué se le va ha hacer, no se puede contentar a todos!

Detalle del Monumento a los inhumados en el Cementerio Municipal de Torrebaja (Valencia), durante la Guerra Civil (1936-39), con detalle de la cruz latina añadida junto a las palabras del que fuera Presidente de la II República, don Manuel Azaña (2013).
Detalle del columbario del Cementerio Municipal de Torrebaja (Valencia), destinado a las urnas cinerarias (2012).

     Han construido nuevos nichos, adosados a la tapia septentrional, y otros pequeñitos en el muro meridional -a estos les llaman “columbarios”, por su parecido a los nidos de las palomas-, para las urnas cinerarias de los que prefieren incinerarse. El Cementerio Municipal es un lugar sagrado que todos estimados, porque allí descansan los restos de nuestros muertos y debe estar bien cuidado; su memoria bien lo merece.

        También están haciendo obras en el paseo de la Presa... Sí, están levantando un murete de piedra junto al terraplén de la carretera de Cuenca, para evitar el derrumbe del talud y mejorar la seguridad. Personalmente me hubiera gustado que el muro fuera más alto, pero ya sabes, quien manda, manda, y todo está en función del presupuesto... En cualquier caso, ha sido una estupenda idea, singularmente porque se ha hecho en piedra, y no de bloques... En el paseo de la Presa queda por resolver el destino que se le habrá de dar al solar del antiguo cementerio parroquial de Santa Bárbara, que como recordarás se hallaba a la mano izquierda del actual paseo, entre la acequia y la bajada del camino de la Hoya. Su demolición fue un error, pues en vez de en depuradora soterrada, su solar debió haberse transformado en un espacio abierto verde, con una fuente, cipreses, bancos y un pequeño casilicio en honor a Santa Bárbara, pues ese ha sido de antiguo el nombre de la partida y su primitiva advocación... Lo cierto es que el Ayuntamiento ha cometido en su devenir muchos errores históricos, unas veces por acción y otras por omisión. Como sabes, el templo parroquial anterior al actual hubo que demolerlo después de la guerra, por el deterioro sufrido en su estructura durante la contienda. Bueno, pues antes de su demolición, ni el Ayuntamiento de Torrebaja ni la Diócesis de Segorbe tuvieron la precaución de documentar aquella vieja iglesia -del siglo XVII-, haciendo planos o tomando fotografías para la posteridad... Sí, ya sé que entonces hacer una fotografía no era tan fácil como ahora, pero ya había cámaras fotográficas y debieron hacerse aquellas fotos por encima de todo. Otro tanto sucedió con el torreón de Los Picos anexo a la Casa Grande... Sus dueños decidieron vender el edificio, y tardaron en lograrlo, pues no había quien lo comprara. Al final lo compró un vecino de Torrebaja..., pero quien debió adquirirlo fue el Ayuntamiento; no en vano la edificación constituye uno de los símbolos más emblemáticos de la localidad, razón por la que debiera ser patrimonio municipal. Claro, esto fue pocos años después de la guerra, y no había dinero..., pero seguro hubiera podido llegarse a un acuerdo. En cualquier caso, aunque los asuntos no sean comparables, son errores que alteran la "trayectoria" de nuestro pueblo, y que no podemos permitirnos...

Detalle de las obras correspondientes al muro del paseo de la Presa en Torrebaja (Valencia), 2013.

Detalle de las obras correspondientes al muro del paseo de la Presa en Torrebaja (Valencia), 2013.

      Si te acercaras hasta el Merendero, donde el Chiringuito y el Polideportivo Municipal, verías que el frontón de pelota se ha cubierto, pues le han colocado una especie de sombrero o casquete... El propósito es que el recinto pueda servir a otros fines, como lugar cubierto para otras celebraciones. La idea es buena, pero los comentarios son variados; ya sabes, dar gusto a todos es imposible. Un vecino me comentaba: ¿Acaso no había otro lugar donde colocar el dinero, que cubriendo el frontón...? Imagino que serían dineros procedentes de una subvención para actuaciones concretas, y que sólo pueden utilizarse para ese fin y no otro. Pero tampoco lo sé con seguridad... Como puedes ver, se trata de pequeñas mejoras que colaboran en embellecer el conjunto; lo terrible hubiera sido que el muro se hubiera levantado con bloques de cemento; pues bien dispuesta, la piedra es un material noble que humaniza el entorno.

Detalle de la estructura metálica que soporta la cobertura del frontón en el Polideportivo Municipal Torrebaja (Valencia), 2013.
Detalle de la cobertura del frontón en el Polideportivo Municipal de Torrebaja (Valencia), 2013.
 
Detalle de la reparación del puente de Guerrero sobre el Turia, visto desde la parte de Torrebaja (Valencia), 2012.
El puente de Guerrero sobre el Turia, tras la reparación, visto desde la parte de Torrebaja (Valencia), 2013.
El puente de Guerrero sobre el Turia, tras la reparación, visto desde la parte de Ademuz (Valencia), con el molino Viejo al fondo (2013).

        Si bajaras hasta el Molino Viejo -de Abajo o del Mayorazgo-, observarías que también han arreglado el puente de Guerrero sobre el Turia, que estaba en estado lamentable; aunque esto ya fue el año pasado... Parece que el Ayuntamiento de Ademuz y el de Torrebaja se han puesto de acuerdo y han decido recomponerlo... ¡Más vale tarde que nunca! Como si hubieran tenido que coincidir dos Consistorios del mismo signo político para lograrlo. Se ha remendado el machón central, recolocado y sujetado las traviesas del piso, y ampliado lateralmente con hierro y tela metálica, a modo de protección... En cualquier caso, para el uso actual ha quedado bien, entre el aprobado alto y el notable. Lo que merece un suspenso es la situación del puente de La Palanca, cuyas barandas fueron deformadas y rotas por algún vecino que pasó por allí con un vehículo mayor de lo que la anchura del puente permitía. Las barandas llevan varios años descompuestas –ya desde la legislatura anterior-, y parece que vayan a estar así hasta que suceda alguna desgracia... Resulta evidente que el Ayuntamiento tiene su responsabilidad en el asunto, pero el mayor responsable es el sinvergüenza que lo rompió –y no por haberlo roto, que un accidente lo tiene cualquiera, sino por no haberlo manifestado y costeado su reparación; pues se trata de un bien público, cuyo arreglo irá al cargo del común-.

Detalle del puente de la Palanca sobre el río Turia en Torrebaja (Valencia), visto desde la parte de Torrebaja, con el puente de la CN-330, de Manzaneruela-Landete (Cuenca) a Torrebaja al fondo (2013).

Detalle del puente de la Palanca sobre el río Turia en Torrebaja (Valencia), visto desde la parte de Ademuz (2013).
      En el Consistorio también ha habido cambios, pues ha dimitido el concejal socialista y primer Tte. de Alcalde, señor Fernando Luz; en su lugar ha entrado la señora Herlinda Casino, que era la suplente... Desconozco el motivo de su dimisión, cuando pregunté me dijeron que había sido por “asuntos familiares”, una forma políticamente correcta de celar otras razones... En cualquier caso, sea por la razón que fuere, tiene derecho a dimitir de su cargo; lo único censurable es que una dimisión siempre defrauda a los electores...

        Este año han desaparecido varios vecinos, ya sabes que la muerte no para... Uno de los últimos ha sido el señor Juan Herrero Hernández (1922-13), hijo de Manuel y de Crisanta: Sí, el que se sentaba en una silla de enea frente a su puerta en la calle san Roque, poco más arriba de la plaza del Ayuntamiento: tenía 91 años cumplidos...[4] También falleció Antonio Gómez Pinazo (1935-13), hijo de Antonia y Cayetano; José Cortés Valero (1918-13), el Campero;[5] Pepe Gómez Pinazo (1922-13), el de la tía Felisa Pinazo -su lema era carpe diem, vive al día, disfruta el momento-: ya sabes que aquí los vecinos solemos acudir a todos los entierros, por eso me disgustó no poder ir al suyo, pero como él no quería ceremonia religiosa, lo llevaron directamente al cementerio y no avisaron al vecindario: allí le hicieron una especie de responso civil, pero muchos no nos enteramos. El difunto puede elegir el tipo de entierro que desee, pero no a los asistentes. Propiamente, un muerto debe ir a la tumba en compañía de sus familiares y amigos. Pero ya conoces cómo era el tío Pepe, ¡genio y figura hasta la sepultura! Asimismo, falleció Avelino Gómez Luis, hijo de Avelino y Águeda; Pedro González Mañas (1923-13), el Sargento; Veneranda Gómez Romero (1928-13), la Colasa; Luciano Martínez Villanait (1932-13), el Francés; Adelín Esparza Gómez (1935-13), hijo de Avelino y María. Y algún otro que ahora no recuerdo; que me perdone... Para todos ellos, nuestro recuerdo y afecto, y un sincero deseo, ¡que descansen en paz!

Vista parcial de Torrebaja (Valencia), desde El Rento (2013).


        En principio, las fiestas patronales se plantean como siempre, aunque este verano el calor está pegando fuerte... Habrá celebraciones religiosas, en honor de santa Marina y san Roque, con la típica procesión hasta su ermita de los Pajares, bailes con orquestas, concursos y competiciones deportivas, mercadillo, juegos para los niños, homenaje a los mayores..., lo de siempre con alguna novedad. Lo que peor llevo yo es la disco-móvil, esta forma de música enlatada me parece un invento del diablo; no por las luces, sino por el estruendo enloquecedor que hace... Los vecinos de la Plaza ya estamos hartos, pues las paredes de las casas tiemblan, y dormir resulta imposible. Además, no hay nada que justifique la fiesta hasta el amanecer, una estrafalaria polifonía a todo trapo, la gente bebida o “fumada”, vomitonas por la calle y orines en los rincones, con lo mejor de cada casa berreando... A estos debería aplicárseles aquel antiguo principio: Quien peque borracho sea castigado sobrio... Porque como decía Edmund Burke “hay un punto en que la tolerancia deja de ser virtud”. Permitir esos horarios tan amplios es colaborar en el desmadre. ¡No, eso no son fiestas, al menos no son las que debieran ser, ni se parecen a otras mejores que hemos conocido! Como te he dicho otras veces, lo mejor de la fiesta es la cena de la Noche de la Vaca... –además de ser muy popular y entrañable, es señal de que la fiesta acaba-.

Vista parcial de Torrebaja (Valencia), desde el mirador del Montecillo (2013).
    Como te decía, todo esto que te escribo -y muchas otras cosas que podría contarte-, lo hago en confianza; por esto te pido que no lo divulgues, pues seguro habrá quien se enfade con mis opiniones... Aunque se trata de un parecer, y las opiniones son libres. Pero pensándolo bien, nada veo de censurable en lo que te refiero, pues los vecinos deberíamos ser capaces de criticar libremente y con argumentos todo lo que creamos conveniente de la administración municipal, y la Entidad pública admitir la razonabilidad de aquellas críticas. No en vano nos hallamos en un estado democrático y de derecho, y la sociedad civil tiene el derecho y la obligación de participar en su sostenimiento y mejora. En cualquier caso, ¡Vivan nuestros patrones, santa Marina y san Roque! ¡Viva Torrebaja! ¡Vivan los torrebajeros y sus visitantes! Y hasta el año que viene, ¡si Dios quiere! Amigo mío, mi deseo sería que el año próximo pudieras venir a disfrutar de las fiestas, saludar a los convecinos y ver con tus propios ojos la realidad de lo que te cuento... Vale.


© Alfredo SÁNCHEZ GARZÓN.
De la Real Academia de Cultura Valenciana (RACV).


[1] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Don José Antonio Durá Bataller, nuevo cura de Torrebaja (Valencia), en: http://alfredosanchezgarzon.blogspot.com.es/2011/11/don-jose-antonio-dura-bataller-nuevo.html, del miércoles 9 de noviembre de 2011.
[2] ID. Encuentro de la Unión Democrática de Pensionistas (UDP) del Rincón de Ademuz en Torrebaja, en: http://alfredosanchezgarzon.blogspot.com.es/2013/07/encuentro-de-la-union-deportiva-de.html, del domingo 14 de julio de 2013.
[3] ID. Trinidad Martínez Arnalte, la persistencia de la memoria, en: Del paisaje, alma del Rincón de Ademuz en Torrebaja, Valencia, 2009, vol. III, p. 269.
[4] ID. Juan Herrero Hernández, la persistencia de la memoria (I y II), en: http://alfredosanchezgarzon.blogspot.com.es/2012/06/juan-herrero-hernandez-la-persistencia.html, del lunes 18 de junio de 2013.
 [5] ID. A José Cortés Valero, (a) el Campero, “in memorian”, en: http://alfredosanchezgarzon.blogspot.com.es/2013/01/a-jose-cortes-valero-el-campero-in.html, del viernes 1 de febrero de 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada