viernes, 25 de enero de 2013

ENTREVISTA CON CHRISTINA MONLEÓN, FOTÓGRAFA.

 A propósito de la presentación de su vídeo sobre Santerón y el XLII Septenario (2012).


“[…], soy muy exigente conmigo misma y 
perfeccionista al extremo,...”.



            Entre otras cosas, Christina Monleón (Valencia, 1980) es fotógrafa, se gana la vida haciendo vídeos y fotografías, pero también es licenciada en Sicología y Nutricionista. Ciertamente, uno no es aquello a lo que se dedica, aunque la actividad en la que empleamos el tiempo influye en nuestra personalidad, y viceversa. Sucede lo que con la comida, la lectura o los sentimientos, no somos exactamente lo que comemos, leemos o sentimos, pero es evidente que la tarea que realizamos -profesional, física, intelectual o espiritual- influye de forma contundente en nuestro devenir.
            Conocí a Christina a través del facebook, pues ella estaba entre los miembros del jurado del I Concurso de Fotografía “Rincón de Ademuz” –que tuvo lugar en 2012- entre los que yo, no sé muy bien por qué, también me encontraba.[1] Quiero decir que quizá no era el más adecuado para ser del tribunal, pero me sentí muy honrado con serlo... Lo que más me llamó la atención de ella fue su foto de perfil en la red social: una imagen de su fisonomía en blanco y negro con una singular perspectiva de la silueta.[2] A primera vista me pareció interesante –esto es atractiva, dulce, tranquila, reservada...-. Volví a tener noticia de ella con motivo de la presentación de su vídeo sobre Santerón –“Santerón 2012. La película”-, que de forma documental recoge lo relativo a la celebración del XLII Septenario de la Virgen de Santerón. 

christina-monleon-fotografa
Christina Monleón (Valencia, 1980), fotógrafa [Foto cedida por la entrevistada para ilustrar el presente artículo].

Un “amigo” había puesto en mi “muro” de facebook el anuncio de la presentación del vídeo de referencia, que tendría lugar el 29 de diciembre de 2012, a las 18:00 horas en Vallanca (Valencia). Ante la importancia del evento, uno que fuera menos conocedor de la mentalidad comarcana, hubiera esperado que le invitaran o notificaran el acto -no en vano soy cronista oficial de la Mancomunidad de Municipios del Rincón de Ademuz-. Pero no fue así, lo cual no tiene por otra parte la menor importancia, aunque evidencia el grado de sensibilidad en algunos de nuestros políticos locales, ¡siento decirlo, pero así es! Naturalmente el tema de la presentación de la película me interesó, como me importa todo lo referente a la Virgen de Santerón, en tanto fenómeno etnográfico, religioso y festivo, pues nada del Rincón de Ademuz me es ajeno.[3] Finalmente no pude asistir a la presentación, como pensaba, pero le envié a la autora del vídeo un mensaje, solicitándole una entrevista con este motivo: ella aceptó, y tras varios mensajes acordamos el día, el lugar y la hora. El encuentro tuvo lugar en mi casa de Torrebaja (Valencia), una tarde de mediados de enero del año en curso, y fue del tenor siguiente.

entrevista-christina-monleon-fotografa
Christina Monleón, durante la entrevista (Torrebaja, 2013).

Contenido de la entrevista.
            Esperaba a mi interlocutora para tal hora, pero por algún motivo se retrasó en la llegada. Finalmente llegó con un amigo, entramos en casa y les ofrecí un té caliente; había pensado darles té blanco de roca de Castielfabib (Valencia), pero opté por uno inglés –Typhoo- que habían regalado a mi mujer, con unas pastas. No tengo nada contra los productos extranjeros, aunque prefiero lo local; sin embargo... He realizado muchas entrevistas, pero Christina era la primera mujer que iba a entrevistar, quizá por ello me encontraba tan inquieto como ella. No soy profesional de la interviú, quiero decir que no soy periodista ni me dedico a la información, aunque tengo experiencia en el trato humano. Al fin y al cabo los médicos entrevistamos todos los días a nuestros pacientes, nuestras entrevistas se llaman anamnesis, cuyo contenido forma parte de la historia clínica. Pero esto es distinto, porque en la entrevista periodística no se trata de conocer para diagnosticar y tratar, sólo de comunicarse y entender a la persona, preguntándole sobre su vida, ideas, obra, proyectos..., para extractarla y darla a conocer. Al menos ese es mi propósito, haciéndolo con sencillez y veracidad; la elegancia –como decía Albert Einstein, cuando uno pretende contar la realidad de las cosas- hay que dejarla para el sastre.
            Las mejores conversaciones que he visto –y escuchado- son las que el periodista Joaquín Soler Serrano (1919-2010)[4] hacía en aquel estupendo programa de televisión llamado “A Fondo” (1976-81). Quizá no fueran las mejores del mundo, pero a mí me lo parecían. Allí entrevistaba a gente de las artes, las ciencias y las letras, comenzando siempre por el personaje y terminando por sus obras: en estos casos, lo mejor para conocer a alguien es hacer una pregunta abierta y dejarle hablar. Ese es el esquema que le propuse a mí entrevistada, y el que en definitiva seguimos.

santeron-2012-pelicula-vallanca
Foto-cartel anunciando la presentación del vídeo "Santerón 2012. La película" en Vallanca (Valencia), 2012.

            Dime, ¿quién es Christina Monleón..., dónde, cuándo naciste, quiénes son tus padres, tienes hermanos...?
  • Mi nombre es Christina Monleón Bonet, nací en Valencia el 14 de julio de 1980, y soy la mayor de tres hermanos. Toda mi familia paterna es de Vallanca, adonde he estado yendo desde que nací, durante las vacaciones de verano, por Pascua, puentes festivos... Hasta la actualidad, en que si no puedo venir en verano, lo hago en invierno.
            Vallanquera por adopción y afecto, Christina se considera persona muy reservada, quizá influida por su formación y ascendencia francesa. Ello explica que le cueste hablar de sí misma, celosa de su intimidad personal y familiar. Aunque habla con soltura, piensa lo que dice. Conforme avanza la conversación se va relajando y la sonrisa aflora constantemente a su semblante, cuando no la risa franca. Su voz tiene un tono cálido, con un ligero acento extranjero, que introduce cierto encanto en la cadencia de la conversación.

            ¿Qué recuerdas de la Vallanca de tu infancia, has observado cambios con respecto a la actualidad?
  • La Vallanca en mi infancia era parecida a la de ahora..., no he observado muchos cambios desde entonces. Recuerdo lo mismo que veo hoy, los aromas, la naturaleza, los campos, los chopos, mi casa... Mi casa sigue oliendo igual que cuando yo era niña, no hay una barrera entre el pasado y el presente, todo sigue prácticamente igual, aparte del bar nuevo o las reformas del chiringuito: Sí, reconozco a la misma gente, las calles del pueblo, los colores; y yo sigo haciendo lo mismo que hacía entonces... En cuanto llego a Ademuz ya comienzo a percibir Vallanca, y mis sentimientos hacia el paisaje siguen siendo los mismos... Me gusta el campo y el Rincón de Ademuz en particular; me reconozco muy rural...

            ¿Cómo ha sido tu vida en Valencia: estudios, actividades, trabajo...?
  • Incluyendo el tiempo en que iba y venía de Bruselas, yo siempre he vivido en Valencia, menos un tiempo que estuve en Roma... En Valencia fui al Liceo Francés, allí hice los estudios primarios y secundarios, y después fui a la universidad, donde estudié Sicología. Tras el bachiller pasé a la Universidad. Al terminar la licenciatura estuve trabajando durante ocho años en investigación de accidentes de tráfico en la Dirección General de Tráfico (DGT), estudiando el comportamiento del conductor, pero acabé en proyectos europeos –esto fue hasta 2010-; y en el último año de este trabajo comencé a estudiar Nutrición, pero paralelamente me monté mi productora fotográfica...

christina-moleon-fotografa
Christina Monleón, durante su actividad profesional [Foto cedida por la entrevistada para ilustrar el presente artículo].


            ¿Cómo es esto de pasar de la sicología a la nutrición y la fotografía, porque aparentemente tiene poco que ver una cosa con otra?
  • No sé, yo misma tampoco entiendo muy bien cómo he pasado de una cosa a otra, de todas formas ha sido algo progresivo... Estuve trabajando unos meses en el Hospital “Gemelli” de Roma, en el servicio de dietética y posteriormente en oncologìa médica, donde aprendí muchísimo y de donde guardo muy buen recuerdo.

            Se nombra aquí el hospital policlínico Agostino Gemelli de Roma (Italia),[5] “el hospital de los Papas”, donde la entrevistada trabajó durante cuatro meses como nutricionista en los servicios de dietética  y oncología.

christina-moleon-fotografa
Christina Monleón, durante su actividad profesional [Foto cedida por la entrevistada para ilustrar el presente artículo].

            Entonces, ¿regresas a Valencia y comienzas tu actividad como fotógrafa?
  • Sí, pero estando en Roma yo ya tenía montado mi estudio de fotografía; de hecho estando allí vine varias veces a Valencia para cubrir algunos trabajos, como bodas y otros eventos... No, no he dejado de fotografiar en ningún momento. Esto de la imagen es una afición que tengo desde pequeña, ya entonces me empecé a interesar por el vídeo... A los 14 años me regalaron la primera cámara y comencé a filmar, componiendo pequeños relatos con imágenes... ¿Qué he hecho últimamente?, pues lo que más han sido vídeos: un vídeo promocional para una farmacia, un trailer para un escritor, promocionando su libro, lo del septenario de Vallanca, y un par de bodas con vídeo... Sí, parece que al final estoy volviendo a mis orígenes, al vídeo, lo que más me gusta... La fotografía también me gusta mucho, pero lo que me apasiona es el vídeo y dentro del vídeo, el trabajo de edición y montaje, porque esta fase resulta la más creativa... Claro, se trata de contar una historia con unos personajes, hacer un relato en el que hay que encajar la música adecuada y todo eso: Sí, creo que la gente queda satisfecha con mi trabajo; en todo caso lo hago con mucha pasión, con profesionalidad y dedicación... Además, soy muy exigente conmigo misma y perfeccionista al extremo...

            En este punto de la conversación interviene el acompañante de mí entrevistada, un compañero y amigo de los tiempos de la licenciatura –me refiero a Juanjo Ramón Iniesta-, que me mira como queriendo decir algo, al que invito a participar en la charla: “Estoy escuchando y me haré sangre en la lengua si no lo digo: Chistina es genial y muy polifacética, su motivación y nivel de entrega cuando hace un trabajo son increíbles... Si todos pusiéramos en nuestra actividad la mitad de la pasión que ella pone en su trabajo, en España no tendríamos ninguna crisis...” –se trata de una opinión ciertamente partidaria, pero sincera, con la que la entrevistada se halla conforme y halagada-.

christina-moleon-cabeza-perro
Christina Monleón, con su prima Lorena Vián Monleón en la peña conocida como "La Cabeza de Perro", camino de Santerón [Foto cedida por la entrevistada para ilustrar el presente artículo].


            Puestos ya en el tema de la imagen y el sonido, ¿cómo surge la idea del vídeo sobre Santerón?
  • Bueno, pues la cosa comienza ya en 2011, en que Nuria y Ruth me comentan la idea de hacer un trabajo audiovisual, foto o vídeo sobre el XLII Septenario de la Virgen de Santerón, que se celebraría el año siguiente. A lo largo del año estuvimos en contacto, pero esporádicamente, hasta que finalmente hablamos más en serio, acotando los términos del acuerdo, me refiero a que sería un trabajo de vídeo, de tantos minutos y eso… No, no me dieron un esquema de lo que querían, me dejaron libertad para hacer lo que me pareciera mejor: Sí, por supuesto, yo ya conocía lo que es la Virgen de Santerón, pues desde niña he venido a todos los septenarios: 4 años (1984), 11 (1991), 18 (1998), 25 (2005) y 32 (2012). Todos los recuerdo, menos el primero en que era muy pequeña. ¿Cuál es el que mejor recuerdo?, bueno el más mágico fue el de 1998, cuando tenía 18 años… Me lo pasé estupendamente todo el septenario, subimos por la Virgen andando, como siempre, después la bajada, esa parte de ir a la ermita de Santerón me encanta… Claro, va mucha gente y se pasa muy bien.

Se menciona aquí a Nuria y Ruth -refiriéndose a doña Nuria Millán Eslava y doña Ruth Sánchez Férriz, ediles del Ayuntamiento de Vallanca (Valencia), alcaldesa y teniente de alcalde, respectivamente.


            Dices que este XLII Septenario ha sido extraordinario, ¿cómo lo has vivido, cuál ha sido tu experiencia?
  • Cierto, este último ha sido también extraordinario, no lo puedo describir con palabras… –por eso lo ha filmado, diríamos-. Este septenario ha sido el que he vivido más intensamente, por toda la actividad de filmación que he tenido, como si lo hubiera visto desde el palco v.i.p.; ya sabes, el de personalidades, en primera fila… De hecho, mi trabajo empezó una semana antes de la subida por la Virgen, tuve que venir para recoger todo lo que es la preparación del pueblo, la pintura de las calles y el engalanamiento de los balcones, la subida al monte por las ramas de sabina y el montaje de los arcos… Esta parte de la fiesta, los preliminares, no la había vivido nunca antes. Era una cosa que hacían, pero yo no la conocía bien… Este año subí con la gente del pueblo a La Mazorra para ver y filmar cómo se recogen las bardas: Sí, quedamos en la plaza a tal hora y subimos en el “Patrol” del Ayuntamiento, recuerdo que era por la tarde, hacía muchísima calor; todo el Septenario ha hecho mucho calor… Yo llevaba la cámara e iba filmando todo, como seleccionaban y cortaban las ramas y eso…

            Cuéntame, ¿cómo fue la filmación, cómo se fue gestando el vídeo, tenías un esquema...?
  • No, nada de guión ni esquema, yo siempre he sido de improvisar… No soy nada cinéfila, voy muy poco al cine, pero viendo películas aprendes muchas cosas, efectos y demás que pueden servirte para el trabajo: Sí, soluciones a los problemas que se plantean durante la filmación y el montaje. Ya te digo que no tenía ningún esquema ni guión, pero durante la filmación se me iban ocurriendo cosas… Por eso iba filmando todo lo que sucedía en relación con la Virgen y el Septenario: me pasé días y días con la cámara al hombro, de la mañana a la noche: Claro, grabé el engalanamiento del pueblo en los días previos y después todo lo que es la fiesta, subida y bajada por la Virgen, misas, procesiones, espectáculos nocturnos, verbenas, jotas, toro embolado, encierro, monólogos, todo…

christina-moleon-santeron-vallanca
Christina Monleón, con unos amigos, en un descanso durante el rodaje de la película del Septenario (2012) [Foto cedida por la entrevistada para ilustrar el presente artículo].

            Según veo, la filmación ha sido sistemática, con muchas horas de disco; pero, ¿qué has pretendido con tu trabajo, cuál es tu sentimiento personal?
  • Sí, la filmación ha sido exhaustiva, con muchas horas de trabajo y más de montaje y edición… He pretendido llegar a todo el mundo; no sólo sacar al máximo de vecinos, sino filmar todos los momentos de la celebración en que un vallanquero pueda verse reflejado. Lo más importante para mí ha sido captar la esencia de la fiesta…, lo que no resulta fácil, pues por mucho que una imagen valga más que mil palabras, resumir en 45-50 minutos veinte días de fiesta -que se dan cada siete años- no es sencillo, pues hay que reflejar el entusiasmo, el fervor y la alegría con que los vive la gente. Eso es lo que yo he pretendido transmitir al editar la película… En cuanto a mi sentimiento, pues el Septenario de la Virgen de Santerón representa mis raíces…, ya que lo asocio a mi infancia, a mis orígenes, a mi persona… En general, la palabra que creo resume mejor la forma en que los vallanqueros viven la fiesta del septenario es ilusión, ¡una gran ilusión! Esos días no ves a nadie triste, aburrido, con mal humor…

            Bien, ¿cómo fue la edición del vídeo, qué problemas o dificultades tuviste que resolver?
  • Bueno, durante el tiempo de la filmación he ido subiendo al facebook una serie de fotos que he llamado “Diario del septenario”; allí colgaba algunas de las que hacía. Con una de las primeras que hice, cuando subí al monte a filmar la recogida de las ramas para los arcos, gané el tercer premio del Concurso Europeo de Fotografía “Siempre activo”: Fui a Madrid a recoger el premio, tuve un instante especialmente emotivo, más que nada por haber ganado un premio de tanto nivel con una fotografía hecha en la romería de mi pueblo. Cuando regresé a Valencia en octubre, estuve un tiempo preparando y editando las fotos que me habían comprado: Sí, el momento de la edición fue delicado, me costó empezar…, pues se trataba de abordar algo nuevo, que sólo estaba en mi cabeza. Claro, yo había recogido testimonios de la gente, pero esto era sólo información. Lo que me preocupaba era la creación del producto final, tenía que hacer algo que se pudiera “vender”, no sólo en sentido mercantil y económico, sino en el de llegar a la gente, algo atractivo; y no sólo para el vallanquero, que seguro lo iba a comprar, también para el foráneo... Ya te digo, mientras iba grabando pensaba cosas, pero finalmente se me ocurrió hacerlo a modo musical: Porque una imagen con música de fondo te permite resumir, agilizar una secuencia con el ritmo…, además de aflorar la emoción, la lágrima; porque la música, no obstante su base matemática, es pura emoción. Tienes que pensar que debía resumir lo filmado en apenas cincuenta minutos de vídeo, lo cual resulta muy difícil en la práctica. Por eso me atascaba…

            Se hace aquí mención del Concurso de Fotografía “Siempre Activo”, organizado por el Parlamento y la Comisión Europea en colaboración con el IMSERSO, para conmemorar el Año Europeo del Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional 2012 y el Día Europeo de las personas con Discapacidad -3 de diciembre-.[6] La entrevistada ganó el tercer premio de este concurso con una fotografía tomada en el Septenario, más exactamente durante la recogida de bardas  para los arcos de la Virgen, titulada “Naturalmente activo”.

christina-monleon-premio-concurso-fotografia
"Naturalmente activo", fotografía realizada en Vallanca (Valencia), durante la recogida de bardas para construir los arcos de la Virgen en el XLII Septenario, con la que Christina Monleón ganó el tercer premio del concurso de fotografía "Siempre activo" organizado por el Parlamento y la Comisión Europea (2012) [en la imagen aparece el señor Enrique Mínguez, vecino de Vallanca].
 
            Y sigue diciendo:
  • A todo esto decido hacerlo por episodios, siete en total… Uno, “Prólogo, a modo de introducción”, allí recojo lo que llamamos el encuentro entre la Virgen de Santerón y san Roque, cuya imagen acude a la Vega a recibirla el día 16 de septiembre. Dos, “Vísperas de mucho”, que recoge la preparación del pueblo para festejar a la Virgen durante esos días: La pintura de las calles, las banderitas, los arcos… Tres, “Encuentro”, que narra la romería, lo que llamamos la subida y bajada –ese día fue tremendo, todo el tiempo con la cámara a cuestas, grabé 22 horas: Me levanté a las seis de la mañana y sin apenas dormir subí andando hasta la ermita, durante el descanso ni descansé ni comí, estuve todo el tiempo grabando a 35º C., de Santerón me bajaron en un coche para filmar la procesión con san Roque hasta la Vega, allí esperamos a la Virgen y luego volvimos a Vallanca, subimos a la plaza, grabé la misa: Sí, cuando la Virgen llega la plaza pasa por debajo del arco de bardas antes de entrar en la iglesia… Pero calla, antes de eso fui corriendo a mi casa, que está en la calle de subida a la Plaza, para grabar desde el balcón el paso de la Virgen y san Roque por esa cuesta, bajo otra vez a la calle y pasando entre la multitud de gente que había, con la cámara al brazo, que pesa tres kilos y medio, llego a la plaza, grabo el paso de la Virgen bajo el arco, la entrada en la iglesia, la misa… Bueno, este tercer episodio es el mas largo, para mí fue una maratón… Cuatro, “Reina y damas de honor”, dedicado a las chicas y mujeres con traje de valenciana, que son las representantes de la fiesta… Claro, aquí se recoge la actividad de la Reina y su corte, algo muy representativo para ellas, porque es una vez en su vida que lo hacen… Cinco, “Con flores a María”, que recoge procesiones, actos religiosos en general, cuando vino al señor Arzobispo y la ofrenda: Ésta se hizo por primera vez en este septenario y resulta un acto muy bonito, precioso… Participaron muchos de los pueblos del entorno, Algarra, Ademuz, Castiel… En este episodio, durante una misa, la alcaldesa leyó un acta municipal, por la que se nombraba a la Virgen de Santerón “Alcaldesa perpetua de Vallanca” –creo que esto fue aprobado por el Ayuntamiento meses antes en un pleno-. Seis, “Maneras de vivir”, hecho al estilo “videoclip”, aquí he colocado la parte festiva de la celebración: verbenas, bailes, juergas…, enfocando las luces de las orquestas, la mesa de mezclas, los teclados, la gente bailando, el humo de colores… Es un episodio muy divertido, por el contrario de los otros que son más serios y emotivos: Sí, creo que refleja la forma actual de divertirse, me gusta mucho porque sale gente de todas las edades, niños, jóvenes y mayores… Claro, en otra época se divertirían de otra manera… El último episodio, “Despidiendo una ilusión”, recoge la subida con la Virgen hasta la ermita de Santerón; el estribillo de la canción de fondo, con música de Queen, dice algo así como: "El show debe continuar, esto no acaba aquí…". Este momento de la subida lo he mezclado con otras imágenes de “videoclip” que resultaban muy emotivas y que no habían salido en los episodios anteriores: Sí, restos de imágenes o secuencias de otros momentos que contenían una afectividad especial, porque quería finalizar la película con algo conmovedor…

            Las palabras de la música del grupo británico de rock -Queen-: El show debe continuar, esto no acaba aquí…, entroncan con el tiempo entre septenarios, lapso cronológico y místico a la vez que presuntamente utilizaban antaño los vallanqueros para situar los principales acontecimientos personales, familiares y sociales de la villa.

            Para terminar, ¿cómo acaba la película...?
  • Pues acaba con los títulos de crédito, algo que se me ocurrió para este momento y de lo que estoy especialmente satisfecha: aquí aparece mi nombre, como autora, y el del Ayuntamiento de Vallanca como promotor, más el nombre y apellidos de todos los vecinos de Vallanca, que van apareciendo como casting, actores o figurantes de la película: Para eso le pedí a Ruth que me proporcionara el censo vecinal, y ha quedado estupendo. Además, se agradece al vecindario su cesión del entorno para la realización de la película, y se pone el título de las canciones empleadas en cada episodio y eso…, con una dedicatoria final, “a los que han caminado conmigo en este viaje…” –viaje de trabajo y amistad, místico, peregrinal, vital…-.

            La presentación del vídeo en Vallanca, la víspera de Noche Vieja fue muy concurrida -una cincuentena de personas-, que manifestaron a la autora su satisfacción y contento con el resultado de la película.
Desde su regreso a España -en junio del 2012-, Christina se ha dedicado básicamente a su actividad como fotógrafa, pero sin dejar la nutrición, pues a partir de octubre ha simultaneado la cámara con la dietética en la clínica de un médico generalista, a cuya consulta asiste dos veces a la semana. Tiene un nuevo proyecto, como directora de fotografía en un cortometraje.

christina-monleon-vallanca-valencia
Christina Monleón, con su primo Jesús Esteban Monleón al que estima como hermano, en el chiringuito de “Amador” (Vallanca, 2012).


            Palabras finales.
            Aunque someramente, la conversación mantenida con Christina Monleón nos ha permitido captar una serie de imágenes que, a modo de instantáneas, nos permiten reconstruir a grandes rasgos lo que ha sido su vida hasta ahora. Ella dice ser tímida y algo fría, pero creo se trata más bien de una persona precavida, por carácter y educación. Pero estos rasgos son circunstanciales, pues a lo largo de la entrevista hemos tenido oportunidad de ver cómo se abría a una comunicación más amplia, aunque preservando siempre su intimidad.
            En todo caso me ha parecido una persona resuelta y de fuerte personalidad, inteligente, inquieta, curiosa, trabajadora y dispuesta –además de políglota-. Lo más notable, quizá sea su capacidad para emprender actividades en principio tan alejadas -sicología, nutrición, fotografía…-; lo que introduce un rasgo de versatilidad en su vida. Pero estos no son más que calificativos con que intentar definirla, toda vez que su notabilidad resulta bastante más compleja.


christina-monleon-vallanca-posando
Christina Monleón, posando contra una pared en Vallanca (Valencia) [Foto cedida por la entrevistada para ilustrar el presente artículo]

            Visto así, el vídeo realizado puede constituir un documento historiográfico de primer orden, pues nunca se había filmado un septenario de forma tan amplia y sistemática. Para la entrevistada, la celebración santeroniana le evoca sus raíces, la infancia y su propia persona. Lo más satisfactorio para ella ha sido “ver el producto terminado, cómo de la nada ha salido algo con alma”. También ha hecho el diseño y las fotos -de la galleta, portada y contraportada-, y el texto de la envoltura en que se presenta el DVD, además del trailer de la película.[7] A su entender, sin embargo, la palabra que mejor define el sentir vecinal cree que es “ilusión”, locución que interpretamos en sentido de expectativa y confianza en el porvenir. Es cierto que la conmemoración septenaria trasciende lo religioso, pues en última instancia constituye un fenómeno antropológico, donde lo religioso y espiritual se hace uno con lo festivo y cultural. Pero no debemos olvidar que en la Virgen de Santerón se celebra a María, la madre de Dios, que para los cristianos es Jesús de Nazaret.
            Interpretando al gran escritor panameño Carlos Fuentes, podría decirse que uno puede ser lo que quiera: creyente, ateo o indiferente, pero nunca será vallanquero si no quiere a la Virgen de Santerón. ¡Felicidades Christina por tu trabajo, profesionalidad y entrega; gracias por tu tiempo y mucha suerte! Vale.




[1] Primer Concurso de Fotografía “Rincón de Ademuz”, en: https://www.facebook.com/events/374423179281965/.
[3] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. La celebración de Pentecostés en el Rincón de Ademuz, del viernes 1 de junio de 2012. ID. ¿Tiene la celebración de la Virgen de Santerón su precedente en la Celtiberia?, del lunes 1 de octubre de 2012. ID. La Virgen de Santerón en la memoria, del lunes 8 de octubre de 2012. ID. La travesía del Santerón en el XLII Septenario (2012), del jueves 11 de octubre de 2012.
[4] Joaquín Soler Serrano. (2012, 8 de octubre). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 09:25, enero 13, 2013 desde http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Joaqu%C3%ADn_Soler_Serrano&oldid=60327749.
[5] Policlinico Agostino Gemelli. (22 ottobre 2012). Wikipedia, L'enciclopedia libera. Tratto il 13 gennaio 2013, 19:52 da //it.wikipedia.org/w/index.php?title=Policlinico_Agostino_Gemelli&oldid=53397653.
[7] “Santerón 2012. La película”, en: http://youtu.be/sKLzDq3qnS4.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada