miércoles, 25 de abril de 2012

DON EDUARDO AGUILAR VILLALBA, ALCALDE DE CASTIELFABIB (VALENCIA) [y II].


Conversación con un regidor
del valenciano Rincón de Ademuz.



---->> Viene de: I.

        Una vez saliste elegido alcalde, ¿hubo buena relación en el traspaso de poderes, cómo encontraste el Ayuntamiento?
  • Mira, en aquella reunión de Los Santos donde yo salí elegido para cabeza de lista, Mª Luisa dijo: Cómo veo que sobro, me marcho...-y se marchó sin más-. En ningún momento me ha informado de nada, de los expedientes, de lo que se debía o había por hacer... Si he querido saber algo he tenido que echarle cara y preguntarle, pero nada más. Claro que me hubiera gustado ser informado de todo, de cómo estaban las cosas, pero no ha sido así... ¿Qué cómo he encontrado el Ayuntamiento?, pues fatal, dejado de la mano de Dios: no es que haya habido mala gestión, es que no ha habido gestión... Mira, a mí me da igual cómo esté el Ayuntamiento –preferiría que estuviera bien, claro-, pues de cualquier manera tengo que apechugar y tratar de resolver los problemas que haya; pero primero tengo que saberlos... Quizá ha fallado la secretaría, porque el secretario es el alma del Ayuntamiento, en cuanto su actuación puede hacer mucho bien y mucho mal, pero el responsable último siempre es el alcalde. En el discurso de toma de posesión, tras el traspaso de poderes, dije que mi intención al entrar en el Ayuntamiento era ponerlo al día y que fuera más ágil en su gestión, porque aquí no se respondían las cuestiones, y los vecinos tienen derecho a que se les conteste... Además, mi gestión tenía como objetivo intentar dar un empujón al pueblo de cara al futuro, ver lo que se puede hacer en este sentido: porque yo tengo mis hijas y me gustaría que un día pudieran estar aquí... En un año que llevamos hemos hecho bastantes cosas, poniendo nueva secretaria, porque Cesáreo sólo no puede abarcar más, y si hace una cosa no puede hacer otra, con atender las aldeas ya tiene bastante, además del Juzgado: de lo contrario le tocaba hacer de secretario, auxiliar, conductor, alguacil, etc. La nueva secretaria se incorporó antes de Navidad y desde entonces hemos cerrado la contabilidad de 2007, 2008, 2009, 2010 y 2011; hemos puesto al día el “Plan de proveedores”, para lo cual hemos tenido que saber todo lo que estábamos debiendo, y nos ha salido un millón treinta y cuatro mil euros de deuda: incluyendo las certificaciones que todavía tiene que abonar Diputación y las Consejerías, pero si restamos esto aún nos quedan por pagar de la caja del Ayuntamiento sobre trescientos mil euros, que para este municipio ya es dinero... Hemos concluido el “Plan de Viabilidad” -aunque la secretaría ha firmado como que no podrá llevarse a cabo-; pero es que son muchos años de desidia...

eduardo-aguilar-villalba-alcalde
Don Eduardo Aguilar Villalba, alcalde de Castielfabib (Valencia).
            ¿Qué recursos tiene el Ayuntamiento de Castiel?
  • Bueno, no es que tengamos muchos recursos, pero los que tenemos hay que aprovecharlos al máximo, como pienso que debe hacerse en una casa o en una empresa, porque el Ayuntamiento no deja de ser en muchos aspectos una empresa... Tenemos monte, pastos, madera, piedra -que ya se está extrayendo-, cotos de caza y plan cinegético –y queremos crear próximamente dos cotos de pesca en dos tramos del río Ebrón con trucha autóctona y un “Proyecto Live” para la protección de la nutria-; tenemos casas, pisos, chiringuitos –el de Los Santos y el de aquí-, el edificio de la Casa del Médico como casa rural, el camping de Los Santos, para el que pedimos una subvención y poder así terminar lo que falta, para sacarlo como de segunda clase... Todo eso son recursos que deben revertir en el municipio... El camping hace años que se empezó –ésta fue una de las primeras obras a las que eché plicas, hace ya muchos años de esto- pero hasta ahora no se había hecho nada para acabarlo y es una vergüenza: hace un par de semanas tuvimos la reunión territorial de los “Clubes de Montaña” y nos juntamos aquí más de doscientas personas, por eso hace falta un camping, para que la gente pueda utilizarlo. Esta reunión la organizó el Club CxM de Valencia, que se dedica sobre todo a la carrera de montaña. Ahora vamos a organizar con ellos la I Ultra Trail del Rincón de Ademuz, que es una carrera de 170 km por la comarca y tendrá lugar los días 8, 9 y 10 de junio de 2012: sale el viernes 8 de junio a las 19:00 horas y la llegada es el domingo 10 de junio a las 13:00 horas (42 horas). En esta carrera se recorre todo el Rincón de Ademuz, con una ascensión acumulada positiva de 6.800 metros: sale de Castielfabib y concluye aquí, porque es circular; luego hay otra de 100 km que sale de Ademuz el domingo a las 6:00 horas para empalmar con la otra que ha salido el viernes... Sí, es un buen recorrido: Castielfabib, Los Santos, Torrebaja, Mas del Olmo, “Alto de las Barracas”, Puebla de San Miguel, Sesga, Casasbajas, Casasaltas, Ademuz y Vallanca –siguiendo el curso del Boilgues-, de allí se va hacia los montes Santerón, se hace “El Talayón”, se pasa al “Cabezo”, Arroyo Cerezo, “la Cruz de los Tres Reinos”, se baja por el Pequeño Recorrido de Arroyo Cerezo a “Los Centenares”, se cruza el río y continua hacia Mas de Jacinto: por el cerro entre Val del Agua y Val Seco se sube hasta Tormón y luego se baja por los “Estrechos” de Tormón, siguiendo aguas abajo del Ebrón, hasta arribar a Castielfabib –donde finaliza el recorrido-. Esta es la ruta larga, digamos; la corta es la  misma, pero comienza en Ademuz, empalmando con la larga en la subida del Boilgues y continúan juntas el mismo recorrido. Sí, es una ruta bastante dura, pero fíjate que cuanto más dura más participantes vienen, esperamos entre doscientos cincuenta y trescientos... Claro, necesitamos mucha gente colaborando en el trayecto para los aprovisionamientos, porque es una carrera continua –de las que llaman “non stop”, en las que se corre de día y de noche-.

            Y continúa diciendo:
  • Claro, toda esta actividad deportiva de que te hablo está relacionada con lo que te decía de pensar en el futuro, basándonos en que la mayor riqueza del Rincón de Ademuz es la naturaleza y el medio ambiente que posee. La agricultura clásica se ha ido al traste, y cambiar de método es muy complicado, como por ejemplo cultivar lo que llaman la “planta de la gasolina”, aunque podría tener aquí su desarrollo... Por eso quiero hablar con la politécnica, a ver en qué queda eso, porque podría ser una vía a seguir para el mantenimiento de la agricultura en la zona, como las aromáticas...

            Cuando dice de la “planta de la gasolina” se refiere a la Euphorbia Characia, una planta habitual en muchos montes de la Comunidad Valenciana, muy rústica, que vive con poca agua y crece en cualquier terreno, incluidos los más pobres y marginales; esta planta posee elevados contenidos de látex y azúcares con los que se pueden producir biocombustibles, tanto biodiésel como bioetanol.[1]

castielfabib-valencia-vista-caserio
Vista de Castielfabib (Valencia), desde el camino de la Hoya Hermosa.

            ¿Cuál es la mayor apuesta del Ayuntamiento de Castielfabib de cara al futuro?
  • Bueno, pues ya te digo, además de poner en marcha el Ayuntamiento, mejorando las instalaciones y dándole capacidad de gestión, nuestra mayor apuesta es tratar de impulsar el futuro pueblo... Nosotros apostamos por el mantenimiento de la naturaleza de cara al turismo sostenible –que respete y mantenga lo que hay- y todo lo relacionado como el deporte de montaña y aventura: “ferratas”, vías de escalada, rutas de Pequeño Recorrido (PR) y Locales... –para eso te decía que es esencial cuidar y mantener lo que tenemos- Hemos solicitado ayuda a la “Fundación de la Biodiversidad” y que se declare “Paraje Natural” el río Ebrón y la Cruz de los Tres Reinos –que está a punto de salir aprobado-. Por eso rechazamos en un pleno una propuesta socialista sobre la creación de un Banco de Tierras, porque estos proyectos superan esa iniciativa y sólo tienen sentido dentro de proyectos mucho más ambiciosos de "Custodia del Territorio". Gestionando bien todos estos proyectos el Ayuntamiento podría ser autosuficiente...

            ¿Qué otros proyectos tenéis pensados?
  • Queremos terminar las obras en la "Casa de la Villa", continuar potenciando el castillo, para hacerlo visitable como reclamo turístico. El verano pasado ya se realizaron excavaciones, lo que supuso dar unos cuantos puestos de trabajo a gente del pueblo, y con lo hallado -monedas, cerámicas, objetos...- pensamos abrir un museo en el piso segundo bajo la iglesia, lo que fue el depósito del diezmo y cárcel durante las guerras carlistas... Necesitamos crear también un puesto de trabajo como alguacil, especie de multiusos que vigilará las obras en las aldeas y otras cuestiones, pero todavía no podemos mantener su sueldo, aunque con estas funciones se lo ganaría bien: porque aquí no se han cobrado los pastos, ni las licencias de obras, ni el chiringuito –sólo ha pagado el de Los Santos-, tampoco los alquileres de las casas; la última revisión del IBI en el municipio data de veinte años, y había que actualizarlo... Todas estas cuestiones vienen de la dejadez. Aquí hay mucho problema con las acequias y los riegos: no hay comunidad de regantes y tenemos dificultades con la parte de El Cuervo y con Torrebaja por esa cuestión; éste es uno de los problemas gordos del Ayuntamiento todos los años, por eso estoy promoviendo la creación de la Comunidad de Regantes y ya el año pasado puse un acequiero aquí y otro para Los Santos, porque la gestión que se estaba llevando con una empresa de Ademuz era muy cara y no resolvía los problemas. También hemos encontrado problemas con Torrebaja, porque teníamos una mancomunidad para el abastecimiento del agua potable que se rompió tras lo de la segregación de Los Pajares –en 1995-, y todavía hay muchas cuestiones que resolver con el catastro por esta cuestión, porque el monte segregado aún figura como de Castiel y hay un lío de tres pares de narices que hay que aclarar: por eso, lo primero que hice fue acordar una reunión con Octavio –se refiere a don Octavio Gómez Luis, alcalde de Torrebaja- y decirle: Mira, hay que llevarse bien, porque tenemos muchas cosas en común, el agua potable, el término, las acequias... Cuestiones que hay que aclarar y resolver de una vez. Por eso es mejor que vayamos juntos y a buenas...

            Aquí se hace mención del alcalde de Torrebaja (Valencia), don Octavio Gómez Luis.[2]

            Hay dos tipos de plenos, ordinarios y extraordinarios: pero, ¿cómo suelen ser los de Castielfabib?
  • A mi no me gustaba asistir a los plenos que se celebraban aquí, porque siempre había mucha tensión entre unos y otros, no sé si por el carácter de los alcaldes anteriores o por la obstrucción de la oposición, pero según decían había sesiones en que el ambiente se podía cortar con  un cuchillo... Yo me he presentado bajo las siglas del PP, pero ya te digo que soy independiente... Y ahora nos pasamos horas debatiendo los asuntos, pues yo no soy partidario de aprobar las cosas por mayoría, pasando el rodillo, sin discutir y hablar antes lo que sea preciso... Como tengo claro lo que quiero hacer, y no me voy a llevar nada al bolsillo, quiero que todos los asuntos se debatan y aclaren en los plenos, quiero claridad y acuerdos, no broncas... No me considero una persona política, sólo quiero trabajar por mi pueblo y su gente, impulsarlo de cara al futuro, orientarlo en ese sentido...
castielfabib-valencia-vega-zaragoza
Vista de la Vega Zaragoza y Hoyas del Ebrón, desde la Villa.


            ¿Crees que es necesario bajar a Valencia para hablar con los políticos de la Diputación y las Consejerías, te sientes apoyado por ellos?
  • Ahora no es como hace unos años, que en cuanto pedías algo te lo habían concedido, aunque fuera un camino que no llevara a ninguna parte... Pero a los Ayuntamientos del Rincón de Ademuz siempre nos hacen caso, sólo tienes que presentar buenos proyectos y en la medida que pueden te ayudan; hay que pensar que somos muchos pueblos en la provincia de Valencia y que hay que repartir lo que haya. Por eso ahora examinan mejor las cosas y estudian los proyectos y las posibilidades de cada uno, mirando la rentabilidad futura. Y es lógico que sea así y miren las inversiones. Porque ha habido un gran cambio en la mentalidad de la gente que ha entrado en las Administraciones. Pero sí, yo me he sentido siempre bien atendido cada vez que he bajado a Valencia, y creo que conocen los problemas del Rincón de Ademuz. Pero ya te digo, a la hora de repartir estudian los proyectos... Por ejemplo, ahora están estudiando ensanchar todas las carreteras del Rincón dependientes de la Diputación, como la de Castiel hacia El Cuervo, la de Arroyo Cerezo y Cuesta del Rato y la de Vallanca hasta Negrón. No, la de Ademuz a Puebla de San Miguel no entra, porque es camino rural...

            ¿Qué piensas de la Mancomunidad de Municipios, crees que tiene algún futuro?
  • Yo entré en la Mancomunidad con mucha ilusión, pensando que tendría que ser el motor de los Ayuntamientos, no los Ayuntamientos el motor de ésta, como sucede ahora: porque actualmente está viviendo de lo que aportan los Ayuntamientos. Debería realizar servicios, como el de recogida de basuras, que la pudieran autofinanciar, para que –como te digo- sirviera de impulso a los municipios. Mi opinión es que deberíamos pagar las deudas y cerrarla, para abrirla en un futuro con otra mentalidad... Porque la Mancomunidad se creó a instancias de la Diputación de Valencia, ya que parece era el momento de las mancomunidades, pero aquí no había realmente espíritu de mancomunidad, como no lo hay de cooperativistas: aquí cada uno va a las cooperativas para ver lo que saca, pues con la Mancomunidad sucede algo parecido. Ahora sólo lleva el trabajo del asistente social y la guardería, pero ha habido y hay muchos problemas, todo por una mala gestión, dificultades entre las que hay que incluir los sueldos del personal, un despido en principio procedente, y recurrido, por el que habrá que pagar un dinero que no tenemos; y la deuda con Bancaja... Habría que hablar también de la Generalidad, que está delegando en los ayuntamientos y mancomunidades servicios que no nos competen; pero ésa es otra cuestión...

            ¿Respecto a las tradiciones locales: ¿has montado alguna vez en la Guillermina?
  • Esto de montar la campana en Castielfabib es una tradición antigua, aunque se desconoce su origen... Hay dos formas, lo que llamamos “montar” o cabalgar la campana y “dar vueltas” o voltear... Para montar la campana se basta uno, tienes que ir empujándola hasta que alcanza la horizontal, y entonces, cuando el yugo está dentro del piso de campanas, te agarras a los tornillos del yugo y con el propio impulso giras hacia fuera, pero sin llegar a dar la vuelta; esto es lo que llamamos “asomarse”... Cuando estás montado, para no deslizarte tienes que poner la punta del pie en una abertura que hay entre el bronce y el yugo, de lo contrario podrías escurrirte hacia abajo y caer al vacío: podría decirse que “montar” la campana es una práctica o paso previo a “dar vueltas” o voltear... Lo de “dar vueltas” es algo parecido pero tienes que agarrarte de forma distinta: para ello hacen falta dos o más personas, pues por sí misma la campana, que está muy compensada, no voltea, a no ser que subas con mucho impulso. Para subir a la campana, ésta tiene que alcanzar también la horizontal, entonces te agarras a los tornillos y el propio impulso de la campana te sube, a la vez te agarras al yugo con las dos piernas –porque hay que subir espatarrado, poniendo luego los pies por delante-, a la vez que sigues agarrado con la mano izquierda a un clavo del yugo y con la derecha le abrazas sujetándote a una de las varillas o abrazaderas que lo cruzan de alto en bajo, también hay que agachar la cabeza y pegarla al yugo, para no golpearte contra la repisa de la hornacina: a la vez que haces esto, los demás bandean, pues ya te digo que por sí misma la campana no da la vuelta... De estas dos variantes, yo sólo he practicado la primera, lo que llamamos “montar” la campana para “asomarse”, así mato yo el gusanillo; pero no, nunca he volteado... Lo que más me gusta, sin embargo, es bandear, algo que me encanta desde crío, y en las fiestas me subo a la torre en cuanto puedo; pero ya te digo, cuando subo tengo que “montar” y “asomarme” una vez por lo menos, ya sea el domingo de Pascua o para Tejeda...
castielfabib-valencia-fuente-obra
Detalle de Fuente en una calle de Castielfabib (Valencia).

alcalde-castielfabib-eduardo-aguilar
Don Eduardo Aguilar Villalba, alcalde de Castielfabib (Valencia).

            Palabras finales.
           Dejamos en este punto la entrevista, aunque podríamos alargarla mucho más, porque el señor alcalde se entusiasma con ideas y proyectos... Sin duda está ilusionado con el cometido de su cargo, pensando que desde la alcaldía pueden hacerse muchas cosas en beneficio de su municipio en particular y del Rincón de Ademuz en general.
            Por otra parte, reconoce que de alguna forma su negocio se va a perjudicar, porque su empresa no podrá hacer las obras municipales en las que solía intervenir: Son cuatro años en los que no sé cómo me irá, pero me he metido en el Ayuntamiento con todas las consecuencias, dispuesto a dar al municipio el empujón que creo necesita para encararlo al futuro... -manifiesta con convicción-.
        Sus palabras nos producen una doble impresión: de una parte, que conoce el municipio y los problemas que le afectan; y de otra, que posee los recursos y fuerza de ánimo suficientes para acometerlos. Sin la menor duda, las posibilidades de Castielfabib –y del Rincón de Ademuz en general- son inmensas, entendiendo que su mayor riqueza es la naturaleza y el medio ambiente. ¡Muchas gracias señor alcalde y suerte en la gestión! Vale.

           


[1] LAS PROVINCIAS.es: La planta de la gasolina, del domingo 04 de marzo de 2012. 
[2] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Don Octavio Gómez Luis, alcalde de Torrebaja (Valencia), del martes 28 de febrero de 2012. 

canasta-flores-castielfabib-valencia
Detalle de margaritas en una canasta, sita en la puerta de la "Casa del Reloj" en Castielfabib (Valencia).

DON EDUARDO AGUILAR VILLALBA, ALCALDE DE CASTIELFABIB (VALENCIA) [I].

Conversación con un regidor
del valenciano Rincón de Ademuz.


“Son cuatro años en los que no sé cómo me irá,
pero me he metido en el Ayuntamiento con todas las consecuencias,
dispuesto a dar al municipio el empujón que creo necesita
 para encararlo al futuro...”.
Eduardo Aguilar Villalba,  alcalde de Castielfabib (Valencia).

            Palabras previas.
            Castielfabib es uno de los municipios históricos del Rincón de Ademuz, con una extensión de 106 km2, aunque censa menos de 500 habitantes, repartidos entre la Villa, cuatro aldeas (Arroyo Cerezo, Cuesta del Rato, Los Santos y Mas de Jacinto) y un lugarcillo (Mas de los Mudos). Posee un Concejo formado por siete ediles -5 populares y 2 socialistas-, y un presupuesto anual de novecientos mil euros.
Con motivo de tomar datos y fotografías para ilustrar unos artículos que estaba componiendo sobre Castielfabib, me acerqué al Ayuntamiento de la villa para conocer al nuevo alcalde –me refiero a don Eduardo Aguilar Villalba (Castielfabib, 1962)-. El recinto de las oficinas municipales estaba muy cambiado de cómo yo lo recordaba, aunque enseguida di con el despacho del auxiliar de la secretaría, señor Cesáreo Casino Esteban, quien me presentó al señor alcalde: cuando le propuse una entrevista no me puso objeción; me ofreció su teléfono para acordar el encuentro, que concertamos para unos días después.
            Habíamos quedado en el Ayuntamiento, así que arribado a la Plaza subí directamente al despacho de la alcaldía, donde ya me esperaba el señor alcalde, dispuesto para la conversación. Tras los saludos de rigor me enseñó las flamantes dependencias municipales, con su nueva distribución, para aprovechar mejor el espacio, el mobiliario recién estrenado también, las mejoras informáticas (Intranet, ordenadores, portátiles, scanner, impresora), el archivo y el suelo de parquet. Ciertamente, las obras eran necesarias y redundarán en la eficiencia y optimización de la gestión administrativa: La remodelación del espacio ha sido obra de este Ayuntamiento, pero las ventanas y pintura de fachadas ya venían del anterior... –me comenta el señor alcalde-. 

eduardo-aguilar-villalba-castielfabib
Don Eduardo Aguilar Villalba, alcalde de Castielfabib (Valencia)
            Durante la primera conversación ya habíamos definido el contenido de la entrevista, lo que yo pretendía destacar en la misma: el aspecto humano del personaje, en tanto alcalde del Ayuntamiento de Castielfabib, el estado del municipio, los problemas encontrados, las soluciones propuestas, proyectos y demás. Era una tarde serena y luminosa, con el sol poniente de primavera iluminando las viejas piedras de la fachada de la iglesia-fortaleza Nuestra Señora de los Ángeles y su torre-campanario, que se dibujaban por detrás del despacho de la alcaldía con su vetusto esplendor.[1]


Vías de acceso y localidades principales del Rincón de Ademuz (Valencia) [Tomado de la "Guía de Recursos Comarcales" (1999)].



Castielfabib en el contexto comarcal del Rincón de Ademuz (2011).
MUNICIPIO
SUPERFICIE
POBLACIÓN
DENSIDAD
Ademuz
100,4
1.292
12,86
Casasaltas
15,9
168
10,56
Casasbajas
22,6
243
10,75
Castielfabib
106,3
342
2,21
Puebla de San Miguel
63,6
86
1,35
Torrebaja
4,7
457
97,23
Vallanca
56,6
156
2,75
TOTAL
370,1 km2
2.744 habitantes
19,67 hb/km2
Tomado del Instituto Nacional de Estadística (INE). Elaboración propia (2013).

Conenido de la entrevista.
            Desde que me lo presentaron el señor alcalde me pareció persona juiciosa y tranquila, de los que abordan las cuestiones con seriedad, en esa edad intermedia de la cincuentena; el desarrollo de la conversación me demostró que mi primera impresión fue acertada. La charla -cómoda y prolongada- fue del tenor siguiente:
            ¿Qué puedes decirme de tu familia, padres, hermanos..., y de la escuela de tu infancia en Castiel?
  • Mi nombre es Eduardo Aguilar Villalba, nací aquí en Castielfabib, en 1962, en la casa de mis padres, que vivían en la calle Estrecha, soy hijo de José y Secundina -mi padre murió hace casi veinte años, pero mi madre todavía vive, con ochenta y siete años-: seguramente fui el último que nací en Castiel, ya sabes que entonces las madres parían en casa; después de mí ya nacieron en Teruel... Somos dos hermanos, yo soy el pequeño, y nos llevamos nueve años. Secundino, que es el mayor, se marchó a estudiar el COU a Barcelona, volvió para hacer la mili pero arraigó allí y allí tiene su vida. Yo estudié en las Escuelas del pueblo, hasta cuarto, como los demás de mi edad; después ya bajé a Ademuz... Recuerdo que como en quinto éramos tantos, a los de Castiel, Los Santos, Vallanca y a los internos nos pusieron en el instituto “Virgen de la Huerta”, al cuidado de una monja...

            ¿Recuerdas a algún maestro en particular?
  • De los maestros de Castiel, al que más recuerdo es a don Eduardo... Recuerdo que era muy de derechas, vivía en el piso de arriba del Ayuntamiento y le gustaba beber: una vez se emborrachó y tiró la cama por la ventana, y luego todos los muchachos buscando los tornillos... Sí, hacía una detrás de otra: nos arrancaba los botones de la ropa, para que nos los cosiéramos, nos enseñaba a guisar en la estufa, tortillas y eso... En cierta ocasión pretendió hacer una clase de química y puso “metaxistos” en la estufa y por poco nos intoxicamos todos... Creo que fue el único que nos hacía cantar el “Cara el sol” y otras marchas falangistas: golpeábamos en la tarima de los pupitres con los pies, y el hombre se ponía que no veas... Después de don Eduardo estuvo don Jaime, luego ya comenzaron a venir maestras. De las maestras recuerdo a una que llamaban doña Rosario, que fue la primera que nos bajó a Valencia: imagínate, fue la primera vez que muchos salíamos de aquí, a ver una ciudad grande, el zoo, el puerto, el mar... Sí, fuimos en un autobús por “las Emes” de Santa Cruz de Moya (Cuenca): todos vomitando, el único que no se mareó creo que fui yo...
vista-castielfabib-valencia
Vista de Castielfabib (Valencia), desde Los Planos (2012).

            ¿Tienes buen recuerdo de tu infancia en Castielfabib?
  • Sí, de mi infancia en Castiel tengo el mejor recuerdo, aunque todo ha cambiado mucho desde entonces... La forma de vivir, las fiestas, la gente: entonces todavía quedaban aquí muchos vecinos... Por esa época paró la emigración, muy pocos se marcharon después: recuerdo que había mucha diferencia entre la gente que volvía al verano y los que se habían quedado, lo que se hacía evidente en el poder adquisitivo de unos y otros. Llegaba uno de éstos al bar y con nada invitaba a todos, cuando los de aquí no lo podían hacer. Claro, entonces se vivía de otra forma, la agricultura era la base de la economía... Recuerdo a mi padre, cuando llegaba la “Virgen de Tejeda” –que se celebra el 8 de septiembre-: unos días antes iba muy atareado, recogiendo y haciendo todo lo que había que hacer en el campo, porque la fiesta era la fiesta y había que celebrarla, no como ahora... Se vivía de una forma sencilla, amoldado a lo que había: no sé de dónde lo sacarían, pero no sentíamos que nos faltara nada, aunque tampoco sobraba... Para Reyes, pues nos traían un kilo de mandarinas, un juego de colores “Alpino” y una bolsa de castañas, y tan contentos... ¿La mayor diferencia con entonces?, pues quizá el bajón demográfico que han dado estos pueblos, el abandono del campo, la unión que había entre la gente y las comunicaciones, que han mejorado mucho...

            ¿Qué estudiaste, bachiller o formación profesional?
  • Yo fui de la segunda generación que estudió BUP –Bachiller Unificado Polivalente- aquí en Ademuz, y para el COU –Curso de Orientación Universitaria- ya tenías que saltar de aquí: unos se iban a Teruel, otros a Valencia yo me fui a Barcelona, donde estaba mi hermano mayor... Esto sería hacia el año 1969, cuando tenía 17 años:  ese verano aún me fui a Lérida a coger manzanas, para tener alguna perra. Mi hermano y su mujer vivían en la parte de Horta, y yo estaba con ellos... Ellos iban a trabajar y yo a la escuela de “San José de Calasanz” que estaba al lado de la Sagrada Familia. Eso fue hacia 1981 –cuando yo tenía sobre 19 años-: me acuerdo porque por entonces se produjo lo del 23-F en el Congreso de los Diputados en Madrid y toda aquella movida con Tejero: nosotros estábamos en casa, escuchando música –mi hermano haciendo algo de su trabajo y yo estudiando-, cuando llamó la madre de mi cuñada y nos dijo lo que estaba pasando, y enseguida pusimos la televisión... Al día siguiente nada, a media mañana me fue al colegio, tenía que coger el autobús y el metro, y al llegar allí no había clase, los maestros, el más cercano iba camino de la frontera... Hubo una asamblea de alumnos, a ver lo que se hacía, y recuerdo que en la parte de arriba del salón de actos estaban los de derechas y empezaron a tirar bancos hacia abajo, donde estaban los de izquierdas... Al ver lo que pasaba, yo me marché a casa...

            ¿Tuviste algún problema con el catalán?
  • Bueno, cuando yo salí de Castiel aquí no se había oído hablar nada de valenciano, pero en Barcelona ya se estudiaba: aprobé catalán y lo hablaba y escribía, pero el acento se me iba hacia el francés, que era el idioma extranjero que había estudiado. Pero después no me vi capaz de seguir estudiando en catalán, por eso fue de pedir el traslado a la Politécnica de Valencia, lo que era entonces la Escuela de Aparejadores, donde estaba lo que quería estudiar. Pero entonces se me complicó la cosa con la prórroga de la mili... Después de tener toda la documentación no la pude pedir y tuve que irme a la mili: el campamento lo hice en Ovejo (Córdoba), que estaba al lado de Cerro Muriano... Yo era del primer reemplazo del 83, y el petate lo cogí en Valencia el mismo día de Reyes. Poco después salimos hacia Córdoba y recuerdo que nos pilló una nevada de miedo... Estuve el Caballería Ligera Acorazada, en Sevilla, cerca del campo del Betis..
calle-castielfabib-valencia
Calle típica de Castielfabib (Valencia).

            ¿Qué hiciste después del servicio militar?
  • Después de la mili pretendí seguir estudiando... En la mili hice mucha amistad con un compañero, su padre era director de la Escuela de Ingeniería de Minas de Almadén en Ciudad Real, total que como mi idea era continuar estudiando, me buscaron piso por allí, pero cuando ya lo tenía alquilado me arrepentí; no sé muy bien por qué, quizá porque no quería estar tan lejos de casa, el caso es que me quedé en Castiel. Entonces quise estudiar lo de forestal y pedí en casi todas las escuelas de España, pero con la idea de irme a Cazorla en Jaén, donde había un chico de Vallanca: me concedieron en todas partes –Segovia, Madrid, Galicia, País Vasco...- menos en Cazorla. Como yo estaba cabezón en irme a Cazorla y no me lo dieron, y a la vez había empezado a trabajar en la albañilería, y a ganar alguna perra, pues abandoné la idea de hacer lo de forestal... Por ese mismo tiempo comencé a salir con una chica catalana, a la que conocí aquí, nieta de una señora de Cuesta del Rato, pues eso, que se planteó la cosa de casarnos o dejarlo, y decidimos casarnos: eso fue hacia 1986, yo tenía sobre 24 años y ella 20... Claro, ella se vino para acá, y aquí estamos. Mi mujer, Yolanda, se adaptó bien a Castiel, y por nada del mundo quiere marcharse de aquí: tuvimos una chica, que ya tiene 24 años, después otra, que ya tiene 19 años, y mucho después otra, que ahora tiene 11 años: todas queridas y deseadas. No, no hubiera cambiado ninguna por un chico, me gustan las chicas y estoy muy contento con ellas. La mayor estudia empresariales y lo de Administración y Dirección de Empresas (ADE), la mediana cosa de Recursos Humanos y Publicidad, y quiere coger lo de la doble licenciatura y hacer periodismo; y la pequeña empezará la ESO en Ademuz el próximo curso... Las mayores nos cogieron jóvenes y inexpertos, pero a la pequeña, Cristina, la hemos disfrutado más, sobre todo yo, pues, como aquí apenas hay niños, con frecuencia se viene conmigo: ya sabes que soy Presidente del “Club Alpino de Montaña” y me la llevo conmigo, es la pequeña del grupo, y ella encantada: con apenas 10 años se vino a hacer la ruta del Calderón...>

            ¿Cómo fue entrar en el Ayuntamiento, cuáles son tus idea políticas?
  • En mi vida sólo he estado afiliado a un partido, y fue al “Partido Comunista de los Pueblos de España” (PCPE), un grupo marxista-leninista: eso fue cuando yo tenía veintipocos años... La única célula de aquel partido que había en Valencia estaba en el Rincón de Ademuz, aquí en Castiel, y su símbolo era una bandera roja con la hoz y el martillo y una estrella soviética. Recuerdo una reunión que tuvimos en Paterna, y el flash de la policía cuando llegamos... No, la cosa política no me venía de tradición familiar, más bien por el ambiente de juventud en que yo me desenvolvía, la canción de protesta y la movida cultural de entonces; a mí ya me gustaba tocar la guitarra y componer canciones, lo del teleclub “San Guillermo” que teníamos aquí... Aquella fue la época revolucionaria de mi vida: ¿si no eres revolucionario de joven, cuándo lo vas a ser? Por entonces, los del partido se llevaban periódicamente a uno a la Alemania del este para darle una formación más intensiva: de aquí querían que fuera yo, pero al final no me decidí, así que fue un tal Esteban, y estuvo allí tres meses. Recuerdo que su abuelo Pedro el Rojo nos dijo a los del grupo: ¡Si le pasa algo a mi nieto os mato a todos...! –este hombre pertenecía a una familia que había sido de izquierdas, pero entonces habían cambiado hacia la derecha-. Esteban murió hace poco, pero alguna vez me dijo que la mejor época de su vida fue cuando estuvo en Alemania. El compañero que fue de Zaragoza se metió después al PCE y ahora está viviendo de la política, pero Esteban no lo supo aprovechar.

            Según sabemos, el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) se fundó en 1984, resultado de la escisión diversas organizaciones del Partido Comunista de España (PCE).[2]

            ¿Qué hiciste después de casarte, cambió tu vida?
  • Bueno, cuando me casé, enseguida nació nuestra hija y dejé todo aquello... Claro, empecé a trabajar y mi vida tomó otro giro. Entonces iba de peón con José el Cafetero de Mas de Jacinto –se refiere a José Giménez Durbán-, que era muy buen profesional, con el aprendí el oficio: entonces se ganaban 300 pesetas de jornal... Por esa época, Carmen, la que fue alcaldesa socialista –se refiere a Carmen Vilajeliu Serra (1983-87)- y la mujer del “Cafetero” montaron una tienda en Torrebaja: sí, en la carretera, al lado del Bar viejo de Emilio... Claro, con José estuve unos años, pero en cuanto aprendí el oficio quise independizarme, porque con lo que ganaba apenas me daba para vivir. Y me decidí echar plica en una obra del Ayuntamiento, y la saqué: tuve que pedir un préstamo de trescientas mil pesetas para comprar la hormigonera, pico, azada, paleta y todo lo que conlleva el oficio, porque yo no tenía nada. Claro, mi padre era también albañil, pero él seguía trabajando. Mi primera obra como empresario fue hacer la cuesta que va de la Solana hasta el transformador: hacerla de cemento, con un canalón central de piedra rodena... Fue una obra muy mala, quiero decir costosa, porque ya ves la pendiente que tiene. Además, junto a una casa del principio había una piedra que había que romper, pero no nos daban permiso para utilizar dinamita, por la proximidad a la casa que te digo. Pero por un dinamitero que había aquí entonces me enteré de la existencia de un producto especial que llamaban “cemento expansivo”, y que servía para trocear las piedras sin explosivo; así que me puse en contacto con las minas de Riotinto en Huelva, y me indicaron el polvorín de Dos Aguas, y me fui para allá con una furgoneta, a por el producto. Éste venía en unas bolsitas con unos gránulos de cal en su interior, que había que mojar durante unos segundos, introducirlos en el orificio del barreno y retacar un poco. Recuerdo que el día que lo hicimos la obra se llenó de gente, que vino a ver cómo era aquello, pues no se creían que pudiera funcionar... Pero a las dos horas empezó a oírse un “crac-crac-crac...” y la piedra empezó a fragmentarse: aquella fue mi primera obra y fue muy bien, pues me tocó ampliar el préstamo a novecientas mil pesetas para comprar una furgoneta... Los bancos serán lo que sean, pero en el sistema actual son necesarios; sin los bancos yo no me hubiera podido independizar nunca.

            Hace alusión al “Cemento expansivo”, siendo probablemente la primera vez que este producto se utilizaba en la zona: se trata de un polvo seco hecho de sílice, alúmina, cal, óxido de hierro y óxido de magnesio, que se endurece cuando se mezcla con agua, actuando a los efectos como una cuña.[3]

casa-villa-castielfabib-valencia
Plaza Mayor de Castielfabib (Valencia), con detalle de la "Casa de la Villa" al fondo, en proceso de restauración.
castielfabib-escudo-ceramica
Escudo de Castielfabib (Valencia), en la fachada del Ayuntamiento.


            ¿Cómo fue interesarte por la política municipal?
  • Bueno, volviendo a la cosa política que me preguntabas, yo nunca pensé en entrar en el Ayuntamiento, aunque en alguna ocasión me ofrecieron los socialistas entrar en sus listas, pero entonces sólo estaba por el trabajo, lo de las inquietudes municipales me ha venido después... Como dejé el estudio, por lo que te contaba, cuando tenía treinta y tantos años volví a tener interés y me matriculé en la UNED –se refiere a la Universidad Nacional de Educación a Distancia- para estudiar lo de Dirección y Gestión de Empresas, pero al final, por el mucho trabajo, tuve que dejarlo, así que tengo a mitad la carrera, pero no creo que la pueda terminar ya... El año pasado, antes de las últimas municipales yo había estado haciendo el salón multiusos en Mas de Jacinto y Los Santos, y oía a los concejales quejarse de que la alcaldesa –se refiere a doña Mª Luisa Martínez Calvo (2007-2011)- no les informaba de la marcha del Ayuntamiento. Un día, el Tte. de alcalde, que es del Partido Popular (PP), me llamó para preguntarme si estaría dispuesto a presentarme a las elecciones, porque la alcaldesa ya había manifestado su voluntad de no hacerlo; es más, desde la muerte de Emilio, su padre –se refiere a Emilio Martínez Báguena, que también fue alcalde en varias legislaturas-, fallecido de accidente, ya quería dejarlo... Te decía que me invitaron a presentarme y yo dije que sí, que bueno, aunque yo ya sabía cómo estaba el Ayuntamiento, porque ya te digo que había trabajado en obras municipales y conocía el problema en los pagos: acepté sin pensármelo mucho, porque si lo pienso bien hubiera dicho que no... Bajé a una reunión en Los Santos, para acordar las listas y firmar los papeles, pero ya te digo que yo no soy de PP, aunque acepté presentarme bajo sus siglas como independiente. Ese mismo día bajó también la alcaldesa, diciendo que ella se presentaba también... Así que se planteó un conflicto, no tan grande como en Torrebaja, pero conflicto... Hubo que posponer la reunión para que hubiera más gente y al siguiente fin de semana sucedió otro tanto, así que se dejó para el próximo, y sucedió igual, pero como había urgencia en presentar la candidatura, se propuso una votación secreta –en la que no votamos ni Mª Luisa ni yo-: allí salí yo elegido como cabeza de lista. A partir de ese momento yo hice mi lista, buscando a la gente que pensaba me podía ayudar, gente de dentro y fuera del partido, contando con los de las aldeas... Claro, hicimos campaña por todas las aldeas, explicando a la gente lo que pensábamos había que hacer de cara al futuro del pueblo.

            Se hace aquí alusión al conflicto electoral planteado en el Partido Popular (PP) de Torrebaja (Valencia) durante las últimas municipales –22 M de 2011-, cuyo resultado fue favorable a los socialistas –siendo ésta la primera vez que gobiernan el municipio en la época democrática-.[4]


            © Alfredo SÁNCHEZ GARZÓN.




[1] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Acerca de la torre-campanario de Castielfabib(Valencia) [I y II], del martes 17 de abril de 2012. ID. La cripta de “los Espejo” en laiglesia-fortaleza de Castielfabib (Valencia) [I y II], del sábado 22 de abril de 2012.
[2] Partido Comunista de los Pueblos de España. (2012, 6 de abril). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 10:52, abril 24, 2012.
[3] Cemento expansivo. (2011, 9 de febrero). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 11:56, abril 24, 2012.
[4] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Acerca del vuelco electoral en Torrebaja (Valencia), del lunes 17 de octubre de 2011. ID. La caja de Pandora, acerca del vuelco electoral en Torrebaja (Valencia), del lunes 17 de octubre de 2011.

palomas-castielfabib-valencia
Detalle en el exterior de una casa de Castielfabib (Valencia).

sábado, 21 de abril de 2012

LA CRIPTA DE “LOS ESPEJO” EN LA IGLESIA-FORTALEZA DE CASTIELFABIB (VALENCIA) [y II]

 A propósito del testamento 
del muy magnífico Johan de Espejo,
abierto en Castielfabib el 9 de junio de 1540.



El apellido “Espejo” en la heráldica.
En su Diccionario heráldico y genealógico, los hermanos Carraffa dicen que –según las crónicas- dicho apellido lo portaban antiguos caballeros de Aragón, entre los que destacan:
  • <Juan Ruiz de Espejo, que sirvió a don Pedro II de Aragón en la batalla de las Navas de Tolosa. A la vuelta rindió los castillos de Castelfaví, Ademus y Torres, y el citado Monarca, que le estimaba mucho, le hizo Capitán, y con este grado tomó parte en la conquista de Biar y de Murcia./ Álvaro Ruiz Espejo, vecino de la ciudad de Albarracín (Teruel), que acudió, en el año de 1300, a prestar homenaje al Rey don Jaime II de Aragón./ Lope Alvarez de Espejo, que pasó en el año 1323, con el Infante don Alonso, a la conquista de la isla de Cerdeña. Mas tarde fue Embajador en la Corte de Portugal del Rey don Alonso IV de Aragón, que le envió también, en 1334, de Embajador a Castilla, para hacer las paces con el Rey moro de Granada./ Otro Alvar Ruiz de Espejo fue Alcaide del Castillo de Cañete (Cuenca), en tiempos de don Pedro I “el Cruel”. Por no querer reconocer al Rey don Enrique II, prestó acatamiento al Rey don Pedro IV de Aragón. Hermano suyo fue Rodrigo Alvarez de Espejo>.[1]
Detalle de la entrada al zaguán o atrio interior de la iglesia-fortaleza de Castielfabib (Valencia), vista desde la parte alta del "Carrerón", con detalle del arco adovelado e impostas voladas, de gusto renacentista (2012).

El apellido “Espejo” en la diplomática bajomedieval (siglo XIII y XIV).
            Desde finales del siglo XIII, el apellido Espejo aparece vinculado al castillo de Castielfabib por varios documentos, entre los que destacamos algunos: 
  • 1294, septiembre 30. [...]: “Se le reconoce a don Lope Álvarez de Espeyo la deuda del rey por la retinencia del castillo de Castielhabib que éste cobraba por San Miguel, desde el año 1294 al 1297, pero se le pide a Lope el pago del subsidio que tenía que recaudar Cardona.[2]
  • 1295, junio 21. Valencia: “Tres documentos referentes a 1.500 sólidos del castillo de Castielfabib y su alcalde Lope Álvarez de Espejo”.[3]
  • 1295, julio 4. Valencia. “A Lope Álvarez de Espejo alcalde de Castielfabib, sobre la aclaración de unas cuentas”.[4]
  • 1295, septiembre 16. [¿Gerona?]: “Sobre unas primicias que don Lope Álvarez Despejo, alcalde de Castielfabib, tenía sobre los lugares de Alpuente, Aras y Ademuz”.[5]
  • 1307: La Cortes Generales del Reino -reunidas formalmente en Monzón (Huesca)-, convocaron a los nobles del reino siguiendo un orden protocolario: 1) Condes y vizcondes, apenas tres infantes de la casa real que portaban este título; 2) Del grupo de los nobles: barones y ricoshombres, fijados en quince familias/individuos; 3) Una segunda nobleza, formada por un número mayor de caballeros, mesnaderos y algunos milites o infanzones. En las convocatorias de Jaime II en septiembre-noviembre de 1301, figura como tal Lope Álvarez de Espejo.[6] 
  • 1333, agosto 31. Lérida: “Concesión de la alcaldía de Castielfabib a Lope Álvarez de Espejo, con una retinencia de 1.000 sueldos.[7] Asimismo, un miembro de esta familia –Lope Álvarez de Espejo- aparece informando favorablemente al rey Alfonso IV el Benigno (1327-36), acerca de la necesidad de construir la torre-campanario de Castielfabib (1333), como pedían los clérigos del lugar.[8]
  • 1335, agosto 26. Barcelona: Castielfabib: "Lo tenía antes –se refiere al castillo de Castielfabib- Egidio Rodríguez de Lihori por concesión del señor Rey Jaime de feliz memoria y todavía lo mantienen los cuidados  de dicho Egidio. Después con carta fechada en Teruel el día 8 de octubre  del año del Señor 1330 fue confiado, al uso de España, mientras plazca al señor Rey, al escudero Miguel Diego de Loris para la retención de mil sueldos del  Reino. Después con carta fechada en Lérida el 31 de agosto de 1333, muerto Miguel Diego, fue encomendado dicho castillo a Lope Álvarez de Espejo para que lo tuviera mientras Juan Álvarez, hijo de dicho Miguel, alcanzara la edad legítima, y entonces estuviera ligado a este Juan a voluntad bajo la retención ya citada como en los apartados más ampliamente se contiene./ Después, muerto dicho Juan, fue  confiado  dicho castillo al citado Lope Álvarez [de Espejo] para tenerlo al uso de España mientras plazca al señor Rey y a la retención ya citada con carta requerida fechada en Barcelona el 26 de agosto del año del Señor 1335".[9]


Detalle de ventana geminada labrada en piedra tosca, típica del gótico civil aragonés, en la iglesia-fortaleza de Castielfabib (Valencia), con vistas al castillo.

            Caballeros y religiosos de la Orden de Montesa (1319-1479).
Antonio Vargas Zúñiga, marqués de Siete Iglesias, en un “Aparte de Hidalguía”, recoge a varios personajes con apellido “Espejo”, que figuran como miembros de la Orden de Montesa:
Juan de Espejo: Clavero (1357-1380).
Juan de Espejo: Comendador Mayor (1374-1384).
Miguel (de) Espejo: Comendador Mayor (1441-1479).
Sanz de Espejo: Clavero (1394-1403).

            Aunque el autor compila separadamente a "Comendadores Mayores" y "Claveros", da la impresión que el mencionado Juan de Espejo -Comendador y Clavero- pueda ser el mismo individuo, fallecido en 1384.[10]


El apellido “Espejo” en el Quinientos.
            En tiempos más recientes (siglo XVI) el apellido "Espejo" aparece vinculado a la procuraduría de los condes de Fuentes en la villa de Gea.[11] La familia "Espejo" estaba afincada en Albarracín, la cual se unió con otra estirpe importante de la ciudad, los "Dolz", de donde salieron los "Dolz de Espejo", que también acabaron disfrutando del título de condes:
  • <El primer componente de la familia (Espejo) que aparece como procurador del señorío de Gea fue Juan de Espejo, que se cita el 30 de septiembre de 1518. Se sabe de él que fue escudero y comensal de Don Juan Fernández de Heredia, lo que le valió para ocupar el cargo anteriormente citado, en consideración a sus servicios>.[12]

            El mismo autor nos dice lo que ya sabemos por el mencionado testamento:
  • <Juan de Espejo murió el 9 de junio de 1540, sucediéndole en su cargo su hijo Jaime de Espejo, quien en 1541 aparece como alcaide de la villa de Gea e infanzón de la misma, título éste que designaba al hijodalgo exento de toda clase de servicios en sus tierras y heredades, no ejercía más potestad ni señorío que los que le permitieran sus privilegios>.[13]

            Respecto a la línea familiar de Jaime de Espejo, dice:
  • <[...] casó con Carolina Palomar, con la que tuvo un hijo llamado como su abuelo paterno, Juan de Espejo. La muerte de Jaime de Espejo tuvo lugar el 26 de agosto de 1547, sucediéndole en el cargo (de alcaide de Gea e infanzón de la misma) su hijo, quien a su vez murió en 1574, y así fueron pasando nuevos componentes de la familia, en la ocupación del cargo>.[14]
Capilla de "los Espejo" o de Santa Catalina, en la iglesia-fortaleza de Castielfabib (Valencia), detalle de hornacina con altar de obra y adornos neoclásicos situada a la izquierda.
Capilla de "los Espejo" o de Santa Catalina, en la iglesia-fortaleza de Castielfabib (Valencia), detalle de hornacina con altar de obra y adornos neoclásicos, situada a la derecha.

            La capilla de Santa Catalina, versus de “los Espejo”.
            La denominada capilla de los Espejo, propiamente de santa Catalina, se halla a la mano derecha, tal cual entramos en la iglesia de Castielfabib; esto es, a los pies del templo, lado del evangelio. Se trata de una hermosa capilla –engalanada con hornacinas en sus tres paredes e iluminada por una gran cúpula octogonal- a la que se accede directamente desde la nave central.
            Marín Adán anota que la iglesia -ubicada en la cuarta planta del torreón del Homenaje- fue obra de los Hospitalarios de san Juan de Jerusalén, que la construyeron en algún momento de la segunda mitad del siglo XIII y primera del XIV, basándose en edificaciones previas.[15] Personalmente, me inclino a pensar que pudo ser a finales del Doscientos o primeras décadas del Trescientos; en todo, caso, en los años treinta de la última centuria ya debía estar construida, pues el documento que autoriza la construcción de una torre-campanario en Castielfabib, datado el 17 de febrero de 1333, dice de construir y edificar [...] una torre nueva cerca de la puerta del castillo de dicho lugar, el cual castillo es contiguo a la iglesia del citado lugar”.[16] Sin embargo, los edificios anexos al torreón del Homenaje por su fachada noroeste –capilla de los Espejo y cúpula, atrio interior o zaguán de acceso a la iglesia- impresionan de ser obra posterior, de factura renacentista.
Marín Adán sitúa la capilla de “los Espejo” en el último hueco del lado del evangelio, refiriendo la existencia en su interior de una imagen de santa Catalina Mártir -patrona de la elocuencia, de filósofos y predicadores- que había en la hornacina del frente, efigie que parece estuvo allí hasta mediados del siglo XIX, en que fue sustituida por una gran talla de san Guillermo, procedente ésta del convento de la villa. En el altarcito de la derecha había una imagen de la Inmaculada y en el frontero una “Moreneta” (1984).[17]
En la actualidad, la capilla de santa Catalina, versus de “los Espejo”, se halla pendiente de restauración, como el resto del templo; posee, sin embargo, una imagen en escayola de san Guillermo presidiendo el altarcito principal, estado vacíos los demás.

Cúpula renacentista que ilumina la capilla de "los Espejo" o de Santa Catalina, en la iglesia-fortaleza de Castielfabib (Valencia).

Capilla de "los Espejo" o de Santa Catalina en la iglesia-fortaleza de Castielfabib (Valencia), con detalle del arco sobre la hornacina del fondo.


            Palabras finales, a modo de epílogo.
            Con el presente trabajo hemos pretendido dar a conocer un hecho curioso, ocurrido en la en la iglesia parroquial de Castielfabib durante la primera mitad de los años cuarenta, vinculando el hallazgo de la cripta de la familia “Espejo” con el testamento del magnífico Johan de Espejo, doncel habitador de Castielfabib.
            El testador fue procurador de los condes de Fuentes en la villa de Gea de Albarracín (Teruel), pero su progenie tiene sus raíces en la conquista cristiana de estos lugares por Pedro II de Aragón (1210); asimismo, su apellido se halla vinculado al castillo de Castielfabib, donde algunos de sus miembros fueron alcaides. Johan de Espejo testó en Gea, el 5 de septiembre de 1532, pero su testamento fue abierto en Castielfabib, el 9 de junio de 1540 –entendiendo que fue ésta la fecha de su fallecimiento-. El administrador pidió ser enterrado en la capilla de santa Catalina de esta iglesia, donde ya descansaban los restos de sus padres y amada esposa, lo que hace suponer que dicha capilla y el mausoleo fueron construidos por sus antecesores, hallándose en todo caso bajo su patronato.
            Respecto al hallazgos de la bóveda funeraria, no nos llama la atención la orden del párroco de extraer algunos de los cuerpos momificados -pues resulta lógico pretender averiguar lo que había-; pero sí que mandase inhumar los extraídos en el cementerio local, cuando lo acertado hubiera sido restituirlos a su lugar. Sin duda, el bondadoso sacerdote no estuvo acertado –al menos desde el punto de vista historiográfico y arqueológico- pues al actuar así impidió su estudio en el futuro. La ciencia forense hubiera podido darnos una valiosa información sobre la forma de vida de las personas allí enterradas, sus enfermedades, posibles causas de muerte, costumbres funerarias y otros mil detalles de la sociedad de su tiempo.
            En la antigua capilla de santa Catalina sólo se halla hoy una imagen en escayola de san Guillermo, patrón de Castielfabib, dispuesta en la hornacina del fondo. La capilla y el templo en su conjunto -que ha recuperado su imagen medieval, al haberse demolido las cúpulas y ornamentación barroca y neoclásica que cubrían su interior- se hallan pendientes de restauración. Por lo demás, el conjunto arquitectónico de la iglesia-fortaleza de Castielfabib Nuestra Señora de los Ángeles y su estupenda torre-campanario, incoado Monumento Histórico Artístico (MHA, 1982),[18] constituye uno de los mejores ejemplos de este tipo de construcción defensiva en la Comunidad Valenciana. Viniendo al Rincón de Ademuz, su visita resulta obligada... Vale.

© Alfredo SÁNCHEZ GARZÓN.
De la Real Academia de Cultura Valenciana (RACV).



[1] GARCÍA CARRAFFA, Alberto y Arturo. Diccionario heráldico y genealógico de apellidos españoles y americanos, Madrid: Nueva Imp. Radio: Lit. M. Casas, 1922-<1963>, tomo 30, pp. 106-107. Los mismos autores nombran a Jerónimo Zurita, diciendo que éste nombra a otros caballeros aragoneses de este linaje en sus “Anales de Aragón”, principalmente en el libro 6, capítulo 58; libro 10, capítulo 50, y libro 11, capítulo 84.
[2] Archivo de la Corona de Aragón [ACA], Reg. Chancillería, 262, fol. 157v-158r.
[3] [ACA], Reg. Chancillería, 262, fol. 291r-v.
[4] [ACA], Reg. Chancillería, 262, fol. 303v.
[5] [ACA], Reg. Chancillería, 262, fol. 333v-334r.
[6] UTRILLA UTRILLA, Juan F. La nobleza aragonesa y el Estado en el siglo XIII: composición, jerarquización y comportamientos políticos, Universidad de Zaragoza, pp. 216-217. Tomado de http://ifc.dpz.es/recursos/publicaciones/29/46/09utrilla.pdf
[7] [ACA], Reg. Chancillería, 561, fol. 104v.
[8] SÁNCHEZ GARZÓN, Alfredo. Acerca de la torre-campanario de Castielfabib (Valencia) [I y II], en: http://alfredosanchezgarzon.blogspot.com.es/2012/04/acerca-de-la-torre-campanario-de.html, martes 17 de abril de 2012.
[9] [ACA], Reg. Chancillería, 561, fol. 69. Castrum Habib: "Tenebat ipsum Egidius Rederici de Lihori primo ex concessione domini Regis Jacobus bone memorie et adhuc tenent ipsum manumissiones dicti Egidii. Postea cum carta domini Regis data Turoli VIII idus Octobri anno Domini M CCC XXX fuit commissum ad consuetudinem Ispaniae dum domino Regi placuerit Michaeli Didaci de Loris scutifero ad retinentiam mille soldorum Regalium. Postea cum carta data Ilerdae Kal. Septembri anno Domini M CCC XXX tertio mortuo Michaele Didaci fuit commissum dictum castrum Lupo Alvari Despeio tenendum dum Johannes Alvari filius dicti Michaelis pervenerit ad etatem legitimam et tunc comitatur ipsi Johanni ad beneplacitum sub retinentia supra dicta ut supra in sparsis latius continetur. Postea mortuo dicto Johanne fuit commissum dictum castrum preadicto Lupo Alvari tenendum ad consuetudinem Ispaniae dum domino Rege placuerit et ad retinentiam supradictam cum carta requisita data Barchilonae VI Kal. Septembri anno Domini M CCC XXX  V". La transcripción y traducción del documento gótico-latino ha sido por cuenta de Niceto Hinarejos Ruiz (Alcalá de la Vega, 1933) -paleógrafo, latinista y dilecto amigo-.
[10] VARGAS ZÚÑIGA, Antonio de. Caballeros y religiosos de la Orden de Montesa (1319-1700), Aparte de Hidalguía, Archivo del Reino de Valencia [ARV], Biblioteca, 6144, pp. 3-4 y 30.
[11] El primer señor de Gea de Albarracín (Teruel) en ostentar el título de conde de Fuentes fue don Juan Fernández de Heredia y Ximénez de Urrea (1494-1561), que le fue concedido en Burgos por el rey de Aragón don Fernando II el Católico, el 18 de febrero de 1508. Dicho don Juan, primer conde de Fuentes, fue hijo y sucesor de Juan Gil Fernández de Heredia y Berdají y de Beatriz Ximénez de Urrea, a los que sus padres hicieron donación en las capitulaciones matrimoniales de las villas de: María, Fuendetodos, Mora, Alcalá de Mora, Valbona, Olba, Cascante, Valacloche, Tramacastiel, El Cuervo, Gea de Albarracín, Tormón, Sot y Chera. Vid ALAMÁN ORTIZ, Manuel. Los Heredia. Poder feudal sobre Gea, Teruel, 1996, p. 25.
[12] ALAMÁN ORTIZ (1996), p. 25.
[13] Ibídem.
[14] Ibídem.
[15] MARÍN ADÁN (1984), p. 2.
[16] SÁNCHEZ GARZÓN (2012).
[17] MARÍN ADÁN, Miguel. Castielfabib. Su iglesia y templos,..., Diario Teruel, miércoles, 22 de agosto de 1984, p. 6.
[18] Boletín Oficial del Estado (BOE nº 293/33748), del martes 7 de diciembre de 1982. Resolución de 21 de octubre de 1982, de la Dirección General de Bellas Artes, Archivos y Bibliotecas por la que se ha incoado el expediente de declaración de monumento histórico-artístico a favor de la iglesia-fortaleza de Nuestra Señora de los Ángeles, en Castielfabib (Valencia).
Iglesia-fortaleza de Nuestra Señora de los Ángeles en Castielfabib (Valencia): Plano de la iglesia [Tomado de GARCÍA LISÓN, M y ZARAGOZÁ, A (1983)].

Capilla de "los Espejo" o de Santa Catalina (izquierda), en la iglesia-fortaleza de Castielfabib (Valencia), vista desde la nave central.
Pilastra acanalada con capitel y cornisas resueltas en lenguaje neoclásico, capilla de "los Espejo" o de Santa Catalina, en la iglesia-fortaleza de Castielfabib (Valencia).
Detalle de ornamentación en la capilla de "los Espejo" o de Santa Catalina, hornacina de la derecha, con detalle del arranque de la cupula.

Detalle de ornamentación en la capilla de "los Espejo" o de Santa Catalina, en la iglesia fortaleza de Castielfabib (Valencia).

Capilla de "los Espejo" o de Santa Catalina en la iglesia fortaleza de Castielfabib (Valencia), con detalle de la hornacina del fondo y pilastra soportando el arranque de la cupula.